Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Qué son la angina y los infartos de miocardio


40 people like this


1 - Qué es el corazón
2 - Qué es el marcapasos del corazón
3 - Enfermedades cardíacas
4 - Qué son la angina y los infartos de miocardio
5 - Qué es un electrocardiograma

 
<< Volver a
Qué es el corazón - Parte 3

Qué es la angina y cómo se trata

Cuando la enfermedad de las arterias coronarias (EAC) causa dolores en el pecho, la persona se encuentra ante un caso de angina pectoris. Se la suele describir como una sensación de fuerte presión sobre el centro del pecho en el área subesternal (justo en la parte inferior del esternón); como si hubiese un enorme peso colocado sobre el pecho; o como si lo estuviesen apretando o estrujando; también puede manifestarse un fuerte dolor de pecho. Los dolores anginosos pueden propagarse por el hombro izquierdo y seguir bajando por el brazo izquierdo; también puede propagarse hacia la espalda, el cuello y la mandíbula; y sólo ocasionalmente puede llegar a sentirse en el brazo derecho. Se siente al realizar un esfuerzo y se detiene cuando la persona se relaja. Normalmente dura unos pocos minutos. A veces puede comenzar luego de comer excesivamente, en días de mucho frío o si se está pasando por alguna situación emocional angustiante o estresante. La angina no debería empeorar al respirar profundo, inclinarse, apretar el pecho o contorsionarse en ciertas posiciones. A veces incluso puede confundirse con una indigestión.

Donde se siente el dolor de la angina pectoris
Dolor de la angina pectoris - Cliquear para ampliar la imagen

Cuando una persona está sufriendo una angina, es normal que se le realice un examen físico que puede llegar a dar señales que confirmen la presencia de alguna enfermedad que en un futuro va a desencadenar la enfermedad de las arterias coronarias (EAC). Cuando una persona tiene dolores porque ya está sufriendo un ataque al corazón y hay células cardíacas que se mueren, ya no es muy normal que se le realice un examen y lo que se requiere es tomar una acción inmediata para resolver el problema lo más rápidamente posible. Pero si el dolor es a causa de una angina, como la falta de oxígeno en las células de una parte del corazón es solamente temporaria, no se tiene aún muerte celular (necrosis) de partes del corazón; por lo que es normal que se le realice a la persona afectada un examen completo para averiguar la causa del problema y poder prevenir el desarrollo de EAC.

Generalmente el médico chequeará los niveles de colesterol bueno (HDL) y colesterol malo (LDL); los valores de azúcar en la sangre (tanto en condiciones normales como en ayunas) para saber si hay presencia de diabetes. También se le revisará la respiración y se le tomará la presión sanguínea.

Luego es probable que durante el examen se le realice al paciente un electrocardiograma (de lo cual se hablará con mayor detalle en la quinta parte de este tutorial) para averiguar la existencia de enfermedad de las arterias coronarias.

A continuación puede que se le realice una prueba de estrés cardíaco, en la cual se pone a la persona a realizar algún esfuerzo o ejercicio durante algunos minutos para averiguar la posible presencia de alguna dolencia cardíaca. Se le ponen al paciente unos electrodos en el pecho y es posible que se le coloque una envoltura o cinto alrededor de la cintura para mantener los cables en su posición. El esfuerzo físico puede realizarse en una bicicleta fija o en una cinta de correr, cuyo nivel de dificultad irá aumentando gradualmente. Mientras realiza la actividad física se registran señales eléctricas del corazón en un electrocardiógrafo (se le hace un electrocardiograma) y también se le toma la presión. La prueba dura entre 8 y 12 minutos aproximadamente, aunque si el paciente siente dolores en el pecho, está débil, mareado, cansado o sin aliento; la prueba se interrumpe inmediatamente antes de tiempo.

Prueba de estres cardiaco
Prueba de estrés cardíaco - Cliquear para ampliar la imagen


Cateterismo, angioplastía y colocación de stent

C
uando los dolores persisten, es posible que sea necesario realizar un cateterismo cardíaco para determinar la presencia de enfermedad de las arterias coronarias, su nivel de gravedad y para evaluar una posible intervención quirúrgica para solucionar el problema. El cateterismo se realiza en los siguientes casos:

  • Si los síntomas de angina persisten incluso cuando ya esté siendo tratado por un especialista.
  • Si hay presencia de isquemia cardíaca durante la prueba de estrés cardíaco o síntomas de EAC, pero el especialista no llega a determinar con exactitud la causa del problema con los exámenes de colesterol, azúcar en sangre, presión arterial, electrocardiograma y prueba de estrés cardíaco (la isquemia cardíaca es una condición que impide a la sangre alcanzar normalmente a las células de determinadas partes del corazón por lo que dichas células comienzan a morir).
  • Si la persona ha tenido repetidos ingresos a hospitales, por dolores de pecho, durante el último tiempo y siempre se han descartado ataques cardíacos, aunque tampoco se ha determinado la presencia de EAC.

