Home   |   Sign Up   |   Log In
Advanced Search         English
x

Select your language

EnglishEspañol

Jorge Rial


10
Average: 10 (2 votes)
Jorge Rial





Biography

Conocido como el amo y señor del espectáculo y la farándula argentina, este periodista supo alcanzar la cima del mundo de los medios de comunicación de su país, ubicandose en el grupo de los hombres y mujeres más destacadas e influyentes de la televisión, radio y prensa de Argentina. Ningún tipo de noticia del espectáculo se le escapa, pero su rango de acción periodísitca también toca otros rubros como la política; siendo considerada últimamente su opinión incluso por funcionarios públicos de alto nivel, empresarios y otras personalidades poderosas locales.

Conduce desde hace diez años Intrusos, por América TV, el programa televisivo de noticias del espectáculo con mayor rating no sólo en Argentina sino que también en países vecinos; así como Ciudad GotiK, un programa radial emitido por Radio La Red desde marzo de 2010. Por otro lado es el propietario de Paparazzi la revista de espectáculos de mayor tirada de la Argentina y de Primiciasya.com, portal de noticias de interés general.

INFANCIA Y ADOLESCENCIA
:

Jorge Ricardo Rial, hijo único de Ramón y Victoria, nació el 16 de octubre de 1961, en el barrio de Belgrano de la ciudad de Buenos Aires. A los cinco meses de haber nacido la familia lo lleva al barrio de Munro, donde se crió y pasó toda su adolescencia.

Su padre, Ramón, era el almacenero del barrio y su madre, Victoria, una típica ama de casa. El almacén donde el pequeño Jorge pasaría los primeros años de su vida, estaba ubicado en la esquina de las calles Alvear e Italia, en el barrio de Munro.

Puesto que la casa de los Rial era muy pequeña y estaba comprendida únicamente por una habitación, donde dormían sus padres; una cocina y un baño ubicado tras cruzar el patio del inmueble; este almacén que se encontraba al lado de la casa, cumpliría además el rol de dormitorio de Jorge hasta los nueve años de edad.

Todas las noches, al cerrar el local, le bajaban una cama desplegable, donde Jorge dormía, hasta las seis de la mañana, cuando la llegada diaria de los proveedores de mercadería le interrumpía el sueño. Así literalmente se puede decir que durante aquellos años su vida acontecía en gran parte en aquel local entre galletas y otros comestibles que se vendían y estaba marcada por los horarios laborales de su padre.

Durante los meses de verano, solía recostarse debajo de unos tanques de kerosén que tenían en el almacén y donde el ambiente estaba más fresco que en el resto del local. Fue en ese rincón donde comenzó a desarrollarse su amor por el periodismo, ya que solía ir ahí a escuchar la radio o a leer su diario predilecto por ese entonces, Crónica.

Muy a pesar de él, sus padres, creyendo que recibiría una mejor educación, cosideraron como mejor opción enviarlo a una costosa escuela privada, el Instituto La Salle, ubicado en el barrio de Florida, Vicente Lopez. Tanto Ramón como Victoria tuvieron que hacer un gran esfuerzo para poder costear los gastos que se requerían para que Jorge pudiese seguir estudiando en aquella institución privada.

Esto no se los perdonaba a sus padres, dado que su marcado caracter popular o como se suele decir de barrio, contrastaba con el ambiente general prevaleciente de aquella escuela, en donde pasó momentos difíciles y muchas veces se sintió discriminado por compañeros e incluso maestros.

Se sintió muy maltratado en el colegio, por las marcadas diferencias sociales, las cuales le hacían notar todo el tiempo; Rial era el típico chico, bien argentino y de barrio, donde jugar al fútbol en la calle con los amigos de la cuadra es casi una necesidad o donde lo que más cuenta en la vida son los llamados códigos barriales. Aquel lugar contrastaba por completo con el pequeño Jorge y no reflejaba para nada su personalidad. Tanto que suele mencionar que ese lugar, lo convirtió por largo tiempo en alguien muy resentido, puesto que creció con el recuerdo de lo mal que lo habían tratado, recordandole siempre que era "un niño pobre en una escuela de ricos". Tuvieron que pasar muchos años para que perdonase a sus padres por hacer un esfuerzo económico tan grande para enviarlo a un lugar que le hizo padecer tanto.

Sin embargo esa difícil etapa le sirvió para poder comprender bien que era lo que quería para su vida y que no; así como también para marcar aún más su personalidad y le ayudaría a confirmar sus metas en la vida. Lo que primero era odio por todo lo que le hacían y que el enfrentaba peleandose a los golpes, con el tiempo se convertiría en resentimiento y más tarde este se convertiría en el trampolín que le permitiría convertirse en un luchador para salir adelante y triunfar en el futuro.

Pero no todo fue malo, ya que durante aquellos años, en el La Salle, Jorge conoció a su amigo Mario Pergolini, casi tres años menor que él; quien también cursaba en aquel instituto y corría por una suerte similar en cuanto al trato recibido. Casualmente, más adelante en el tiempo, ambos terminarían siendo expulsados de ese colegio al cursar el secundario.

Durante su infancia, Rial era un niño muy inquieto y rebelde, tanto que su madre no ahorraba golpes cada vez que lo encontraba realizando alguna travesura. El piensa que el amor de su madre se traducía en golpes; y que lo amaba tanto que le pegaba mucho. Una vez incluso, tras una diablura de Jorge, ella colapsó en furia, tomó un sachet de lavandina del mostrador y se lo arrojó directo a la cara. El envase se rompió y el niño tragó algo del líquido, teniendo que ser inmediatamente internado en el hospital por intoxicación.

Tras el paso de unos pocos años, su padre, cambió de rubro y se volcó a la gastronomía, convirtiendose en mesero del histórico restaurante La Fusta -rebautizado Selquet en 1979-, ubicado en la esquina de Figueroa Alcorta y Pampa, frente a los bosques de Palermo. Entre sus clientes contaba con la famosa actriz, por aquellos años, Elina Colomer, quien también se considera que fue el gran amor de Juan Duarte, hermano de Eva Duarte. Colomer tenía como camarero favorito a Ramón y siempre solicitaba ser atendida por él. Vale mencionar que se sentía tan bien servida, que solía dejarle grandes propinas los domingos que frecuentaba el local gastronómico, con las que la familia Rial comía durante toda la semana.

Otra característica de aquel restaurante es que por ese entonces solía ser el lugar predilecto de parejas, por un lado dada la tranquilidad del lugar, lograda en parte gracias a su cercanía a los bosques y el lago y por otro lado porqué además atendían a los clientes directamente en los autos que se encontraban estacionados al frente del local, haciendo de este lugar el ideal para que estas parejitas de tórtolos festejen su amor, acompañados por los famosos guindados que se servían, sin ser interrumpidos.

En muchos casos algunos solían irse sin pagar lo consumido y fue entonces que el padre de Jorge tuvo la idea de agregar un riel a la pared en el cual ataba a los automóviles de los clientes, para evitar potenciales fugas de clientes que no deseaban abonar el monto de lo consumido.

Más adelante Ramón tuvo algunos bares propios, en los barrios de Pompeya y luego Liniers, donde el pequeño Jorge algunas veces lo ayudaría atendiendo mesas.

Fue por ese entonces, cuando Jorge tenía nueve años de edad, en que la familia se muda de casa, a otra ubicada a tan solo dos cuadras de la anterior, en la calle Alvear 2031 de Munro. Es precisamente en esta casa donde Jorge tuvo su primer dormitorio propio.

El inmueble se encontraba dividido entre dos propietarios, uno en la planta baja y otro en el primer piso, siendo el segundo el que se convertiría en el nuevo hogar de la familia Rial. A el se accedía a través de una escalera que llevaba directo al comedor o sala de estar y del otro lado, al frente que daba a la calle se encontraba la habitación de Jorge; este lugar sería el núcleo donde se forjarían los primeros conocimientos en los cuales se basaría años más tarde la exitosa carrera del periodista y conductor.

Durante las horas libres Jorge solía jugar en la calle con sus amigos del barrio; acostumbraban usar el cantero que se encontraba delante de la casa de los Rial para jugar a las bolitas, y al cual le arrancaban el pasto para jugar con facilidad; o jugar al fútbol utilizando como arco el portón del garage de la casa del vecino de la casa de al lado, El Alemán, quien a su vez solía enfurecerse con los pequeños diablillos por ser víctima de sus pelotazos. Otras veces utilizaban como arco el espacio ubicado delante del la casa donde vivían los Rial, solamente que en la planta baja vivía el propietario del otro departamento del inmueble, el Nito; quien también era vícitima de los pelotazos de los niños a su ventana y puerta de entrada y que también reaccionaba de la misma manera que el Alemán ante los molestos ruidos causados por los infantes apasionados con su juego de pelota.

También en algunos momentos libres realizó pequeñas tareas laborales o changas para el distribuidor de sifones de soda del barrio, Pianetti, repartiendo cajones con sifones por la zona.

Una pasión que siempre llevó en el alma es su amado club River Plate, y ya desde temprana edad solía ir a la cancha a ver partidos del equipo de sus amores.

Dado que la familia Rial tenía limitaciones económicas, de pequeño Jorge tuvo que aprender a adaptarse a las mismas; no teniendo las mismas posibilidades que sus amigos.

Debió privarse muchas veces de ciertas actividades a las cuales podían acceder otros niños de su edad; como tener una bicicleta o realizar salidas. En una época incluso no le alcanzaba para ir al cine y así acompañaba a sus compañeros hasta la puerta del mismo, los esperaba y luego se enteraba de qué se trataba la película a través de los relatos de los demás que la vieron.

Sin embargo, una cosa que lo destacaba de las demás actividades, comunes en todos los chicos, era su afición por la lectura. Leía en todos lados, incluso solía sentarse en la vereda para leer sus libros y diarios favoritos. Esta predilección por la lectura llegaría hasta nuestros días y fue uno de los factores que alimentaron su amor por el periodismo por un lado y convirtieron a Jorge en un ávido lector, una persona muy instruida y con amplios conocimientos de cultura general.

