Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Razones científicas que demuestran que tener gatos es bueno para la salud

Quick Facts:

Be the first to like it
Dan mucho amor



Alégrense, fans de los felinos: vuestro gato no sólo es una bola de pelo suave y achuchable; también es perfecto para vuestra salud. Hasta las personas que se inclinan por la especie canina conocen los beneficios de tener mascotas. La ciencia demuestra que los animales pueden ayudar a prevenir alergias en los niños, evitar infecciones respiratorias, mejorar el estado de ánimo e incluso aumentar la autoestima. Convivir con un gato tiene mucho de sorprendente descubrimiento. La psicología de este animal sigue siendo un profundo misterio, pues junto a características propias de los felinos, como independencia o curiosidad, encontramos otras como la indiferencia enigmática de la que hace gala.


Libertad sin servilismo

El gato es un animal digno, soberano de su vida, que raramente acepta enseñanza o imposición. Antes de verse obligado a aprender algo que no quiere o le resulta poco agradable es capaz de afrontar el hambre, vivir alejado de la casa y acercarse solo para efectuar pequeñas rapiñas. Solo una mano muy experta y en determinados sujetos más dóciles es posible enseñar al gato juegos como dar la patita, sentarse frente al plato de comida o dar volteretas por el suelo, enseñanzas que son tan sencillas en los perros.
A cambio de un premio como una pequeña golosina, el gato aprende algunas actividades o juegos, pero siempre con moderación y por interés propio. Sin embargo su inteligencia es muy despierta, como demuestra la gran cantidad de cosas cotidianas que aprende por iniciativa propia, como colgarse del pomo de la puerta para abrirla, golpear con la pata la ventana para pedir que le dejen entrar o incluso hacer sus necesidades dentro de la taza del retrete si tiene el arenero sucio. En ocasiones puede que ceda a los deseos del amo, pero nunca se mostrara servil. Conocer todas estas particularidades de la mente del gato es esencial para garantizarnos una buena convivencia.

 



Dejarle hacer su vida

Tu gato pasa muchas horas del día durmiendo, o fingiendo dormir, porque basta un sonido leve, un roce apenas perceptible y sospechoso para que despierte electrizado, muy abiertos los ojos, las orejas bien erguidas, con todo el cuerpo como un muelle dispuesto al salto. No está demás aclarar que los ojos de los gatos recogen un campo de visión más amplio que el que perciben los humanos. Los gatos tienen un campo de visión de 200 grados, ven hasta diez veces mejor que los humanos; además, su oído está preparado para captar frecuencias de 20k a 25k, es decir, ultrasonidos que nosotros no podremos escuchar nunca porque nuestro sistema auditivo no está preparado para ello, esto por supuesto les otorga todas las cualidades para ser excelentes cazadores. 

Nunca molestes su descanso ni le obligues a permanecer despierto para que juegue contigo como si se tratase de un bromista. El gato es animal de costumbres vespertinas y su organismo precisa ese descanso diurno. Siendo el gato un animal tan difícil de contentar, por qué suscita tantas simpatías, puedes preguntarte. Por su limpieza, por su sigilo, por su capacidad de pasar desapercibido y por su digno modo de ofrecer amor. Si los gatos no hubiesen sido tan limpios y cohabitado con nosotros en las casas casi sin hacerse notar con seguridad no habrían alcanzado el  lugar de honor que disfrutan en muchos hogares. Si repasamos un poco la Historia, la naturaleza del gato ha sorprendido por siglos a la raza humana. Su comportamiento libre, desenfadado, elegante y en ocasiones arrogante, han maravillado desde tiempos inmemorables. Eran animales venerados y sagrados en la Cultura Egipcia, denominados mediante la onomatopeya "myeou". Consideraban que estos animales eran una encarnación de los rayos solares, fenómenos mediante los cuales se manifestaba la diosa Bastet; la cual representaba principalmente la calma y la armonía en el universo. Independientemente de si eres una loca de los gatos o un obseso por los felinos, estás de suerte. Prepárate para celebrar los numerosos beneficios de tener un gato, dejando a un lado todos los estereotipos negativos:

Casi se puede decir que inventaron la siesta

 

Estos dormilones no sólo valoran la importancia del sueño, sino que además están monísimos cuando duermen. Hay estudios que demuestran que una pequeña cabezada a mediodía puede activar tu estado de alerta, la memoria, la creatividad, la productividad y el buen humor en general. Así que si no sacas tiempo para echarte una siesta solo, quizás la opción de acurrucarte junto a tu amigo peludo te convence para descansar 20 minutos al día.

