Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Tierras habitadas por celtas a lo largo de la historia

View in slideshow mode

 

Tierras habitadas por celtas a lo largo de la historia

 

Photos in this album: 17

 

Los primeros elementos que darían forma al Halloween surgieron hace más de dos milenios en las islas británicas (Irlanda y Gran Bretaña) y la Galia (actual Francia), donde las antiguas tribus celtas dedicaban una noche que marcaba el fin de la temporada de cosecha y por lo tanto el principio de lo que consideraban la mitad oscura del año, o sea el invierno. Además esta noche, según sus creencias religiosas, representaba una oportunidad para conectarse con los espíritus de muertos ancestrales.

Durante el Primer Milenio antes de Cristo, los pueblos de cultura celta se fueron expandiendo por Europa. Al igual que muchos otros pueblos de Europa, los celtas hablaban una lengua de origen indoeuropeo llamada protocéltico. Los indoeuropeos eran pueblos que migraron del este (según una hipótesis provienen de una región al norte del Mar Negro. Aproximadamente entre el 4000 AC y el 3000 AC los indoeuropeos comenzaron a expandirse por Europa. Al separarse los indoeuropeos en distintas direcciones, el idioma protoindoeuropeo se fue ramificando y dio origen a nuevas lenguas que finalmente evolucionarían en la mayoría de los idiomas europeos actuales.

Una de estas ramas culturales y lingüísticas era la de los pueblos celtas, que hacia el 800 AC estaban instalados en Europa Central, en lo que hoy es Suiza, Austria, el este de Francia y sur de Alemania. Los arqueólogos denominan a este período de los celtas: Cultura Hallstatt.

Hacia el 450 AC, los celtas se habían expandido a la Galia (actual Francia y Bélgica), islas británicas (Gran Bretaña e Irlanda), la Galia Cisalpina (actual norte de Italia) y algunas partes de Europa Oriental, principalmente en zonas de la cuenca del Río Danubio y la cordillera de los Cárpatos.

Por el siglo III AC, los celtas alcanzaron su mayor expansión territorial que se extendía desde la Península Ibérica hasta Europa Oriental (en la actual Rumania) y un sector del centro de Anatolia (Galacia).

En cada región en la que se asentaron, la lengua céltica original (protocéltico) fue separándose y derivando en idiomas emparentados aunque distintos. Por ejemplo, en Irlanda y partes del norte de Gran Bretaña se hablaban lenguas gaélicas (que dieron origen al actual irlandés), mientras que en el resto de Gran Bretaña se hablaban lenguas britónicas.

Tras las conquistas de los romanos, la mayor parte de las tierras ocupadas por celtas pasaron a formar parte del Imperio Romano. Hacia el siglo II después de Cristo (años 100s), las únicas regiones celtas que no formaban parte del Imperio Romano eran Irlanda y el norte de Gran Bretaña.

Con el paso de los siglos, muchas de estas regiones celtas experimentaron en mayor o menor medida procesos de romanización. Así, tras la romanización de los galos (en la Galia, o sea la actual Francia) surgió una cultura conocida como galorromana, que es el resultado de la fusión de la cultura celta de los galos con la romana. De esta fusión de culturas el idioma celta de los galos se mezclaría con el latín vulgar y daría origen al francés antiguo. En otras regiones como Hispania (actual España), Helvecia (actual Suiza) o Galia Cisalpina (actual Norte de Italia) también ocurrió lo mismo. En regiones más alejadas como la provincia de Britania (sur de Gran Bretaña), el proceso de romanización no fue tan intenso, y la cultura celta junto a sus tradiciones se mantuvieron más intactas (aunque hubo un porcentaje de la población, especialmente de las elites, que prefirieron adoptar un modo de vida más romano).

Hacia el siglo VI (años 500s), tras las invasiones de los pueblos germánicos, la superficie ocupada por los pueblos de culturas e idiomas celtas disminuyó aún más. En el caso de Gran Bretaña, los pueblos germánicos provenientes de la actual Dinamarca, Noroeste de Alemania y partes de Países Bajos (Anglos, Jutos y Sajones) comenzaron a emigrar hacia el sur de Gran Bretaña a partir de finales del siglo IV (finales de los años 300s) y principios del siglo V (principios de los años 400s). Tras la implantación de su cultura de origen germánico, dieron origen a lo que se conoce como Inglaterra, mientras que los pueblos preexistentes que conservaron su cultura celta (britanos) quedaron limitados al oeste de la isla, en las regiones conocidas como Gales y Cornualles (sudoeste de Gran Bretaña). Ante las invasiones germánicas, algunos grupos de celtas de origen británico (britanos) optaron por emigrar, y a partir del siglo V cruzaron el Canal de la Mancha para establecerse en el noroeste de la Galia (Francia). Estos britanos dieron origen a la región francesa conocida como Bretaña.

Paralelamente, el proceso de cristianización durante los primeros siglos de la Edad Media diluyó aún más a muchas de las costumbres paganas ancestrales de los celtas, o logró adaptarlas a las doctrinas de la nueva religión que se encontraba en constante crecimiento y consolidación en toda Europa. Un ejemplo es la festividad de origen pagano celebrada cada 31 de octubre, en la que se conmemoraba a los espiritus de difuntos, y que los irlandeses llamaban Samhain (pronunciada souin o souan). Esta festividad pasó a ser reemplazada por el Día de Todos los Santos..

Hacia el año 1300 las culturas celtas estaban limitadas a Irlanda, Escocia, Gales y la región de Bretaña en el extremo noroeste de Francia. A partir del siglo XIV (años 1300s), tras la anexión de Gales a Inglaterra en 1284, la influencia inglesa comenzó a penetrar en Gales y dio inicio a un fuerte proceso de anglización de esta región. A partir del siglo XVII (años 1600s), la influencia inglesa se hizo cada vez más intensa en Irlanda y Escocia. En la actualidad, en Escocia, Gales e Irlanda, el idioma más hablado es el inglés y hay una cultura mixta, resultado de la fusión de las costumbres inglesas y celtas originarias. Solamente en muy pequeños sectores del oeste de Irlanda, oeste de Escocia y oeste de Gales, las tradiciones y lenguas de origen celta (gaélico irlandés, gaélico escocés, galés) se mantienen más arraigadas. Lo mismo ocurre en el caso de la región francesa de Bretaña, donde los elementos culturales y lingüísticos celtas (idioma bretón) son más populares en el extremo occidental.
 
<< Ir al artículo Origen del Día de Halloween y su significado
 
 

Fuentes de información:

  • Indo-European and the Indo-Europeans: A Reconstruction and Historical Analysis of a Proto-Language and a Proto-Culture. Autores: Thomas V. Gamkrelidze y Vjaceslav V. Ivanov. Publicado por: Mouton de Gruyter (año 1995). ISBN: 3-11-009646-3 (en inglés)
  • A Brief History of the Celts. Autor: Peter Berresford Ellis. Publicado por: Constable & Robinson (año 1998, edición de 2003). eISBN: 978-1-47210-794-7 (en inglés)
  • The Celts: A History. Autores: Daithi O Hogain y Dáithí Ó hÓgáin. Publicado por: The Boydell Press (año 2002). ISBN irlandés: 1-903464-21-8 (en inglés)
Be the first to like it
Share

Suggested posts

Follow Youbioit