Un cateterismo cardíaco consiste en hacer pasar un catéter hasta el lado derecho o izquierdo del corazón (un catéter es una sonda o tubo delgado, alargado y flexible).

Primero se le administra un medicamento al paciente para relajarlo. Se realiza una incisión en el brazo, la ingle o el cuello y allí se coloca dentro de la vena o arteria una sonda plástica (tubo) delgada y corta, que se denomina vaina, y a continuación se hace pasar por allí dentro, una sonda plástica más delgada y larga que se denomina catéter y se lo hace llegar hasta el corazón, utilizando una cámara de rayos X para ver el interior y poder guiarse todo el tiempo hasta que se alcance el corazón. De la aorta, el catéter se introduce a las arterias coronarias.

Una vez accedida el área a examinar, se pueden tomar muestras de sangre del corazón, medir el oxígeno en distintas partes del corazón y analizar las arterias coronarias mediante una tintura detectada por la cámara de rayos X, que se inyecta por el catéter y cuyo contraste ayuda a visualizar (gracias a los rayos X) la posible existencia de algún bloqueo arterial o acumulación de materias grasas en las paredes arteriales.

Cateterismo cardiaco
Cateterismo cardíaco - Cliquear para ampliar la imagen

Veamos el procedimiento de cateterismo paso a paso:

Si el catéter se introduce por la ingle, penetrará por la arteria femoral de la pierna, si se introduce por el brazo, penetrará por la arteria radial; en este ejemplo será por la ingle. Primero se relaja a la persona mediante un sedante. A continuación, se rasura y esteriliza la zona por donde va a introducirse el catéter. Luego se introduce una aguja especial por cuyo interior pasará un alambre metálico llamado guía, el cual se empujará hasta el corazón. Este alambre guía servirá, como su mismo nombre lo indica, para guiar al catéter (que es un tubo plástico flexible) hasta el corazón. Después se retira la aguja y en su lugar se coloca la vaina, que es una sonda corta, por cuyo interior pasará el catéter que se guiará hasta el corazón.

Introduccion del cateter
Introducción del catéter

Luego se introduce el catéter (tubo de plástico flexible) y se lo empuja a través de la guía metálica hasta la aorta. Una vez alcanzada la punta de la guía se lo sigue empujando hasta la entrada de la arteria coronaria que gracias al electrocardiograma, se sospecha que es la que está bloqueada. A continuación se quita la guía de metal y se inyecta por el catéter, en la arteria coronaria a examinar, una tintura que puede ser detectada por la cámara de rayos X; para que de esta manera se puedan observar las posibles obstrucciones.

El cateter llega al corazon y se inyecta la tintura para la camara de rayos X
El catéter llega al corazon y se inyecta a través de él la tintura para que la camara de rayos X detecte posibles obstrucciones

Si gracias a la tintura contrastante, inyectada a través del catéter se llega a encontrar con la cámara de rayos X alguna obstrucción -o varias- en las arterias coronarias, es posible que se le practique al paciente una angioplastía o la colocación de un stent (a continuación se explicará qué son las angioplastías y los stent).

El cateterismo por lo general dura entre 30 y 60 minutos, pero puede durar más si es necesario realizar algún procedimiento especial adicional (como una angioplastía y la colocación de un stent). Si el catéter es introducido por la ingle, se le pide a la persona permanecer recostado boca arriba durante algunas horas luego del examen, para evitar sangrado.

La angioplastía es un procedimiento mediante el cual, con un pequeño globito que se encuentra adherido a la punta del catéter, se puede abrir o ensanchar un área obstruida de una arteria. El catéter con el globito desinflado, es insertado en el cuerpo a través de la incisión, como ya se explicó en los párrafos anteriores, y se empuja por la arteria hasta la zona donde se detectó algún bloqueo, para que el globito desinflado quede exactamente en la posición de la obstrucción o estrechamiento arterial. Una vez alcanzado el punto de interés, se infla el globito para ensanchar el área obstruida. El globito es inflado y desinflado varias veces hasta abrir o ensanchar la zona obstruida. Esto mismo se repite en cada zona que presente obstrucciones, donde el paso de sangre se dificulta. Este procedimiento no detiene el proceso de endurecimiento arterial, pero al menos reduce el dolor y otros síntomas generados por la enfermedad de las arterias coronarias; ya que al ensancharse el área que contiene placas grasas y de colesterol (estrechamiento u obstrucción de la arteria), la sangre puede volver a circular con facilidad por ese punto.