Era desde chico una persona de muchos amigos, muy popular en el barrio y querido por los vecinos. Ya entrada la adolescencia esa popularidad también se dio con las mujeres, ya que Rial era muy estimado por muchas chicas del barrio.

Entre sus salidas más predilectas estaba salir al cine con amigos o con amores del momento y luego ir a comer a su pizzería predilecta, El Astral en Munro, donde los jóvenes solían pedir una porción de Muzzarella o Fugazzeta cada uno, que muchas veces comían en el camino de regreso a casa.

Jorge tuvo una adolescencia normal, con muchos amigos, novias, frecuentaba la cancha, salía a bailar por los lugares de moda de ese entonces; pero todo eso fuera de casa; ya que dentro de su hogar las cosas eran distintas; la relación con sus padres era distante y bastante gélida.

Su madre era muy estricta y pensaba que una buena educación para un hijo debía ser lo más dura posible. No era de expresarle sus sentimientos de cariño, salvo luego de pegarle, quizá en modo de arrepentimiento y siendo una manera de pedirle disculpas al hijo, según considera el adulto Jorge Rial de hoy día.

El vínculo con su padre no era mucho más estrecho; de hecho casi no tenían diálogo y se veían muy poco durante la semana ya que trabajaba todo el día y casi no tenía tiempo para estar con la familia, salvo los domingos que podían verse un rato. Recién años más tarde, cuando Jorge ya habría comenzado a dar sus primeros pasos en el periodismo y trabajaría para el diario Popular, es que se daría el mayor acercamiento con su padre. Todos los días al regresar su hijo del trabajo a las 4 de la mañana, luego del cierre de la redacción del diario, Ramón lo esperaba en la estación de Munro para cuidarlo y acompañarlo las seis cuadras que separaban a la estación de la casa. Ese trayecto de seis calles, caminando, era la única oportunidad en que solían compartir una conversación.

Las expresiones de cariño también eran nulas, ya que Ramón era más bien de los que piensa que no es muy masculino manifestar el amor que se le tiene a un hijo y fue recién en sus últimos días de vida que se ablandó y en los que padre e hijo lograron exteriorizar lo que sentían el uno por el otro y decirse que se querían.

Este distanciamiento con sus padres y el ambiente helado, en cuanto a relaciones respecta, que había en su hogar; hace que Jorge hoy tenga como recuerdos gratos de esa época, casi con exclusividad, aquellos que se relacionan a acontecimientos vividos en la calle con sus amigos. Rial recuerda con felicidad los momentos en que salía a la calle y se encontraba con sus amigos; la calle era la gran felicidad para él y suele decir que se crió en ella y que representa su verdadera educación básica. Si se debe calificar al joven Jorge Rial, se puede decir que era un callejero; con buenas y malas compañías. Vivió muchas experiencias que lo endurecieron pero a su vez lo hicieron aprender diversos métodos de supervivencia que no se pueden asimilar académicamente.

Sin embargo hay algo que nunca cambió en su vida y se mantuvo estable desde su infancia, su convicción de querer ser periodista. Según confiesa, de niño cuando le preguntaban qué quería ser de grande, mientras otros contestaban las respuestas clásicas de la mayoría de los infantes, Jorge respondía que quería ser periodista. Así que una vez terminada la secundaria no había duda alguna de lo que quería para su vida y cuál era el camino que tomaría.

Incluso a los 16 años tuvo la posibilidad de entrevistar a Jorge Luis Borges. Jorge por ese entonces hacía un periódico en el colegio y ambicionaba lograr entrevistar al gran escritor para un artículo de aquel boletín escolar. Consiguió el número telefónico del literato y llamaba frecuentemente, pero siempre lo atendían otras personas quienes le daban evasivas. Hasta que un día lo atendió el mismo Borges con su inconfundible voz. El adolescente se presentó como periodista, le mintió además diciendole que tiene una familia y que si no lograba obtener la entrevista lo echaban del trabajo. Borges se apiadó de la supuesta situación y lo citó a su casa de la calle Maipú, en pleno centro porteño. Logró entrevistarlo e incluso sacarse una foto que atesora hasta estos días. Una de las preguntas que Jorge le hizo fue: Cómo se debe leer correctamente. A eso el famoso escritor contestó que lo que importa no es la lectura sino la relectura; y que si hay algo que no le gusta de un libro, que lo pase de largo, que quizá no vale la pena leerlo. Años más tarde Jorge comentaría que desde entonces siempre aplicó lo que le enseñó.

Eran ya los primeros años de la década del 80' y Rial comenzaba su carrera de periodismo, estudiando en el Instituto Grafotécnico. Paralelamente eran los años en que estaba por regresar la democracia al país, luego de siete años de una de las más oscuras etapas de la historia argentina, muchos jóvenes concientizados con la importancia que esto representaba, militaban para los distintos partidos políticos contendientes por las elecciones de 1983; entre estos jóvenes militantes, preocupados por la dura realidad que se vivía, se encontraba un joven Jorge Rial quien formó parte de la juventud del PI (Partido Intransigente), el cual tenía como candidato presidencial a Oscar Alende. Entre las tareas que realizaba se incluían pegar pancartas promocionando al candidato presidencial y asistir a reuniones partidarias.

Una de las consecuencias que atraería su participación ciudadana, fue la expulsión de la universidad, tras ser el organizador del centro de estudiantes. Fue así que luego de dos años y medio de estudiar periodismo, abandonó la etapa de formación y se dedicó por completo a explotar la parte profesional de la carrera. Igualmente ya había comenzado a trabajar en el rubro, pero desde este momento lo haría por tiempo completo.

SU CARRERA COMO PERIODISTA - HOMBRE DE FAMILIA:

Ya desde su época de estudiante de periodismo Jorge Rial había comenzado a trabajar en la antigua Editorial Abril. En 1983 comenzó a desempeñase en gráfica, en la revista Vivir, así que los principios de la década del 80' coincidieron con el principio de su exitosa carrera. De sus humildes comienzos, uno de los primeros artículos redactados que se destaca es el titulado Dónde dejar a su perro en vacaciones.

Ya en 1984 se pasó a Diario Popular para ocuparse en tareas completamente ajenas al mundo del espectáculo y la farándula. La primera entrevista se la realizó a Antonio Puigjané, el sacerdote franciscano que criticó fuertemente a la dictadura militar y quien paradójicamente, años más tarde, participaría en el copamiento de La Tablada, siendo condenado a diez años de prisión.

Luego pasó por Télam y al diario La Razón. Sin embargo este último pasaba por el momento más difícil de su larga trayectoria iniciada en 1905; el histórico vespertino se había convertido en matutino, obteniendo como mayor consecuencia una gran disminución de ventas; además fue vendido al banquero José Pirillo, empeorando aún más la situación administrativa y económica del diario; todo esto devino en la toma de la sede por parte de los empleados. Era 1987 y los aires ya estaban muy caldeados en La Razón y para peor la relación de Jorge con su jefa, Blanca Révoli, no era muy buena; todo esto llevó al periodista a sentirse muy disconforme y a buscar nuevos horizontes.

Es exactamente por aquellos días que surgió la gran oportunidad que cambiaría la vida de Rial para siempre. Por ese entonces, el dueño del diario Crónica, Héctor Ricardo García; le solicitó al director del área comercial del vespertino, Luis "Lucho" Avilés, conocido como el pionero de los programas de espectáculo de la Argentina; que además se encargase de la redacción de la contratapa. Este último le contestó que realizar ambas tareas le demandaría mucho tiempo y que requería de un ayudante; fue así que le recomendaron a Jorge Rial, quien comenzó a trabajar inmediatamente en el diario que, casualmente, supo ser uno de sus favoritos desde la infancia más temprana, cuando solía recostarse a leer periódicos, debajo de los tanques de kerosén del almacén de su padre.

Contrariamente a lo que se pueda pensar hoy día, Rial no tenía ninguna experiencia en el rubro del espectáculo, ya que venía de hacer otro tipo de periodismo, más convencional; él mismo ha llegado a confesar que no tenía idea de cómo hacer ese trabajo, pero como la plata era buena se mandó; además pensaba que su paso por el mundo de los chimentos sería temporal.

Al principio no escribía desde la redacción, sino que en la parte de publicidad del octavo piso, la cual estaba a cargo de Lucho Avilés. Rial recuerda que el primer chimento se lo pasó el actor Juanito Belmonte.

Es en Crónica, por el año 1987, donde Rial también conocería a quien se convertiría en su mejor amigo, o como Jorge define, el hermano que no le dio la vida, Luis Ventura; quien además venía de una familia de periodistas y tenía más de 10 años trabajando en el rubro, a pesar de haber estudiado ingeniería electrónica.

Ya trabajando Jorge en el área de publicidad, un periodista y amigo en común, Daniel Ares, le comentó a Ventura acerca de un chico, apellidado Rial, calificandolo como un incipiente periodista de espectáculo que escribía muy bien y que tenía muchas inquietudes así como un gran potencial. Cuando los presentaron, lo primero que le dijo Luis Ventura es que no se achicara y que toda ayuda que requiriera el se la iba a proveer. Desde ese mismo instante tuvieron buena química y la amistad surgió casi inmediatamente.

Jorge acostumbraba pedirle datos y Luis le colaba información. De cada tres noticias interesantes que tenía Luis, le enviaba una a Rial para que la publique. Estos favores nunca los olvidaría y haría que la amistad y ese sentimiento de confianza mutua se consoliden aún más.

Además se llevaban muy bien, bromeaban todo el tiempo, incluso cuando hablaban en serio, lo hacían en términos jocosos. La primer salida que hicieron juntos fue a una despedida de solteros y desde entonces se convirtieron también en compinches de salidas nocturnas.

En 1987 el empresario y propietario de Crónica, Héctor Ricardo García, se convierte en el mayor accionista del viejo Canal 2 (actualmente América TV) siendo rebautizado Teledos y manteniendo ese nombre por un año, dado que le quitarían el canal. En 1988 García convocó a Lucho Avilés para que conduzca un nuevo ciclo de noticias de la farándula por aquella señal, Astros y Estrellas.

