Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

La verdadera historia de Santa Claus


8 people like this


<< Volver a Qué es la Navidad - Parte I

1 - Qué es la Navidad
2 - La verdadera historia de Santa Claus
3 - Origen del árbol de Navidad
 
Cada año, durante la víspera de Navidad, la leyenda cuenta que un corpulento hombre de enorme barba blanca vestido con un traje rojo de cuello y gemelos blancos; viene desde el Polo Norte y reparte obsequios a todos los niños del mundo; se trata de Santa Claus o Papá Noel, como también se lo conoce en muchos países de habla hispana. Sin embargo la imagen de Santa Claus fue cambiando a lo largo de los siglos hasta tomar más o menos la forma actual entre mediados del siglo XIX y principios del siglo XX. En realidad Santa Claus no es otra cosa más que una mezcla de elementos folclóricos de distintas partes del mundo que se fueron acumulando y fusionando en un largo proceso de más de 1600 años y agregando a un personaje histórico que realmente existió, Nicolás de Myra. A continuación veremos cuál es la verdadera historia detrás de este mítico personaje desde sus comienzos y cómo se fue desarrollando su imagen con el paso del tiempo.
 

San Nicolás

La historia de Santa Claus comienza en el siglo III con un personaje histórico que realmente exisitió; Nicolás de Myra, un obispo griego, nacido en el año 270 de nuestra era, oriundo de la ciudad de Myra, provincia de Licia en lo que por aquel entonces era el Imperio Romano (aunque pronto esa zona pasaría a formar parte del Imperio Bizantino) y que en la actualidad pertenece a Turquía. Nicolás en realidad había nacido en una ciudad vecina, llamada Patara, pero pasó la mayor parte de su vida en Myra.

Según los historiadores, Nicolás se había convertido en obispo desde muy temprana edad y había dedicado su vida a ayudar a los más pobres y necesitados. Era el único hijo de una familia cristiana y económicamente pudiente; sus padres según algunos relatos se llamaban Epifanio y Johanna pero otras fuentes los mencionan con los nombres de Teófanes y Nonna; quienes murieron durante una epidemia cuando Nicolás aún era joven, por lo que fue criado por su tío, el obispo de Patara y quien también se llamaba Nicolás.

Nicolás se convirtió en sacerdote y hay versiones que sostienen que en el año 325 supuestamente estuvo presente en el Concilio de Nicea propuesto por el entonces Emperador Romano Constantino I, en el que los sacerdotes más influyentes de aquel momento establecieron gran parte de los dogmas de la Iglesia Cristiana de aquel momento. Según cuenta una leyenda medieval, en dicho concilio Nicolás golpeó a un hereje. Pero también hay otros historiadores que no apoyan esta teoría y desmienten su participación en el Concilio de Nicea.

San Nicolas de Myra
El obispo Nicolás de Myra

Una de las leyendas más reconocidas acerca del Obispo Nicolás es la que cuenta que cuando un hombre muy humilde con tres hijas no podía ayudarlas a casarse dado que no contaba con el suficiente dinero para ofrecer dotes a los pretendientes que quisieran contraer matrimonio con ellas (por aquellos tiempos en algunas partes del mundo era costumbre que la familia de la mujer que se casara con un hombre debiera proveerle a este último con un dote que consistiera en dinero o alguna propiedad). El miedo del hombre era que al no poder casarse ninguna de sus tres hijas, y al no tener ellas ningún otro empleo para subsistir, terminarían dedicándose a la prostitución. Al enterarse Nicolás del problema de estas tres jóvenes decidió ayudarlas con dinero; pero para evitar avergonzarlas o que se sintieran humilladas por aceptar caridad no lo hizo públicamente. Fue así que una noche, cubierto por la oscuridad nocturna; fue hasta la casa de las tres chicas y lanzó por una ventana que se encontraba abierta tres bolsas llenas de monedas, una para cada una de las tres mujeres. Otra versión cuenta que el Obispo Nicolás fue lanzando por la ventana una bolsa de monedas por noche a lo largo de tres noches. Una tercera versión cuenta que las fue lanzando una vez al año durante la noche anterior a que cada una entrara en la mayoría de edad. Una cuarta versión cuenta que en la tercera ocasión, el padre lo estuvo esperando para enfrentar al misterioso benefactor y que al enterarse de quién era, Nicolás le dijo que no era a él a quien debía agradecer sino a Dios.
 
Según la leyenda, el Obispo Nicolás también solía salir por el pueblo y dejaba monedas o pequeños regalos depositados dentro de los zapatos de los niños que los dejaban fuera a propósito para que él les dejara un obsequio. Según cuentan algunos relatos, en esta tarea a veces contaba con la ayuda de un niño huérfano. Históricamente, Nicolás de Myra ha sido representado en pinturas con indumentaria de sacerdote.

También se dice que Nicolás había rescatado a marinos que se encontraban a la deriva en medio del mar y gritando auxilio. Es por eso que siglos después se convertiría en santo patrono de los marineros.
 
Luego de su fallecimiento ocurrido el 6 de diciembre del año 343, fue canonizado como San Nicolás, y con el trascurso de los siglos se fue convirtiendo en santo patrono de los niños, los marineros y de toda Grecia así como de las fuerzas navales de dicho país. Fue venerado durante todo el medioevo en distintas partes de Europa, y cada 6 de diciembre se realizaban festejos en su honor en los que se solían dar regalos a los niños, los cuales muchas veces eran depositado dentro de sus zapatos o junto a estos -según el tamaño del obsequio-, tal cual como lo hacía San Nicolás en su ciudad Myra.

Verdadero rostro de San Nicolas
El aspecto verdadero de San Nicolás sería similar a los que se muestran en la imagen


Según ciertas fuentes históricas, en algunas partes de Europa durante la Alta Edad Media (entre los años 1000 y 1453), las monjas salían durante la noche del 6 de diciembre para dejar canastos con comida y ropa en las puertas de las casas de los más pobres. Por aquellos tiempos, si bien los regalos grandes y más importantes se entregaban en Navidad, cada 25 de diciembre, los pequeños obsequios para los niños se entregaban los 6 de diciembre durante el día de celebración de San Nicolás.

San Nicolás es muy venerado en distintas partes de Europa del este y también de Europa occidental, como por ejemplo en Alemania, Austria, Países Bajos, entre otros. Solamente en Gran Bretaña hay más de 500 iglesias que llevan su nombre.