Angioplastia
Cómo es una angioplastía

En algunos casos, una vez abierta la arteria en el área obstruida, mediante la angioplastía; si la acumulación de grasas y colesterol es demasiado grande, a continuación se coloca allí una malla metálica de forma tubular y elástica, que se denomina stent, y que mantiene abierta el área que había estado obstruida. El doctor puede colocarle un stent a un paciente antes (de manera preventiva), durante, o después de un ataque cardíaco. Algunos cardiólogos directamente prefieren la técnica del stent, en lugar de solamente una angioplastía, ya que normaliza la situación de la arteria al mantenerla abierta o desbloqueada.

 

Como se coloca un stent
Cómo se coloca un stent

Bypass coronario
En otros casos más severos, de múltiples bloqueos en una arteria coronaria o en los que el bloqueo se encuentra en un punto al que el catéter no puede llegar; el médico puede optar por solucionar el problema mediante un bypass coronario (bypass significa desviación) de las zonas bloqueadas. Durante este tipo de intervención quirúrgica, se detiene el corazón por completo y se le coloca a la persona un respirador artificial y una máquina para hacer circular la sangre. Se extrae una vena o arteria de alguna otra parte del cuerpo (por lo general de la zona torácica, un brazo o pierna) y se sutura (cose) un extremo de la arteria o vena injertada a la arteria aorta mientras que el otro extremo se sutura a la arteria bloqueada, en algún punto pasando la zona de los bloqueos; de esta manera la sangre evita o esquiva la zona de bloqueos y fluye normalmente de la aorta a la arteria coronaria del corazón que está obstruida. La mayoría de los bypass funcionan entre 10 y 15 años. Cuando una persona tiene doble bypass significa que son dos las arterias coronarias a las que se les suturan estos injertos, si es triple bypass son tres las arterias que reciben injertos, etc.

Bypass coronario
Bypass coronario - Cliquear para ampliar imagen

Veamos detalladamente de qué se trata un bypass coronario:

En un principio, se le colocan al paciente que va a ser intervenido, unos electrodos que están conectados a un electrocardiógrafo, el cual registra en un electrocardiograma (ya hablaremos de esto en la quinta parte del tutorial) el ritmo cardíaco y la actividad eléctrica del corazón. A continuación, se le introduce una vía intravenosa en una vena para ir administrándole el anestésico durante la intervención. Por último, antes de llevarlo al quirófano, se le administra un tranquilizante, para que la persona esté completamente relajada.

Una vez trasladado al quirófano y totalmente dormido, ya que para operar se debe detener al corazón, se tienen que sustituir las funciones vitales de respiración y circulación sanguínea mediante aparatos especiales que se encargarán de mantener a todas las células del corazón suministradas de sangre con oxígeno. Para ello, primero se introduce en la tráquea del paciente, un tubo que se encuentra conectado a un aparato denominado respirador artificial, el cual proveerá de oxígeno al cuerpo durante la operación. Además se le coloca otro tubo que llega por el esófago hasta el estómago, para que no se acumulen líquidos y aire en el estómago, y evitar así que el paciente sufra náuseas y distensión abdominal (hinchazón de estómago) al despertarse. Además, como durante la operación se producirá orina, se le coloca en la vejiga otro tubo, llamado sonda, el cual conducirá toda la orina hacia el exterior.

A continuación se le administra un anticoagulante de sangre (para evitar la formación de coágulos de sangre durante la intervención); y luego comienza la conexión del paciente a una máquina de circulación extracorpórea, la cual es operada por un especialista en flujo sanguíneo y reemplazará las funciones del corazón durante la operación. Una vez conectado a la máquina de circulación extracorpórea, se enfría el corazón y se lo detiene. Para preservar sus células durante el tiempo que estará detenido, se le introducen unas sustancias protectoras denominadas cardiopléjicas.

La máquina de circulación extracorpórea tiene un tubo que se coloca en la aurícula derecha, para enviar la sangre pobre en oxígeno, que vuelve de las células del cuerpo, directamente hacia la máquina, evitando el corazón; para que se le agregue ahí el oxígeno necesario. Luego la sangre enriquecida en oxígeno es bombeada desde la máquina y enviada a través de otro tubo directamente hacia la aorta, para distribuirse de ahí a todas las células del cuerpo. De esta manera, tanto los pulmones como el corazón, son relevados de sus funciones durante la operación, y reemplazados por la máquina de circulación extracorpórea.

