Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

La casa donde nació Fidel Castro en Birán

Ver en modo diapositivas

 

La casa donde nació Fidel Castro en Birán

 

Fotos en el album: 107

 

En la fotografía de arriba, tomada en 1926, se muestra la casa de Birán donde el 13 de agosto de 1926 nació Fidel Castro. Se trataba de la casa principal de la enorme finca propiedad de la familia Castro.

La hacienda tenía entre tierras propias y arrendadas una superficie de más de 11.000 hectáreas (110 km2), es decir una superficie similar a la de la Municipalidad de París (sin su conurbación). Aproximadamente 800 hectáreas eran propias de la familia Castro y alrededor de 10.720 hectáreas arrendadas. Las tierras arrendadas pertenecían a Carlos Hevia y Demetrio Castillo, veteranos de la Guerra de Independencia Cubana que se enriquecieron durante la intervención estadounidense. Las adquirieron a un precio muy bajo, de menos de un dólar la hectárea. Ellos vivían en La Habana y no explotaban dichas tierras, por eso Ángel Castro se las arrendó para sembrar caña allí. Los principales productos de la finca de los Castro en Birán, era la caña de azúcar, madera y naranjas.

A partir de esta finca (bautizada Manacas por el arroyo que cruzaba sus tierras) se terminó formando una comunidad rural autosuficiente o batey (en Cuba un batey es el sitio donde están las casas, oficinas y el comercio de un central o ingenio azucarero). Se trataba de una especie de feudo, en la que Ángel Castro Argiz -el padre de Fidel Castro- era el señor feudal, ya que además de las tierras, era el dueño de la mayoría de los comercios, servicios y edificaciones que componían esa comunidad o batey.

El ingenio azucarero de Castro trabajaba en sociedad con la multinacional United Fruit Company. Por aquel entonces, la mayor parte de los ingenios azucareros de Cuba estaban en manos extranjeras, siendo la United Fruit Company y la Cuban American Sugar Company las principales dueñas de todas esas tierras. La United Fruit Company poseía aproximadamente 130.000 hectáreas (1300 km2) de tierras que llegaban hasta los límites de las tierras de Ángel Castro.

Luego de la Guerra de Independencia Cubana, la mayoría de los ingenios azucareros del país se establecieron al este, principalmente en las provincias de Camagüey y Oriente, donde los capitales de compañías estadounidenses desarrollaron los mayores centrales azucareros. Entre 1912 y 1931 más de 300.000 inmigrantes haitianos, jamaiquinos y de otras islas del Caribe llegaron a Cuba para trabajar en el creciente sector azucarero, principalmente como peones de campo.

Los obreros haitianos, si bien no eran esclavos, recibían un sueldo muy bajo y vivían en condiciones paupérrimas y hacinamiento. No tenían coberturas laborales de ningún tipo, ni comida, ni vestimenta, ni servicios de salud, ni medicamentos.

En el batey de los Castro habían 27 instalaciones o edificaciones. Entre ellas una barraca y humildes bohíos (cabañas) donde dormían los peones de campo de origen haitiano. La escuelita en la que Fidel Castro y sus hermanos estudiaron los primeros años de la infancia. Una carnicería, el correo (el único edificio que no era propiedad de Ángel Castro, además de la escuela pública que se encontraba en el batey), un taller de carretas, el bar y billar La Paloma, la casa de la maestra, el Almacén Castro (una tienda mixta atendida por Lina Ruz, la madre de Fidel), una panadería y otras edificaciones. Incluso había una valla de peleas de gallos. Además, había una fonda para viajeros que circulaban por el Camino Real que atrabesaba el batey. También estaba la casa donde vivía Dominga González, la madre de Lina Ruz.

Los caminos que pasaban por allí eran de fango y en días de lluvia no se podían transitar. Las mercancías se traían en carretas de bueyes, que eran recogidas en  la  estación  del  ferrocarril  nacional, ubicada a 4 kilómetros de distancia o al ferrocarril cañero, a 1 kilómetro de la casa y venían en un pequeño vehículo de ferrocarril autopropulsado propiedad de los Castro, se trataba de un motor de línea.

Al principio no había ni electricidad ni radio. La familia tuvo la primera radio cuando Fidel Castro tenía alrededor de 10 años de edad (aproximadamente en 1936).

Pero la edificación principal de toda la hacienda era la casa de la familia Castro que se muestra en la fotografía de arriba. Con una superficie de 513 m2, la construcción está apoyada sobre 76 pilotes de madera de caguairán (un árbol cubano que da madera muy dura y resistente), que daba espacio abajo para guardar los vehículos automotores de la familia y para que durmiera el ganado. En realidad, durante los primeros años tuvieron un automóvil de la década del 20 muy sencillo, con encendido a manivela, que solía conducir la madre de Fidel, Lina Ruz. Luego, cuando Fidel cumplió alrededor de 5 o 6 años, no tuvieron ningún automóvil por varios años, hasta sus 10 u 11 años de edad que compraron otro automóvil.

En la parte superior estaba la habitación donde dormían Ángel Castro y Lina Ruz, que a modo de mirador permitía contemplar desde allí todo el paisaje a su alrdedor. Se trataba de una habitación muy fresca con ventanas y tela metálica para que no entraran los mosquitos. La casa estaba pintada de amarillo y blanco.

En un ala de la casa habían tres habitaciones, cada una perteneciente a Ramón, Fidel y Raúl Castro, al lado estaba el despacho de Ángel Castro, que era un salón con su comedor privado y un enorme escritorio antiguo lleno de gavetas. Allí, Ángel pasaba gran parte del día, escuchando a través de una radio las noticias de todo el mundo y leyendo periódicos tanto cubanos como de otras partes del planeta que recibía a través de suscripciones y que aunque le llegaban retrasados le gustaba leer.

Más allá del despacho estaba la sala, el comedor principal que se utilizaba para fiestas, y al lado otro comedor al cual llamaban "el comedor grande" y que utilizaban a diario.

Del otro lado de la casa estaban las tres habitaciones de las niñas, Ángela que era la mayor tenía una para ella sola, Juana también tenía una habitación propia, aunque era la más pequeña de todas, mientras que Emma y Agustina compartían una recámara.

Por último estaba la gran cocina donde se preparaba la comida para siete jóvenes y una docena de adultos. La cocina tenía además un cuarto-despensa donde se almacenaban todos los víveres que se consumían.

Al principio la casa era más pequeña y a lo largo de los años se fue ampliando. La descripción de la casa principal dada en los párrafos anteriores corresponde a la década de los años 1930s. De hecho, durante sus cinco primeros años de vida, Fidel durmió en la misma habitación de arriba (el mirador) junto a sus padres y sus dos hermanos mayores Ángela y Ramón. Sus padres dormían en camas separadas. Hasta aproximadamente los tres años de edad, Fidel durmió en una cuna y hacia los cuatro años lo pasaron a una cama que se encontraba a los pies de la cama de su padre. A continuación estaban las camas de Ángela y Ramón, y más allá la de su madre. Al lado de la cama de su padre, Ángel, había una pequeña mesita con una lámpara de gas, que le servía para leer por las noches.

En la actualidad, la casa principal de la finca que perteneció a la familia Castro no es en su totalidad la original, ya que en 1954 (dos años antes de la muerte de Ángel Castro) se incendió de manera accidental, quedando destruida casi en su totalidad. Luego, en la década de los años 1970s fue reconstruida exactamente igual a la original.

Fuentes de información:

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit




Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.