Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Halloween en las islas británicas durante los siglos XVIII y XIX

View in slideshow mode

 

Halloween en las islas británicas durante los siglos XVIII y XIX

 

Photos in this album: 17

 

A partir de las últimas décadas del siglo XVIII (años 1700s) las prohibiciones impuestas por los protestantes anglicanos a la libre práctica de rituales de otras religiones comenzaron a levantarse, por lo que la celebración de Halloween -y sus tradiciones- volvió a hacerse cada vez más popular en Gran Bretaña.

Fue por esta época que el término Halloween comenzó a utilizarse como una forma abreviada de referirse a All Hallow's Even (víspera del Día de Todos los Santos), pasando a ser Hallowe'en primero y finalmente Halloween, es decir sin el apóstrofe que vinculaba a las palabras Hallow (santo) + Even (noche o víspera). Todas las evidencias históricas disponibles demuestran que esta forma abreviada de llamar a la festividad surgió en Escocia y los primeros documentos en los que aparece de forma escrita corresponden a la década de los años 1780s.

De acuerdo a relatos y descripciones de las últimas décadas del siglo XVIII y las primeras décadas del siglo XIX sobre las tradiciones más populares de Halloween en Gran Bretaña e Irlanda, además del souling, se destacaban las reuniones en casas con parientes y amigos donde los juegos con manzanas y nueces eran una práctica muy popular durante esta noche. De hecho, en algunas zonas de Gran Bretaña -principalmente en el norte de Inglaterra- una forma alternativa más coloquial de llamar al Halloween era Noche de cascar nueces.

En Irlanda, se acostumbraba un juego de vaticinio con nueces en el que las jóvenes colocaban tres nueces sobre la rejilla del hogar o chimenea. A cada nuez le ponían el nombre de un hombre o pretendiente y a una le ponían su propio nombre. Si alguna nuez se partía o saltaba a causa del fuego, el pretendiente con el nombre de esta nuez le sería infiel. Por el contrario, si la nuez se quemaba, el pretendiente le sería fiel. Finalmente, si la nuez con el nombre de la joven y otra nuez con el nombre de uno de los pretendientes se quemaban juntas, esto significaba que se casaría con él.

Otro juego de Halloween muy popular, especialmente entre los niños, era el de atrapar manzanas de una tina o cuba llena de agua con los dientes y sin usar las manos. Los niños del grupo se iban turnando. El niño que recogía más manzanas ganaba, mientras que aquellos a los que se les caía debían retirarse del juego. Primero se solían atrapar las manzanas con tallo, y se dejaban aquellas sin tallo para lo último.

Otro juego muy común de las noches de Halloween de aquella época consistía en tomar tres platos, llenar uno con agua limpia, otro con agua sucia y al tercero dejarlo vacío. Luego se colocaban los platos uno al lado del otro. Los participantes se vendaban los ojos y uno por uno pasaban y colocaban un dedo en uno de los tres platos. Si el dedo era introducido en el plato lleno de agua limpia, el participante se casaría con una joven. Si lo introducía en el que estaba lleno de agua sucia, se casaría con una viuda. Y si lo colocaba en el plato vacío, se quedaría soltero. Los participantes se turnaban y en cada turno se cambiaba el orden de los platos.

Una creencia común de la época era pensar que los niños nacidos en Halloween, tenían la capacidad de percibir a seres sobrenaturales o comunicarse con ellos.

Una gran fuente que sirve como evidencia histórica de las costumbres de Halloween en Gran Bretaña e Irlanda a finales del siglo XVIII es el poema del escocés Robert Burns publicado en 1785 y titulado Halloween.

Pero es necesario señalar que a pesar de que la celebración de Halloween comenzó a popularizarse nuevamente en Gran Bretaña a partir de finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX, esta festividad era principalmente celebrada en Escocia y no tanto en Inglaterra. En cuanto a Irlanda, donde la mayoría de la población era católica, siempre se siguió festejando a pesar de las prohibiciones impuestas por los ingleses protestantes en los siglos XVI y XVII.
 
<< Ir al artículo Origen del Día de Halloween y su significado
 
 

Fuentes de información:

Crédito de la fotografía: The Book of Days: A Miscellany of Popular Antiquities in connection with the calendar, Volume 2 (October 31: Halloween, páginas 519 a 522). Autor: Robert Chambers. Publicado por W & R Chambers (año 1832). Imagen de dominio público.

Be the first to like it
Share


Follow Youbioit