Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Qué es la navidad

Quick Facts:

13 people like this


1 - Qué es la Navidad
2 - La verdadera historia de Santa Claus
3 - Origen del árbol de Navidad

Los primeros indicios de las fiestas navideñas llegan entre los meses de octubre y noviembre cuando comienzan a aparecer todo tipo de ofertas, enormes descuentos de productos y tanto en las conversaciones cotidianas como en los medios de comunicación se suele mencionar cada vez más el hecho de que el año se está terminando y las fiestas se acercan. Sin embargo es recién en diciembre cuando la aproximación de la Navidad es mucho más notable con las decoraciones e iluminaciones navideñas invadiendo las ciudades y pueblos de muchos países del mundo; la decoración de árboles navideños y la organización de fiestas de despedida del año en trabajos, instituciones educativas y entre grupos de amigos. En esta época además los centros comerciales suelen saturarse de personas que se apresuran a comprar los regalos navideños.

¿Pero por qué sucede todo eso cada vez que llega el mes de diciembre? ¿cómo se festejaba la Navidad antes de la existencia de los grandes centros comerciales y la luz eléctrica? ¿cuál es la verdadera historia de la Navidad y sus tradiciones? y lo más importante ¿qué es la Navidad?

La respuesta más obvia y sencilla es que se trata de la celebración del nacimiento de Jesucristo; de hecho etimológicamente la palabra Navidad surge de una abreviación por síncopa de la palabra natividad (síncopa es la eliminación de un fonema del interior de una palabra, en este caso sería la eliminación de la sílaba ti). Proviene del adjetivo en latín nativus que a su vez deriva de nasci (pronunciado naski) que en latín significa nacer. En inglés, por otro lado, a la Navidad se la llama Christmas, que proviene del inglés antiguo Cristes moesse yque significa festividad, misa o celebración de Cristo. Como se puede notar, por la etimología de la palabra y por las tradiciones con las que fuimos educados, la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesucristo. Sin embargo hay mucho más por detrás de esta simple respuesta obvia.

La Navidad tiene la particular característica de haberse convertido en algunos países en una celebración secular (no religiosa) que incluso congrega a familias y personas que no practican religiones cristianas e igual así las aceptan como propias.

La Navidad es una mezcla de tradiciones milenarias que combina rituales paganos de la era precristiana con otras tradiciones que se fueron agregando durante el medioevo (años 476 a 1453), la edad moderna (1453-1789) y la edad contemporánea (1789-actualidad). Además cada país ha agregado sus propios toques culturales a las festividades, muchos de las cuales a lo largo del tiempo fueron también adoptados por otras culturas.

En este artículo analizaremos todos los detalles de la Navidad y su desarrollo a lo largo de los siglos, desde sus humildes comienzos como una fiesta pagana hasta haber tomado la forma actual con la que todos la conocemos.
 

Historia de la Navidad

Sería muy fácil e incluso simplista imaginar a la Navidad como una sencilla sucesión de celebraciones anuales en las que se festeja el nacimiento de Jesucristo. Sin embargo la verdadera historia de la Navidad es un poco más compleja, desordenada y se parece más bien a un cóctel de tradiciones multiculturales que se fueron acumulando a lo largo de los siglos alrededor de la excusa de festejar el nacimiento de Jesucristo. De hecho muchas de estas tradiciones son muy anteriores al nacimiento de Jesús.

Los antiguos europeos, varios siglos antes de Cristo, establecieron a la noche más larga del año (solsticio de invierno en el hemisferio norte), entre el 20 y el 23 de diciembre, como el renacimiento del sol y el comienzo del período en que los días son cada vez más largos (algo que ocurre hasta el 20-23 de junio en el hemisferio norte) o sea que se van alargando con el paso de los días; en esta fecha se consideraba que el sol (según las creencias paganas el bien) vence a las tinieblas (según las creencias paganas el mal). El solsticio invernal es el día en el que el tiempo trascurrido entre el amanecer y el anochecer es el más corto del año; en otras palabras el día con menor cantidad de luz solar del año. En la antigua Europa Central y Nórdica, la gente solía sacrificar durante estos días a gran parte de su ganado (ovino, caprino, porcino o vacuno) ya que los animales no podían ser alimentados dados los intensos fríos de los inviernos del centro y norte europeo, y celebrarse grandes banquetes con su carne entre los últimos días de diciembre y principios de enero.