Hacia finales del siglo XI, los bizantinos perdieron temporalmente el control de la región de donde era oriundo San Nicolás, ya que quedó en manos de los turcos. La zona invadida incluía a la ciudad de Myra donde se encontraba la tumba de San Nicolás, la cual se había convertido en un lugar muy popular de peregrinación durante los siglos anteriores. Entonces por miedo a que se tornara complicado visitar su mausoleo dados los frecuentes ataques y batallas en la zona; sin dejar de mencionar que por entonces dados los conflictos acaecidos y los frecuentes terremotos, la ciudad de Myra casi había quedado abandonada; las ciudades italianas de Bari y Venecia decidieron de manera conjunta trasladar los restos del santo a Italia a un lugar más seguro. Finalmente en el año 1087, marineros provenientes de la ciudad portuaria de Bari (al este de Italia), a pesar de la resistencia de los monjes griegos ortodoxos, lograron llevarse gran parte de los restos del cuerpo de San Nicolás, los cuales llegaron a Bari el 9 de mayo del año 1087. Los marineros solamente trasladaron la mitad de los huesos del esqueleto de San Nicolás, habiendo quedado el resto en su tumba de Myra. Finalmente, durante la primera cruzada (entre 1096 y 1099), marineros venecianos se encargaron de trasladar a Venecia los restos que habían quedado en Myra. Por lo tanto hoy los restos del cuerpo de San Nicolás se encuentran en Italia, divididos entre una iglesia de Venecia (Iglesia de San Nicolás de Lido) y otra de Bari (Basílica de San Nicolás de Bari).
 

Se van agregando elementos germánicos a la figura de San Nicolás

Es muy claro que la costumbre de decir que Santa Claus sobrevuela en un trineo tirado por renos las casas donde viven todos los niños del mundo y que entra a ellas por las chimeneas para dejar los regalos, se aleja muchísimo de la imagen del obispo Nicolás de Myra descrita en los párrafos anteriores; la imagen de un santo canonizado por la Iglesia durante el medioevo. De hecho se parece más a un personaje de la mitología germana tanto en apariencia como en sus actitudes que a un santo cristiano a quien en los primeros siglos de su veneración, los artistas solían representar más bien con vestimentas episcopales de santo patrono. En la imagen de Santa Claus se pueden observar muchos más rasgos estéticos y de actitud nórdica o germánica al punto de pensarse o dar a parecer que Santa Claus y San Nicolás son dos seres o personas distintas; una especie de bifurcación imaginaria de la cual surge un nuevo personaje a partir de otro.

Pero no todos son elementos nórdicos, la costumbre de salir de noche a repartir regalos para los niños que tiene Santa Claus, deriva directamente de los hechos reales ya descritos anteriormente de la vida de San Nicolás. De hecho el nombre de Santa Claus es una forma más coloquial de nombrar a San Nicolás, ya que una versión alemana del nombre Nicolás es Niklaus y su diminutivo es Klaus o Claus. Aunque se sabe que el nombre Santa Claus proviene del holandés Sint Nikolass que derivó en la forma más coloquial Sinterklaas; y que al fundarse las colonias holandesas en Norteamérica por el siglo XVII (años 1600s), con el paso del tiempo terminó anglizándose a Santa Claus. La evolución de su nombre en tierras holandesas y a continuación en la zona de Nueva York (la cual tenía influencia holandesa) a una forma más informal es la siguiente: Sint Nikolass, Sinterklaas, St. a Klaas, St. a Claus, Santa Claus.

San Nicolás es uno de los santos más venerados en el mundo, de hecho el mismísimo nombre Nicolás se volvió popular en Europa a partir del siglo IV gracias a la devoción que la gente tenía por este santo tras su desaparición física (antes de eso no hay demasiadas menciones históricas de dicho nombre). Podría decirse que hay más iglesias dedicadas a él que a cualquier otra santidad; y a pesar de todo esto, ocurrió algo que no sucedió con otros santos; un desdoblamiento de su persona o ser; a partir del cual nació otra figura que en un principio era él mismo pero que finalmente terminó siendo un personaje ficticio, secular e independiente; es como si San Nicolás tuviese dos personalidades, dos formas de ser; dos personas de naturalezas distintas en una; al menos en un principio cuando se suponía que Santa Claus seguía siendo San Nicolás. ¿Pero cómo puede ser que un santo oriundo de una provincia romana, del ámbito mediterráneo, en lo que pronto se convertiría en el Imperio Bizantino terminó convirtiéndose siglos después en un hombre de rasgos más bien germánicos y que habita en el Polo Norte?

Hacia los siglos VI (años 500s) y VII (años 600s) se llevó a cabo el proceso de cristianización de los pueblos de Europa Central y de las Islas Británicas; aquellos pueblos que adoptaron la nueva fe sin embargo en muchos casos realizaban paralelismos con los personajes o historias de sus religiones paganas para asimilarla mejor; en muchos casos eran los mismos misioneros los que realizaban estas asociaciones y vínculos para atraer a más fieles a la nueva religión. La mismísima Navidad, como ya se explicó en la sección anterior tiene muchos paralelismos con la festividad germánica dedicada al solsticio invernal llamada yule o yuletide; por lo tanto no es de extrañar que hayan asociado los acontecimientos de la vida de San Nicolás con figuras de dioses germanos y nórdicos similares.

Algunos de los elementos germánicos que se asimilaron a la figura de San Nicolás es la de que cada 6 de diciembre cuando el santo repartía sus regalos a los niños, lo hacía en un corcel gris volador (la leyenda de Santa Claus durante siglos hablaba de un corcel gris y no de un trineo tirado por ocho renos, esa adaptación ocurriría recién en el siglo XIX en Estados Unidos). Este corcel gris es un claro derivado del enorme corcel volador de ocho patas, llamado Sleipnir, perteneciente al dios nórdico Odín, quien era representado en la antigua mitología germánica y nórdica como un corpulento hombre de edad y larga barba blanca que vestía capa y capucha azules. Según la leyenda Odín salía de cacería por los cielos en las largas noches invernales junto a un grupo de fantasmas. En determinadas fechas, los niños germanos o escandinavos de aquellos tiempos precristianos solían dejar durante la noche sus zapatos cerca de la chimenea con zanahorias o heno dentro de los mismos para el corcel volador de Odín, Sleipnir, y así el dios nordico a cambio les dejaba algún obsequio.

Esta costumbre pagana se adaptó muy bien a la historia de San Nicolás ya que al cristianizarse estos pueblos de Europa Central, sus niños cada 6 de diciembre esperaban la llegada del santo -así como sus antepasados esperaban la llegada de Odín en su corcel de ocho patas- con regalos. De esta tradición germánica pagana se tomaron elementos como el corcel volador de San Nicolás y su aspecto de hombre mayor con enorme barba blanca.