Maquina de circulacion extracorporea
Máquina de circulación extracorpórea - Cliquear para ampliar imagen

La desviación se puede realizar con un injerto, tanto de origen arterial o venoso. En la actualidad, lo que más se usa es tomar la arteria mamaria interna, la cual está ubicada en el interior de la pared del tórax, cerca del corazón, y no es de importancia vital. Dada su cercanía al corazón, es de gran practicidad durante esta intervención, ya que no hay que abrir otras partes del cuerpo para obtener la arteria a injertar y por otro lado es muy conveniente, ya que por lo general es una arteria que no suele tener ateroesclerosis y se mantiene limpia y sana. Otra opción alternativa a la arteria mamaria interna, es tomar una parte de la vena safena de una de las piernas; o sino la arteria radial, proveniente de alguno de los brazos.

Arterias y venas que se usan para bypass coronario
Arterias y venas que se usan para bypass coronario - Cliquear para ampliar imagen

El trozo de arteria extraído, que se usará como puente o desvío entre la arteria aorta y el sector sano de la arteria coronaria afectada, se injerta suturando (cosiendo) uno de sus extremos a la parte ascendente de la arteria aorta, que transporta sangre rica en oxígeno, recién bombeada del corazón; mientras que el otro extremo del injerto se sutura a la parte que se encuentra pasando la obstrucción, en la arteria coronaria afectada; de esta manera se saltea el o los bloqueos, y la sangre llega sin dificultad desde la aorta a la zona de la arteria coronaria que no era irrigada por sangre, evitando así la zona obstruida.  

Cirugia de doble bypass
Corazón con doble bypass (ya que son dos las arterias coronarias tratadas con injertos) - Cliquear para ampliar

Toda la operación de bypass coronario puede durar entre 2 y 6 horas, dependiendo de la cantidad de injertos que se deban colocar.

En algunas situaciones menos complejas, en las que el acceso a la arteria coronaria afectada es mucho más fácil, se puede realizar una operación de bypass mínimamente invasiva, por la cual no es necesario detener por completo al corazón, sino que simplemente se le disminuye la frecuencia, haciéndolo latir más lentamente, para poder suturarle el injerto que servirá de desvío.

Una vez finalizada la cirugía, el paciente deberá permanecer internado aproximadamente una semana en el hospital, para que los médicos puedan seguir su estado de salud y recuperación. De esa semana, entre uno y tres días los tendrá que pasar en la unidad de terapia intensiva, donde los cuidados y el control del paciente son mucho más constantes y, valga la redundancia, intensivos.
 
Lo que determina si es más conveniente la realización de una angioplastía, la colocación de un stent o un bypass coronario, para tratar la enfermedad de las arterias coronarias (EAC) cuando una persona sufre de angina, son la capacidad funcional del ventrículo izquierdo del paciente, así como el número, ubicación y tamaños de los bloqueos.

Entonces, el tratamiento de EAC consiste en controlar los factores de riesgo, prescribir medicamentos, tratar otras afecciones que están agravando la enfermedad, y a veces llegar a realizar angioplastías, colocación de stent, o incluso un bypass coronario. Las afecciones que pueden llegar a agravar la enfermedad de las arterias coronarias son la anemia, enfermedades pulmonares, hipertensión, obesidad e hipertiroidismo; tratar estos problemas puede disminuir el desarrollo de la EAC e incluso prevenirla si se atiende a la persona a tiempo.

Algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar la angina incluyen:

  • Nitratos: Los nitratos son medicamentos que vienen en muchos formatos; aerosol o tableta sublingual (que se coloca debajo de la lengua), píldoras de nitrato llamadas isosorbida; y parches de nitroglicerina. Lo que hacen estos medicamentos es dilatar (ensanchar) los vasos sanguíneos del corazón, haciendo que el corazón no se tenga que esforzar tanto para recibir más oxígeno de la sangre que se lo provee, ya que circula con mayor facilidad; además aumenta el flujo sanguíneo al corazón. La nitroglicerina sublingual se utiliza durante un episodio de angina; se puede colocar una pastilla de nitroglicerina o rociarla debajo de la lengua cada cinco minutos hasta tres veces. Por lo general se siente una sensación de quemazón debajo de la lengua y con frecuencia también puede darse un dolor de cabeza. Normalmente el dolor de pecho anginoso desaparece en unos pocos minutos. También se pueden utilizar píldoras y parches de nitrato para tratar la angina. El cuerpo va generando tolerancia a los medicamentos de nitrato, por lo que van perdiendo efectividad con el paso del tiempo; entonces se recomienda tomarlos cada entre 8 a 12 horas por día. Las tabletas se suelen utilizar, entre 5 o 10 minutos antes de realizar actividades que puedan provocar ataques de angina o al primer indicio de un ataque.
     