Ese fue exactamente el programa, en el que comenzaría Jorge Rial, de la mano de Avilés, su larga carrera en la televisión; casualmente sería en la misma señal en la que años más tarde Jorge se convertiría, junto a Mirtha Legrand, en su personalidad más popular y exitosa. Sin embargo antes debería pasar por algunos otros canales y programas.

Inicialmente Jorge iba a ser productor del ciclo, pero luego decidieron que aparezca delante de cámaras. Así Jorge, viajaría todos los días en tren al canal, llevando su saco colgado de la espalda a realizar el programa de televisión.

Luego en 1990, el programa se pasaría a Telefe y bajo el nombre de Indiscreciones; la labor de Rial en este programa incluía la de compañero de Lucho en el piso así como la de movilero.

Luego se pasarían al Canal 9. Desde el primer momento se hizo notar la facilidad con la que se manejaba Jorge delante de las cámaras, fue como si hubiesen congeniado desde un primer momento, destacando su carisma televisiva innata; ya desde aquellos tímidos comienzos se podía percibir el típico estilo de Rial, hoy día ya consolidado y al cual millones de televidentes están acostumbrados. Esta sería sin embargo una de las causas principales que generaría cierta fricción entre Rial y el experimentado conductor, puesto que estaba formandose cierto protagonismo del joven en el ciclo.

Así Jorge, fue siendo desplazado de a poco, teniendo cada día menos participación, hasta llegar al punto que quedó con pocos minutos de aire; apareciendo en el primer bloque y volviendo luego únicamente para la despedida; durante el resto del programa solía ir a tomar sol a un patio interno del canal. También parte del programa contenía momentos de charlas en las que el experimentado conductor dejaba mal parado ante las cámaras al joven periodista o incluso lo hacía pasar por alguna situación ridícula, muy probablemente previamente preparada.

El incidente que llevaría a la ruptura de la relación de Lucho Avilés y Jorge Rial, comenzó en 1991 tras una nota que tuvo que realizar este último al hermano de Susana Gimenez; quien se encontraba internado en el Hospital Borda. Según ha contado el periodista y conductor; antes de realizar la nota compró muchos paquetes de cigarrillos para obsequiarle al hermano de la famosa conductora y actriz; sin embargo al entrar al neuropsiquiátrico, los internos se percataron de la presencia del periodista y lo rodearon de forma acosadora; obligandolo a salir perseguido por estos mientras les arrojaba como regalo los cigarrillos.

Pero no fue este preciso incidente lo que lo provocó la fractura de la relación. La nota no pudo ser televisada. Todo seguía bien hasta que casi seis meses desde haberse filmado, cuando el programa se pasó a Canal 9, Avilés decidió poner al aire la entrevista de Rial, siendo muy criticada por los medios y el público. Esto generó el enojo de Jorge. Más que nada porqué el piensa que fue utilizada como una especie de represalia de Lucho hacia Susana Gimenez, con quien tenía algunos problemas personales.

Al poco tiempo Jorge decidió que era tiempo de abrirse y aprovechar otras propuestas de trabajo.

Por otro lado, según Avilés, el distanciamiento fue causado por culpa de Jorge Rial al publicar algo íntimo acerca del veterano periodista de espectáculos.

Sea como fuese, una vez retirado de Indiscreciones, Jorge sumaría experiencia tras su paso por varios ciclos televisivos y radiales, instalando su nombre de a poco en los medios como el futuro futuro referente del periodismo de espectáculos.

Mientras tanto en su vida personal, el amor había tocado al corazón del periodista y se encontraba en pleno desarrollo.

En 1990, en tiempos que el grupo de música Pop, Locomía, estaba de moda en toda América; se concretó la visita de los mismos a la Argentina, siendo artistas exclusivos de Telefé, el canal por donde se transmitía por ese entonces el ciclo de Indiscreciones y el cual hasta ese momento se había mostrado muy crítico de aquella banda, especialmente Rial y su conductor. Sin embargo por temas contractuales, se les requirió cambiar la postura e invitarlos al estudio del programa.

La discográfica que representaba a la banda en Argentina, EMI, se encontraba casualmente en Munro, por lo tanto era Jorge el encargado de buscar material, en formato de discos Umatic -muy utilizados por esos tiempos en los medios-, acerca del grupo musical, dada la cercanía de su domicilio.

Fue ahí que conoció a Silvia D'Auro, la joven jefa de prensa. Jorge suele comentar que lo que primero que le llamó la atención fue su larga y rubia cabellera y que luego continuó mirando hacia abajo hasta que llegó a la parte del cuerpo que se encuentra debajo de la cintura y se enamoró.

El trató de seducirla sin éxito al principio. Luego de esa cita, pasaría seguido por la discográfica a buscar más discos y material de aquel grupo para el programa, hasta que un día ella le preguntó si podía alcanzarla al centro dado que él se dirigía hacia el canal, el cual se encontraba cerca de esa zona. La llevó en su viejo y destartalado Dodge 1500, al cual se le caían las ventanas que debía sujetar con destornilladores. A pesar de todo logró obtener el número telefónico de la joven.

Tardó un mes en contestar las llamadas de Jorge, quien insistía en verla dejando mensajes en el contestador automático, hasta que luego de tanto intentar, un día le respondió y éste la invitó a salir.

La primera cita fue en un restaurante de la Recoleta, para la cual Jorge tuvo que realizar un gran esfuerzo ahorrando mucho dinero, dado que no podía costear los gastos de la misma; por esos tiempos en que su situación económica no era tan buena. Ha llegado a confesar textual y coloquialmente que no tenía ni un mango para la cita.

La noche pasó rápidamente, se la pasaron hablando toda la velada y para cuando vieron el reloj por primera vez eran las 5:30 de la mañana. Luego de esa cita, comenzarían a salir.

Por esa misma época, aproximadamente luego de un mes de estar saliendo con Silvia, el padre de Jorge se estaba muriendo de una grave enfermedad; y una de las más grandes pruebas de amor por parte de ella hacia él consolidó el amor para siempre. Una noche, él le confesó el difícil momento por el que estaba pasando hasta quebrar en llanto. Según él, ese acto podría haber espantado a cualquier persona, sin embargo ella lo sostuvo sentimentalmente en todo momento hasta que murió su padre ese mismo año. Desde ese entonces no se separaron más.

Recuerda Jorge que eran tan pobres que su auto rotoso, carecía incluso de calefacción y que para abrigarse en invierno, solía utilizar un sobretodo dentro del vehículo. Cada vez que veía un automóvil nuevo a su lado acostumbraba bromear con Silvia, diciendole que viera bien ese auto porqué jamás tendrían uno similar. A pesar de la broma, estas representaban una forma de incentivo para salir adelante en la vida.

Jorge Rial tenía por entonces una relación particular con el dinero. Temía perder el empleo y toda fuente de ingresos, fobia que le generó la extraña costumbre de leer por las dudas, durante muchos años los avisos clasificados de los diarios. Esta miedo a perder la seguridad económica garantizada hizo que deba acudir a un terapeuta para tratar el tema y librarse de la inquietud. Tenía miedo a quedarse sin nada, dado que el ya había experimentado esa sensación reiteradas veces en el pasado y no quería volver a vivirlas.

Eran tiempos difíciles económicamente para Rial, no obstante ricos en sueños, proyectos y metas a concretar. Rial había dejado de trabajar en Crónica, sin embargo su amistad con Luis Ventura ya estaba afianzada y se veían siempre. Tenían planes y muchos proyectos para concretar juntos en el futuro; solían juntarse en el pequeño departamento de la ya novia, por entonces, de Jorge; Silvia, ubicado en la calle Perú del barrio de Montserrat en Buenos Aires, para hablar de sueños y del futuro.

Ya desde entonces proyectaban y planificaban con crear algún dían una revista, un programa de espectáculos, también un canal de espectáculos las 24 horas emitido por cable. Incluso soñaban con un museo del mundo del espectáculo y con una escuela de periodismo de espectáculo. Al menos dos serían plasmadas años más tarde, además llegando a ser la revista y el programa de espectáculos de mayor tirada y rating respectivamente.

Pero todavía se quedaban en sueños, ya que Ventura no se atrevía aún a trabajar junto a su amigo, por miedo a que eso pudiese causar un desgaste de la amistad; especialemente en un medio tan difícil y competitivo como el de los medios de comunicación. Pasarían algunos años antes de que se junten profesionalmente en algo serio.

En 1993 comenzaba en América, junto a Andrea Frigerio a conducir el programa de chimentos El Periscopio. El programa tuvo mucho éxito, repercutiendo en ofertas suculentas por parte de Telefé; las cuales convencieron al periodista y conductor. Graciela Alfano ocupó el lugar dejado por Rial y Frigerio, mientras estos últimos comenzaron en 1995 a conducir El Paparazzi, seducidos por el canal del logo de tres pelotas.

Eran tiempos un poco más humildes para Rial y se encargaba de conducir así como de realizar notas a distintos personajes de la farándula argentina. El ciclo se emitía de lunes a viernes a las 17 horas; medía muy bien, promediando niveles de audiencia de aproximadamente 11 puntos; muy satisfactorio para aquel horario.

Sin embargo eran tiempos que todavía ciertas personalidades de la televisión, considerados por esos años como intocables, podían llegar a influir en el levantamiento de programas del aire. Y ese fue el caso de El Paparazzi; que entre otros problemas con gente del canal, tuvieron algunos inconvenientes con la estrella del canal, Susana Gimenez. Al poco tiempo se quedarían sin señal y el programa sería levantado del aire.

En 1995 también publicó un polémico libro titulado Polvo de Estrellas que ponía al descubierto secretos de celebridades y políticos. El mismo fue uno de los bestsellers de la década del '90. Era plena época en la que la farándula y la política estaban fuertemente conectadas, tiempos en que artistas, deportistas y hombres de prensa, entre otros; solían usar sus conexiones políticas para lograr lo que querían. Era la época de una "fiesta" ficticia en el país; y en este libro salían a la luz muchas de estas situaciones anteriormente mencionadas.