Odin y San Nicolas
Izquierda: Odín cabalgando a Sleipnir - Derecha: San Nicolás cabalgando a su corcel volador - Cliquear para ampliar imagen

Pero algo que hay que dejar bien claro a esta altura es que hasta aproximadamente el año 1500 San Nicolás -o Santa Claus- no tenía ningún vínculo con la Navidad. Durante todo el medioevo, cada 6 de diciembre los niños recibían obsequios en honor al día de San Nicolás por un lado, y cada 25 de diciembre todos, tanto niños como adultos, recibían regalos por la Navidad, como herencia de las tradiciones romanas de Saturnalia (algo que ya se explicó en la sección anterior Qué es la Navidad). Así que San Nicolás (hoy Santa Claus) no hacía ninguna aparición con regalos en Navidad; eso es algo que ocurriría a partir del siglos XVI y que se explicará a continuación.

Otra cosa que también hay que aclarar es que el mundo del medioevo era muy distinto al actual; las costumbres y tradiciones podían variar de pueblo en pueblo, a diferencia de hoy en que varios países de culturas diferentes pueden compartir algunas tradiciones, en gran parte gracias al desarrollo de los medios de comunicación y transporte así como de la globalización de la humanidad. En aquellos tiempos el intercambio cultural era mucho más lento, las noticias viajaban a la velocidad del caballo o de los barcos a vela; gran parte de la población europea no realizaba largos viajes y sus vidas podían transcurrir totalmente dentro de un radio de menos de 100 kilómetros. Antes lo que era una costumbre en un pueblo podía no serlo incluso en una población vecina. Por consiguiente, durante gran parte del medioevo, la tradición de entregar obsequios a los niños cada 6 de diciembre no ocurría en todos los países o incluso en todos los pueblos de una misma región. Esa costumbre tardaría siglos en ir propagándose y estandarizándose en toda Europa hasta volverse común en la mayor parte del continente recién aproximadamente en el siglo XV (años 1400s). Incluso la imagen de San Nicolás variaba de región en región, ya que aquel San Nicolás de aspecto mayor con enorme barba blanca y que viajaba en un corcel volador representaba una visión más bien nórdica o de países de tradición germánica (parecida a la del Santa Claus actual); muy distinta a cómo se lo representaba en países de la zona del Mediterráneo como Italia o el Imperio Bizantino donde su imagen era más parecida a la original del sacerdote del siglo IV.

Sinterklaas y la influencia holandesa

En los Países Bajos, en holandés, el nombre de San Nicolás era Sint Nikolass; pero con el tiempo fue adquiriendo una forma más coloquial pasando a llamarse popularmente Sinterklaas. Podría considerarse incluso como una figura paralela a Santa Claus y que se desarrolló a partir del propio San Nicolás (aunque en realidad es San Nicolás pero con elementos de aquella región). En los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y el norte de Francia; en la actualidad, Sinterklaas es el encargado de traer los regalos a los niños durante la noche del 5 de diciembre y hasta la mañana del propio día de San Nicolás, el 6 de diciembre. Por su parte, en aquellos países, el encargado de traer regalos durante la Navidad es el Padre de la Navidad (quien hoy puede considerarse un sinónimo de Santa Claus o Papá Noel). De hecho en los Países Bajos, se da el caso particular de que un tercio de la población (la mayoría) entrega regalos a sus niños entre la noche del 5 y la mañana del 6 de diciembre en nombre de Sinterklaas; mientras que tan solo un quinto de la población del país lo hace solamente en Navidad y un cuarto en ambas fechas. En Bélgica también, la mayoría de los niños reciben regalos en la fecha de San Nicolás en lugar del día de Navidad.

Por lo tanto, para complicar las cosas aún más; es bueno aclarar que Sinterklaas y Papá Noel (o Santa Claus) hoy ya no son la misma figura en los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo; sino que se trataría de dos personajes distintos; siendo Sinterklaas una versión holandesa de San Nicolás y aquel que nosotros consideramos como Papá Noel un personaje completamente distinto, que si bien se origina a partir del propio San Nicolás; hoy ya es otro ser completamente independiente, relacionado únicamente con la Navidad.

Imagen de Sinterklaas en la actualidad
Imagen de Sinterklaas en la actualidad en los Países Bajos - Cliquear para ampliar imagen


La figura de Sinterklaas está compuesta por elementos que derivan del propio San Nicolás, mezclados con otros de origen pagano y que provienen de tiempos precristianos, como por ejemplo aquel de que Sinterklaas vuela por encima de los techos de las casas en un caballo blanco (aquí también se puede ver la influencia de la historia que cuenta que Odín cabalgaba por los cielos en un corcel volador de ocho patas llamado Sleipnir); otra tradición de origen pagana es aquella de que Sinterklaas lleva un bastón y que cuenta con el apoyo de ayudantes de tez morena, los cuales se quedan junto a las chimeneas de las casas para averiguar si los niños que habitan en ellas son buenos o malos y resolver si merecen o no un obsequio. Por su parte Odín llevaba una lanza y contaba con la ayuda de dos cuervos, Huginn y Munnin, los cuales le comentaban qué cosas ocurrían en el mundo.

Sinterklaas repartiendo regalos
Sinterklaas repartiendo regalos junto a su ayudante Zwarte Piet quien revisa por la chimenea si los niños que viven allí son buenos o malos. Sinterklaas en su corcel chequea la libreta con la lista de regalos

Durante el medioevo se fue desarrollando en la región que hoy componen los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo, la Sinterklaasfeest, una fiesta en honor a San Nicolás la cual se celebra cada 6 de diciembre. Una de las tradiciones que perdura hasta el día de hoy es la que marca el comienzo de las festividades de Sinterklaasfeest con la llegada a los Países Bajos de un barco proveniente de España que transporta a Sinterklaas a mediados de noviembre de cada año. Esta costumbre se origina del hecho de que el cuerpo de San Nicolás fue trasladado en el año 1087 a la ciudad de Bari, en Italia; una región que en 1442 fue conquistada por Alfonso V de Aragón, pasando a formar parte primero del Reino de Aragón y luego de unas décadas del Reino de España, hasta el siglo XVIII (años 1700s); sin embargo es costumbre hasta el día de hoy decir que Sinterklaas vive en España y es por eso que su barco proviene de ahí. Como también se puede notar, nada tiene que ver con el personaje actual de Santa Claus, quien proviene del Polo Norte. 

