Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Fotografía más antigua de Argentina

View in slideshow mode

 

Fotografía más antigua de Argentina

 

Photos in this album: 201

 

La fotografía de arriba es del Almirante Guillermo Brown y su esposa Elizabeth Chitty, y fue tomada el 29 de julio de 1844 por el daguerrotipista John Elliot, quien se había instalado en el país en 1843, creando así la que se considera hoy la fotografía preservada más antigua de la Argentina.

A diferencia de otros países del mundo en que la técnica fotográfica del daguerrotipo se difundió a partir de 1839 y 1840, a la Argentina y Chile llegaría un poco más tarde, por lo que recién a partir de 1843 se comenzaron a obtener las primeras tomas fotográficas locales. Una de las razones es la lejanía geográfica de la Argentina, lo cual hacía menos frecuente los viajes hasta esas tierras y la oportunidad de que fotógrafos o entusiastas de las técnicas del daguerrotipo o calotipo llegaran hasta allí. Por otro lado, el puerto de Buenos Aires, entrada al país, estaba bloqueado por la armada marina francesa.

Fue así que recién en 1843 se instaló en Buenos Aires el primer daguerrotipista de la Argentina, John Elliot.

Desde el 16 de Junio de 1843 hasta el 23 de junio de ese mismo año, el librero y litógrafo Gregorio Ibarra publicó en el periódico la Gaceta Mercantil y en el Diario de la Tarde el inicio de sus servicios fotográficos con dos máquinas de daguerrotipo.

El 22 de junio de 1843, John Elliot, puso en marcha la primera galería comercial de servicios de retratos de daguerrotipo en Plaza de la Victoria (hoy llamada Plaza de Mayo), en Los Altos (segundo piso) de la Recova Nueva.

El aviso de Elliot decía:

 

“Retratos de Daguerreotipo”; El Sr. Elliot tiene el honor de anunciar al respetable público de Buenos Aires que acaba de llegar de los Estados Unidos provisto de todas las máquinas perfeccionadas del Daguerreotipo, y se halla en el caso de poder ofrecer sus servicios en el empeño de todo lo correspondiente a ese admirable arte, sacando con suma brevedad y exactitud los retratos de las personas que gusten honrarle con su confianza y tengan a bien concurrir a la Recoba Nueva, en los Altos número 56, Plaza de la Vitoria desde el lunes próximo 26 en que dará principio a sus trabajos”.

 

Sin embargo por ciertos contratiempos, recién pudo comenzar a brindar los servicios en 16 de agosto de 1843, fecha oficial en que comienza la fotografía en Argentina.

El 11 de mayo de 1844 publicó más avisos en los que se daba a conocer su nueva dirección de Los Altos de La Victoria 106 (hoy calle Hipólito Yrigoyen)

“J. Elliot informa que ha trasladado su habitación a la calle y No arriba indicado, donde seguirá por algún tiempo más sacando retratos por este proceso del tamaño que se deseare, es decir, chicos como para prendedor ó sea de tamaño de costumbre. No ha ahorrado gastos ni desvelos para poder conseguir retratos tan propios como los que se pueden sacar en cualquier otra parte del mundo. El tiempo que se requiere para sacar un retrato varía de 20 segundos hasta un minuto y medio, desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde, todos los días, ya se el tiempo bueno o nublado … El precio de sus retratos con su cagita (sic) es de 100 pesos.”

 

Entre 1843 y 1844 mucha gente de las clases económicamente más pudientes se sacaron sus retratos personales o familiares en lo de John Elliot para eternizar su imagen; aunque de todos ellos el más antiguo que se conserva es el del Almirante Guillermo Brown y su esposa Elizabeth Chitty, tomada el 29 de julio de 1844 y que se puede ver en esta imagen de arriba. Brown seguiría documentando su imagen en daguerrotipos subsiguientes a lo largo de los años.

Entre el 19 de junio de 1843 y el 29 de julio el Almirante Guillermo Brown, se encontraba embarcado y durante un año sin tocar tierra comandando la flota nacional de la Confederación Agentina. Ni bien llegó a Buenos Aires en junio de 1844, se enteró de la presencia de Elliot en la ciudad y según la tradición oral familiar llegada como anécdota hasta sus descendientes de hoy, Brown recurrió junto a su familia para registrar sus primeros retratos de familia en el estudio de Elliot.

Es de notar que en la fotografía Brown sostiene en su mano derecha (izquierda en la imagen, dado que los daguerrotipos tomaban las escenas de manera invertida) el anillo de compromiso de la Señora Brown, para confirmar el motivo de la toma y la ocasión celebrada.

Tomarse en esos tiempos una fotografía no era un acto cualquiera, se trataba de todo un acontecimiento, raro y poco usual, que eternizaba las figuras de sus protagonistas y momentos, era algo mágico pero no improvisado. Las poses y los elementos de la toma fotográfica eran cuidadosamente elegidos, y las personas que eran retratadas debían permanecer inmóviles, muchas veces con la ayuda de un sujeta cabezas con forma de trípode que se ocultaba detrás de la persona, a la cual le sostenía la cabeza, permitiendo que permanezca quieta durante el tiempo de exposición.

El matrimonio Brown se muestra con ropas muy ceremoniales para la toma fotográfica, exteriorizando una imagen de solidez, unión mutua y reafirmación de su compromiso conyugal. Esto es lo que se ve en el daguerrotipo más antiguo de la Argentina, preservado hasta nuestros días. La misma también nos permite coocer detalles de la vida del prócer, ya que se notaba su particular interés por los retratos fotográficos desde la misma llegada del daguerrotipo al país, lo cual continuaría por años ya que el que vemos arriba solamente sería el primero de una lista de daguerrotipos que se tomaría en años subsiguientes, convirtiéndose de esa manera en el prócer argentino más fotografiado con la técnica del daguerrotipo entre 1844 y 1875.

Brown falleció el 3 de marzo de 1857 y hasta poco antes de su muerte sería inmortalizado con una serie de daguerrotipos que muestran el paso del tiempo en su rostro.

7 people like this
Share


Follow Youbioit