Incluso se cree que uno de esos secretos descubiertos, fue lo que le causaría un incidente de agresión por parte de extraños un tiempo después.

Pero como se mencionó antes, eran tiempos de mucha impunidad y es así como Rial, cuando le tocó cubrir durante los primeros años de la década del '90 periodísticamente la noche de la farándula; ha presenciado situaciones tan absurdas como ver a políticos resolver situaciones en mesas de discotécas o bares junto a jóvenes acompañantes de citas contratadas; o como muchas veces al llegar algunos personajes del poder se debían vaciar salones enteros para que fueran a sentarse ellos. Según Rial fueron los años más fuertes de la frivolidad de la administración pública de aquella década. Rial cuenta en su primer libro muchas de estas situaciones y es probable que alguna de estas hayan sido la causa de aquella agresión que recibiría.

En su vida personal, luego de seis años de noviazgo, Silvia y Jorge decidieron casarse; contrayendo matrimonio el 29 de marzo de 1996. La fiesta fue realizada en el Golf de Palermo.

Ese mismo año el conductor y periodista haría su primera incursión en la radio, con Radio Paparazzi, debutando en las mañanas de Radio Libertad, emisora perteneciente a Alejandro Romay. Entre sus compañeros se encontraba su mejor amigo, Luis Ventura.

Luego en 1997 volvería a conducir por breve tiempo el ciclo televisivo El Paparazzi, increible pero Rial, por la pantalla de Canal 9, que aún pertenecía a Romay. Esa época fue la que marcó el cambio hacia la trasgresión en los medios, donde ya todo se regiría cada vez más por los escándalos y donde incluso personas no relacionadas al mundo artístico harían su ingreso a los medios, destapando sus intimidades más profundas, llegando a veces al ridículo.

El programa de Rial sería uno de los que trasgrediría con su contenido. Entre sus columnistas se encontraba la polémica Silvia Suller.

Ese año una especie de censura había rondado por los medios de comunicación de Argentina, muchos programas que supuestamente atentaban ante los intereses de algunos o la supuesta buena moral de los televidentes; fueron las víctimas de estas razias mediáticas. Entre estos estaban Cha Cha Cha, de Alfredo Casero, Fútbol prohibido en Canal 9, Infómanas en Telefe y El Paparazzi, increible pero Rial de Jorge Rial en Canal 9.

En el caso de Jorge, Lita de Lázzari con la Liga de Amas de Casa, acudió incluso al poder, aludiendo con que su programa era pornográfico, logrando que las presiones sean enormes y se tenga que levantar el ciclo.

Empezaron por despedir a toda la gente del programa, luego le quitaron la publicidad, incluso teniendo picos de 12 puntos; hasta que finalmente le tocó el turno a Rial.

Incluso, como se comentó anteriormente, fue agredido. Una vez a la salida del Canal 9 donde se emitía el programa, dos extraños lo interceptaron y le rompieron el tabique nasal. Sin embargo por lo visto la causa no sería por algún chimento del programa sino que, según se piensa, por alguna revelación del libro Polvo de Estrellas.

El conductor confesó que más de una vez tuvo que enviar videos a Casa de Gobierno para que revisaran el tipo de humor político que el ciclo contenía. A pesar de todo Jorge se quedaría sin programa en la televisión.

Luego en septiembre de 1998, le recortarían media hora del programa de Radio Libertad, de 11 a 12.30 y al poco tiempo sería levantado del aire.

Comenzaría así una etapa complicada en la vida de Jorge Rial, en la que se quedaría sin nada de trabajo.

A pesar de todo ese año, publicó su segundo libro, Su vida - Pasiones y Lágrimas de una Diva, que relataba secretos de la vida de Susana Gimenez, una de las divas más famosas de Argentina y Latinoamérica.

Pero eso no alcanzaría para mejorar la situación personal de Silvia y Jorge, puesto que además de haberse quedado sin programas al aire tanto en radio como televisión, hacía un tiempo habían comenzado un largo y tedioso período de tratamientos para tener familia.

La pareja siempre había soñado con tener dos hijos, pero no podían lograrlo. Los tratamientos los hacían sufrir mucho; incluso Silvia había engordado 12 kilos por tomar hormonas para quedar embarazada, sufría desmayos y vómitos. Hasta que un día Jorge le confesó que no la quería ver padecer más y el estado de la pareja tambaleó; comenzarían las peleas, los momentos de fastidio y angustia; luego la situación laboral de Jorge, al quedarse sin programas, no ayudaría a la situación.

A pesar de todo fueron fuertes; así el amor y los recuerdos les ganaron a los golpes de la vida y a las trabas; se fortalecieron tras cada traspié y siguieron adelante.

Decidieron adoptar y comenzaría otra etapa de lucha, pero esta vez legal; dado que el sistema y la burocracia a veces no ayudan y pueden llegar a desalentar a las parejas interesadas, por la gran cantidad de trámites e inconvenientes legales que brotan en el camino. Sin embargo Jorge y Silvia estaban muy decididos y sus ganas de tener hijos era más fuerte que cualquier defecto judicial y obstáculo burocrático.

Cuando superaron todos los inconvenientes y el camino para adoptar ya estaba libre; la vida de la pareja cambiaría para siempre y positivamente; un día en que Silvia llegó a la casa del barrio de Núñez, donde vivían, con un cassette VHS de la primera ecografía de su primera hija, Morena. Ver y escuchar el pequeño corazón latiendo, hizo que Jorge considere aquel sonido como el mejor que escuchó en su vida.

Finalmente en 1999 el sueño se cumplió, nació Morena y llegó a las vidas de Jorge y Silvia. Con la llegada de la primera hija de la pareja, de aquí en más las cosas comenzarían a remontar de a poco en todo sentido.

LA LLEGADA DE LOS GRANDES ÉXITOS - JORGE RIAL REFERENTE DE LOS MEDIOS:

Luego de haber quedado sin pantalla y en diciembre de 1998 el contrato de su ciclo radial por Libertad no sería renovado, Jorge se había quedado sin trabajo en 1998. Además era la época en que buscaban tener hijos y luego adoptar; así que se podría decir que eran momentos difíciles en su vida.

Tuvo un breve paso por Página 12, pero sería en la segunda mitad de 1998 que vendría la primera oportunidad para remontar laboralmente, de la mano de Jorge Lanata, quien en julio de 1998 había fundado Veintiuno (hoy Veintitrés), un semanario que cubría temas políticos y de sociedad.

Lanata lo llamaría a Rial para trabajar en la redacción de su revista; a pesar de las diferencias ideológicas, Jorge supo adaptarse rápidamente; al igual que sus compañeros, de ideologías tendientes al progresismo, respetaron en todo momento al recién llegado.

Durante su paso por aquel semanario, Rial supo escribir artículos relacionados a la farándula y sus negocios. Pero si hay un tema en particular que se destacó, fue el descubrimiento por parte del periodista del negociado de las 0600 del padre Luis Grassi. Fue la primera vez que un tema de farándula llegaría a ser tapa de la revista, y al poco tiempo el descubrimiento de Jorge haría que estalle el caso, repercutiendo en todos los medios del país.

Desde ese momento Rial comenzó a seguir el proceso de cerca, denunciando en cada nueva entrega algún nuevo hallazgo acerca del mismo, manejando más información que ningún otro periodista local.

En enero de 1999, llegaría otra oportunidad, pero esta vez por parte de Daniel Hadad, el polo opuesto ideológicamente hablando de Lanata y a su vez de pensamientos distantes a los del mismo Rial. Éste le ofreció un espacio en Radio 10, para trasmitir Radio Paparazzi los sábados y domingos de 10 a 13 horas. Jorge convocó nuevamente a su amigo Ventura entre otros periodistas y humoristas que formaban parte del elenco.

Pero aún la situación económica no lograba mejorar, dado que todos los ingresos del programa radial Rial los destinaba a los sueldos de sus compañeros. A pesar de lo exitoso del programa, no llegaba a solventar los gastos; así se vio obligado a recurrir a otras fuentes de entrada de dinero. Entonces Silvia, su esposa, comenzó a encargarse de la venta de segundos publicitarios, para poder subsistir monetariamente. Además, por otro lado, en Veintitrés hubo un recorte de sueldos del 50%. Reduciendose significativamente los niveles de ingreso de la pareja.

Fue entonces que, tras una oportunidad que surgió de trabajar para una productora que pensaba abrir el actor Antonio Gasalla en la ciudad de Miami en Estados Unidos, y que les ofrecía 5000 dólares mensuales; Jorge y Silvia pensaron que quizá esa sería la mejor opción para salir adelante. Así la decisión consistía en esperar la llegada de Morena y luego se irían al país del norte. Incluso habían seleccionado por Internet, un departamento en donde vivir al radicarse ahí.

Para cuando la pareja ya había tomado la decisión de irse, surgió una contraoferta de último momento que les haría cambiar de idea. Al enterarse un día Daniel Hadad la determinación de Rial de irse del país, dadas las dificultades económicas por las que traspasaba; éste lo citó inmediatamente a su casa de Pilar para discutir el tema. Al comentarle Jorge la situación, el empresario y periodista decidió ofrecerle la misma cantidad que le daban en Estados Unidos, si se quedaba en el país. Al volver a casa le comentó la nueva oferta a Silvia y sin dudarlo optaron por quedarse en el país.

Así pasaría a trabajar en su programa radial El Paparazzí de lunes a viernes de 12 a 15 horas, por la misma emisora. El equipo estaba compuesto por Jorge Rial como conductor, Luis Ventura en espectáculos, Rolo Villar en humor y Lito Pintos en deportes.