Sinterklaas arriba a Holanda en barco
Sinterklaas arriba en barco a los Países Bajos desde España a mediados de Noviembre de cada año entre una gran multitud que lo espera, dando comienzo así a las celebraciones de Sinterklaasfeest

Luego en el siglo XVII (años 1600), con la fundación de varias colonias en Norteamérica, los holandeses llevarían la leyenda de Sinterklaas así como los festejos del 6 de diciembre a esas tierras, en donde con el paso de los siglos iría mutando hasta formarse la imagen, más secular, del Santa Claus que hoy conocemos; pero de eso hablaremos en un rato.

Pese a que la apariencia de Sinterklaas, es bastante similar a la de Santa Claus no hay que confundirse ya que se trata de dos personajes distintos que derivan del mismo santo; aunque podría decirse que Sinterklaas es una versión de San Nicolás en Los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y países del Caribe con influencias culturales holandesas como Aruba, Bonaire o Curaçao; y que Santa Claus ya es una figura totalmente independiente y secular que a pesar de derivar de San Nicolás (a través del Sinterklaas que exportaron los holandeses a Norteamérica) ya no tiene nada que ver con este último. Sinterklaas aparece como un hombre de edad avanzada con pelo blanco y enorme barba blanca (hasta ahí las similitudes con Santa Claus); pero viste con un traje más bien episcopal, lo que le da un carácter más religioso; lleva una capa o casulla roja sobre un traje de obispo y una mitra roja en la cabeza. Además suele llevar un báculo de obispo y cabalgar en un caballo blanco que en los Países Bajos se llama Amerigo y en Bélgica Slecht Weer Vandaag (que significa "Mal Clima para Hoy"). Por su parte, Santa Claus no viste con trajes religiosos, sino que lleva un abrigo y pantalones rojos que supuestamente lo protegen del frío gélido del Polo Norte.

Sinterklaas vs Santa Claus
Sinterklaas (izquierda) vs Santa Claus (derecha)

 
San Nicolás se asocia a la Navidad

Con la aparición, en Europa Central y Gran Bretaña, de nuevas religiones protestantes durante el siglo XVI (años 1500s), como el Luteranismo, el Calvinismo, el Anglicanismo y los Puritanos, entre otras; la veneración a santos quedó prohibida y San Nicolás no sería la excepción. Hasta entonces los niños recibían sus regalos entre la madrugada y la mañana del 6 de diciembre en nombre de San Nicolás; pero para que no se perdiera la tradición y los niños se acercaran aún más a Cristo, Martín Lutero, creador de la religión Luterana, decidió mover la fecha en que los niños recibían los regalos al día de Navidad, el 25 de diciembre, para desalentar la veneración a San Nicolás; juntándolo así con la antigua tradición del intercambio de regalos navideños entre adultos derivada de las festividades romanas de Saturnalia. Solamente que ahora todo el mundo recibiría regalos en nombre de un nuevo personaje creado por Lutero, el Niño Dios (Christkind en alemán). De esta manera se evitaría la adoración a San Nicolás pero la costumbre de dar regalos a los niños continuaría, aunque en Navidad y sería en nombre del Niño Dios; lo cual, según los protestantes, acercaría a los menores aún más a Cristo.

EL niño Dios
Imagen del Christikind - Niño Dios


La imagen del Niño Dios es similar a la de un duendecillo, con aspecto angelical y alas; como si se tratara de una personificación de Jesús en el cuerpo de un niño. El Niño Dios fue popularizándose en países protestantes a partir de los siglos XVI (años 1500s) y XVII (años 1600s) y hacia el siglo XIX llegaría a países católicos y de habla hispana. Incluso al día de hoy en algunos lugares el Niño Dios es más popular que Santa Claus entre los niños (un ejemplo vendría a ser Costa Rica o ciertas regiones de Alemania, donde los padres suelen decirle a los más pequeños que los regalos de Navidad fueron traídos por el Niño Dios y no por Santa Claus o Papá Noel).

Los gobernantes calvinistas, por su parte, comenzaron a prohibir a partir de finales del siglo XVI cualquier tipo de celebración en nombre de Sinterklaas en lo que hoy son los Países Bajos durante el 6 de diciembre, ya que no admitían la veneración a santos. Sin embargo en muchas regiones, incluso en Amsterdam, había gran cantidad de católicos que se sentían afectados por estas medidas, por lo que finalmente se les permitió, durante los siguientes dos siglos festejar en sus hogares de manera privada el día de San Nicolás, lo cual ayudó a mantener viva la tradición de Sinterklaas en aquel país.

Mientras tanto en Gran Bretaña, con la llegada de la religión protestante anglicana en la zona de Inglaterra durante el reinado de Enrique VIII en el siglo XVI, también se prohibió el festejo del día de San Nicolás del 6 de diciembre. En su lugar solamente se festejaba la Navidad el 25 de diciembre; y el personaje encargado de traer no regalos sino paz, alegría, comida y buen vino era el Father Christmas o Padre Navidad (que luego daría origen al nombre de Papá Noel en otras regiones de Europa).

El origen del Padre Navidad no tiene nada que ver con San Nicolás, y al parecer habría sido mencionado por primera vez en el siglo XV (años 1400s) en un villancico que se refería a él como Señor Navidad (Sir Christmas), Nowell o Lord Navidad (Lord Christmas). Tampoco obsequiaba presentes a los niños sino que se limitaba a traer alegría, paz, buena comida y bebida para celebrar y brindar a todo el mundo; tanto adultos como niños. A partir del siglo XVII (años 1600s) durante la puja entre realistas (defensores de la Navidad) y anti realistas puritanos (contrarios al festejo de la Navidad por considerarla una celebración pagana que fomentaba los excesos y que no coincidía con los mandatos de Dios) que lograron prohibir el festejo de la Navidad en Gran Bretaña entre 1647 y 1660; los defensores de la Navidad comenzaron a utilizar la imagen de Nowell o Señor Navidad para promocionar dicha celebración, representándolo como un anciano sabio de barba blanca que promovía la paz, la unión entre seres queridos y que desaprobaba los excesos; además comenzó a llamárselo Padre Navidad (Father Christmas en inglés) y no se encargaba de traer regalos.

Juicio al Padre Navidad
Ilustración de la obra de Josiah King, El Juicio al Padre Navidad publicada en 1686

Con el paso del tiempo este personaje fue adoptado por otros países como Francia donde se lo llamaba Père Noël y de ahí pasó a España con el nombre de Padre Noel o Papá Noel. Hacia el siglo XIX (años 1800s), durante la Gran Bretaña victoriana el Padre Navidad, que ya tenía un aspecto de hombre anciano con barba blanca, comenzó a fusionarse con la figura de Santa Claus, hasta convertirse en un sinónimo del mismo; a pesar de tener orígenes distintos. Lo mismo ocurrió en los países de habla hispana donde hoy tanto Papá Noel (Padre Navidad) como Santa Claus son dos nombres que representan exactamente al mismo personaje.

