Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Biografia de Hendrik Antoon Lorentz

Quick Facts:

Be the first to like it


Biography

Hendrik Antoon Lorentz nació en Arnhem, Países Bajos el 18 de julio de 1853, hijo de Geertruida van Ginkel y de Gerrit Frederik Lorentz, dueño de una guardería infantil. Cuando tenía cuatro años de edad su madre Geertruida murió y en 1862 su padre se casó con Luberta Hupkes.

En aquellos tiempos la escuela secundaria no solamente tenía horarios matutinos y vespertinos sino que también nocturnos, en los que la enseñanza era más libre (pareciéndose al método de enseñanza Dalton en la que se fomenta la actividad netamente intelectual, la individualidad de los estudiantes y libertad, teniendo como meta principal desarrollar la vida intelectual. Dicho método también le da al alumno la oportunidad de elegir los trabajos y los momentos de realizarlos). De esta manera en 1866 cuando abrió la primera escuela secundaria en Arnhem, Hendrik Lorentz con 13 años de edad, siendo alumno precoz, estaba listo para comenzar desde el 3er año (grado/nivel/forma) de secundaria. Luego de pasar por el 5to año o nivel de secundaria ingresó a la Universidad de Leyden en 1870 con 17 años de edad. En 1871 obtuvo el título de licenciado en matemáticas y física. Luego en 1872 volvió a su ciudad natal, Arnhem, donde se desenvolvió como maestro de escuela nocturna.

Por aquellos tiempos también estaba preparando su tesis universitaria, en la que trataba como tema principal la reflexión y refracción de la luz. En 1875, con 22 años de edad, obtuvo su doctorado en física y en 1878 se le asignó la nueva Cátedra de Física Teórica de la Universidad de Leyden. A pesar de que se le ofrecieron cátedras en varias universidades del exterior, Hendrik se mantuvo leal a su Alma Máter.

A partir de 1912 aceptó el doble cargo de Curador del Gabinete de Física del Museo de Teyler en la ciudad de Haarlem y de Secretario de la Sociedad Holandesa de Ciencias. Continuó siendo profesor extraordinario en la Universidad de Leyden, donde impartió sus famosas lecciones matutinas por el resto de su vida.

Pero los directivos del Museo de Teyler, siendo previsores y conscientes de las capacidades de Hendrik Lorentz, lo dejaban libre de las obligaciones académicas rutinarias para que pudiera desplegar sus alas de investigador, explorando los recovecos de la ciencia que muy pocos pueden alcanzar.

Desde el mismo comienzo de su carrera científica, Lorentz se puso como meta extender la teoría de la electricidad y de la luz de James Clerk Maxwell. Ya desde la época que realizó su tesis doctoral, trató temas como la reflexión y refracción de la luz desde un punto de vista que por entonces era distinto u original. Sus trabajos en los campos de la óptica y la electricidad revolucionaron completamente la forma de concebir a la naturaleza de la materia.

En 1881 Hendrik Lorentz se casó con Aletta Catharina Kaiser, cuyo padre era Johann Wilhelm Kaiser, profesor de la Academia de Bellas Artes, director del museo que luego se convertiría en el famoso Rijksmuseum (Galería Nacional de Amsterdam, y diseñador de las primeras estampillas postales de los Países Bajos.

Junto a Aletta Kaiser tuvo dos hijas y un hijo. Siendo la mayor de las hijas la Dra. Geertruida Luberta Lorentz, una gran física que contrajo matrimonio con el profesor Wander Johannes de Haas, director del laboratorio de investigaciones criogénicas de la Universidad de Leyden.

En 1878, publicó un trabajo de investigación acerca de la relación que hay entre la velocidad de la luz y la densidad y composición del medio que la contiene o rodea. La fórmula resultante, fue desarrollada casi simultáneamente por el físico danés Ludvig Lorenz (1829-1891), por lo que la misma terminó siendo conocida como la fórmula Lorenz-Lorentz.