Las cosas iban mejorando en su vida laboral, pero todavía le faltaba tener un programa en la pantalla. Por ese entonces tenía el acceso denegado en varios medios televisivos. Incluso en el canal donde dio sus primeros pasos en televisión, donde años más tarde condujo El Periscopio y en el que poco tiempo después él se convertiría en su personalidad insignia, tenía casi la entrada prohibida. Ha llegado a confesar que una vez tuvo que ir al canal por una reunión y no lo dejaron entrar, teniendo que esperar cuatro horas en el bar de enfrente hasta la llegada de la persona con la que debía encontrarse.

Su primera aparición luego de dos años de ausencia fue en Julio de 1999, en el ciclo televisivo conducido por Moria Casán, La Noche de Moria, casualmente emitido por América TV, en el que tuvo que hacer de moderador de "Moria y sus dos maridos", el encuentro mediático de la famosa actriz con su ex marido y padre de su única hija, Mario Castiglione y con su pareja de aquel momento, Luis Vadalá.

Lo que Rial todavía no tenía en cuenta era lo crucial de esa breve aparición en pantalla, para el futuro de su desarrollo profesional; ya que aquella trasmisión estaba siendo vista vía satélite desde Nueva York por el entonces propietario del canal, quien al instante se comunicó telefónicamente con el director de programación para decirle que quería a Jorge Rial trabajando en el canal inmediatamente.

Casualmente un día antes Diego Gvirtz, productor de programas como TVR e Indomables, se puso en contacto con Jorge Rial para pedirle un encuentro y proponerle realizar un programa juntos. Jorge le contestó que le gustaría, pero que no era querido en los medios, dandole una respuesta negativa.

Luego de esa aparición en el programa de Moria Casán, lo llamó el director de programación de América TV, Alfredo Odorisio para proponerle un espacio en el canal. Inmediatamente después, Jorge se contactó con Diego Gvirtz para aceptarle la propuesta. De esta manera, gracias a una sumatoria de casualidades como factores del producto, se dio el regreso de Rial a la televisión con Paf, un tipo de programa que marcaría el comienzo de un formato que seguirían años más tarde otras producciones de PPT, la productora de Gvirtz, como Indomables y Duro de Domar. La idea de incluir un panel con comentaristas críticos junto a un invitado, que le proponía Jorge al principio no lo convencía a Gvirtz, al final lo reconsideró y aceptó formar parte del proyecto.

Finalmente Jorge Rial volvió a aparecer diariamente por la pantalla de América TV el 1 de Noviembre de 1999 y desde entonces no se iría más. Al principio el ciclo era transmitido de lunes a viernes de 17 a 18 horas; consistía en un magazine periodístico en el cual se trataban temas de la actualidad política, deportiva y del espectáculo, pero desde un punto de vista humorístico y a la vez con contenido de comentarios incisivos, producto inconfundible del estilo de Rial. El título propuesto inicialmente era Preparen, apunten, fuego; pero luego les pareció muy fuerte a los creadores, suplantandolo por Paf, una especie de siglas que contenían implícitamente al nombre original.

Entre los panelistas estaban Quique Karpinsky en deportes, el escritor Dalmiro Sáenz como columnista -quien además debutaba en televisión- y Connie Ansaldi en espectáculos. Además se incluia una tribuna con diez jóvenes que emitían su opinión acerca de los personajes vistos mediante canciones de hinchada futbolística.

El programa no apuntaba a ser del estilo farandulero de otros realizados anteriormente por Rial. Por ese entonces el conductor pensaba que ese formato estaba en decadencia y representaba la frivolidad que se vivió durante toda la década del '90 en Argentina.

Por lo tanto se puede calificar a 1999 como un buen año para Jorge Rial, en lo personal por la llegada de Morena a su vida; y en un plano muy inferior, comparado a lo anterior, por su vuelta a la radio y la televisión, siendo ese el principio de su etapa de éxitos profesionales, con un desarrollo constante que llegaría hasta nuestros días.

Al principio Paf fue un fracaso, con muy bajos índices de audiencia, hasta que en el 2000 lo pasarían a la noche y se convertiría en un éxito total.

Durante el 2000 se llevaron todo tipo de invitados; desde mediáticos, pasando por políticos, deportistas y personalidades de la farándula argentina hasta personajes controvertidos como Helena Cruz, quien tras su paso por el programa generó grandes polémicas al reivindicar a la dictadura que azotó al país del '76 al '83, generando gran repercusión en la mayoría de los medios.

Paralelamente, el 18 de diciembre de 2000, pasó de Radio Diez a La Red con un nuevo ciclo llamado Fiebre de radio; calificado dentro de un marco de interés general, cubriendo temas que iban de noticias políticas, pasando por deportes, a temas del espectáculo. El programa estaba conducido por Rial y Ventura y contaba con la participación de Martín Bilik en humor sobre la actualidad, Carlos Burgueño en temas de economía y Claudio Orellano en un boletín informativo dedicado a noticias insólitas. Además contaba con móviles para la cobertura de acontecimientos de la actualidad en vivo.

En lo personal; a finales de 2000, Rocío, la segunda hija de Jorge y SIlvia, llegaría a las vidas de la familia. Cumpliendose el sueño de la pareja de tener más de un hijo. Después, al bautizarla, la pareja eligió a Luis Ventura como su padrino.

Nuevamente en el plano profesional; ese mismo año Carlos Avila –dueño de TyC– compró el 80% del paquete accionario de América TV; el canal contaba con el 90% al 95% de programación en vivo teniendo un perfil netamente periodístico. Ese sería el entorno por el cual transurriría el primer año de Rial en aquel canal.

Durante ese tiempo se dio cuenta que la farándula ya no era la misma, que la televisión había vivido un gran proceso de cambios durante la década del '90, volviendose más salvaje, materialista y donde lo único que importaba era medir en puntos de audiencia, comúnmente conocido como rating. Así reconsideró su punto de vista de hacía un año, en el que pensaba que la época de la frivolidad había llegado a su fin; junto a la década pasada. Pero la frivolidad no sólo no se había ido sino que se había institucionalizado en la sociedad. Ya los candidatos a presidente no hacían los cierres de campaña en programas políticos, sino que en aquellos que medían más y tenían mayores índices de popularidad, como Videomatch -hoy Showmatch-, conducido por Marcelo Tinelli; o los temas del espectáculo propiamente artístico ya no interesaban tanto como los escándalos personales vividos tanto por artistas consagrados como por simples personajes mediáticos. La televisión se había deshumanizado en cierto modo, y Rial lo había comprendido casi mejor que nadie.

Así surgió la idea de jugar con los hilos del mundo del espectáculo, pero desde un lugar casi invulnerable y flexible que le permitiría entrar y salir a su antojo; ser un hombre de la televisión de día y volver de noche a su casa a ser un ciudadano normal, cuya vida no forma parte de ningún escándalo y logrando mantenerse al margen de la farándula.

El proyecto de Jorge era hacer un programa distinto a los de prensa rosa, al cual estaban todos acostumbrados. La idea era meterse en las vidas de los famosos y exponer el alto nivel de frivolidad por el cual están poseídos muchos de ellos, ante la audiencia que muchas veces los enaltece sobrevalorandolos incluso a niveles de superhombres. Básicamente lograría humanizarlos mostrando sus virtudes y defectos de una manera ácida, a veces cruda; haciendo uso de su versatilidad periodística así como de su estilo desenfadado y su humor ácido.

Una vez que el canal le aprobó el proyecto, lo llamó a Luis Ventura para sumarse al mismo, ya que pensaba que él era una pieza clave para que el programa funcione; además le hizo la promesa de tener diez años de trabajo seguro, la cual cumplió dado que en el año 2010  el programa alcanzó su primera década de existencia. Luis Ventura por ese entonces estaba trabajando en canal 13 como parte del panel de periodistas del ciclo Telepasillo que se emitía de lunes a viernes a las 17 horas y se caracterizaba por tener un perfil más austero y formal. Ventura confiando plenamente en su amigo, se arriesgaría dejando su trabajo estable para unirse al nuevo proyecto que ya desde entonces parecía tener gran potencial.

Primero le propusieron utilizar en el nombre del programa la marca "Paparazzi"; pero Rial se negó. También le plantearon hacer uso de su apellido mediante un juego de palabras y llamarlo "Riality Show"; pero la idea de poner su apellido en el título tampoco lo convencía. Luego un día poco tiempo antes de poner al aire el programa, a Jorge se le ocurrió bautizarlo con el nombre de Intrusos, se lo comentó a Ventura y estuvo de acuerdo al instante, puesto que era un nombre que describía de alguna forma la naturaleza del programa; después se lo comunicó a la gente del canal, quienes al principio estaban algo renuentes, pero finalmente lo aceptaron.

De esta manera comenzaría a transmitirse desde el 1 de Enero de 2001, el programa de espectáculos más exitoso de la televisión de Argentina, manteniendose a la cabeza de los índices de audiencia nacionales, de este rubro, por una década. Contaba con un panel de periodistas compuesto en un principio por Luís Ventura, Viviana Canosa, Analía Franchín, Marcela Coronel, Sergio Company, Camilo García y Claudio Orellano en locución. La formula del ciclo resultó ser un éxito inmediato y al poco tiempo se convertiría en el programa más visto del canal. El mismo se transmitía de lunes a viernes de 14 a 16 horas.

Del otro lado la competencia estaría encabezada hasta el año 2003 por Rumores, transmitido por Azul Televisión (el nombre que por entonces tenía Canal 9) y conducido por Susana Roccasalvo y Carlos Monti.

Por esos años de crisis económica en el país, a la falta de ficciones y al exceso de Reality Shows se le sumó que muchos medios se vieron colmados por la presencia de personajes mediáticos que requerían menores montos para salir al aire que actores profesionales. Así pasarían por Intrusos todos los escándalos protagonizados por estos personajes.

Pero no todo fue tan bueno, en septiembre de 2001, el programa fue sancionado por el Comfer, por haber pasado los videos eróticos de una de las participantes de la primera edición del reality show Gran Hermano, Tamara Paganini, filmados con anterioridad a su entrada a la famosa casa televisada, cuando realizaba shows eróticos. La medida tomada por la entidad dispuso que el programa no podría pasar tandas publicitarias por dos días. Al día siguiente, Intrusos estuvo dedicado casi exclusivamente al tema. Rial cuestionó el hecho de haber sido el único programa sancionado y elaboró una defensa de varios puntos, además de calificar el hecho como un acto de censura.