  • Beta bloqueadores: Estos medicamentos disminuyen la frecuencia cardíaca y la fuerza de cada contracción, al inhibir o bloquear los efectos del sistema nervioso simpático en el corazón (el sistema nervioso simpático es la parte del sistema nervioso encargado de aumentar involuntariamente, o sea sin el control voluntario de la persona, el ritmo cardíaco y la fuerza de cada contracción). Los beta bloqueadores reducen los ataques al corazón y disminuyen la mortalidad de pacientes que ya han sufrido ataques al corazón anteriormente. Algunos de los medicamentos de este tipo incluyen al Propranolol, Metoprolol y Atenolol. Estos medicamentos son extremadamente útiles, pero a veces pueden ocasionar efectos secundarios por lo que algunas personas deberán limitar su uso.
     
  • Aspirina: Las plaquetas (también llamadas trombocitos) son componentes de la sangre muy necesarios ya que sirven para los procesos de coagulación que permiten cerrar lastimaduras y lesiones y evitar así hemorragias o pérdida de sangre. Esto ocurre gracias a una propiedad que tienen las plaquetas de unirse unas a otras en la zona de la lesión del tejido dañado, generando una especie de tapón llamado trombo o coágulo. Sin embargo, si el número de plaquetas (trombocitos) es muy alto, pueden llegar a adherirse a las placas de ateroesclerosis y acumularse en los vasos sanguíneos, ocasionando bloqueos que se denominan trombosis y que impiden el normal flujo de la sangre, pudiendo llegar a provocar EAC o ataques al corazón, si se acumulan y tapan por completo a las arterias coronarias. La aspirina tiene propiedades anticoagulantes ya que inhibe la formación de coágulos, es decir, reduce la capacidad de los trombocitos de unirse unos a otros; evitando así la acumulación de plaquetas en las paredes de los vasos sanguíneos. Por lo general, las personas con problemas cardíacos deben tomar media aspirina de adultos o una aspirina para niños por día. Es necesario aclarar que la aspirina puede generar efectos secundarios, como sangrado de estómago, úlceras o alergias; por lo que su uso debe ser controlado por un médico especialista. Las personas alérgicas a la aspirina pueden tomar otro medicamente anticoagulante llamado Ticlopidina.

Trombosis en arteria coronaria 
La trombosis ocurre cuando un coágulo de plaquetas sanguíneas (trombocitos) se adhiere a una placa de ateroesclerosis obstruyendo por completo el paso de la sangre

 

Angina Inestable
A menudo, las personas con angina sienten dolores cuando se realiza alguna actividad que esfuerza al corazón; a esta se la llama angina estable. Cuando los síntomas de la angina empeoran se está ante un caso de angina inestable. La angina inestable ocurre cuando los episodios de dolores de pecho anginosos son más frecuentes y se sienten cuando no se están realizando tareas extenuantes que esfuerzan al corazón o incluso cuando se está descansando. Esto significa que la enfermedad de las arterias coronarias ha avanzado y la obstrucción arterial ha crecido, tapando casi por completo a la arteria coronaria afectada. Esta afección puede desencadenar en cualquier momento un infarto agudo de miocardio (ataque cardíaco); y puede ser predicho en un electrocardiograma. Las personas con angina inestable deben ser inmediatamente hospitalizadas para ser tratadas y además para determinar si el infarto ya ha ocurrido o aún no.

Los nitratos, como la nitroglicerina, se usan para aliviar los dolores de pecho y pueden ser administrados de manera sublingual o intravenosa (inyectado en las venas). La heparina es un potente medicamento anticoagulante y es usado para impedir que el bloqueo en la arteria coronaria obstruida se vuelva completo, desencadenando en un ataque cardíaco. Hace unos años se lanzaron nuevos medicamentos anticoagulantes llamados inhibidores IIb/IIIa como el Abciximab o Tirofiban, que sirven para tratar la angina inestable. Además, se les da a los pacientes, aspirinas y usualmente algún beta bloqueador. Si estos medicamentos no son suficientes, entonces se deberá recurrir a un cateterismo cardíaco para determinar la ubicación e intensidad del o de los bloqueos. Si el caso no puede ser tratado con medicamentos, se requerirá la realización de una angioplastía e incluso la colocación de un stent. Si el caso ya es demasiado grave, y la colocación de un stent no es suficiente, puede que sea necesario efectuar un bypass coronario.
 

Qué son los infartos de miocardio y cómo se tratan

Un ataque cardíaco, también conocido como infarto agudo de miocardio o simplemente infarto de miocardio, sucede cuando una arteria coronaria se encuentra totalmente obstruida y la sangre no puede circular más allá del bloqueo. Como resultado, esa parte del músculo cardíaco se muere (se mueren las células cardíacas que componen esa parte). Esta obstrucción es causada por coágulos de plaquetas (trombocitos) que se juntan en una arteria que ya tenía una acumulación de materia grasa ateroesclerótica.