Que es el solsticio
Qué son los solsticios - Cliquear para ampliar imagen y explicación acerca de qué son los solsticios

En la antigüedad precristiana, los germanos paganos adoraban a Odín, un aterrador dios nórdico que según su mitología sobrevolaba durante las noches de diciembre a las pequeñas poblaciones bendiciendo a algunas personas y maldiciendo a otras. También muchos pueblos del norte europeo celebraban alrededor del 26 de diciembre el nacimiento de Fey, dios del sol naciente, la lluvia y la fertilidad.

Odín durante los días de Yule
Odín sobrevolando los cielos de diciembre junto a sus hordas fantasmales

Los pueblos nórdicos escandinavos y germánico de Europa Central celebraban a partir de cada solsticio de invierno y durante trece días las festividades de Yuletide (o yule). En esta época se observaban cambios naturales en el cielo a causa de la rotación de la tierra alrededor del sol (aunque entonces creían que era del sol alrededor de la tierra) que generaban efectos en el clima (más frío) y por lo tanto en la producción de alimentos durante este período que comenzaba, era ni más ni menos que el comienzo del invierno.

Entonces, durante las celebraciones de Yuletide se entonaban canciones para propiciar una atmósfera relajada, sin temporales y además, como ritual, cada familia incendiaba un tronco de árbol (los árboles eran sagrados para los pueblos germánicos) comenzando así un banquete que duraba hasta que el tronco se convirtiera completamente en cenizas; las cuales luego eran esparcidas por los campos para traerles fertilidad. Durante estos banquetes familiares, se solía festejar la fertilidad, recordar a amigos y parientes ausentes; en muchas ocasiones se realizaban frente a las tumbas de parientes fallecidos y también se acostumbraba invitar a forasteros en demostración de hospitalidad. Siglos después muchas de las costumbres paganas precristianas de Yuletide fueron asimiladas por el cristianismo para la Navidad y perdurarían hasta nuestros días. En muchos villancicos perdura el uso del término yule; la tarta tronco de Navidad (en algunos países llamada pionono o arrollado) es otra costumbre que recuerda al tronco incendiado de yule, postre que de hecho en inglés se denomina yule log cake (tarta del tronco de yule). Otras tradiciones de yule adoptadas por la Navidad fueron las de decorar con muérdago las casas, ya que era una planta que crecía en los robles (árboles sagrados); dejar una vela encendida en la ventana, y colgar figuras de madera como la cabra yule (un tradicional adorno navideño en la actualidad) en las puertas de las casas.

Tarta tronco de navidad
La tarta tronco de Navidad (pionono o arrollado) es un alimento tradicional que representa al tronco yule pagano que se solía quemar en las celebraciones de yuletide en tiempos precristianos. Por lo que se trata de una tradición pagana adoptada por la Navidad


También durante la antigüedad, en el Imperio Romano, la gente celebraba de manera intensa las festividades del solsticio de invierno y el comienzo del período en que se aguardaba la llegada de la primavera junto a un mejor clima para cultivar la tierra, en que los días eran cada vez más largos y el sol estaba presente durante más horas en el firmamento; estas fiestas eran llamadas Saturnalia (en honor Saturno, el dios de la agricultura) y se conmemoraban entre el 17 y el 24 de diciembre de cada año. La celebración consistía en realizar grandes banquetes, salir de juerga, participar en juegos de apuestas y dar obsequios a los seres queridos. También se vivía un ambiente parecido al del carnaval donde se podían alternar roles o posiciones sociales en los que los esclavos podían disfrazarse con las vestimentas de sus amos y negarse a obedecerles; los amos solían realizar tareas para los esclavos como por ejemplo servir la mesa donde estos comían; o incluso los niños podían darles órdenes a los adultos. 

