Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Fidel Castro en 1948

View in slideshow mode

 

Fidel Castro en 1948

 

Photos in this album: 127

 

Fotografía de solicitud de rematriculación a la Universidad de La Habana como alumno libre tomada el 4 de mayo de 1948.

Al regresar Fidel Castro de Colombia, se propuso concentrarse de lleno en sus estudios. Primero se concentró en terminar las asignaturas pendientes de segundo año de Derecho que no pudo cursar por su participación en la Expedición de Cayo Confites, luchas políticas, manifestaciones, la preparación del Primer Congreso de Estudiantes Latinoamericanos en Bogotá; y su viaje a Venezuela, Panamá y Colombia. Luego se dispuso a completar las asignaturas de tercer año y para la segunda mitad del año a estudiar las principales materias de cuarto año de la carrera de Derecho. Además, se propuso estudiar paralelamente Licenciatura en Ciencias Sociales y Licenciatura en Ciencias Políticas. Para lograr este ambicioso objetivo no podía cursar como alumno regular, ya que se trataban de tres carreras, así que se matriculó como alumno libre.

A pesar de estudiar las tres carreras como alumno libre, no estar matriculado como estudiante regular y no tener cargos oficiales de dirigente estudiantil, seguía teniendo gran influencia política sobre el estudiantado de la Universidad, especialmente luego de su participación en el Bogotazo.
 
Para el curso 1948-1949, Fidel Castro matriculó alrededor de 17 materias de las tres carreras. Como no alcanzaba darlas todas en junio, su período de exámenes se prolongó hasta septiembre. Su objetivo era lograr terminar las tres carreras en la menor cantidad de años, ya que aquellos que lo lograban obtenían la beca Bustamante que les permitía estudiar en alguna universidad prestigiosa del exterior. La idea de Fidel Castro era estudiar Economía Política en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos de América y sino en Francia. Se trataba de un plan muy difícil de cumplir, ya que debía estudiar de forma autodidacta a través de libros y otros materiales de consulta.

Fidel Castro había llegado a la conclusión de que para ejercer en la política, debía estar bien preparado y tener amplios conocimientos teóricos de economía. Ya por aquel entonces, antes de comenzar a profundizar en las teorías de Marx y declararse marxista, era muy crítico del sistema capitalista y analizaba todas sus deficiencias. Comenzó a interesarse más en un modelo económico de producción racional, en el que los medios de producción -en manos de la sociedad- debían satisfacer las necesidades de toda esa sociedad. Concebía en su mente el ideal de una sociedad sin pobreza, hambre, desempleo y crisis económicas frecuentes. Solía pasar horas enteras en la Plaza Cadenas (Plaza Ignacio Agramonte), frente a la Universidad de La Habana, hablando a la gente acerca de sus ideas, dando discursos ante públicos transeúntes.

Empezó a entender mejor los distintos modelos económicos cuando estudió Economía Política más profundamente, ya que en la Universidad los modelos políticos se trataban más superficialmente. Uno de los primeros libros que hablaba acerca del marxismo que llegó a manos de Fidel Castro era de legislación obrera y había sido escrito por el profesor Aureliano Sánchez Arango, quien el 10 de octubre de 1948 sería nombrado ministro de educación cuando Carlos Prío Socarrás asumiría como nuevo Presidente de la República.

Otro libro de bases marxistas que leyó Fidel Castro en aquel entonces fue escrito por Raúl Roa García, profesor de la materia Historia de las Doctrinas Sociales de la carrera de Ciencias Sociales, quien luego del triunfo del movimiento revolucionario liderado por Fidel en 1959 sería nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba.

Pero un libro que generaría un gran impacto en Fidel Castro y que se lo había sugerido un estudiante comunista de Derecho, sería el Manifiesto Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels. Ese libro le permitió tener una mejor interpretación de las distintas clases sociales existentes, de los diversos tipos de sociedades, de la explotación de los trabajadores y de cómo les quitaban los frutos de su propio trabajo, especialmente en sociedades dominadas por terratenientes, como era el caso de Cuba. El libro hacía una crítica profunda de la sociedad burguesa que recaló hondo en Fidel.

Fidel Castro era militante del Partido Ortodoxo, pero desde que leyó toda esa literatura marxista estrechó su relación con los estudiantes comunistas de la Universidad. A pesar de no ser militante del Partido Comunista, participó en muchas actividades organizadas por los estudiantes comunistas de la Universidad.

Fuentes de información:

Be the first to like it
Share


Follow Youbioit




Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.