Para entender el proceso de un infarto, hay que saber que la sangre, además de glóbulos rojos y glóbulos blancos, también está compuesta por plaquetas (trombocitos); que actúan en los procesos de coagulación para cerrar lesiones de tejidos y evitar hemorragias. Las plaquetas, tienen la capacidad de juntarse en la zona de la lesión del tejido dañado y formar un tapón denominado trombo o coágulo, impidiendo así la pérdida de sangre.

Con el paso del tiempo, el ateroma que se junta en las paredes interiores de una arteria coronaria se va agrandando; y queda recubierto por una capa fibrosa que al romperse o estallar, hace que las plaquetas la consideren como una lesión, y se acumulen en la zona del ateroma roto, formando un coágulo que termina de obstruir completamente el paso de la sangre en la arteria coronaria. Esto provoca lo que se denomina un infarto de miocardio, ya que las células de la zona del miocardio, que son irrigadas por la arteria coronaria bloqueada, al no recibir sangre comienzan a morir.

Como se genera un infarto de miocardio
Cómo se genera un infarto de miocardio - Cliquear para ampliar la imagen

Muchas personas piensan que los episodios de dolores de pecho o angina son ataques al corazón (infartos de miocardio); pero esto no es correcto, dado que la angina, como ya se explicó en la sección anterior, es reversible y no provoca muerte de las células musculares del corazón porque la arteria, en la zona de la obstrucción, aún no se encuentra totalmente cerrada. Algunos también piensan, que cuando se sufre un infarto de miocardio, el corazón deja de latir; pero aunque el ataque cardíaco puede conducir a ello, el término correcto para definir a la situación en la que el corazón deja de latir es paro cardíaco.

El dolor agudo de pecho es el síntoma más común del infarto de miocardio; de hecho es similar al de la angina, aunque por lo general es más intenso y dura más tiempo. Al igual que en el caso de la angina se lo puede describir como una presión en el pecho, como si estuviesen colocando un objeto de gran peso sobre el pecho de la persona, dolores y pesadez. El dolor se ubica por la zona subesternal, en el centro del pecho justo en la parte inferior del esternón y puede desplazarse hacia el brazo izquierdo, la espalda, el cuello y la mandíbula. Otros síntomas asociados incluyen problemas para respirar, náuseas, vómitos, intensa transpiración y a veces la sensación de una muerte inminente.

Hay que tener en cuenta que el tratamiento de un infarto es una carrera a contrarreloj, ya que al instante comienza la necrosis (muerte celular) de las células cardíacas alimentadas por la arteria coronaria tapada en cuestión, por lo que debe atenderse a la persona de urgencia lo antes posible y cada segundo que pasa es valioso. En un principio, si una persona está sufriendo un infarto de miocardio, se le realiza un monitoreo cardíaco, ya que durante un ataque al corazón pueden ocurrir arritmias cardíacas; una de esas arritmias incluyen la fibrilación ventricular, que puede provocar hasta más de 250 latidos por minuto. Como estos latidos son irregulares y hacen que el corazón no se contraiga correctamente, finalmente conducen a la falta de bombeo de sangre, dando por resultado la muerte de la persona. Esto sucede porque al estar completamente bloqueada una arteria coronaria, y al no estar recibiendo sangre la parte del corazón alimentada por dicha arteria, el sistema nervioso aumenta a valores altísimos la frecuencia de latidos del corazón, creyendo que de esa manera va a poder cubrir el faltante de sangre, pero finalmente son tantos los latidos que se vuelven irregulares, caóticos y desbocados; hasta perderse el control completo y no irrigarse bien la sangre; generando la muerte en pocos minutos, si no se la trata inmediatamente.

En caso de haber ocurrido fibrilación ventricular, la cual además puede resultar en un paro cardíaco; se debe recurrir inmediatamente a la desfibrilación eléctrica, que consiste en aplicarle al paciente un choque eléctrico de corriente continua, que revierte el ritmo cardíaco a sus valores normales; ya que dicha corriente despolariza a todas las células musculares del corazón, y si se aplica correctamente, puede normalizar la actividad eléctrica del corazón. Se debe aplicar dentro de los cinco minutos de ocurrida la fibrilación ventricular y su nivel de eficacia ronda entre 50% y 80% y por cada minuto que pasa disminuye entre 15% y 20%, por lo que el tiempo es vital.