Saturnalia
Las celebridades romanas de Saturnalia - Cliquear para ampliar

La popularidad de las festividades paganas de Saturnalia siguió vigente hasta el siglo IV de nuestra era (años 300s); por lo que la iglesia Cristiana, en continuo desarrollo, decidió que sus seguidores también necesitaban una festividad que pudiera competir con las celebraciones paganas dedicadas al solsticio de invierno. Esto también sería un incentivo adicional para atraer más seguidores a la nueva religión monoteísta sin necesidad de abandonar sus festividades. Fue así que los líderes de la Iglesia Cristiana seleccionaron al 25 de diciembre como la Fiesta de la Natividad.

Una teoría dice que esta fecha fue elegida porque en los años 270s de nuestra era, el Emperador Romano Aureliano estableció al 25 de diciembre como la fiesta del Dies Natalis Solis Invicti (Día del Nacimiento del Sol Invicto durante el solsticio invernal) y ya para el año 321 el Emperador Constantino I (quien se convertiría en el primer Emperador Romano en adoptar la religión cristiana y que tras el Edicto de Milán del año 313 puso fin a las persecuciones, confiscaciones de propiedades y maltratos a cristianos del Imperio Romano; permitiendo también la libertad de culto en todo el Imperio); sugirió que tanto los cristianos como los paganos deberían unirse cada 25 de diciembre en la celebración del nacimiento del Sol Invicto. Muchos escritores y sacerdotes cristianos consideraron que el nacimiento del Sol podría vincularse al nacimiento de Jesus ya que lo asociaban al Sol de Justicia (como se refería al mesías el profeta Malaquías en Malaquías 4:2 del Antiguo Testamento); porque para ellos el verdadero Sol Invicto era Jesús.

Dies Natalis Sol Invicti
Dies Natalis Solis Invicti (Día del Nacimiento del Sol Invicto) - Cliquear para ampliar imagen

 
Otra teoría dice que se eligió el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Cristo porque se encontraba exactamente a nueve meses luego del 25 de marzo, fecha en la que se pensaba había ocurrido la Anunciación de María (en la que según la tradición cristiana el Arcángel Gabriel le anunció a la Virgen María que había concebido y daría a luz al hijo de Dios). Los sacerdotes de aquel entonces, acorde a las enseñanzas bíblicas, pensaban que el mundo había sido creado durante el equinoccio de primavera el 21 de marzo, y que la luz fue creada por Dios al cuarto día. Dado que ellos consideraban a la concepción de Cristo como el principio de una nueva era; establecieron su concepción en el 25 de marzo y por lo tanto su nacimiento nueve meses más tarde, el 25 de diciembre.
 
Un punto a tener en cuenta también es que el 25 de diciembre era considerado el día de nacimiento de Mitra, una divinidad adorada por los miembros del Mitraísmo, una religión bastante popular entre los siglos I y IV de nuestra era, especialmente entre los soldados romanos. Ya sea para opacar las festividades de esa religión o por pura casualidad, los sacerdotes cristianos establecieron el día de nacimiento del Cristo, en el mismo día que los seguidores del Mitraísmo celebraban el nacimiento de su deidad. Hacia el año 396, finalmente la adoración a Mitra quedó proscripta en todo el Imperio Romano.
 
La primera Navidad festejada es mencionada históricamente en el año 336. Pero fue recién en el año 345 que el Papa Julio I reconoció oficialmente el día del nacimiento de Jesucristo en el 25 de diciembre. Finalmente en el año 354 sería el Papa Liberio quien decretaría oficialmente a esta fecha de manera inmutable para los festejos de la natividad de Jesucristo. El primer banquete navideño del cual se tenga una mención es de uno realizado en Constantinopla en el año 379, bajo Gregorio Nacianceno. Y los primeros testimonios que describían la celebración son cercanos al año 400.

Durante los siglos VI (años 500s) y VIII (años 700s) con la cristianización de los pueblos germánicos del centro europeo y británicos; la Navidad fue rápidamente asimilada por estas culturas, en gran parte gracias a su proximidad temporal con las fiestas paganas de yule; de las que tomaron muchas de las tradiciones que pasarían a la Navidad, así que en otras palabras, seguían festejando yule, solo que en honor al nacimiento de Jesucristo.