Finalmente Santa Claus toma su aspecto actual

Durante el siglo XVII (años 1600s) los holandeses llevaron la tradición de festejar el día de Sinterklaas cada 6 de diciembre a sus colonias de Norteamérica; entre ellas la de Nueva Amsterdam (actual Nueva York). Dado el carácter multicultural de dichas colonias, donde desde un principio convivían distintas culturas y religiones, se podía encontrar a católicos que veneraban la imagen de San Nicolás así como protestantes a los que les gustaba mantener la tradición de esconder regalos en los zapatos de los niños. Incluso hay reportes que mencionan que habían familias que celebraban el día de Sinterklaas e intercambiaban regalos en Nueva York durante los siglos XVII y XVIII (años 1600s y 1700s); sin embargo no habían festejos oficiales y se trataba tan solo de algunos grupos o familias devotas a San Nicolás; además la costumbre de entregar regalos en su nombre podían variar entre el 6 de diciembre, el 25 de diciembre.

Nueva Amsterdam
Nueva York (Nueva Amsterdam) en el siglo XVII (años 1600s) cuando se encontraba bajo el dominio holandés

Sería recién en el año 1773 que San Nicolás retomaría cierto protagonismo en tierras norteamericanas, cuando comenzaban los conflictos entre americanos y británicos que inevitablemente desembocarían en la declaración de la Independencia de Estados Unidos el 4 de julio de 1776. En Nueva York mientras las asociaciones probritánicas se identificaban con el escudo de San Jorge los independistas se identificaban como Hijos de San Nicolás (Sons of Saint Nicholas) en referencia al pasado holandés de la ciudad. Durante esa misma década, el New York Gazeteer, un periódico local, haría referencia a cómo los descendientes de familias holandesas de Nueva York festejaban el día de St. a Claus; siendo este el registro más antiguo de la historia en el que se refiere a San Nicolás o Sinterklaas con el nombre de Claus; de allí se puede deducir que el nombre Santa Claus es una versión coloquial en el inglés de Estados Unidos derivada del término holandés Sinterklaas.

Pero aquel que terminaría reviviendo y popularizando a San Nicolás o Sinterklaas en Norteamérica sería el escritor neoyorquino Washington Irving en cuya obra satírica Una Historia de Nueva York por Knickerbocker del año 1809, aparece San Nicolás sobrevolando las copas de los árboles en un carro volador. Sería esta la primera vez que la imagen del personaje se acercaría más a la actual y tendría un tono menos religioso y más secular, ya que en esta obra Irving lo describe como un holandés corpulento y rechoncho de cara alegre, que fuma una pipa y que en lugar de vestir con indumentaria de obispo lleva un abrigo invernal de color verde.

San Nicolas por Robert Walter Wier. Año 1831
Ilustración del año 1831 realizada por el artista Robert Walter Wier, inspirada en las descripiciones sobre San Nicolás por Washington Irving en la obra de 1809 Una Historia de Nueva York por Knickerbocker

Al terminar la Revolución Americana en 1783, los neoyorquinos cada vez más recodaban su pasado holandés como una manera de desvincularse de todo lo que tuviera que ver con el mundo británico. John Pintard, un anticuario y patriota de gran influencia en la sociedad neoyorquina de aquel entonces, fundó la Sociedad Histórica de Nueva York (New York Historicas Society) en el año 1804 y propuso a San Nicolás como santo patrono tanto de la sociedad histórica como de la ciudad de Nueva York. En enero de 1809, el escritor Washington Irving se convirtió en miembro de dicha sociedad y fue ese mismo año que publicó Una Historia de Nueva York por Knickerbocker donde se describe a San Nicolás como a un duende holandés, rechoncho y que fuma pipa. Ese libro sería además la fuente de leyendas que cuentan que el Día de San Nicolás era celebrado en la Nueva York (Nueva Amsterdam hasta 1664) colonial, que la primera iglesia de la ciudad fue dedicada a este santo, o que San Nicolás bajaba por las chimeneas para dejar los regalos. No es casualidad que el actual Santa Claus tuviera tanta relación con la ciudad de Nueva York, ya que Irving, tomando muchos elementos del pasado holandés de la ciudad (como Sinterklaas) logró adaptarlos a las costumbres del siglo XIX.

La Sociedad Histórica de Nueva York tuvo su primera cena de aniversario del día de San Nicolás el 6 de diciembre del año 1810. John Pintard contrató al artista Alexander Anderson para que creara la primera imagen de San Nicolás para dicha ocasión. En esta ilustración del año 1810 que se muestra arriba, se puede observar a San Nicolás a punto de repartir regalos de un lado y a niños sobre el hogar de una chimenea de donde cuelgan calcetines con ofrendas que dejaron para San Nicolás. A la ilustración la acompaña un poema que finaliza diciendo "¡San Nicolás, mi querido buen amigo! Servirte siempre fue mi finalidad, si quieres puedes obsequiarme algo, yo siempre te serviré mientras viva".

San Nicolas Alexander Anderson
Ilustración de San Nicolás del año 1810 por Alexander Anderson para la Sociedad Histórica de Nueva York

Como ya se explicó en la sección anterior Qué es la Navidad, en Estados Unidos durante un período comprendido entre la época de la Revolución Americana (1776-1783) y aproximadamente el año 1820; por causas nacionalistas, la Navidad había perdido popularidad por considerarse un festividad muy británica. Fue el mismo Washington Irving el que en su obra El libro de los bocetos, publicado en 1820 realiza una descripción casi bucólica de cómo se celebra la Navidad en una pintoresca casa de campo de la zona de Birmingham en Inglaterra, Reino Unido. Este libro atrajo mucho la atención del público y contribuyó a resucitar la tradición de festejar la Navidad en Estados Unidos, fiesta que desde entonces cada vez se volvería más popular en Norteamérica.

