Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

La hoja de Thomas Wedgwood

View in slideshow mode

 

La hoja de Thomas Wedgwood

 

Photos in this album: 201

 

Es posible que esta imagen se trate de la fotografía más antigua de la historia, capturada sin cámara, con un proceso químico en algún momento entre 1790 y 1804, sin embargo hay algunas dudas al respecto y las investigaciones siguen.

Thomas Wedgwood (14 de mayo de 1771 - 10 de julio de 1805), oriundo de Etruria, Staffordshire en Gran Bretaña, es considerada la primera persona en haber ideado un posible método de captura permanente de imágenes sobre un material cubierto por una sustancia química sensible a la luz. Thomas Wedgwood era hijo de un alfarero y él mismo había aprendido el oficio, sin embargo siempre se sintió atraído por las artes y las ciencias.

Wedgwood es la primera persona documentada en haber experimentado con materiales cubiertos con sustancias químicas fotosensibles capaces de capturar las siluetas de imágenes de manera permanente, por ejemplo en papeles, por lo que se lo puede considerar el primer fotógrafo. También se trata de la primera persona en haber intentado capturar permanentemente la imagen formada en una cámara oscura. (Una cámara oscura se puede crear fácilmente en una habitación completamente oscurecida, a la cual se le deja que entre un solo rayo de luz a través de una abertura del tamaño de un lápiz, y si se le coloca una hoja blanca de papel a unos 15 cm de la abertura, la escena del exterior aparecerá sobre ella, invertida, borrosa, pero reconocible).

No hay datos concretos acerca de las fechas de sus primeros experimentos, pero dado que Wedgwood mantenía correspondencia con el científico James Watt (1736-1819), por algunas cartas que recibió por parte de este último posiblemente entre 1790 y 1799, y en las que se hace mención de los experimentos, se cree que los mismos deben haberse realizado durante esa última década del siglo XVIII.

En algunos de sus experimentos, Wedgwood utilizó papel y en otros cuero blanco, ambos cubiertos con nitrato de plata, habiendo demostrado ser el cuero blanco más sensible a la luz, capturando mejor las imágenes.

En un principio intentó, sin éxito, capturar escenas del mundo real. Sin embargo, sí tuvo éxito en la captura de siluetas de objetos expuestos a la luz del sol y en contacto con superficies químicamente tratadas. También logró capturar las sombras creadas por la luz solar al pasar a través de pinturas en un vidrio. En ambos casos, las partes expuestas a la luz se oscurecían rápidamente mientras que las partes en sombra no.

Obviamente las capturas no se hacían con ningún tipo de dispositivo mecánico (y mucho menos electromecánico por la época de la que hablamos, o sea hace más de 200 años), sino que por exposición de objetos a la luz solar mientras estaban posados encima de un papel o pedazo de cuero untados con alguna sal de plata (sustancias sensibles a la luz) como el nitrato de plata, las cuales dejan marcas en las partes del papel o cuero expuesto a la luz, formando un negativo, dado que en aquellas partes que no llega la luz (por estar tapadas por el mismo objeto que se quiere capturar), el color difiere de aquellas en que sí.

Thomas Wedgwood, era una persona con una salud muy débil, y durante uno de sus tratamientos en la Clínica Neumológica de Bristol, conoció a un famoso químico llamado Humphry Davy (1778-1829). Davy envió una nota acerca de los trabajos de Wedgwood al periódico de la Royal Institution en el año 1802, para su publicación bajo el título de "Un reporte acerca de un método de copiado de pinturas sobre vidrio y la captura de perfiles mediante la acción de luz sobre nitrato de plata. Inventado por T. Wedgwood". El artículo fue publicado y en el mismo se detallaban los procedimientos utilizados por Wedgwood, así como las modificaciones realizadas por el propio Davy.

Sin embargo en 1802, el Royal Institution que había sido fundada en 1799, todavía no tenía la gran influencia en el mundo académico que lograría años más tarde, por lo puede que no hayan sido muchos los científicos e investigadores que lo leyeron.

Sin embargo, algunos químicos y científicos sí fueron influenciados por las ideas de Wedgwood que se mencionaban en la publicación. Investigaciones históricas posteriores han demostrado que sus ideas se mencionaban en libros de química ya desde 1803, por lo que la publicación puede que haya influenciado lo suficiente para avanzar en las técnicas de fotografía todavía en la etapa de experimentación.

Ese mismo año, David Brewster, quien más tarde se volvería gran amigo del pionero de la fotografía Henry Fox Talbot, publicó un reporte acerca del artículo con las ideas de Wedgwood. Años después, el artículo fue traducido al francés e incluso impreso en alemania en 1811. De hecho, otro pionero de la fotografía, J. B. Reade, en 1839 tomó en cuenta los resultados reportados por Wedgwood en la publicación de 1802 en los que se mencionaba que el cuero daba mejores resultados que el papel. Reade entonces probó tratando el papel con una tintura utilizada en los materiales de cuero y descubrió que así el papel se oscurecía más rápido al ser expuesto. El descubrimiento de Reade llegaría tiempo después a oídos de Talbot por un amigo.