Sin embargo durante los primeros siglos del medioevo (entre los años 400s y 800s), para gran parte de los cristianos de aquel entonces la fiesta de la epifanía celebrada el 6 de enero era de mayor relevancia que el 25 de diciembre. La epifanía era una fiesta en la que se celebraba, según la tradición cristiana, la encarnación de Jesús el hijo de Dios como ser humano, la visita de los Reyes Magos y para muchos por lo tanto también era considerada como la fecha de nacimiento de Cristo. Aunque con el paso del tiempo la Navidad iría ganando terreno. Obtendría mayor importancia y popularidad la fiesta del 25 de diciembre a partir del año 800, cuando el Emperador Franco, Carlomagno, fue coronado durante la Navidad de aquel año. Otro rey que sería coronado también durante las fiestas de Navidad sería Guillermo I de Inglaterra en el año 1066. 

Coronacion de Carlomagno en el dia de navidad
Día de la coronación del Emperador Franco Carlomagno en el día de Navidad - Año 800 - Cliquear para ampliar imagen


Muchas regiones del norte europeo (especialmente en Escandinavia) mantuvieron sus religiones paganas hasta el siglo X (años 900s) y en algunas regiones el siglo XI (años 1000s), por lo que al adoptar al cristianismo y a la Navidad (fiesta coincidente en fechas al yule ya mencionado anteriormente), volcaron en esta última muchas de sus tradiciones paganas, las cuales pueden verse claramente en nuestros días; por lo que no sorprende el hecho de que hayan tantos elementos nórdicos entre las costumbres navideñas. Otro punto a tener en cuenta es que mientras en los países que habían formado parte del Imperio Romano, las Pascuas tenían mayor relevancia que la Navidad; en aquellos sin herencia romana, como los países germánicos y nórdicos; donde desde hacía siglos se celebraban cada año las festividades de yule en honor al solsticio de invierno, al convertirse al cristianismo, dada su cercanía temporal harían que la Navidad ganara mayor importancia que las Pascuas.

Ya durante la Alta Edad Media, entre los años 1000 y 1400, se fue consolidando el festejo de la Navidad en Europa; especialmente en las cortes reales y entre la nobleza medieval con la organización de grandes banquetes. Según relatos históricos durante la Navidad del año 1377, el rey Ricardo II de Inglaterra realizó un gran banquete navideño en el que se sirvió carne de 28 bueyes y 300 ovejas para los invitados. Otra costumbre que se fue popularizando por aquellos tiempos fue la de la presentación de grupos de bailarines que cantaban villancicos. Aunque no faltaron los escritores y sacerdotes que describían a esta costumbre de cantar villancicos como indecente, dado que la consideraban como continuación de las tradiciones del yule nórdico en que la gente salía a cantar para purificar la atmósfera. Otra costumbre heredada del yule en Europa central, británica y nórdica era la de comer jabalí yule durante las cenas navideñas.

No obstante hay que remarcar el hecho que durante la Edad Media, la Navidad no era una celebración tan tranquila y de naturaleza familiar como lo es hoy; muchos de los excesos de las festividades romanas de Saturnalia fueron adoptados por la navidad. Una de las costumbres más famosas heredadas de Saturnalia es la de obsequiar regalos a los seres queridos. En las fiestas navideñas del medioevo era normal ver a la gente emborracharse y generar alborotos, así como cantar villancicos a cambio de dinero y realizar apuestas. La excusa de los excesos podía encontrarse en el hecho de que llegaban los días de inviernos crudos y rigurosos (especialmente en Europa Central, Nórdica y las Islas Británicas); haciendo que la situación política se volviera más tranquila ya que difícilmente los enemigos podrían emprender campañas bélicas durante los meses de invierno. La gente se sentía más segura, protegida, rodeada de amigos, familia y buena compañía; disfrutando de los alimentos de las buenas cosechas y cacerías que cubrían las mesas (en especial en las de la nobleza y clases más privilegiadas); todo eso era razón suficiente como para festejar.
 

La cantidad de tradiciones y actividades que se realizaban durante la celebración anual de la Navidad fueron aumentando con el paso de los siglos en Inglaterra, ya que a los grandes banquetes y villancicos se le sumaron la organización de bailes, desfiles y procesiones populares con máscaras y la práctica de juegos de azar.