Hendrik Antoon Lorentz
Hendrik Antoon Lorentz

Hendrik Lorentz también hizo muchas contribuciones en el estudio de los fenómenos de cuerpos en movimiento. Investigando el fenómeno de aberración de la luz (diferencia entre la posición observada y la posición real de una estrella, generada combinadamente por la velocidad de la luz y la velocidad del observador) y de los fenómenos conectados a la misma, defendió la hipótesis del físico e ingeniero francés Augustin-Jean Fresnel, en la que se proponía la existencia de una sustancia inmóvil que ocupaba todo el universo, llamada éter, la cual podía penetrar libremente cualquier cuerpo del universo. Esta suposición sentó las bases de una teoría general de los fenómenos eléctricos y ópticos de cuerpos en movimiento.

De Lorentz partió el concepto de la existencia de los electrones; a través de su visión de que esta partículas diminutas, cargadas eléctricamente, jugaban un papel fundamental en la generación de fenómenos electromagnéticos en la materia, hizo posible aplicar o adaptar la teoría molecular a la teoría de la electricidad, y así explicar el comportamiento de las ondas de luz a traspasar cuerpos transparentes.

En 1902 se convirtió junto a su compatriota y colega Pieter Zeeman en el segundo laureado al Premio Nobel en Física de la historia, "en reconocimiento de sus servicios extraordinarios en la investigación de la influencia que tiene el magnetismo sobre fenómenos de radiación".

La llamada Transformación de Lorentz (1904) estuvo basada en el hecho de que las fuerzas electromagnéticas entre cargas están sujetas a alteraciones provocadas por su propio movimiento, generando una pequeñísima contracción del tamaño o volumen de los cuerpos en movimiento. También explica cómo están relacionadas las medidas de una magnitud física registradas por dos observadores distintos. Además explica correctamente la ausencia aparente del movimiento de la Tierra con respecto al supuesto éter, lo cual fue demostrado por los experimientos de los físicos Albert Michelson y Edward Morley; y finalmente dejó abierto el camino para que Albert Einstein pudiera desarrollar su Teoría Especial de la Relatividad en 1905.

Se podría decir que Lorentz era considerado por sus colegas como uno de los más grandes físicos teóricos de la época, ya que completó el trabajo incompleto de sus predecesores y cultivó el campo para la futura cosecha de nuevos descubrimientos y nuevas ideas basadas en la teoría cuántica.

En 1919 fue designado Presidente del Comité cuya tarea consistía en el estudio del movimiento de las aguas del mar durante las obras que se realizaron en Países Bajos para ganarle tierras al mar en la bahía denominada Zuyderzee (Mar del Sur), una extensión hacia el sur perteneciente al Mar del Norte, que se adentraba en el territorio neerlandés. Se trataba de una de las más grandes obras de ingeniería hidráulica hasta ese momento, y la que permitió extender la superficie del país en gran medida.

Sus cálculos teóricos, resultados de ocho años de ardua investigación, fueron puestas en práctica de las maneras más asombrosas y desde entonces han sido de incalculable valor para las ciencias hidráulicas.

 

Albert Einstein y Hendrik Lorentz
Albert Einstein y Hendrik Lorentz
 

Hendrik Lorentz recibió innumerables condecoraciones, homenajes y distinciones de distintas partes del mundo. También se lo eligió para presidir diversas reuniones internacionales y conferencias dado su gran carácter extrovertido y a la vez sensato, así como su dominio de varios idiomas. Hasta su fallecimiento fue presidente de todos los Congresos Solvay (congresos científicos que se realizan desde 1911 y en los que se tocan los temas principales de investigación en física y química del momento). En 1923 fue elegido miembro del Comité Internacional de Cooperación Intelectual de la Liga de las Naciones, el cual estaba compuesto por solamente siete de los investigadores y pensadores más eminentes del mundo; en 1925 fue elegido presidente de dicho comité.

Gracias a su prestigio e influencia en círculos gubernamentales de su país, Lorentz pudo convencerlo de la importancia de la ciencia para la productividad nacional. De esta manera marcó los primeros pasos de lo que finalmente llevaría a la creación de la organización hoy concida como Organización Holandesa para la Investigación Científica.

Lorentz era un hombre de inmensos encantados. La viva imagen de la generosidad y del interés genuino por cualquier persona que se le cruzara en el camino. Se hacía querer fácilmente por todo tipo de personas, desde los mayores líderes de la época hasta ciudadanos comunes.

Hendrik Lorentz murió en Haarlem, Países Bajos el 4 de febrero de 1928.


Be the first to like it

Share
Photo Gallery

Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.