En 1821 se publicó un libro con litografías titulado Children's Friend (El amigo de los niños) en el que se menciona por primera vez que Sante Claus llegó del Norte (no el Polo Norte, simplemente el Norte) en un trineo tirado por un reno volador. Esta obra empujaría mucho la imagen de Santa Claus hacia la de un personaje más secular y menos vinculado al santo de Myra. En esta obra en tono didáctico (al menos para los cánones de aquella época) se cuenta que "Sante Claus obsequia regalos a los niños buenos y castiga a los niños malos dejándoles a sus padres una vara de madera para que fueran castigados al negarse a seguir el camino de la virtud". También describe que "los regalos para los niños eran juguetes seguros, como bellas muñecas o pelotas; y nada de petardos, cañones, o productos de fuegos artificiales que pudieran lastimarlos. Tampoco se les regalaba tambores para aturdir los oídos de sus madres, o espadas para asustar a sus hermanas; sino libros para almacenar conocimientos de todo tipo en sus mentes". Incluso el trineo contiene un estante con libros para repartir. Esta sería además la primera mención documentada de Sante Claus (San Nicolás) en una obra, apareciendo el 25 de diciembre en lugar del 6 de diciembre.

Childrens Friend
Imagen del Santa Claus de Children's Friend del año 1821

 
Con el resurgimiento de los festejos navideños en Estados Unidos; sería un poema publicado de manera anónima en el periódico Sentinel de la ciudad de Troy, en el estado de Nueva York, el 23 de diciembre de 1823, el que agregaría muchos de los atributos de la imagen que tenemos hoy de Santa Claus. El poema fue titulado con el nombre de Una visita de San Nicolás, aunque en la actualidad se lo conoce como La Noche anterior a Navidad; y en él se describe a San Nicolás como un "duende rechoncho, anciano y alegre de barba blanca con una panza redonda que temblaba como gelatina cada vez que se reía" también hace mención de un "trineo en miniatura con ocho pequeños renos", de lo cual se deduce que en aquella versión Santa Claus aún no figuraba como el hombre corpulento que es en la actualidad. En este poema aparecen por primera vez los renos y sus nombres los cuales eran Dasher (Alegre), Dancer (Danzarín), Prancer (Saltarín), Vixen (Bromista), Comet (Cometa), Cupid (Cupido), Dunder (que en holandés significa trueno) y Blixem (que en holandés significa relámpago); los nombres de estos dos últimos más adelante se modificarían a Donner y Blitzen. Tiempo después algunos autores atribuyeron este poema al profesor y escritor neoyorquino Clement Clarke Moore. 

Una visita de San Nicolas A visit from Saint Nicholas
Ilustraciones que muestran el aspecto de Santa Claus en el poema de Clement Clarke Moore Una Visita de San Nicolás del año 1823 - Cliquear para ampliar las imágenes

 

En el año 1846 el compositor Harvey B. Dodworth compuso una pieza musical de baile de cuadrillas titulada Santa Claus' Quadrilles (Las Cuadrillas de Santa Claus), cuyo libro de partituras fue publicado en la Ciudad de Nueva York ese mismo año con una tapa que ilustra a un Santa Claus más juvenil y delgado. Recién a partir de la década de los años 1860s el aspecto estandarizado de Santa Claus sería similar al actual. No obstante como se puede ver en la imagen de abajo, ya para los años 1840s, Santa Claus era un personaje que se podría considerar independiente de San Nicolás y que viajaba en un trineo.

Santa Claus Quadrilles
Tapa del libro de partituras de Santa Claus' Quadrilles publicado en 1846 en el que se muestra a un Santa Claus más juvenil y delgado pero aún así con imagen secular

Boyd Santa Claus

Ilustraciones de Santa Claus por T.C. Boyd del año 1848 realizadas para una reedición del poema de 1823 A Visit from Saint Nicholas (Una visita de San Nicolás)

Con el paso de las décadas la popularidad de Santa Claus fue aumentando, así como el tamaño de su cuerpo. Uno de los primeros dibujantes en haber definido la imagen de Santa Claus como un personaje secular que ya nada tiene que ver con San Nicolás es el artista alemán, nacionalizado estadounidense, Thomas Nast, un caricaturista que trabajaba para una popular revista política neoyorquina llamada Harper's Weekly; que durante el período de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) tuvo su momento de mayor esplendor. En enero de 1863 apareció en dicha revista una ilustración de Santa Claus creada por Nast en la que se lo muestra con un abrigo de estrellas y un pantalón con barras (en alusión a la bandera de Estados Unidos). 

Thomas Nast Santa Claus Harpers Weekly
Tapa de la edición del 2 de enero de 1863 de la revista Harper's Weekly con una ilustración de Thomas Nast donde se muestra a Santa Claus - Cliquear para ampliar imagen


Más adelante, en diciembre de 1863 volverían a aparecer ilustraciones con escenas navideñas realizadas por Thomas Nast para la revista Harper's Weekly; donde se muestra a Santa Claus (a la izquierda) dejando regalos en la habitación de unos niños mientras estos duermen.

Thomas Nast Santa Claus
Ilustraciones navideñas de Thomas Nast para Harper's Weekly de diciembre de 1863 - Cliquear para ampliar imagen

Al parecer fue el propio Thomas Nast el responsable de haber popularizado la leyenda de que Santa Claus vive en el Polo Norte; el 29 de diciembre de 1866 en una edición de Harper's Weekly aparece un collage de ilustraciones acerca de Santa Claus titulado Santa Claus y sus trabajos (Santa Claus and his Works); entre las que se incluye una con el rótulo de Santa Claussville (Villa Santa).

Santa Claus and his works
Santa Claus y sus trabajos. Thomas Nast 1866 - Cliquear para ampliar imagen


En 1869 se publicó una colección de ilustraciones a color sobre Santa Claus creadas por Nast, la cual estaba acompañada por un poema de George Webster también titulado Santa Claus y sus trabajos, y en el que se menciona que el hogar de este personaje se encuentra "cerca del Polo Norte, entre el hielo y la nieve"; ya para la década de los años 1870s la leyenda de que Santa vive cerca del Polo Norte ya se había popularizado entre los niños de Estados Unidos y Canadá.

