Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Cómo funciona la presión oncótica

View in slideshow mode

 

Cómo funciona la presión oncótica

 

Photos in this album: 24

 

Los capilares son la ramificación más fina de los vasos sanguíneos, encargados de llevar la sangre cargada de nutrientes y oxígeno a las células del organismo. Sus paredes tienen el grosor de una célula y es por eso que se pueden comportar como membrana semipermeable a la que pueden atravesar las moléculas de agua, pero no pueden atravesar las moléculas de albúmina.

Haciendo zoom en un capilar sanguíneo, se registra que la presión oncótica causada por las moléculas de albúmina en el plasma es de 25 mm Hg (milímetros de mercurio). Es decir, por ósmosis, las moléculas de albúmina en sangre generan el ingreso de agua que provoca una presión de 25 mm Hg sobre la pared del capilar. En el extremo del capilar más cercano a la zona arterial, dada la mayor cercanía al corazón, la presión hidrostática causada por la fuerza de bombeo del corazón es de 35 mm Hg. Por lo tanto, hay una diferencia de 10 mm Hg con la presión oncótica (35 mm Hg - 25 mm Hg = 10 mm Hg), dando por resultado la salida de agua hacia el intersticio celular. Esto significa que salen más moléculas de agua de las que entran, en otras palabras, hay un movimiento neto de moléculas de agua hacia el exterior del capilar.

Al ir alejándose del extremo cercano a la zona arterial del capilar (que es lo mismo que decir: al ir alejándose del corazón), la sangre va perdiendo fuerza, o sea presión hidrostática. Hacia el centro del capilar, la presión hidrostática es de 25 mm Hg, es decir igual a la presión oncótica, por lo que el número de moléculas de agua que salen del capilar es igual al número de moléculas que entran, dando por resultado un movimiento neto de agua nulo.

Cuando la sangre continúa su avance por el capilar sanguíneo, hacia el extremo cercano a las venas (por las venas la sangre regresa al corazón para reiniciar el ciclo de bombeo) la fuerza de circulación o presión hidrostática sigue disminuyendo hasta llegar a los 18 mm Hg. Por lo tanto, entre la presión hidrostática y la presión oncótica hay una diferencia de -7 mm Hg (18 mm Hg - 25 mm Hg = -7 mm Hg), dando por resultado un mayor número de moléculas de agua que ingresan al torrente sanguíneo que el número de moléculas de agua que salen hacia el intersticio, lo que significa un movimiento neto de agua hacia el interior del capilar, o movimiento de reabsorción de agua.

Dado que la albúmina es la principal causante de la presión oncótica, cuando hay una disminución de niveles de albúmina en sangre, puede ocurrir un edema, es decir una acumulación de agua en el intersticio, lo que se manifiesta como un hinchazón debido al exceso de agua en el intersticio que no pudo ser reabsorbida por la sangre. La albúmina es sintetizada en el hígado. Los alimentos ricos en albúmina son el huevo, los lácteos y las legumbres, entre otros. Para evitar una disminución en los niveles de albúmina -tan necesaria para la presión oncótica- también hay que reducir el consumo de alcohol, dado que puede generar daños en el hígado.

 
<< Volver al artículo Qué es la presión oncótica

Fuentes de información:

Be the first to like it
Share


Follow Youbioit