Para la temporada de verano 2001-2002 el programa además contó con un horario especial en el que se cubrían todos aquellos temas que por protección al menor no podían emitirse durante la tarde, Intrusos en la noche, que se transmitía a las 23 horas. Sin embargo una serie de hechos en la sociedad argentina, ocurridos durante el último tiempo estallarían en el Argentinazo del jueves 20 de diciembre de 2001 afectando directamente a casi toda la ciudadanía, Intrusos no sería la excepción.

Esa noche en la que las cacerolas sonaban en todas las grandes ciudades del país, dada la ausencia de programas periodísticos por ser temporada estival, Rial dejó atrás los temas frívolos que se tocaban usualmente en su programa, transformandolo en la única ventana de la televisión que transmitió en vivo todos los acontecimientos acaecidos en la Plaza de Mayo, ocupada totalmente por los manifestantes. Aquel jueves Intrusos en la noche promedió los 10,6 puntos de rating, con picos de 13, superando al noticiero de medianoche de Canal 13 En Síntesis.

Rial tomó temporalmente la posta de cobertura durante el verano hasta la vuelta de los programas de periodismo político, dedicando desde aquella noche la primera media hora de programa a temas de actualidad ciudadana; sentandose en la mesa del estudio los periodistas Nancy Pazos, Luis Majul y Sylvina Walger, entre otros que pasaron por ahí, suplantando a los panelistas de costumbre. El ciclo de horario nocturno siguió emitiendose hasta el 28 de febrero de 2002, volviendo luego a su horario vespertino habitual.

El 2002 era un año muy complicado económicamente para todos en Argentina, incluyendo los canales de televisión. Hacía poco Daniel Hadad había comprado Azul Televisión, rebautizandolo con su antiguo nombre, Canal 9. Tras esta compra, en marzo de ese año le ofreció a Rial el cargo de gerente de programación de aquella señal. Sin embargo éste rechazó la oferta.

En julio, tras una invitación de Juan Cruz Ávila a comer a un restaurante de Puerto Madero, le comentó que el canal pasaba por un mal momento y le solicitó su ayuda, pidiendole que se encargase de la gerencia de programación de América TV; esta vez Rial no lo dudó y aceptó la oferta. A pesar de ser amigo tanto de Hadad como de Ávila, no declinó la oferta del segundo por lealtad al canal donde trabajaba y además por ser el que le dio la oportunidad de volver a las pantallas. Igualmente muchos hombres poderosos de la televisión ya le habían mencionado que podría ocupar un puesto tan importante, contando entre ellos a nombres de la talla de Tinelli, Yankelevich o Suar.

El lunes 29 de julio de 2002, Rial se hizo cargo de la gerencia del canal donde habría aparecido por primera vez delante de una cámara 14 años antes. Ocupó el lugar que hasta entonces había sido de Patricia Veber.

Al instante comenzaron las reuniones con distintos productores, la idea básica de Jorge era mantener la línea periodística que caracterizaba al canal con diversidad de ideologías, contando con periodistas de estilos tan distintos como Lanata y Majul; así como potenciar programas de investigación como Punto Doc de la productora Cuatro Cabezas. Pero no todos eran programas en vivo, también apostaría por la ficción.

Hacía ya dos años Sebastián Ortega había imaginado una historia que transcurriera entre las paredes de una cárcel, tiempo después se hizo cargo del área de contenidos de la productora de Marcelo Tinelli, Ideas del Sur y así nació Tumberos. La tira se encargaría de plasmar en la pantalla la marginalidad del mundo carcelero y su entorno. Así, Tinelli y Ortega se reunieron con Rial y le contaron la historia, a él le pareció muy buena y aceptó ponerla en la pantalla de América TV, comenzando a emitirse el lunes 14 de octubre de 2002 a las 23 horas. Esta miniserie marcaría un estilo nuevo de hacer ficción, muy congruente con la realidad social que se vivía por ese entonces en el país; y terminó por convertirse en un éxito total.

Además de seguir siendo el conductor de Intrusos -del cual estaba pensando retirarse para ocuparse de lleno a la dirección del canal-, ocupó una silla del bar más famoso en Polémica en el Bar, el ciclo con más de 40 temporadas de Gerardo Sofovich.

Por otro lado desde el 30 de septiembre de 2002; se animó a conducir por un breve tiempo un reality show temáticamente coincidente con la crisis política y económica por la que pasaba el país y con la frase que daba vueltas por ese entonces en la sociedad "Que se vayan todos"; El Candidato de la Gente; un ciclo en el que la audiencia debería elegir entre 16 participantes por uno que competiría como candidato a diputado nacional. Entre los participantes se incluían ahorristas acorralados, travestis ejerciendo la prostitución, asambleístas y familiares de cartoneros, ex comisarios y jubiladas, obreros de fábricas autogestionadas y luchadores contra el sida; desocupados y actores sin trabajo. Todos debían presentar sus propuestas.

Otro cambio fue que Mauro Viale dejó sus programas en América TV Impacto e Indomables para pasarse a Canal 9; siendo reemplazado por Jorge Pizarro y Roberto Petinatto respectivamente.

En noviembre de 2002, pasaría por un mal rato tras una cámara oculta que le realizaron en Intrusos a Marcelo Corazza, el ganador del primer Gran Hermano, en la que supuestamente se descubría su homosexualidad. Tras ese incidente, el participante de Gran Hermano, que por entonces conducía un programa en Telefe dejó la conducción así como también se separó de su pareja.

Este hecho polémico le trajo muchos problemas internos, incluyendo una discusión en cámara, en el estudio con Gastón Trezeguet, otro participante de aquel reality show, que defendió a Corazza y trató a Jorge Rial de criminal y mercenario por violar el derecho a la intimidad. Además se sumaría la renuncia de dos de sus panelistas, Camilo García y Viviana Canosa, que poco tiempo después se convertiría en su competencia desde la pantalla de Canal 9 con el programa Los Profesionales. La polémica continuó esa tarde cuando Gizella Marziotta, panelista de Indomables -producido por Diego Gvirtz-, atacó a Rial por la cámara oculta. Para colmo de problemas se le sumó la caída temporal de rating ante Rumores, el ciclo de Monti y Roccasalvo que competía desde la pantalla del 9 pero que pronto dejaría de emitirse.

Por tanta tensión generada por problemas de mayor y menor intensidad que variaban desde los relacionados a la gerencia del canal hasta otros que cargaba desde su infancia, Jorge se ganó la necesidad de acudir a terapia psicológica.

El 28 de febrero de 2003 finalmente dejaría el cargo de gerente de programación de América TV, dejandolo en manos de la periodista y productora Liliana Parodi.

Pero no todo fue tensión durante el 2002, ya que Rial y Ventura cumplieron un sueño que tenían desde hacía muchos años, cuya idea nació cuando se juntaban a planear proyectos para el futuro en sus modestos comienzos. En noviembre de 2001, Jorge Rial lanzó una revista que sería la prolongación en los medios gráficos de su progama televisivo, llamandose Paparazzi; la cual con el tiempo se convertiría en la segunda revista de mayor tirada de la Argentina y la primera de noticias del espectáculo. A la cabeza de su dirección desde el primer momento estuvo Luis Ventura quien continuaría hasta nuestros días, siendo de alguna manera el nexo entre Intrusos y este semanario.

A partir de 2003 se sumaron al equipo de Intrusos, Daniel Gómez RInaldi, Connie Ansaldi y Luis Piñeyro.

En abril de 2003, se estrenaría un nuevo ciclo por la pantalla de América TV, Horizontal Vertical, producido por Rial y conducido por Carlos Polimeni, donde se realizaban investigaciones a distintos programas de la televisión argentina; debutando con Gran Hermano, en el que se revelaron fuertes denuncias de presión y manipulación aplicada por parte de la producción del reality show hacia los participantes.

Durante el 2004 el programa se emitió en el horario central nocturno, bajo el nombre de Intrusos en la Noche, a RIal lo acompañaban Luis Ventura, Connie Ansaldi y se sumaría al equipo Marcelo Polino. El resto de los panelistas se pasó a Intocables, el ciclo que ocuparía el horario vespertino de Intrusos y que era conducido por Beto Casella y Horacio Cabak.


Intrusos en la Noche
competía con otros programas de alto nivel de audiencia como Videomatch -hoy Showmatch- por ese entonces en Telefe, las tiras de Polka en Canal 13 y CQC por la misma emisora. Al principio no medía tan bien, logrando bajas cifras de rating; sin embargo al poco tiempo remontaría generando competencia tras una serie de sucesos en la farándula que fueron cubiertos ampliamente.

La idea inicial de Rial era hacer una especie de show; contaba con un gran estudio, la escenografía era de lujo y de estética moderna, sumandose a eso el aporte correcto de iluminación.

Al principio contaba con un concurso para elegir a la vedette del futuro, temas de sexo teórico y notas de humor a cargo de varios colaboradores incluyendo a los hermanos Adrián y Alejandro Korol.

En la sección del concurso las jóvenes debían desfilar por la pasarela del estudio y en sucesivos programas irían mostrando sus dotes de baile, para ser votadas finalmente por el público mediante una línea telefónica 0-600.

En el 2005 el ciclo conducido por Rial volvió a su horario habitual vespertino. Ese año un escándalo mediático que tuvo alta repercusión en todos los medios del país fue el despido ante cámaras de la actriz Stella Maris Lanzani de la obra teatral del productor Gerardo Sofovich.