Santa Claus por Thomas Nast
Una de las ilustraciones de Thomas Nast sobre Santa Claus del año 1869 donde se muestran calcetines colgados

Ya en 1849 en un cuento escrito por el oriundo de la ciudad de Filadelfia, James Rees, se menciona por primera vez a la esposa de Santa Claus. En 1854 en un artículo de la revista literaria de la Universidad de Yale, Yale Literary Magazine, referido a Santa Claus, se menciona a su esposa como una gran ayudante durante sus actividades repartiendo regalos a todos los niños del mundo. En 1862, en una edición de la revista política Harper's Weekly se hace una rápida referencia sobre la esposa de Santa Claus. En 1864 se la vuelve a mencionar en la comedia escrita por Robert St. Clar Los Metropolitas, en la que aparece en el sueño de una mujer que la ve con unos vestidos muy elegantes y unas botas hessianas. Pero sería recién en 1889 que la Señora Claus haría su aparición más importante de la mano de la autora estadounidense Katharine Lee Bates, en su poema Goody Santa Claus on a Sleigh Ride (la Señora Santa Claus en un paseo en trineo), donde acompaña a Santa Claus una noche de víspera de Navidad durante sus actividades repartiendo regalos e incluso logra convencer a su esposo de que le dejara cumplir el sueño de bajar ella sola por una chimenea para dejar los obsequios en el árbol de Navidad. Al final el poema cuenta cómo la pareja vuelve a su hogar en el Ártico. A partir de entonces los medios popularizarían la imagen de la Señora Claus como la de una mujer entrada en edad y de cabellera canosa, que suele hornear galletas y que en ocasiones se encarga de supervisar la producción de juguetes por parte de los duendes que asisten a Santa Claus. No obstante hay que aclarar que en muchas publicaciones también aparece con cabellera colorada, por lo que su tonalidad canosa podría deberse al desteñido de las ilustraciones, producto del paso del tiempo, dado que los tonos de pintura rojiza son los que más se destiñen con los años.

Hacia principios del siglo XX (años 1900s) la leyenda de Santa Claus estaba bien establecida en Estados Unidos, Canadá y varios países del mundo; en algunos incluso el personaje de Father Christmas (Padre Navidad en Gran Bretaña), o Père Noël (Francia), Papá Noel (España y varios países de Latinoamérica) terminó adoptando la imagen del Santa Claus estadounidense así como todas sus características, convirtiéndose finalmente en un sinónimo del mismo personaje; en otras palabras, Santa Claus se comió a Papá Noel y es por eso que en muchos países ambos nombres representan al mismo personaje.
 

El mito de Santa Claus y la Coca Cola

Finalmente nos queda desmitificar el mito urbano que cuenta que la imagen actual y los colores del traje de Santa Claus fueron una creación de la empresa Coca Cola. Como ya se ha explicado en los párrafos anteriores, la imagen de un hombre regordete, anciano de enorme barba blanca y abrigo invernal se fue desarrollando a lo largo de los últimos cinco siglos, pero más especificamente la mayoría de estas características de índole secular que lo terminaron desvinculando completamente de la imagen religiosa de San Nicolás aparecieron a lo largo del siglo XIX (años 1800s) de la mano de escritores y artistas estadounidenses (en su mayoría neoyorquinos inspirados en las tradiciones holandesas de Sinterklaas) quienes a través de sus obras terminaron de dar forma al personaje de Santa Claus. Sin embargo lo que faltaba estandarizar todavía hacia principios del siglo XX era el color y estilo final del abrigo de Santa Claus.

El traje de abrigo, pantalón y sombrero rojo con tiras de felpa blanca que muchos piensan que al coincidir sus colores con los de la marca Coca Cola son un invento de dicha empresa, atribuyendo incluso algunos mitos urbanos la creación del mismísimo Santa Claus a la Coca Cola; no son para nada un invento de la misma; de hecho las primeras ilustraciones de Santa Claus vistiendo de esa manera aparecieron por primera vez en las tapas de algunas ediciones de Puck, una popular revista humorística de finales del siglo XIX y principios del XX. La primera tapa en la que se ilustra a Santa Claus con su popular traje es de Navidad del año 1896, luego volvería a aparecer en otras ediciones de Navidad de los años 1902 y 1905.
 

Tapas de la revista Puck con Santa Claus
Tapas de la revista Puck (Navidades de 1896, 1902, 1905) donde se muestra por primera vez a Santa Claus con un traje similar al que viste en la actualidad - Cliquear para ampliar imagen

Pero la primera aparición de Santa Claus en campañas publicitarias de una bebida, tampoco fueron para la Coca Cola, ya que la primera empresa en explotar la imagen de Santa Claus con su tradicional indumentaria fue la de la marca de Agua Mineral White Rock. El 19 de diciembre de 1915 en una edición del periódico The San Francisco Examiner aparece Santa Claus en una publicidad conduciendo un camión repartidor de botellas de agua mineral White Rock en lugar del clásico trineo tirado por renos. 

White Rock Santa Claus 1915
Primera publicidad de Santa Claus para una bebida. Se trata de la marca de agua mineral White Rock y es del año 1915


El 10 de diciembre de 1916 volvería a aparecer en otra publicidad de la misma bebida en una edición del periódico The New York Herald donde se lo representa piloteando un biplano con juguetes y obviamente una caja con botellas de agua mineral White Rock

Publicidad con Santa Claus de agua mineral White Rock del año 1916
Publicidad con Santa Claus de agua mineral White Rock del año 1916


Más adelante la empresa comenzaría a comercializar la popular bebida ginger ale; por lo que Santa Claus también participaría en su promoción a través de publicidades; siendo la primera de ellas aquella de la edición del 12 de diciembre de 1923 en la revista Life; en cuya ilustración irónicamente se puede ver a Santa Claus compartiendo su ginger ale junto a una botella de Whisky. En la edición de la revista Life del 4 de diciembre de 1924 se lo muestra a Santa Claus a punto de beber un vaso de ginger ale White Rock y prefiriendo esta bebida por sobre las tradicionales galletas navideñas que le suelen dejar los niños. En diciembre de 1925 se lo puede volver a disfrutar en otra edición de la revista Life, donde se lo muestra descansando de su ardua tarea de repartir regalos mientras se toma un ginger ale White Rock. 

Santa Claus Ginger Ale White Rock
Santa Claus promocionando la Ginger Ale White Rock en los años '20 - Cliquear para ampliar imagen

 

Recién en los años 1920s la empresa Coca Cola comenzó a promocionar su bebida en revistas como la Saturday Evening Post, Ladies Home y National Geographic.  

Una de las primeras publicidades de Santa Claus para Coca Cola
Una de las primeras publicidades de Santa Claus para Coca Cola - Década de los años '20

 


En diciembre de 1930 Santa Claus aparecería promocionando a la popular gaseosa en una edición del Saturday Evening Post, con una ilustración del artista Fred Mizen que lo muestra haciendo una pausa mientras se toma una Coca Cola en el bar de la tienda departamental Famous Barr Co. en la ciudad de St. Louis, Missouri.

