Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Cómo funcionan los pararrayos

View in slideshow mode

 

Cómo funcionan los pararrayos

 

Photos in this album: 16

 

Los pararrayos fueron desarrollado por Benjamin Franklin. Un pararrayos es un artefacto muy sencillo. Se trata de una barra de metal con punta, y que se encuentra instalada en el techo de un edificio. Debe tener un diámetro de aproximadamente 2 o 3 centímetros y se conecta a un cable o alambre de cobre o aluminio de también unos 2 o 3 centímetros de diámetro. El cable o alambre se dirige hasta una varilla conductora que se encuentra bajo tierra.

Mucha gente piensa que los pararrayos atraen a los rayos, aunque lo correcto sería decir que los pararrayos ofrecen un medio conductor de baja resistencia a tierra, que puede ser utilizado para conducir las enormes corrientes eléctricas de los rayos. Si hay un rayo, el sistema de pararrayos intentará conducir la dañina corriente eléctrica liberada fuera de la estructura edilicia hasta la tierra debajo de la superficie para evitar daños en las estructuras y objetos cercanos. El sistema de pararrayos tiene la capacidad de soportar la enorme cantidad de corriente eléctrica liberada por el rayo. Si el rayo golpeara o entrara en contacto con un material o cuerpo que no es buen conductor eléctrico, dicho material o cuerpo se calentaría rápidamente sufriendo un terrible daño causado por la altísima temperatura. Por lo tanto como el pararrayos es un excelente conductor eléctrico que transporta a la poderosa corriente eléctrica hasta bajo tierra, se evitan daños causados por la gran cantidad de energía térmica (calor) desatada por el rayo.

Hay veces en que un rayo puede saltar al golpear en un sitio. Esto ocurre porque una vez que haya golpeado un determinado punto u objeto, el rayo puede encontrar cerca a su alrededor algún otro objeto de menor resistencia eléctrica (mejor conductor) que permita conducirlo con mayor eficiencia hasta la tierra cargada positivamente. Por ejemplo si el rayo se dirige hacia un objeto cercano a un pararrayos (excelente conductor a tierra), gracias a su baja resistencia eléctrica y conexión directa a tierra, al acercarse dicho rayo al objeto hay mayores probabilidades de que el rayo se desvíe hacia el pararrayos antes de golpear al objeto o por lo menos que salte hacia el pararrayos luego de golpear al objeto disminuyendo de esa manera las posibilidades de que cause más daños.

Por lo tanto, el propósito de los pararrayos no es el de atraer rayos, sino que el de proveer una opción alternativa más segura para que el rayo elija al momento de golpear, disminuyendo las probabilidades de que golpee algún objeto, persona o estructura cercana al mismo.

Si por ejemplo la estructura que se desea proteger se encuentra en una zona abierta y plana, se debe instalar un sistema que cuente con un pararrayos muy alto. Efectivamente, este pararrayos tiene que ser más alto que la estructura que se quiere proteger. Si la zona se encuentra dentro de un fuerte campo eléctrico provocado por una tormenta eléctrica, el pararrayos enviará corrientes positivas (ya explicadas en una sección anterior) hacia arriba, aumentando las probabilidades de que la ruta de paso principal proveniente de la nube se junte con este canal de corrientes positivas que parte desde el pararrayos, en lugar de hacerlo con las que provienen de otros objetos de la tierra, incluyendo la estructura a proteger. Si bien no es infalible y los rayos no siempre se dirigen hacia el pararrayos, hay mayores probabilidades de que se desacargue en el pararrayos que en la estructura, por lo que aumenta considerablemente el nivel de protección de la estructura ante posibles descargas eléctricas provocadas por rayos.
 
<< Volver al artículo de Qué son los rayos - Parte 2

1 person likes this
Share


Follow Youbioit