Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Fidel Castro en 1946

View in slideshow mode

 

Fidel Castro en 1946

 

Photos in this album: 107

 

El 4 de septiembre de 1945 con 19 años de edad, Fidel Castro ingresó a la Universidad de La Habana en la Facultad de Ciencias Sociales para estudiar la carrera de Derecho y Derecho Diplomático casi como mandato familiar, ya que su padre, Ángel Ruz quería que fuera abogado para defender los intereses de la familia. Fue matriculado oficialmente el 27 de septiembre de 1945 como estudiante de Derecho y Contador Público. Su expediente era el N° 1308.

En aquellos tiempos, la Universidad no contaba con instalaciones para que vivieran los alumnos, por lo tanto aquellos que venían de otras partes del país -como Fidel- debían alquilar alguna vivienda, o una habitación en alguna casa de huéspedes o vivir con algún pariente.

En el caso de Fidel, su media hermana mayor, Lidia se fue a vivir a La Habana y alquiló una casa suficientemente grande como para que vivieran con ella sus medios hermanos menores. La casa se encontraba en el reparto Sierra de Marianao. A pesar que enviaban de Birán algo de dinero por cada hermano que vivía allí, Lidia, a través de una pensión que poseía de su difunto marido, se encargaba de la mayoría de los gastos. La casa estaba ubicada en la Calle Quinta 8, entre 2 y 4, reparto (barrio) La Sierra, La Habana.

Todas las mañanas, Fidel se tomaba un autobús atiborrado de pasajeros, al que debía subirse y bajarse corriendo porque no acostumbraban parar, simplemente desaceleraban la marcha. Llegaba a la facultad antes de las 8 de la mañana. Luego concurría a las clases y al mediodía volvía a tomarse otro autobús para volver a casa a almorzar, ya que no contaba con suficiente dinero para almorzar en la Universidad. Después a la tarde, volvía a tomar otro bus hacia la universidad y por la noche nuevamente realizaba ese viaje para retornar a su casa. A veces podía llegar a tomarse dos autobuses por cada tramo.

A eso hay que sumarle que durante los primeros tiempos, también asistía a un club con un equipo de básquet de categoría superior. Se trataba del Yacht Club. De esta manera, cada día podía llegar a tomarse hasta siete u ocho autobuses para realizar todos esos tramos entre la casa, la universidad y el club.

Se trataba de un club de gente aristocrática, y su ingreso se dio a través de una invitación del director del equipo de básquet del Colegio de Belén, Otilio "Capy" Campuzano, quien también era director del equipo de dicho club. Sin embargo, Fidel ha llegado a confesar en entrevistas que por aquel entonces no estaba muy interesado, pero como había entablado cierta amistad con Campuzano, a modo de agradecimiento por las distinciones y confianza que le había otorgado como buen atleta durante sus años en el colegio bachiller, aceptó la propuesta.

Cuando Fidel comenzó a estudiar en la Universidad no tenía ninguna idea de política, salvo algunas experiencias atestiguadas como la vez en que su medio hermano Pedro Emilio perdió las elecciones a causa de un fraude. Pero no tenía ninguna cultura política ni en lo económico, ni en lo ideológico, ni en lo social. No conocía los asuntos políticos ni del país ni de la Universidad. Las ideas políticas le irían apareciendo en la Universidad con el paso del tiempo a través de experiencias vividas, razonamientos y sentimientos propios, o sea que nadie se las inculcó. Esto era normal, ya que desde la década de los años 20´s con el Gobierno represivo del presidente Gerardo Machado, la Universidad de La Habana estaba inmersa en constantes luchas contra los gobiernos corruptos de turno.

Cuando comenzó a estudiar allí, ya habían determinadas tendencias políticas de estudiantes que dirigían la Asociación de Estudiantes así como de alumnos aspirantes a serlo. En cada año de cada carrera había un representante de los estudiantes por cada asignatura, se los llamaba delegados por x asignatura (siendo x el nombre de la asignatura correspondiente). Además estaba el delegado representante de todos los alumnos de su año.

Al principio, cuando empezó a cursar en la Universidad, ingresó a los equipos deportivos de la institución, lo que desde un inicio le otorgaba cierta popularidad. Además de destacado deportista y atleta era un joven sociable, de temperamento, rebelde y mucho carácter. Esto atrajo la atención de los estudiantes de los años superiores que buscaban alumnos populares de primer año para captarlos hacia su movimiento político. Se acercaron y le hablaron acerca del sistema de delegados, de las elecciones estudiantiles, y a pesar que Fidel no sabía demasiado de política, le interesó mucho.

En los inicios, el tipo de política que atrajo a Fidel no era la general sino aquella relacionada a problemáticas de la universidad, en la que varios alumnos aspiraban a convertirse en representantes de los estudiantes del curso. Él era uno de estos aspirantes a delegado. Cada uno de ellos iba como aspirante a una asignatura distinta (Derecho Civil, Economía, etc), Fidel iba como delegado de Antropología Jurídica.