Navidad medieval
Navidad medieval entre la nobleza en la que se solía servir el jabalí yule

Muchos puritanos religiosos del siglo XVII (años 1600s) no estaban de acuerdo con estos actos y consideraban a la Navidad y sus costumbres una blasfemia. Inclusive en 1647, luego de la Guerra Civil Británica, cuando el Parlamento de Oliver Cromwell (líder político inglés y ultrareligioso protestante puritano) tomó el control de Inglaterra destronando al Rey Carlos I, se prohibió el festejo de la navidad por considerarla "inmoral", "un invento de los Católicos", "adorno lujurioso promovido por los papas" entre otras cosas. Aunque es necesario aclarar que la Iglesia Católica también estaba en desacuerdo con el tipo de actividades que se desarrollaban durante los festejos de la Navidad y en realidad fomentaban su celebración de una manera más religiosa.

A partir de lo ocurrido, se llevarían a cabo una serie de protestas a favor de la Navidad en varias ciudades británicas, un caso particular es el de la ciudad de Canterbury, la cual estaba controlada por manifestantes pro-navideños que llenaron de decoraciones navideñas las puertas de entrada de las casas y gritaban consignas a favor del rey depuesto.

Con el retorno de la monarquía en Gran Bretaña en el año 1660 y la llegada del Rey Carlos II, la prohibición de las celebraciones navideñas fue levantada.

Los puritanos de las colonias británicas en Norteamérica (especialmente la de Massachusetts) siguieron los mismos pasos, prohibiendo la celebración de la Navidad; inclusive en la ciudad de Boston, las tradiciones navideñas heredadas de yule estuvieron prohibidas entre 1659 y 1681. No obstante, a pesar de haberse levantado la prohibición, gran parte de los habitantes de la ciudad de Boston se abstuvo de festejar la Navidad hasta mediados del siglo XIX (años 1800s).

Mientras tanto, los habitantes cristianos de otras colonias inglesas, como Virginia, Nueva York, Pennsylvania, las Carolinas o Georgia; festejaban libremente la Navidad. En otras regiones que formarían parte de Estados Unidos, las colonias pertenecían a las coronas católicas francesa y española (Florida, Medio Oeste y Sudoeste) por lo que la Navidad siguió festejándose allí durante el siglo XVII y primera mitad del siglo XVIII.

Solamente por un breve período, luego de la Revolución Americana (1776-1783) la Navidad perdió popularidad en Estados Unidos por considerarse una festividad británica. En el años 1820 un cuento escrito por Washington Irving, describía positivamente las distintas actividades que se realizaban durante la celebración de la Navidad en Gran Bretaña; llamando esto la atención de muchos lectores americanos que se sintieron atraídos nuevamente por la celebración de la Navidad en su país. La obra de Irving se llama El libro de los bocetos, publicada en 1820, donde se realiza una descripción casi bucólica de cómo se celebra la Navidad en una pintoresca casa de campo de la zona de Birmingham en Inglaterra, Reino Unido. Este libro atrajo mucho la atención del público estadounidense y contribuyó a resucitar la tradición de festejar la Navidad en Estados Unidos, la cual desde entonces cada vez se volvería más popular.

Vieja Navidad
Imagen del cuento de Washington Irving en el que se describe cómo se celebraba la Navidad en Gran Bretaña - Cliquear para ampliar imagen


En Gran Bretaña, por su parte, el cuento escrito por Charles Dickens, Un cuento de Navidad, del año 1843, popularizó en inglés la frase "Merry Christmas" (alegre navidad), reemplazando así a "Happy Christimas" (feliz navidad).

En Gran Bretaña el uso del árbol de Navidad fue introducido a principios del siglo XIX (años 1800s) luego de la unión personal de las coronas británicas y del Reino de Hanover (actual Alemania), al casarse el Rey Jorge III de Gran Bretaña con Carlota de Mecklenburg-Strelitz quien trajo consigo algunas tradiciones germanas entre las que se incluían el árbol de Navidad. En 1800, la Reina Carlota realizó una fiesta para niños en la que presentó un árbol navideño. En 1832, su nieta y futura Reina Victoria de Gran Bretaña, quien creció con la costumbre del árbol de Navidad, aún siendo princesa y con 13 años de edad escribió acerca del placer que le daba tener un árbol navideño lleno de adornos y regalos a su alrededor. Victoria  se casaría con su primo de origen alemán, Alberto, en 1840; y tras un grabado de la familia real que en 1848 fue publicado en el periódico Illustrated London News, en el que se muestra una imagen de la familia real junto a su árbol navideño en el Castillo de Windsor; se popularizó la costumbre de armar árboles navideños entre los británicos. En 1850 esta misma imagen de la familia real británica llegaría a Estados Unidos, convirtiendo en poco tiempo al árbol decorado en una moda navideña también allí; una moda que perduraría hasta nuestros días.

