Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Qué era Samhain

View in slideshow mode

 

Qué era Samhain

 

Photos in this album: 17

 

Los primeros elementos que darían forma al Halloween surgieron hace más de dos milenios en las islas británicas (Irlanda y Gran Bretaña) y la Galia (actual Francia), donde las antiguas tribus celtas dedicaban una noche que marcaba el fin de la temporada de cosecha y por lo tanto el principio de lo que consideraban la mitad oscura del año, o sea el invierno. Además esta noche, según sus creencias religiosas, representaba una oportunidad para conectarse con los espíritus de muertos ancestrales.

Los celtas ocuparon diversas regiones de Europa Central y Occidental, entre ellas la Galia (actual Francia) y las islas británicas. En cada región, la lengua céltica original (protocéltico) fue separándose y derivando en idiomas emparentados aunque distintos. En Irlanda y partes del norte de Gran Bretaña se hablaban lenguas gaélicas (que dieron origen al actual irlandés). Particularmente en Irlanda, en idioma gaélico esta festividad celta se llamaba Samhain (pronunciada souin o souan) y representaba el fin del verano. El fin del verano además marcaba el comienzo de un nuevo año para los celtas. Esta fecha coincidía con el 31 de octubre (fin de año) y el 1 de noviembre (principio de año), o sea aproximadamente a mitad de camino entre el equinoccio de otoño (21 de septiembre) y el solsticio de invierno (21 de diciembre) en el hemisferio norte. De acuerdo a la creencia popular de los pueblos celtas de esos tiempos, todos aquellos que habían muerto durante el año que terminaba, pasaban a un nuevo plano o al otro mundo durante esta noche, mientras que muchos otros que habían muerto con anterioridad al año que finalizaba volvían de visita a este plano.  

No obstante, es necesario aclarar que si bien muchos historiadores sostienen que en gaélico el término Samhain significa fin del verano, ya que se supone que etimológicamente es una combinación de las palabras de gaélico antiguo Samh (verano) y Fuin (final), en realidad esta interpretación corresponde a textos del Medioevo. Entonces, según otra hipótesis, el significado original en gaélico antiguo del término Samhain proviene del protocéltico samoni (que significaba asamblea o reunión). Según esta hipótesis alternativa, la interpretación medieval de que Samhain significaba fin del verano, puede esta debida a que para los antiguos celtas esta fecha coincidía con el final de la mitad estival del año y el inicio de la mitad invernal, además de que coincidentemente samh significaba verano (en irlandés moderno verano se dice samhradh). Por lo tanto, si originalmente en protocéltico la palabra  samoni significaba asamblea o reunión, de acuerdo a la hipótesis alternativa es probable que etimológicamente el origen de la palabra Samhain se refiriera a una asamblea de los vivos con los muertos que es lo que los celtas creían que ocurría durante esta fecha en la que comenzaba la mitad invernal del año.

Llevando este análisis sobre los orígenes del Halloween hasta sus más profundas raíces, se halla que esta interpretación religiosa de los celtas, provenía de supersticiones ancestrales que se habían ido forjando a lo largo de siglos (antes de Cristo) y que estaban relacionadas a elementos climáticos que influían en la agricultura y particularmente en los tiempos de siembra y cosecha.

Durante el primer milenio antes de Cristo, los pueblos celtas de las islas británicas y el norte de las Galias (la Galia es el nombre antiguo de Francia), vivían de la agricultura, así como de la caza y la cría de animales. Estos pueblos celebraban cada año dos eventos estacionales: el comienzo del invierno y el comienzo del verano. El comienzo del invierno era el momento en que finalizaba la cosecha en lo que respecta a la agricultura, mientras que en lo que respecta a la ganadería, era el momento en que los animales del ganado eran llevados a refugios. El comienzo del verano era el momento en que los animales del ganado eran puestos en libertad para pastar en las praderas y montañas.

En el norte de Europa, los climas invernales comienzan más temprano y duran alrededor de seis meses, por lo tanto, los pueblos celtas consideraban que el invierno comenzaba por noviembre. En la antigua tradición celta, el primer día del invierno era el primer día del año, y lo celebraban como el Día de Año Nuevo. Durante esta jornada, solamente se llevaban al refugio a aquellos animales que calificaban como más aptos. Al resto de los animales los mataban y se celebraban grandes banquetes donde el alcohol y las borracheras abundaban. Lo opuesto a Samhain (fin del verano) en el calendario estacional celta era la celebración llamada Beltane que marcaba el comienzo del verano, aproximadamente por el 1 de mayo, es decir, seis meses después de Samhain, y momento en que se liberaban los animales para pastoreo.
 
Las creencias religiosas de los celtas presentaban algunas diferencias interpretativas entre sí, dependiendo de la región. Estas diferencias se fueron configurando a partir de las realidades geográficas de cada región. Según la religión y mitología de los celtas de Irlanda, el más allá estaba compuesto por varias islas en el mar del oeste (Océano Atlántico). En cada parte que componía al más allá se desarrollaban distintas actividades y se encontraban temáticas diferentes. Algunas de estas tierras que componían al más allá eran: Tir na nOg (Tierra de la juventud), Tir Tairnigiri (Tierra de la promesa), Tir na mBeo (Tierra de la vida eterna), Tir na tSamhraidh (Tierra del verano), entre otras. Los celtas de Irlanda creían que una noche al año, durante Samhain, se abrían las puertas de Tir na tSamhraidh (Tierra del verano).

