Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Origen del árbol de Navidad

Quick Facts:

Be the first to like it


<< Volver a La verdadera historia de Santa Claus - Parte II

1 - Qué es la Navidad
2 - La verdadera historia de Santa Claus
3 - Origen del árbol de Navidad

El árbol de Navidad es una costumbre de origen germanico; ya que los germanos al adoptar el cristianismo allá por los años 500s y 600s adaptaron varias de sus costumbres locales, como la de la celebración de yule a las de su nueva religión. Los antiguos germanos y escandinavos solían venerar árboles de hojas perennes y decorarlos para espantar a los espíritus malignos; muchos de estos rituales perduraron y fueron asimilados ya en tiempos cristianos.

Los antiguos germanos paganos utilizaban ramas de árboles de abeto (con hojas perennes) para decorar sus casas durante el solsticio de invierno (que puede ocurrir entre el 20 y el 23 de diciembre) ya que según sus tradiciones esto atraía la llegada de la primavera.

El primer árbol de Navidad históricamente documentado es uno que fue utilizado durante las celebraciones del año 1510 en la plaza principal de la actual capital de Letonia, la ciudad de Riga. En la actualidad hay una placa conmemorativa que indica que allí fue donde se encontraba el primer árbol de navideño documentado de la historia; y al parecer se trataba de un paraíso que luego de finalizada las ceremonias fue incendiado repitiendo la tradición de sus antepasados paganos de la antigüedad cuando incendiaban el tronco yule.

Una imagen del año 1521 muestra un árbol desfilando por las calles de un pueblo de Alemania con un hombre cabalgando detrás de dicho árbol. El hombre está vestido como un obispo que posiblemente representa a San Nicolás.

En 1584 el historiador Baltazar Russow escribió acerca de una tradición en la ciudad de Riga (actual Letonia) en la que se solía decorar un árbor de abeto en la Plaza del Mercado donde los jóvenes solían acudir para cantar, bailar y finalmente incendiar el árbol.

Ya hacia el siglo XVI (años 1500s) los devotos cristianos de ciertas regiones de alemania llevaban árboles hasta su casa durante la Navidad y los decoraban, al principio con frutos comestibles como manzanas o nueces, entre otros; luego los vidrieros comenzarían a diseñar adornos similares algunos de los que se utilizan en la actualidad. Según un escrito anónimo publicado en Alemania en 1605 dice: "En Navidad se colocaban árboles de abeto en los salones de Estrasburgo y se los decoraba con rosas de papeles de distintos colores, manzanas, hostias, láminas de oro, dulces, etc".

Luego en el siglo XVIII (años 1700s) comenzaron a iluminarlos con velas (que recién hacia finales del siglo XIX, con la invención de la bombilla eléctrica, serían decorados con luces eléctricas).

Al principio se solía colocar una figura del Niño Jesús en la punta del árbol, pero con el paso del tiempo fue reemplazado por un ángel que indica la llegada de Jesucristo o la estrella de Belén.

Hacia el siglo XVIII, ya era común ver árboles navideños en ciudades de la región del Rin Superior, al sudoeste de Alemania; sin embargo aún no era costumbre verlos en pequeños pueblos de áreas rurales. Solían decorarse con velas de cera, y objetos ornamentales de todo tipo. Más hacia el norte del Río Rin, un área de mayoría Católica, el árbol de Navidad era considerado una costumbre más bien protestante, por lo que su uso quedó limitado durante algunas décadas a la zona del Río Rin Superior. La costumbre fue tomando mayor aceptación en el resto de alemania a partir del siglo XIX y fue exportado al resto del mundo como una expresión de la cultura alemana.

A partir de principios del siglo XIX la costumbre del árbol navideño se volvió popular en toda la nobleza europea. La princesa Henrietta de Nassau-Weiiburg introdujo el árbol navideño en la Corte de Viena en 1816, y la costumbre se propagó a lo largo y ancho de todo el Imperio Austrohúngaro. En Francia la costumbre del árbol de Navidad fue importada por la Duquesa de Orleans en 1840. En Dinamarca las velas del primer árbol navideño de aquel país fueron encendidas por la Condesa Guillermina de Holstenburgo.

En Gran Bretaña el uso del árbol de Navidad fue introducido a principios del siglo XIX con la unión personal de las coronas británicas y del Reino de Hanover, cuando el Rey Jorge III de Gran Bretaña contrajo matrimonio con Carlota de Mecklenburg-Strelitz, quien introdujo la costumbre del árbol de Navidad a tierras británicas. En 1800, la Reina Carlota realizó una fiesta para niños en la que presentó un árbol navideño. En 1832, su nieta y futura Reina Victoria de Gran Bretaña, quien creció con la costumbre del árbol de Navidad aún siendo princesa y con 13 años de edad, escribió acerca del placer que le daba tener un árbol navideño lleno de adornos y regalos a su alrededor. Victoria  se casaría con su primo de origen alemán, Alberto, en 1840; y tras un grabado de la familia real que en 1848 fue publicado en el periódico Illustrated London News, en el que se muestra una imagen de la familia real junto a su árbol navideño en el Castillo de Windsor; se popularizó la costumbre de armar árboles navideños entre los británicos. En 1850 esta misma imagen de la familia real británica llegaría a Estados Unidos, convirtiendo en poco tiempo al árbol decorado en una moda navideña también allí; una moda que perduraría hasta nuestros días.