El tema es que Wedgwood no había logrado fijar imágenes capturadas inmunes a los efectos dañinos de la luz, ya que si se exponían a la luz se oscurecían, eventualmente destruyéndose la imagen, por lo que solamente podían preservarse si se las guardaba en un lugar oscuro y si se las examinaba debía hacerse en un lugar también oscuro por tan solo unos minutos y bajo la luz tenue de una vela o lámpara de aceite.

A pesar de todo, las fotografías de Wedgwood pueden ser preservadas indefinidamente si se las guarda en un lugar totalmente oscuro y protegido de los efectos dañinos de la luz y el aire, por ejemplo dentro de las páginas de un libro bien cerrado.

Durante las segunda mitad de la década de los años 1830s, Henry Fox Talbot y Louis Daguerre encontraron la manera de estabilizar químicamente a las imágenes que capturaban haciéndolas inmunes a los daños causados por su exposición a la luz pudiendo ser preservadas indefinidamente.

Finalmente en 1839, John Herschel (quien además es el creador del término fotografía, derivado de fos que significa luz y grafí que significa escritura, por lo que juntos significaban "escribir o dibujar con luz" ) les recordó a otros investigadores pioneros de la fotografía, que en investigaciones anteriores suyas había descubierto que el tiosulfato de sodio (antes conocido como hyposulfito de soda) podía disolver los haluros de plata, que eran las sustancias fotosensibles que permitían capturar las imágenes pero que luego de capturadas tenían el efecto adverso de arruinarlas; por lo que con el tiosulfato de sodio se podía quitar el resto de estas sustancias fotosensibles que quedaban en la fotografía. Herschel también descubriría que en el caso de fotos capturadas con nitrato de plata, simplemente si se las lavaba bien con agua pura, se podían quitar los remanentes de sustancias fotosensibles.

En 1885, Samuel Highley, un historiador de la fotografía, publicó un artículo en el que mencionaba haber visto fotografías capturadas por Wedgwood en 1790. Pero Highley era solamente uno de los tantos que aseguraban la existencia de fotos bien preservadas de Wedgwood a finales del siglo XIX, casi 100 años después de haber sido capturadas.

Sin embargo, en 2008 la famosa casa de subastas neyorquina, Sotheby, estuvo a punto de vender una antigua foto de una hoja (la que se puede ver en esta imagen de arriba) capturada sin cámara, mediante el método inventado por Wedgwood algo más de dos siglos antes, de colocar el objeto sobre un papel o pedazo de cuero cubierto por nitrato de plata para formar un negativo del elemento capturado.

En un principio la foto de la hoja que se ve en la imagen de arriba había sido atribuida a William Henry Fox Talbot, quien junto a Joseph Nicéphore Niépce y Louis-Jacques-Mande Daguerre, es considerado el padre de la fotografía. Se pensaba que había sido tomada en 1839, pero tras investigaciones por parte de expertos de la destacada casa de subastas, se llegó a conclusión de que probablemente se encontraban ante una de las imágenes tomadas por Thomas Wedgwood, por lo que se trataría de una foto capturada entre 1790 y 1804.

El director de fotografía de la casa Sotheby, Denise Bethel, declaró que cuando todavía pensaban que se trataba de una de las fotos de Talbot, su precio se estimaba en un valor de algo más de 100.000 dólares, sin embargo si se tratara realmente de la fotografía más antigua de la historia, el valor podría ascender a una cifra millonaria.

Además, en una de las esquinas de la foto hay una W, posiblemente siendo una inicial por Wedgwood o Watt (quien también realizaba experimentos en fotografía junto a Wedgwood). Wedgwood murió en 1805 y Watt en 1819, por lo que esta foto sería anterior a la que hasta ahora oficialmente es considerada la foto documentada con pruebas más vieja, tomada por Joseph Nicéphore Niépce en 1826 (pueden ver dicha foto en la siguiente imagen).

La foto de la hoja ha sido retirada de la subasta para ser analizada por expertos, sin embargo hacia abril de 2013 todavía no habían novedades con pruebas acerca del origen de esta foto de la hoja, por lo que oficialmente la foto de Niepse del año 1826, que veremos a continuación, es la más antigua de la historia dado que cuenta con toda la documentación histórica.

5 people like this
Share


Follow Youbioit




Comments

 Muchas gracias por tu

 Muchas gracias por tu artículo. Excelente redacción, informativo e interesante.