Samhain era una de las dos festividades más importantes para los antiguos irlandeses (la otra festividad era la ya mencionada Beltane). Los rituales de Samhain eran una forma de conectarse que tenían las personas con sus ancestros y el pasado. Los celtas creían que los muertos se despertaban durante la víspera de Samhain, y que tanto los espíritus ancestrales como los demonios deambulaban libremente por la Tierra. Dado que se creía que los muertos conocían el futuro y el más allá, los sacerdotes celtas (conocidos con el nombre de druidas) pensaban que las predicciones realizadas durante la víspera de Samhain tenían más fuerza o efectividad que en otros momentos del año, y que podían ser visualizadas con más claridad. Lo que trataban de averiguar estos druidas al conectarse con los muertos era saber si sus aldeas se encontraban saludables y con capacidad de prosperar. Asimismo, intentaban saber si las decisiones tomadas respecto a algún asunto eran las correctas, y también buscaban obtener la solución a la cura de alguna en enfermedad, entre otras cosas relacionadas a la supervivencia de una comunidad.

Samhain marcaba el comienzo de la estación o temporada que, según sus creencias, pertenecía a los espíritus y seres del más allá. La época del año en que las noches eran más largas y empezaban temprano. La oscuridad generaba miedos y supersticiones en las personas (esta misma percepción también ocurría en muchas otras culturas de la época). La oscuridad hacía a las personas más vulnerables a las fuerzas de la naturaleza y a lo que pensaban que eran fuerzas superiores y desconocidas. Durante la antigüedad, estos miedos a lo desconocido fueron dando origen a diversas supersticiones e interpretaciones místicas, que fueron agregando elementos a la religión celta. Muchas de estas supersticiones encontraron cobijo en la magia y en sus ritos. Es por eso que las noches de Samhain estaban llenas de mística, ya que la gente creía que los rituales mágicos de los druidas adquirían más fuerza y efectividad durante esa noche.
 
Los celtas realizaban ofrendas a los espíritus para atraer a las almas de sus seres queridos. De esta forma, buscaban ser visitados por sus difuntos durante esa noche para que disfruten del calor del fuego de una fogata o del hogar que calentaba al ambiente principal de las viviendas. Se acostumbraba servir comida y vino para los espíritus ancestrales. No obstante, así como esperaban la visita de los espíritus de sus seres queridos e intentaban atraerlos con comida, bebida y un ambiente cálido, paralelamente querían evitar la visita de espíritus maliciosos que también deambulaban libremente aquella noche. Para lograr esto último, se camuflaban con disfraces macabros que según su creencia religiosa ayudaba a engañar a los espíritus malignos que los confundían con uno de ellos. Los aldeanos salían a las calles con máscaras que representaban espíritus, formaban caravanas y se dirigían a las afueras de sus aldeas para que sean seguidos por los espíritus maliciosos. De esta manera, a través de este truco pensaban que los engañaban y echaban de sus poblados.

Dado que Samhain era un evento de reuniones sociales y que era el primero del año, muchos aprovechaban para resolver sus negocios y asuntos personales como el pago de deudas o la compraventa de propiedades y ganado, entre otras cosas.

Asimismo, Samhain -como la llamaban en Irlanda- era una de las cuatro celebraciones del fuego en el calendario celta, quizás la más importante. La gente veía que durante este período el Sol se iba debilitando día a día y duraba menos tiempo, especialmente en las islas británicas, dado que se encuentran en latitudes muy boreales, lo que provoca que durante las jornadas invernales la luz diurna dure muy pocas horas y el Sol alcance al mediodía una altura máxima poco significativa. Uno de los miedos que tenían era que el Sol los abandonara para siempre y los dejara en una eterna noche fría invernal. Para contrarrestar este miedo, en la última noche de octubre y antes del comienzo del invierno (según el calendario celta), encendían fogatas en las altas montañas, ya que creían que esto reforzaría al Sol (cosa que en realidad sucede cada año a partir del solsticio de invierno, hacia el 21 de diciembre, cuando los días en el hemisferio norte comienzan a alargarse). Los druidas solían sacrificar animales en las fogatas e intentaban adivinar el futuro observando las entrañas.
 
<< Ir al artículo Origen del Día de Halloween y su significado
 
 

Fuentes de información:

  • Encyclopedia of American Folklore (Halloween, páginas 187 y 188). Escrito por: Linda S. Watts. Publicado por: Facts on File (año 2007): ISBN: 0-8160-5699-4 (en inglés)
  • Halloween: From Pagan Ritual to Party Night. Escrito por: Nicholas Rogers. Publicado por Oxford University Press (año 2002). ISBN: 0-19-516896-8 (en inglés)
  • HALLOWEEN: An American Holiday, an American History. Escrito por: Lesley Bannatyne. Publicado por Pelican Publishing Company (Edición original año 1990. Tercera edición año 2005). ISBN-13: 978-1-56554-346-1 (en inglés)
  • Descripción de Samhain: Halloween: The History of America’s Darkest Holiday (The Halloween Machine, páginas 17 a 21). Autor: David J. Skal. Publicado por: Dover Publications (Año: 2002. Esta publicación corresponde al año 2016). ISBN-13: 978-0-486-80521-4 (en inglés)
Be the first to like it
Share


Follow Youbioit