Reina Victoria y el arbol de navidad
Imagen del periódico Illustrated London News del año 1848 en el que se muestra a la Reina Victoria y al Príncipe Alberto junto a su familia alrededor de un árbol de Navidad - Cliquear para ampliar imagen


La primera imagen ilustrada de un árbol de Navidad en Estados Unidos apareció en la portada de la obra de Herman Bokum The Stranger's Gift (El regalo del extraño) del año 1836. Y la primera vez que se menciona en la literatura americana un árbol de Navidad es en una historia publicada en la ya extinta revista anual (salía una vez al año) The Token and Atlantic Souvenir titulada New Year's Day (El día de año nuevo) de Catherine Maria Sedwick, donde se relata la historia de una empleada doméstica de origen alemán decorando el árbol de Navidad de la dueña de casa.

The Strangers Gift
Ilustración de la tapa de la obra de Herman Bokum The Stranger's Gift del año 1836

 

The Christmas Tree - Harpers Weekly
Ilustración realizada por el artista Winslow Homer para la edición del 25 de diciembre de 1858 de la revista estadounidense Harper's Weekly donde se muestra un árbol de Navidad

Durante la segunda mitad del siglo XIX los árboles navideños se volverían un furor en Estados Unidos. Sin embargo en aquel país se preferían los árboles navideños grandes que se apoyaban en el suelo, a diferencia de los europeos que se inclinaban más hacia los árboles más pequeños de mesa. La moda de colocar un árbol de Navidad dentro de la Casa Blanca (sede presidencial del Gobierno de Estados Unidos de América) fue iniciada por el entonces Presidente Franklin Pierce, quien en 1856 trajo el primer árbol navideño de la historia a la Casa Blanca.
 
Dada la peligrosidad de encender velas en los árboles de Navidad, en 1895 un telefonista estadounidense llamado Ralph Morris, inventó las primeras luces de Navidad eléctricas similares a las que se utilizan hoy día. A partir de entonces los árboles de Navidad comenzaron a ser decorados con bombillas de luces eléctricas. En 1885 las velas de un árbol de Navidad provocaron un incendio en un hospital de la ciudad de Chicago; y en 1908 las empresas de seguro de Estados Unidos presionaron la promulgación de una ley que prohibiera el uso de velas en árboles navideños por la gran cantidad de incendios que provocaban.

Ya hacia principios del siglo XX comenzaron a fabricarse también árboles de Navidad artificiales, e incluso a principios de ese siglo por un tiempo hubo una moda por los árboles navideños de color blanco.

En la actualidad hay varios árboles de Navidad públicos que son muy famosos en distintas ciudades del mundo.

Uno de los más conocidos es aquel del Rockefeller Center en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Se trata de un abeto que se decora para las fiestas desde el año 1933. Casi todos los años se dona un árbol distinto al Rockefeller Center para los festejos de Navidad y fin de año. La mayoría tuvo alturas que van de los 21 a los 30 metros; siendo el más alto el del año 1999 con 30 metros y se trataba de un abeto traído del estado de Connecticut. La estrella que se coloca en la punta del árbol desde el año 2004 es de cristal Swarovski, tiene un diámetro de 2,9 metros y pesa unos 250 kilogramos y fue creado por el artista alemán Michael Hammers. Cada año además es decorado con aproximadamente 45.000 luces de LED. A pesar que el primer árbol de Navidad oficial del Rockefeller Center fue colocado en 1933 cuando se inauguro el edificio principal del complejo, la costumbre comenzó durante la construcción del mismo en la Nochebuena de Navidad del año 1931 cuando los obreros decoraron un abeto balsámico de 6,1 metros de altura con listones de arándanos, guirnaldas de papel, e incluso algunas latas. Aunque en 1932 no hubo árbol de navideño ya al año siguiente la tradición comenzaría para llegar hasta nuestros días.

Arbol navideños del Rockefeller Center
Árbol de Navidad del Rockefeller Center en la Ciudad de Nueva York - Cliquear para ampliar

Otros árboles navideños famosos incluyen al que se encuentra delante de la Casa Blanca de la ciudad de Washington DC desde los años 1920s; o el de la Plaza Trafalgar en Londres que es obsequiado cada año por Noruega al Reino Unido en agradecimiento a la ayuda provista al país escandinavo durante la Segunda Guerra Mundial.


Be the first to like it

Share
Related Articles

Photo Gallery
Photoalbum: 

Historia de la Navidad


Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.