En esa ocasión fue la primera vez que hizo campaña política personal. Tuvo que enfrentar a un candidato con experiencia en política, ya que se trataba de un estudiante adulto con experiencia y que había participado en política real en el pasado, su apellido era Lisazo. Así comenzó Fidel su campaña sin haber estudiado nada de política, solamente con su instinto natural, convenciendo a los demás alumnos y ayudando a los demás delegados de otras asignaturas. De esta manera consiguió el apoyo de la mayoría de los alumnos y obtuvo 181 votos contra 33 que recibió su contrincante Lisazo (84,6% vs 15,4%). Así, puso toda la energía para superar a las fuerzas políticas de cursos superiores y el 3 de abril de 1946 se convirtió en delegado de la asignatura Antropología Jurídica.

Luego, en segundo año sucedió algo muy interesante, los adversarios de cursos superiores de la Facultad de Derecho de La Habana no pudieron organizar una candidatura en contra de Fidel, no consiguieron postulantes que estuvieran en contra de la línea política del joven principiante. Se trataba de una candidatura sin contrincantes, casi un monopartidismo. Así obtuvo por segunda vez el puesto de delegado. Es allí, en el ámbito facultativo, donde Fidel comenzó a interesarse por cuestiones políticas reales.

En aquellos tiempos, el presidente de Cuba era Ramón Grau San Martín, quien salió electo en 1944 y gobernó hasta 1948. Se trataba de un profesor de fisiología salido de esa misma Universidad de La Habana. Formó parte de las protestas estudiantiles de los años 20´s contra el gobierno represor de Gerardo Machado y venció a Fulgencio Batista en las elecciones de 1944. Eso causó mucha alegría en los trabajadores rurales y en el alumnado de la Universidad, entre ellos a Fidel Castro, que si bien aún no estaba muy inmiscuido en temas de política, ya comenzaba a entender el sufrimiento que provocaban en el pueblo los gobiernos autoritarios. Y había una especie de esperanza que con Grau las cosas cambiarían.

El alumnado de la universidad de La Habana era mayoritariamente grausista, ya que muchos de los antiguos líderes estudiantiles que lucharon contra Machado y Batista ahora ocupaban cargos importantes en el gobierno, desde ministros hasta representantes y senadores.

La Universidad estaba controlada por partidarios de Grau, y en un principio cuando Fidel ingresó allí, comenzó a simpatizar con su gobierno, ya que aún no tenía mucha conciencia política ni tampoco una ideología armada, lo veía simplemente como el hombre que combatía la tiranía y la corrupción, además consideraba que si el pueblo humilde y los estudiantes estaban felices debía ser lo mejor para el país. Sin embargo, su gobierno estuvo involucrado en muchos actos de corrupción, nepotismo y no ocurrieron los cambios sociales que se esperaban. Al cabo de dos años, cuando Fidel empezó a saber más de política, sus sentimientos hacia el gobierno de Grau irían cambiando hasta volverse opositor.

No obstante, para Fidel, que lo hayan llamado a participar en actividades políticas de la Universidad lo hizo sentir como que iba a formar parte de ese histórico panteón de personas que combatieron injusticias y represiones en el pasado; y que él también sería un guardián más de esos valores de la Universidad.
 
Es necesario aclarar que cuando Fidel Castro ingresó a la Universidad, la mayoría del alumnado estaba constituido por hijos de familias burguesas, eran muy pocos los estudiantes procedentes de familias asalariadas. A pesar que era gratuita y solamente había que pagar un pequeño monto de dinero por la matrícula, uno de los requerimientos para ingresar era ser graduado de bachiller. Por aquellos tiempos graduarse en un bachillerato era casi un privilegio reservado para hijos de familias burguesas, terratenientes (como era el caso de Fidel Castro) o de clase media, y eran pocos aquellos de origen humilde que tenían acceso al bachiller. Esto sucedía porque las mayoría del pueblo vivía en zonas rurales y las escuelas de bachillerato solamente se encontraban en capitales provinciales y ciudades importantes, por lo que a la mayoría de las familias humildes se les hacía imposible enviar a sus hijos a estudiar a las ciudades y desde muy pequeños debían ayudar a sus padres con el trabajo.

En ese entonces, como el Partido Comunista había estado aliado al gobierno de Batista (1940-1944), los comunistas no eran muy apreciados en la Universidad y habrían algunas decenas de ellos entre miles de estudiantes que tenía la institución.

Los primeros días, Fidel no asistía a las reuniones partidarias de la Universidad porque tenían lugar las llamadas novatadas, que consistían en una serie de humillaciones a los nuevos estudiantes, les rapaban el cabello, los teñían, los amarraban o los llenaban de pintura y así debían caminar por las calles y con algunos de ellos se ensañaban. A Fidel no le pareció buena idea ser foco de tales humillaciones, le causaba malestar. Recién se incorporó unos días más tarde y algunos amenazaron con aplicarle la novatada, pero al final no le hicieron nada y como concesión decidió raparse el cabello él mismo.