El problema se había generado en el piso de Intrusos, cuando dos de las protagonistas de la obra Ileana Calabró y Stella Maris Lanzani visitaron el programa para promocionar la obra. En un momento Lanzani comenzo a disparar una serie de agresiones verbales a su compañera hasta hacerla quebrar en llanto, levantarse e irse del estudio. Inmediatamente después Lanzani fue cuestionada por el conductor y los panelistas hasta que Rial recibió un llamado en vivo de parte de Gerardo Sofovich. En un momento todos se quedaron en silencio y la primera frase que se escuchó a continuación salió de la boca de Jorge diciendo una frase que pronto rebotaría por semanas en todos los medios del país de manera jocosa: "Bueno, ¿lo querés decir vos o lo digo yo?" comentó con el celular en la mano. Siguió un breve silencio y lo próximo en oirse fue: "Se suspende el estreno de esta noche y Stella Maris queda separada de la obra". Alterada la actriz se fue a los gritos del estudio culpando a todos los presentes por la pérdida laboral. El incidente y el escándalo que lo rodearía, de alta medición en rating, se convirtió en el tema principal del programa durante las próximas semanas.

Durante esos años Jorge Rial había cultivado una corta amistad con Gerardo Sofovich; incluso éste último fue unos de los invitados a Habitación 414, un programa conducido por Iván de Pineda en el que se homenajeó a Jorge y en el cual el calificaba como abuelo postizo de sus hijas, al productor de televisión y teatro. Además algunas veces llegaron a suplantarse en sus respectivos programas, cuando alguno de ellos no podía asistir por distintas razones. A eso hay que sumarle, que todas las jóvenes que trabajaban en las obras teatrales del productor tenían asegurada una edición dedicada a ellas en la revista Paparazzi mientras que a su vez, de esta manera, las obras eran constantemente promocionadas tanto en el programa televisivo como en el medio gráfico. Sin olvidar las frecuentes visitas de Sofovich al piso de Intrusos.

Pero todo esto llegaría a su fin en 2007, cuando una serie de desacuerdos enfriaría la amistad entre ambos conductores. Primero comenzó con un descontento por parte de Sofovich, por la utilización del sistema de cuponeras de sorteos por llamados telefónicos en Intrusos sin el consentimiento del mismo. Luego el distanciamiento se agrandaría tras el pase de Gerardo Sofovich de América TV a Canal 9. La situación empeoraría cuando el producator teatral comenzaría a visitar con frecuencia el living de Viviana Canosa a la que elogiaba por tener supuestamente mejores primicias que su competidor. Esto último sería considerado por Rial como una violación a los códigos de amistad y una traición.

Desde entonces todos aquellos que tenían conflictos con Sofovich se alinearían detrás de Jorge en la puja; aunque por ese entonces Rial aún prefería abstenerse de realizar comentarios agraviantes directos y se mantenía más bien en un marco de críticas profesionales.

Hasta ese momento habían posibilidades de que llegasen a un posible acuerdo o incluso resolvieran sus diferencias en un futuro; sin embargo tras unos dichos agraviantes mencionados por Sofovich, en los que involucraba a las hijas de Jorge Rial; la amistad terminó por romperse y éste último lo tomaría como un acto imperdonable. A partir de ahí la el distanciamiento se convertiría en pelea y seguirían por los próximos años una larga serie de ataques de uno y otro lado desde sus respectivos programas en los que no se conocerían límites en cuanto a insultos bajos y acusaciones de índole profesional e incluso personal.

Volviendo al plano profesional, durante el 2006 Jorge estaba entusiasmado con un proyecto que le permitiría llegar al más moderno medio de comunicación, Internet.  Así nacía el portal de noticias Primiciasya.com que hacia Abril de 2010 sería el 79º sitio más visitado de Argentina -un puesto muy alto si se tiene en cuenta que en el mundo hay aproximadamente 70 millones de sitios Web-. Una cosa que le hacía estar aún más emocionado era que él siempre soñó con tener un diario y esto se le parecía mucho. El mismo contaría con una redacción propia en el barrio de Belgrano.

Ese año además volvió a la radio a través de su programa Argentina, país generoso, transmitido por Radio 10. Pero en septiembre se retiraría de la emisora, dado que habían llegado a un acuerdo mediado por Daniel Hadad, por el cual ni Jorge Rial ni Viviana Canosa podrían disparar críticas el uno del otro desde sus programas. Sin embargo, tras algunos comentarios negativos realizados por la conductora desde su ciclo en Canal 9, hicieron que tanto Rial como su compañero Luis Ventura sintiesen que no se cumplió el pacto; sumando a ese hecho la oferta de un espacio radial de parte de Hadad a Canosa.

También en el 2006, con el comienzo de los certámenes de baile de Showmatch, conducido por Marcelo TInelli; habría una potenciación de los mismos a través de escándalos que se generaban a la tarde en Intrusos y que continuaban enmarcados, dentro del formato del ciclo de Canal 13, por la noche. De esta manera ambos programas se promocionaban mutuamente, creando culebrones-reality que se llegaban a prolongar por semanas e incluso meses en algunos casos y haciendo que el rating tocara espigados niveles de audiencia en ambos programas, en sus respectivos horarios.

Paralelamente en Telefe, donde no podían alcanzar o acercarse siquiera al rating logrado por su competidor principal de Canal 13, salvo en las noches que se emitía CQC, que desde ese año se emitía por el canal simbolizado por tres pelotas; su entonces director de programación Claudio Villaroel, le propuso la conducción de Gran Hermano Vip -sólo para famosos-. Pero el proyecto sería postergado, dado que el concurso de baile de Tinelli había agotado el stock de famosos mediáticos aptos para este tipo de retos televisivos.

Pero la propuesta se repetiría a finales de ese año, terminando por convencer a Jorge para que se convirtiera en la nueva cara del reality que en ediciones anteriores supo ser representado por la actriz Soledad Silveyra.

De esta manera tras un exitoso año en el que tanto Showmatch como Intrusos se alimentaban uno del otro en mutuo acuerdo; ahora ocurriría lo mismo con el nuevo ciclo de Telefe, que además tomaría la posta desde enero -tres meses antes de lo habitual en programas emitidos en el horario central nocturno-, como estrategia para ganarse un público de antemano y llevarle la delantera a Tinelli quien volvería recién en otoño de 2007 a las pantallas.

Inclusive pudo resolver con habilidad el obstáculo que representaba haber sido uno de los críticos del famoso reality en el pasado, haber producido un programa Horizontal Vertical, donde mediante un informe se habían revelado casos de presión y manipulación en el ciclo de Telefe; e incluso haber generado fuertes escándalos de cámaras ocultas donde estaban involucrados participantes de ediciones anteriores como Tamara Paganini o Marcelo Corazza; declarando haberse equivocado en cuanto a su opinión acerca de los reality shows.

También logró que el público desasociara fácilmente la imagen de Soledad Silveyra quien hasta entonces era la cara que identificaba a Gran Hermano; implantando su perfil y estilo único al ciclo de la casa expuesta.

La fórmula que se utilizó el año anterior con Showmatch se repetiría, logrando el propósito estratégico establecido, ambos programas se alimentarían mutuamente. Desde enero comenzarían a diario las visitas de expulsados de la casa más famosa del país, que también en muchos casos llegarían a posar sin ropa para las portadas de Paparazzi. Los escándalos entre los participantes tampoco se harían rogar. Los resultados fueron tan satisfactorios que luego de acabar la primera edición de aquel año - oficialmente conocido como Gran Hermano 4-, siguieron otras dos; Gran Hermano Vip, en el que los participantes eran mediáticos, gente relativamente famosa o relacionados con celebridades; y Gran Hermano 5 respetando la línea original del formato.

Ese año se sumarían al staff de Intrusos dos ex participantes, Eleonora Gonzales (Gran Hermano 1) formando parte del ciclo de enero a agosto, cubriendo las dos primeras ediciones de aquel año, y Nadia Epstein, uno de los personajes más polémicos de Gran Hermano 4, habiendo formado parte del equipo de Rial de agosto a diciembre y cubierto la última edición del reality. Ambas eran presentada como "licenciadas en Gran Hermano".

Pero el éxito no quedaría limitado a la fórmula conjunta de Intrusos-Gran Hermano, sino que tras el comienzo de Showmatch, se repetiría lo ocurrido el año anterior entre ambos ciclos. De esta forma los índices de medición del ciclo vespertino se impulsarían todavía más.

Un detalle que vale mencionar es que la final de GH4, bajo la conducción de Jorge Rial, tuvo un pico de rating de 50.2 puntos, el más alto no relacionado a un encuentro futbolístico desde el final de la tira Grande Pa que había llegado a medir el record histórico de la televisión argentina de 62 puntos; superando inclusive al nivel más alto logrado por Showmatch en su historia de 46.1 puntos, durante su primera emisión del 2009, temporada en la cual el programa festejaba sus 20 años en pantalla.

En diciembre de 2007, Jorge Rial fue víctima de un robo a tan sólo 50 metros del canal, siendo interceptado le quitaron el reloj y la billetera a plena luz del día, en una zona que es muy transitada y además cuenta con custodia. Al otro día en su programa se despachó diciendo: “Palermo Hollywood es tierra de nadie. Ayer me trataron de una forma terrible. Con una violencia, con un odio. Espero que las nuevas autoridades puedan revertir esto”.

Ya desde entonces era un fuerte crítico de la gestión del gobierno de Kirchner y uno de los tantos que se sumaría a las filas de famosos que harían sentir su descontento por la ola de inseguridad en las calles de distintas ciudades de Argentina.

Desde el 2008 suele mencionar públicamente que está interesado en participar en algún tipo de gestión política, dado que se siente comprometido con la sociedad y a la vez no se siente satisfecho con el accionar de los actuales mandatarios. También ha llegado a decir: -quizá sea hora que otra gente idónea de los medios tenga algún tipo de participación en la función pública y hacer algo bueno por el país ya que los actuales funcionarios mucho no hacen.

Últimamente Jorge Rial es invitado a distintos programas, donde se le realizan homenajes así como entrevistas de variado espectro temático; incluyendo de temática política como La Cornisa en América TV, conducido por Luis Majul; donde sus opiniones acerca de la situación social y económica del país son respetadas y consideradas.