Publicidad para Coca Cola de Santa Claus en Famous Barr Co.
Publicidad para Coca Cola de Santa Claus en Famous Barr Co. - Cliquear para ampliar la imagen

A partir del año 1931 Coca Cola comenzó a colocar publicidades con Santa Claus en las revistas más populares. Archie Lee, el director de la agencia de publicidades D'Arcy Advertising Agency, quería mostrar una imagen de Santa Claus realista y a la vez simbólica, que no diera a entender que se trata de un hombre disfrazado de Santa sino del verdadero, tal cual es descrito en los poemas y novelas del siglo XIX. Para eso contrató al dibujante Haddon Sundblom, quien se inspiró en el poema Una visita de San Nicolás de Clement Clark Moore del año 1823 para representarlo, aunque los colores y el traje serían los mismos utilizados anteriormente en la revista Puck, en publicidades de White Rock y las primeras de Coca Cola de los años anteriores.

Primera publicidad de Santa Claus dibujada por Haddon Sundblom
Primera publicidad de Santa Claus dibujada por Haddon Sundblom en 1931 - Cliquear para ampliar imagen

Entre 1931 y 1964 las publicidades de Coca Cola mostraban a Santa Claus repartiendo juguetes (y a veces jugando con los mismos), leyendo cartas mientras bebe una Coca, visitando niños que se quedaron despiertos esperándolo, o incluso abriendo refrigeradores en búsqueda de una Coca Cola. En total, Haddon Sundblom, dibujó 42 pinturas de Santa Claus entre 1931 y 1964.

Algunas de las ilustraciones de Haddon Sundblom
Algunas de las ilustraciones realizadas por Haddon Sundblom de Santa Claus promocionando a Coca Cola

Al principio Sundblom utilizó como modelo para pintar a Santa Claus a Lou Prentiss, un amigo suyo y vendedor retirado. Cuando Prentiss falleció, el artista comenzó a utilizarse a sí mismo como modelo para las publicidades de Santa Claus, mirándose a un espejo y más adelante basándose en fotografías.

El público era tan fanático de las ilustraciones de Santa Claus promocionando a Coca Cola, que en ocasiones algunos han llegado a enviar cartas a la empresa para hacer notar algunos errores en los dibujos. En una oportunidad el cinturón de Santa estaba al revés (probablemente por haberse utilizado a sí mismo como modelo mirando a un espejo). En otra ocasión Santa Claus aparecía sin su anillo de casamiento por lo que se recibieron numerosas cartas preguntando qué había ocurrido con la Señora Claus.

Los niños que aparecen en las publicidades de Coca Cola eran vecinos de Sundblom, mientras que el perro que se muestra en la ilustración de la publicidad de 1964 era un caniche gris que pertenecía al florista del barrio donde vivía el artista, pero el can en dicho dibujo aparece de color negro y al parecer fue para poder resaltarlo y destacarlo del resto de la escena.

Resumiendo la historia de Santa Claus

A partir de todo lo explicado hasta aquí podemos llegar a la conclusión de que el personaje de Santa Claus tiene la curiosa particularidad de haber surgido de un santo religioso de la antigüedad, San Nicolás de Myra; pero que en un momento de la historia, durante el medioevo, se le comenzaron a agregar aspectos de personajes de la mitología pagana germánica. Paralelamente, en los Países Bajos, San Nicolás comenzó a llamarse Sinterklaas y allí también adoptó numerosas características del folclore nórdico, germánico y local.

Notamos que hasta el siglo XVII (años 1600s) la imagen de San Nicolás no tenía absolutamente nada que ver con la navidad y el día en que repartía regalos era el 6 de diciembre; algo que aún ocurre hasta el día de hoy en los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y países del Caribe de influencia holandesa.

La influencia de los holandeses fue fundamental para el desarrollo del actual Santa Claus; ya que con la fundación de colonias holandesas en Norteamérica durante los años 1600s, y en particular de la ciudad de Nueva Amsterdam (Nueva York); la costumbre de celebrar a Sinterklaas se exportó a esas tierras. Ya durante el último cuarto del siglo XVIII comienza a llamarse a Sinterklaas de una manera más americanizada derivada de la versión holandesa, resultando en Santa Claus. Durante el siglo XIX, distintos escritores y artistas finalizan el proceso de secularización de Sinterklaas (una versión holandesa de San Nicolás) hasta convertirlo en aquel duende corpulento que habita en el Polo Norte; quedando así su imagen completamente desvinculada de la del santo. No obstante en el caso de los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y otros países del Caribe holandés, Sinterklaas y Santa Claus son dos personajes distintos, siendo el primero mucho más popular en aquellas tierras que la versión que terminó de formarse en Estados Unidos.

Para complicar aún más la historia, vemos que en Gran Bretaña entre los siglos XVI y XVIII se utilizaba la imagen de un personaje que nada tenía que ver con San Nicolás o Sinterklaas, llamado Padre Navidad (Father Christmas) y que luego sería adoptado por los franceses y españoles con el nombre de Père Noël y Padre Noel (o Papá Noel) respectivamente. En varios países latinoamericanos Papá Noel sería el personaje encargado de traer los regalos durante la navidad. Pero lo más curioso es que durante el siglo XIX el Padre Navidad, Père Noël, o Papá Noel, absorbería todas las características del Santa Claus norteamericano (que no es otra cosa que un derivado del Sinterklaas holandés, aunque adaptado a la cultura norteamericana); para terminar fusionándose estos dos personajes en uno solo; haciendo que Father Christmas, Père Noël, Papá Noel y Santa Claus sean sinónimos de la misma figura.

Evolucion historica de Santa Claus
Cliquear para ampliar la imagen

Es muy probable que el fenómeno que haya hecho que Papá Noel (Padre Navidad) se convirtiera finalmente en Santa Claus pueda ser atribuido al poder mediático y cinematográfico con que cuenta Estados Unidos desde finales del siglo XIX hasta nuestros días en que la cultura de dicho país sigue exportándose exitosamente e influyendo intensamente a las culturas de muchas naciones del planeta.

Si tenemos que buscar países de origen de la leyenda del actual Santa Claus, podemos nombrar a los siguientes:

  • Imperio Romano / Imperio Bizantino: Lugar de nacimiento de San Nicolás
  • Germania (Alemania): Adaptación de aspectos de personajes de la mitología pagana germánica.
  • Países Bajos: La creación de la versión holandesa de San Nicolás, Sinterklaas.
  • Estados Unidos (especialmente la zona de Nueva York que tuvo gran influencia holandesa desde los años 1600s): Allí la versión holandesa de San Nicolás (Sinterklaas) evolucionaría en Santa Claus y adoptaría todas las características actuales durante el siglo XIX.
  • Gran Bretaña: Solamente por la creación del término Padre Navidad que derivaría en Papá Noel.

Continúa en Origen del ábol de Navidad - Parte III >>


8 people like this

Share
Related Articles

Photo Gallery
Photoalbum: 

Historia de la Navidad


Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.