Cuando le propusieron participar como candidato a delegado por alguna asignatura, eligió Antropología Jurídica porque era la que mayor trabajo generaba y además los que la escogían por lo general terminaban dirigiendo el curso. Asimismo, el 4 de febrero de 1946, Fidel ingresó al Grupo Guamá, agrupación dedicada a la arqueología. El profesor de Antropología Jurídica era René Herrera Fritot quien permitía a los delegados o candidatos a delegados ayudar a sus compañeros durante las clases. Una de las formas tradicionales de obtener el apoyo de estudiantes era ayudarlos a resolver los problemas, defenderlos en tiempo de exámenes difíciles, lograr que consiguieran mejores notas o incluso mediar en las relaciones con los profesores.

Fidel Castro se puso a trabajar ayudando a los estudiantes, por ejemplo gestionó que se imprimieran las conferencias de las distintas materias, se encargaba de informar a sus compañeros cuándo eran las prácticas obligatorias de laboratorio. Esta información se daba en la cátedra y como muchos estudiantes no podían asistir a todas las clases por motivos laborales, no se enteraban de las fechas y horarios de laboratorio, por lo tanto Fidel se encargaba de informarles todos los datos necesarios a aquellos que se habían ausentado. Había juntado las direcciones de todos los estudiantes y les avisaba cuándo eran las prácticas, que materias se estaban dando y qué partes de los textos se iban a tomar en los exámenes. Era un servicio muy útil para aquellos que se ausentaban a las clases.

Eso fue lo que hacía al principio Fidel Castro, para ganarse los votos de los estudiantes, nada que tuviera que ver con temas políticos o reformas universitarias, su campaña consistía simplemente en un servicio útil. A veces tenía que dejar de asistir a clases, debido a que no tenía suficiente tiempo para visitar a los estudiantes y darles todos los datos, o llamarlos por teléfono. Dedicó la mayor parte de su tiempo a hacer este tipo de campaña. Esto a su vez, le permitió entablar una buena relación con sus compañeros. Durante ese período, como no podía asistir a clases, volvió a una vieja costumbre que solía tener en la escuela, la de estudiar todo a últmo momento por su cuenta, a través de los libros o de las conferencias impresas. Solo que en la escuela era obligatorio asistir a clases y se la pasaba pensando en cosas y a echar a andar su imaginación, mientras que en la Universidad, al no ser obligatorio asistir a todas las clases, ese tiempo lo utilizaba para brindar dichos servicios que le permitieron obtener gran popularidad y el puesto de delegado.

Por ese entonces, con la escalada de popularidad de Fidel y sus comienzos en actividades políticas, los dirigentes y autoridades deportivas de la Universidad querían que formara parte del equipo de básquet universitario que competía profesionalmente contra otros clubes, entre ellos el Yacht Club del que Fidel formaba parte por pedido de Otilio "Capy" Campuzano. Además ya comenzaba a entusiasmarse con los temas políticos que se trataban en la Universidad, entre ellos lograr el control de la Federación Estudiantil Universitaria en la Facultad de Derecho. En ese contexto, las autoridades universitarias le plantearon la contradicción de jugar al básquet para dos equipos rivales, por lo tanto debía decidirse por uno. Entonces, Fidel le planteó la situación a Campuzano, pero éste se sintió ofendido. Fidel se encontraba entre la espada y la pared, no tenía ningún interés de seguir en el Yacht Club, lo hacía simplemente por lealtad y agradecimiento a Campuzano, pero esto lo perjudicaba en la Universidad. Volvió a plantearle la situación, pero Campuzano no lo quería liberar, así que ante tal situación Fidel también se enfadó y renunció al equipo del Yacht Club para inscribirse en los equipos de básquet y béisbol universitarios.

Durante el primer año en la Universidad practicaba básquet y béisbol, pero le tomaba mucho tiempo y él estaba mucho más interesado en las actividades políticas. Así que tuvo que decidir y por la política sacrificó una de sus cosas favoritas, el deporte. Si bien no los abandonó del todo, al otro año dejó de participar en competencias oficiales de gran importancia y solamente lo hacía en niveles inferiores y competencias entre cursos y otras escuelas, lo cual no requería un entrenamiento tan extremo.

En la fotografía de arriba, Fidel tenía 20 años y al dorso está fechada en 12 de septiembre de 1946, momento en que había comenzado a cursar el segundo año de la Universidad.

Fuentes de información:

  • Fidel Castro Ruz GUERRILLERO DEL TIEMPO - Escrito por Katiuska Blanco Castiñeira
  • Fidel Castro: De luces y sombras - Miguel del Rey y Carlos Canales - ISBN: 9788441437203
  • Cronologías de Fidel Castro
Be the first to like it
Share


Follow Youbioit




Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.