Reina Victoria y el arbol de navidad
Imagen del periódico Illustrated London News del año 1848 en el que se muestra a la Reina Victoria y al Príncipe Alberto junto a su familia alrededor de un árbol de Navidad - Cliquear para ampliar imagen


Ya hacia los años 1850s y 1860s; incluso los más puritanos en Estados Unidos se habían abierto cada vez más a aceptar los festejos navideños. Ya para 1885 la Navidad había sido declarada en Estados Unidos como una fiesta federal de índole secular.

Mientras tanto en España, Latinoamérica, Francia y otros países de tradición Católica la Navidad siempre siguió festejándose entre los siglos XVII y la actualidad.

 

Origen de la costumbre de los regalos navideños

Para muchas personas uno de los puntos claves de la Navidad son los regalos, especialmente para los niños que casi se abalanzan sobre sus obsequios para abrirlos y descubrir qué esconden. Ya durante el mes de diciembre los centros comerciales, jugueterías y todo tipo de comercios son abarrotados por multitudes de compradores desesperados por encontrar aquellos productos que sus hijos tanto anhelan. Incluso algunos más previsores se adelantan y realizan sus compras navideñas con más de un mes de antelación. ¿Pero de dónde proviene esta tradición de realizar obsequios a los seres queridos durante la Navidad?

Como ya se mencionó anteriormente los romanos tenían la tradición de realizar obsequios durante las festividades de Saturnalia; a eso hay que sumarle que según la tradición cristiana, los Reyes Magos trajeron consigo varios presentes al nacer Jesucristo; de hecho varios países del mundo, especialmente los de tradición católica celebran el día de los Reyes Magos el 6 de enero; durante el cual se dan obsequios a los seres queridos. Durante el siglo XIII (años 1200s), en Francia, las monjas tenían la costumbre de dar regalos a los pobres durante la víspera del día de San Nicolás (6 de diciembre). Sin embargo y a pesar de que por épocas, en algunas regiones de Europa durante el medioevo se solía dar regalos en Navidad (en el caso de Inglaterra esto sucedía en el día de año nuevo) como herencia de las fiestas romanas de Saturnalia; no fue hasta el siglo XVIII (años 1700s) que se volvió una de las tradiciones más importantes de la Navidad; en parte gracias al impulso que le dieron los grandes comerciantes a esta costumbre para su beneficio propio.

La idea de los obsequios era aparentemente para recordar a las personas que los presentes llevados por los Reyes Magos fueron en agradecimiento al regalo que Dios le hizo a la humanidad al darle a Jesucristo. Sin embargo esta costumbre fue tomando un tono cada más secular. Hacia 1820 los comercios ya promocionaban en los periódicos sus productos con publicidades de temática navideña. Ya por 1840, el cada vez más popular Santa Claus (Papá Noel), haría su aparición en publicidades de periódicos o en afiches de comercios. En 1867, la famosa tienda departamental neyorquina Macy's, permaneció abierta hasta la medianoche de la víspera de Navidad, permitiendo que los compradores de último momento realizaran sus compras.

En Europa y muchos países de Latinoamérica, los regalos suelen intercambiarse luego de la medianoche del 25 de diciembre ya que se cree que Jesús nació durante esa noche. Pero en Estados Unidos, la costumbre es abrir los obsequios en la mañana del 25 de diciembre. Dada esta tradición norteamericana de abrir los regalos a la mañana, algunas iglesias han llegado a retrasar o incluso posponer la misa navideña.
 
Continúa en La verdadera historia de Santa Claus >>


13 people like this

Share
Related Articles

Photo Gallery
Photoalbum: 

Historia de la Navidad


Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.