Desfibrilizacion cardiovascular
Desfibrilización cardiovascular

Si ya se ha superado la fibrilación ventricular o aún no ha ocurrido, para evitarla lo antes posible; a los pacientes se les coloca rápidamente máscaras de oxígeno ya que no pueden respirar correctamente y comienzan las líneas intravenosas (inyección de medicamentos por las venas), cuyos medicamentos empiezan a dilatar a las arterias. El dolor de pecho es tratado con nitroglicerina sublingual o intravenosa (inyectada en las venas). Si la nitroglicerina no logra detener el dolor de pecho, se le administra morfina al paciente. También es posible que se le de una aspirina para combatir los efectos coagulantes. Una vez pasado el infarto de miocardio se le administran beta bloqueadores (que bloquean las partes del sistema nervioso que incrementan la presión sanguínea) e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (que sirven para evitar la producción de una hormona llamada angiotensina, la cual provoca vasoconstricción), lográndose así bajar la presión arterial de la persona y además dilatando (ensanchando) sus vasos sanguíneos; así se reduce la mortalidad luego de un infarto de miocardio.

Una vez normalizada la situación, el médico debe precisar si se encuentra ante un infarto de miocardio, mediante la realización de un electrocardiograma (cuyo procedimiento se explica detalladamente en la siguiente parte del tutorial sobre electrocardiogramas) y pruebas de sangre.

Algunas pruebas de sangre pueden dar indicios de un infarto de miocardio, ya que al morir las células de la parte del corazón afectada por el bloqueo de la arteria que suministra la sangre; estas células muertas entran al torrente sanguíneo. Aunque esto no ocurre inmediatamente, sino que dentro de algunas horas de ocurrido el infarto de miocardio. Por lo tanto, a través de estas pruebas, el médico no puede determinar al instante si el paciente ha padecido un infarto. Entonces, dado que los resultados pueden tardar unas horas en obtenese, es necesario que la persona quede internada en un hospital para que se le realicen una serie de pruebas de sangre y electrocardiogramas que ayudarán a determinar si ha tenido un ataque cardíaco.

Algunas de las sustancias que entran a la sangre luego de un ataque al corazón, y que pueden indicar la presencia de un infarto de miocardio, incluyen las llamadas troponina, mioglobina, creatina fosfoquinasa (CPK) y creatina fosfoquinasa MB (CPK-MB); las cuales en condiciones normales se encuentran en el tejido del corazón y no circulando por la sangre.

  • Los niveles de mioglobina en sangre comienzan a aumentar entre 1 y 2 horas luego del infarto de miocardio; su pico ocurre entre 4 y 6 horas después del ataque, dura unas 24 horas en sangre y se lo encuentra normalmente en regiones del corazón y músculo esquelético.
  • Los niveles de troponina en sangre comienzan a aumentar entre 3 y 6 horas luego del infarto de miocardio; su pico ocurre entre 12 y 24 horas después del ataque, dura aproximadamente una semana en sangre y se lo encuentra normalmente en regiones del corazón.
  • Los niveles de CPK en sangre comienzan a aumentar entre 4 y 8 horas luego del infarto de miocardio; dura unas 48 a 72 horas en sangre y se lo encuentra normalmente en regiones del corazón, cerebro y músculo esquelético.
  • Los niveles de CPK-MB en sangre comienzan a aumentar entre 3 y 4 horas luego del infarto de miocardio; su pico ocurre entre 12 y 24 horas después del ataque, dura unas 48 horas en sangre y se lo encuentra normalmente en regiones del corazón.

 
Medicamentos Trombolíticos

Una vez seguros de que se trata de un infarto de miocardio, el médico puede llegar a determinar la administración de medicamentos trombolíticos (rompedores de trombos o coágulos); los cuales disuelven los coágulos que se generan en arterias tapadas, devolviendo así el normal o casi normal flujo sanguíneo por estos vasos. Es necesario que se administren estos medicamentos trombolíticos ni bien se ha diagnosticado un infarto de miocardio. Si se deja pasar demasiado tiempo, la necrosis (muerte celular) de células cardíacas puede llegar a ser permanente e irreversible, incluso, aunque finalmente se haya disuelto de manera tardía el coágulo que obstruía el normal flujo de la sangre por la arteria bloqueada. Si es tarde no hay vuelta atrás; por eso el tiempo es oro en estos casos y hay que actuar rápidamente. Sin embargo, hay casos en los que no se pueden aplicar medicamentos trombolíticos en ciertos pacientes, dadas ciertas contraindicaciones; los casos de personas en los que no pueden aplicarse son los siguientes:

  • Sangrado interno
  • Traumatismo craneal reciente.
  • Personas con úlceras hemorrágicas.
  • Mujeres embarazadas.
  • La persona fue sometida recientemente a una cirugía.
  • El paciente ha tomado anticoagulantes como Coumadin.
  • Sufre un traumatismo.
  • Padece intensa hipertensión arterial.