No permiten que el fracaso se cruce en su camino


Por muchas veces que caigan, los gatos siempre encuentran la forma de levantarse y volver a intentarlo. Tienen un espíritu de supervivencia y probablemente sepan mejor que nosotros que los errores no nos incapacitan para conseguir el éxito que ambicionamos a largo plazo. Por algo se dice que tienen siete vidas.
 
 

Sus ronroneos te calman de forma natural los nervios

 

Los estudios señalan que el ronroneo de los gatos ayuda a reducir el estrés del dueño, así como su tensión arterial. Además, los gatos pueden producir vibraciones de entre 20 y 140 hercios al ronronear, una frecuencia considerada beneficiosa para una gran variedad de enfermedad, según la Scientific American. ¡Como si necesitaras un motivo más para rascarle detrás de las orejas!

Viven el momento

 

"He vivido con varios maestros Zen; y todos eran gatos". - Eckhart Tolle.

 

Es evidente que llevan una vida mucho menos estresante que sus homólogos humanos, pero eso no nos impide alabar su capacidad innata para mantener perfectamente la calma, a veces durante horas, y apreciar el momento presente. Desde su codiciado puesto sobre el alféizar de la ventana hasta su lugar reservado sobre la estantería, ven el mundo pasar con tranquilidad. Nosotros también podemos cultivar la interminable lista de beneficios de la meditación si decidimos seguir su camino.

Te hacen reír como nunca pensaste que sería posible

 

Cualquier persona que tenga gatos te dirá que estas criaturas son tan divertidas como monas. Ya sea por un percance jugando, resulta imposible no reírse (un poco a su costa) y aprovechar así los beneficios de los ataques de risa. El año pasado, investigadores de la Universidad Loma Linda de California descubrieron que con sólo ver 20 minutos de vídeos divertidos se reduce nuestro nivel de cortisol de forma considerable y contribuía a mejorar la memoria a corto plazo de los participantes más mayores. Otra investigación asociaba la risa a un corazón y un sistema inmune más fuertes.

Mejoran nuestro estrés: Los gatos son algo así como un seguro de vida para sus dueños. Son numerosos los estudios que han probado su capacidad para relajarnos y hacernos sentir mejor. Abrazar a un gato, por ejemplo, reduce nuestra tensión arterial, es una válvula de escape contra el estrés y ralentiza la frecuencia de las pulsaciones. Resultado: previene enfermedades cardíacas y nos hacen olvidar los problemas. Además, son buenos con niños y ancianos, un primor.

Dan independencia: Es algo sabido que el gato se considera el animal doméstico del futuro. Sus características lo hacen perfecto para vivir en apartamentos o casas, como su tamaño, sus costumbres higiénicas, ser unos grandes dormilones, su independencia y alta conectividad emocional, y sin precisar las atenciones típicas de los perros, como salir a pasear cada equis horas. Así, el gato puede quedarse en casa solo durante varios días, si fuera necesario. Basta con dejarle el arenero limpio, comida y agua suficiente para poder ausentarnos

Te enseña a sentir y a convivir. En el Cuento de Navidad de Charles Dickens, Scrooge veía en la Navidad unas fechas en las que había que pagar facturas y más facturas, y nada más. Por contra, su sobrino y su empleado, es decir, la gente que le rodeaba, sentía algo más profundo: su espíritu. De este modo, los gatos pueden verse como un problema, una preocupación pero son en realidad un tesoro que nos llena el corazón de felicidad.
Si vas a adoptar un gato, piensa en la rosa de El Principito. Nada era comparable a su rosa porque era la suya, la que había cuidado y amado
."Lo esencial es invisible a los ojos". La ternura, el cariño de un gato puede ser el protagonista de uno de los más bellos cuentos de tu vida, una historia de amor inter-especies.

 

 

 


 


Be the first to like it

Share
Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.