Desde el 2008 se volvió aficionado al vino; coleccionando ejemplares de distintas cosechas y estudiando temas relacionados a la cultura de esta popular bebida. Tiene una pequeña bodega donde colecciona vinos, los cuales degusta y comparte junto a su esposa Silvia, amigos e invitados en momentos especiales. Suele también regalar buenos vinos a sus amigos, incluyendo algunos a aquellos del medio como Oscar Gonzalez Oro, Marcelo Tinelli, Claudio Villaruel, Roberto Pettinato, entre otros.

En septiembre de 2009 se dio el gusto de incursionar en las tablas con su obra teatral Ángel y Demonio del Espectáculo, producida por Javier Faroni y debutando en el Teatro Coliseo de Lomas de Zamora.

En la obra, Rial encontrandose en una especie de limbo, tiene que lograr volver a la tierra luego de un accidente. La única manera que tiene para lograrlo es contando todo lo que nunca se atrevió a decir en la televisión y presentando pruebas en una especie de tribunal.

La obra fue un rotundo éxito, llevandolo a recorrer las salas de todo el país. En verano realizaba presentaciones semanales en Mar del Plata. Finalmente se vio galardonada por el premio Estrella de Mar a mejor Varieté del año.

A pesar de ser un éxito a nivel nacional, también fue víctima de la censura cuando en octubre de 2009, el rector de la Universidad Nacional de La Pampa, Sergio Maluendres, prohibió su presentación negando a ceder el Aula Magna. Tras esta decisión, Rial realizó acusaciones desde su programa y otros en los que estuvo invitado. Finalmente la obra se presentó, a pesar de recibir amenazas intimidantes, el 8 de noviembre de 2009.

El 1 de marzo de 2010 sumó a su larga lista de actividades, la vuelta a la radio con su nuevo programa Ciudad GotiK, transmitido todos los días de semana por la mañana en Radio la Red. Junto a Jorge conducen Luis Ventura, como es de costumbre; Connie Ansaldi, tras unos años de no trabajar juntos luego de haber dejado ella Intrusos al haber tenido un hijo; Marcelo Palacios en deportes y Claudio Rico en humor.

En el ciclo radial se tocan todos los temas de actualidad, realizando notas y entrevistas a políticos, profesionales de distinta índole, celebridades y deportistas. Además se destaca un segmento en el que se presentan capítulos de radioteatros humorísticos.

En marzo de 2010 fue invitado por la gobernación de Mendoza a la fiesta de la vendimia donde además condujo y colaboró con miles de pesos en la tercera edición de la Vendimia Solidaria realizada en la es­tan­cia San Isi­dro de aquella provincia. Tras visitar a amigos y ciertas bodegas tomó la decisión de realizar inversiones comprando tierras en esa parte del país.

El 22 de julio de 2010, tras una descompostura sufrida al finalizar su programa radial, fue internado, contra su voluntad, en la clínica Los Arcos de la Ciudad de Buenos Aires, para chequeos médicos que determinaron que requeriría una pequeña intervención inmediata no invasiva que incluyó una angioplastía para limpiar la arteria levemente obstruida y la colocación de un stent, un pequeño tubo de malla de alambre colocado en forma permanente en la arteria o vena recién abierta para ayudarla a permanecer abierta. La pequeña intervención fue exitosa y a las pocas horas fue dado de alta para regresar a sus actividades cotidianas.

A finales de diciembre de 2010 comenzó la conducción de la séptima temporada de Gran Hermano por Telefe; siendo este programa el mayor generador de polémicas de la televisión argentina durante la temporada veraniega de 2011. Paralelamente en enero de 2011 daría comienzo la onceava temporada de Intrusos en el Espectáculo.

Periodista, conductor, productor, empresario, di­ver­ti­do, pí­ca­ro, es­pon­tá­neo, po­lé­mi­co; Jorge Rial ha participado en todos los medios existentes, desde prensa gráfica hasta el último avance de la tecnología en este campo, Internet; sin duda alguna uno de los hombres famosos más influyentes del país, supo hacerse sólo desde abajo y lograr todos sus sueños haciendo lo que más le gusta, comunicar. Pero su mayor logro es haber formado una hermosa familia que le permitió ganarse sus calificativos favoritos, el de padre y esposo.


Trivia: 
  • Es fanático de River Plate.
  • Es experto en vinos.
  • Está casado con Silvia D'Auro desde el 29 de marzo de 1996.
  • El casamiento de Jorge y Silvia fue en el Golf de Palermo.
  • Tiene dos hijas, Moreno y Rocío.
  • Le gusta jugar al golf.
  • Es peronista.
  • Es un lector ávido, según él devora los libros y se autocalifica como un autodidacta.
  • Confiesa que el libro escrito por Luis Majul, El Poder, le gustó tanto, que lo terminó en un sólo día.
  • Ricardo Darín es uno de sus actores argentinos favoritos y Julio Chavez el favorito.
  • Uno de sus libros favoritos es Rayuela de Julio Cortazar.
  • Su primer auto fue un Dodge 1500.
  • Cuando comenzó a mejorar su situación económica se compró su segundo auto, un Volkswagen Gacel.
  • En radio, debutó en el 96 en Radio Libertad, en el 99 pasó a Radio 10 haciendo “radio Paparazzi”, en el 2001 en La Red hizo "Fiebre de Radio", en el 2002 volvió a Radio 10. En el 2006 hizo "Argentina País Generoso".
  • Escribió tres libros: Polvo de estrellas, que mostraba los secretos de las celebridades y los políticos; El Intruso, de características similares, y Su vida - Pasiones y Lágrimas de una Diva, referido a la vida de Susana Giménez.
  • A los 16 años tuvo la oportunidad de entrevistar a Jorge Luis Borges, para un artículo del periódico escolar que hacía.
  • Hasta hace pocos años todavía miraba los avisos clasificados del diario, por una fobia compulsiva que le hacía imaginarse en qué pedido laboral podía encajar en caso de perder su éxito en televisión. Sólo luego de acudir a terapia pudo deshacerse de esa molestia psicológica que lo perseguía desde hacía muchos años.
  • Silvia D'Auro, su esposa, maneja la productora Ideas más Ideas, que se dedica al área comercial de Intrusos, vendiendo segundos publicitarios y organizando los juegos telefónicos del programa.
  • Tiene proyectado junto a su amigo Luis Ventura, tener algún día un canal del espectáculo las 24 horas y un diario.
  • Es dueño de la revista Paparazzi -la cual es dirigida por Luis Ventura-, que se edita a través de Atlántida, editorial que fue comprada por Televisa en 2007, quedando automáticamente asociado a este gigante de los medios de comunicación.

Personal Quotes: 

Siempre tuve la culpa de superar a mi viejo. -Terapia, (única sesión). América TV 2008

Los médicos a veces no se dan cuenta cómo humillan a la gente
. -Terapia, (única sesión). América TV 2008

Fui un resentido durante mucho tiempo y no me arrepiento. -Terapia, (única sesión). América TV 2008 (Hablando acerca de los maltratos que recibió en la escuela de niño por su mala situación económica y por no pertenecer a una familia monetariamente pudiente).

Mi resentimiento, era energía pura y me sirvió como un método de superación. -Terapia, (única sesión). América TV 2008 (Hablando acerca de los maltratos que recibió en la escuela de niño por su mala situación económica y por no pertenecer a una familia monetariamente pudiente).

Sigo odiando el colegio al que fui, cada momento que pasó y cada cosa que me dijeron.
-Terapia, (única sesión). América TV 2008 (Hablando acerca de los maltratos que recibió en la escuela de niño por su mala situación económica y por no pertenecer a una familia monetariamente pudiente).

 


Credited Works / Feats: 

PRENSA

  1. Revista Vivir. 1983
  2. Diario Popular. 1984
  3. Agencia Telam
  4. Diario La Razón
  5. Diario Crónica. 1987
  6. Página 12
  7. Veintiuno. 1998

TELEVISIÓN

  1. Astros y Estrellas. Teledos. 1988 - 1989
  2. Indiscreciones. Telefe. 1990
  3. Indiscreciones. Canal 9. 1991
  4. El Periscopio. América TV. 1993 - 1994
  5. El Paparazzi . Telefe. 1995
  6. El Paparazzi Increíble pero Rial. Canal 9. 1997
  7. Paf. América TV. 1999 - 2000
  8. Intrusos. América TV. 2001 - actualmente
  9. Gerente de contenidos de América TV. 2002 - 2003
  10. El Candidato de la Gente. América TV. 2002
  11. Polémica en el Bar. América TV. 2003 - 2005
  12. Gran Hermano 2007

RADIO

  1. Radio Paparazzi. Radio Libertad. 1996 - 1998
  2. Radio Paparazzi. Radio 10. 1999 - 2000
  3. Fiebre de Radio. La Red. 2000 - 2002
  4. Argentina País Generoso. Radio 10. 2006
  5. Ciudad GotiK. La Red. 2010

PRODUCCIONES, INVERSIONES Y EMPRESAS

  1. Revista Paparazzi. 2001 - actualmente
  2. Ideas más Ideas. -Productora-
  3. Primiciasya.com. -Portal Web de noticias-

LIBROS

  1. Polvo de Estrellas - 1995.
  2. Su vida - Pasiones y Lágrimas de una Diva - 1998.
  3. El Intruso - 2001

 


Related Articles

How many people found this biography useful
If you found it useful too, click the vote label.

Photo Gallery


Comments

Muy interesante la biografia

Algunas cosas que lei me sorprendieron, bah mejor dicho no me las imaginaba de Rial. Muy bueno lo del Dodge 1500 jaja

Muy buena info y muy completa, gracias

 CHE JORGE CON VOS TODO

 CHE JORGE CON VOS TODO BIEN PAISANO PERO SABES QUE MACHO,TENE CUIDADO CON TUS PRETORIANOS COMO LE DIJERON A JULIO CESAR PORQUE CON EL BRUTAZO CABRON DE LUISITO DESVENTURA ME PARECE QUE CUANDO MENOS LO ESPERES Y PIENSES CASI SEGURO QUE SE PUDRE LA FRUTA.-

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.