Por lo tanto antes de aplicarse trombolíticos hay que chequear con profundidad el historial clínico del paciente; ya que una de las complicaciones más comunes que pueden desarrollarse tras su uso, son los sangrados internos, que si suceden en el cerebro pueden causar un derrame cerebral y posiblemente la muerte.

Angioplastías e intervenciones quirúrgicas

Otro tratamiento contra el infarto de miocardio son las angioplastías, la colocación de stent o incluso un bypass coronario (técnicas que ya han sido explicadas en la sección de tratamiento de anginas). Muchos especialistas creen que estas soluciones quirúrgicas son mucho más efectivas que los fármacos trombolíticos; sin embargo deben ser realizados dentro de los 60 minutos posteriores al infarto de miocardio para que den resultado, y en un centro médico en el que cuenten con todas las herramientas para realizar este tipo de intervenciones, además de que debe tratarse de un centro con mucha experiencia al respecto. Se calcula que en Estados Unidos solamente el 20% de los hospitales cuentan con esta capacidad.

Algunas de las complicaciones que surgen de los ataques cardíacos son:

  • Arritmias: O sea irregularidades en los latidos del corazón y su frecuencia, como por ejemplo contracciones ventriculares prematuras, taquicardia ventricular (latido rápido e irregular que se inicia en los ventrículos), fibrilación ventricular, bloqueo del nodo atrioventricular, bradicardia (disminución de la frecuencia cardíaca a menos de 60 latidos por minuto); entre otras.
  • Insuficiencia cardíaca: La falta de capacidad del corazón de bombear suficiente sangre para cubrir las necesidades del cuerpo. Si entre el 20% al 25% del ventrículo izquierdo se ve dañado a causa de un infarto de miocardio, puede que ocurra una insuficiencia cardíaca. Si más del 40% del corazón se encuentra infartado (o sea 40% de las células cardíacas muertas), la persona puede morir.
  • Rotura cardíaca: Es la causante de la muerte de un 29% de los infartos; durante la cual se rompe el septo interventricular (el tabique o pared que separa al ventrículo izquerdo del derecho) o de los músculos papilares (estos son tensores que se encuentran dentro de los ventrículos y se encuentran adheridos a las válvulas mitral y tricúspide. Al ocurrir la sístole ventricular, los músculos papilares se contraen para mantener cerradas a las válvulas mitral y tricúspide, evitando así el reflujo de la sangre hacia las aurículas). Si se rompen el septo interventricular o los músculos papilares el paciente puede morir.
  • Aneurismas del ventrículo izquierdo: Dilatación, en forma de saco, del ventrículo izquierdo a causa del adelgazamiento del miocardio tras muerte de las células que lo componen.
  • Pericarditis: Inflamación del pericardio.

 
Como cuidarse tras la intervención a un infarto de miocardio

Tras el tratamiento de un infarto de miocardio, se sugieren algunos días de reposo en un hospital para estar constantemente controlado; un programa de rehabilitación y recuperación tras un ataque cardíaco, que incluye ejercicios y educación acerca de cómo cuidarse de enfermedades cardíacas y concientización acerca de los factores de riesgo.

También se suelen realizar pruebas de estrés cardíaco para determinar los niveles de isquemia y tolerancia a los ejercicios. Si los dolores de pecho continúan, es posible que sea necesario realizar otro cateterismo cardíaco, para establecer si se tienen que colocar algún stent adicional o realizar otro bypass coronario.

Además se le recetarán al paciente, medicamentos que incluyen aspirinas, beta bloqueadores e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA).
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Resumiendo, ahora que se saben cuáles son los factores de riesgo y los resultados de la ateroesclerosis o enfermedad de las arterias coronarias; se pueden hacer muchas cosas para evitarla, entre ellas:

  • Dejar de fumar.
  • Reducir los niveles de colesterol evitando el estrés, comiendo sano y realizando ejercicio físico.
  • Reducir la presión arterial.
  • Perder peso.
  • Evitar la vida sedentaria y realizar ejercicio físico.

Continúa en Qué es el corazón - Parte 5 >>


40 people like this

Share
Related Articles

Photo Gallery
Photoalbum: 

Cómo funciona el corazón


Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

 Buenísmo artículo, estoy

 Buenísmo artículo, estoy estudiando algunos mñetodos alternativos a la cirugía cardio vascular y me ha venido de perlas.

Muchas gracias.

Muy informativo, muchas

Muy informativo, muchas gracias.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.