Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Qué es el cerebelo


4 people like this


  1. Cómo funciona el cerebro
  2. El cerebro y sus funciones
  3. Qué es el tronco del encéfalo
  4. Qué es el cerebelo
  5. Funciones de las partes del cerebro

 
<< Volver a Cómo funciona el cerebro - Tercera parte

El cerebelo (que significa cerebro pequeño) es una estructura ubicada en la parte posterior del encéfalo, debajo de los lóbulos occipital y temporal de la corteza cerebral. A pesar de que el cerebelo tiene aproximadamente el 10% del volumen encefálico, contiene el 50% del total de las neuronas del encéfalo. El cerebelo siempre fue considerado una estructura vinculada a las actividades motoras del cuerpo, dado que un daño al cerebelo lleva a problemas de control motriz y postura porque la mayoría de las señales que parten de este órgano se dirigen al sistema motor del cuerpo. Pero los comando motores no se inician en el cerebelo, sino que aquí se modifican o los comandos que descienden del cerebro para hacer movimientos más precisos o adaptados a las distintas situaciones. El cerebelo está involucrado en las siguientes funciones:

Mantenimiento del balance y postura: El cerebelo es importante para realizar ajustes en la postura para mantener el balance corporal. A través de señales que provienen de receptores del sistema vestibular ubicado en los oídos, modula estos comandos que luego son enviados a neuronas motoras, compensando cualquier cambio repentino en la posición así como cambios en la carga sobre los músculos corporales. Vendría a ser como una herramienta de precisión que tiene el encéfalo para medir las señales recibidas y actuar con exactitud; en una analogía es como el afinador que utilizan los guitarristas para hacer que los sonidos de su instrumento salgan afinados. Las personas con daños en el cerebelo sufren de desórdenes en el balance corporal y muchas veces desarrollan movimientos poco convencionales para poder compensar este problema, como por ejemplo pararse con las piernas muy abiertas (postura de base ancha o abierta).

La coordinación de movimientos voluntarios: La mayoría de los movimientos del cuerpo son realizados por la acción conjunta de diferentes grupos de músculos actuando juntos de una manera temporalmente coordinada. Una de las funciones principales del cerebelo es coordinar los tiempos y la fuerza de estos grupos musculares para producir un movimiento fluido de las extremidades y del cuerpo. Una analogía -también musical- que se podría utilizar en esta tarea, es la del director de una orquesta, el cual coordina los tiempos y la intensidad con que cada miembro de la orquesta ejecuta su instrumento musical.

Aprendizaje motriz: El cerebelo es muy importante en el aprendizaje motriz, utilizado para muchas tareas. El cerebelo juga un papel muy importante en la adaptación y afinación de los programas motores del cerebro para la realización de movimientos más precisos al aprender una nueva actividad a través de procesos de prueba y error. Así, cuando uno aprende a bailar el cerebelo va ajustando con el tiempo o aprendiendo cada uno de los movimientos, lo mismo sucede con un deporte (por ejemplo aprender a pegarle a la pelota con el bate cuando se juega al baseball); hay un dicho que dice que la práctica hace al maestro; en estos casos el maestro que se forma o se hace es ni más ni menos que el cerebelo.

Funciones cognitivas: A pesar de que el cerebelo siempre fue considerado solamente como una herramienta del cuerpo para el control de los movimiento; también está involucrado en ciertas funciones cognitivas como por ejemplo el lenguaje. Aunque todavía estas funciones no se entienden demasiado bien, las investigaciones al respecto continúan.
   

Anatomía del cerebelo

El cerebelo consiste de dos partes principales. Los núcleos cerebelosos profundos (núcleos cerebelosos) son las únicas estructuras de salida de señales del cerebelo. Estos núcleos están envueltos por una capa muy retorcida de tejido llamado la corteza cerebelosa, la cual contiene a la mayoría de las neuronas del cerebelo. Un corte transversal del cerebelo revela un patrón intrincado de pliegues y grietas muy características de la corteza cerebelosa. Así como en la corteza cerebral, los giros o circunvoluciones del cerebelo han sido identificados y bautizados con distintos nombres. A continuación veremos las divisiones más grandes de la corteza cerebelosa.

Anatomia del cerebelo

 
Divisiones del cerebelo:

Hay dos grietas mayores mediolaterales que dividen a la corteza cerebelosa en tres subdivisiones primarias. La fisura posterolateral separa al lóbulo floculonodular del cuerpo principal del cerebelo; y la fisura primaria separa al cuerpo cerebeloso en un lóbulo posterior y un lóbulo anterior. El cerebelo además está dividido sagitalmente en tres zonas que van de la zona medial a la lateral. El vermis (que en Latín significa gusano) está ubicado en el plano medio sagital del cerebelo. Directamente al lado del vermis se encuentra la zona intermedia. Finalmente, los hemisferios laterales están ubicados al lado de la zona intermedia.

Corteza cerebelosa
Anatomía del cerebelo


Los núcleos cerebelosos:

Todas las señales salidas del cerebelo se originan en los núcleos cerebelosos profundos. Por lo que una lesión en los núcleos cerebelosos tendría el mismo efecto que una lesión completa de todo el cerebelo. Es importante conocer los procesos de entrada y salida de señales en los núcleos cerebelosos así como la relación entre los distintos núcleos y subdivisiones del cerebelo.

Nucleos y vias de entrada y salida del cerebelo
Núcleos y vías de entrada y salida del cerebelo

  1. El núcleo del fastigio es el núcleo cerebeloso más medianamente ubicado en el cerebelo. Recibe señales desde el vermis y desde conductos que transmiten información vestibular, somatosensorial, auditiva, y visual. Se proyecta a los núcleos vestibulares y a la formación reticular.
     
  2. Los núcleos interpuestos están compuestos por el núcleo emboliforme y el núcleo globoso. Se encuentran al lado del núcleo del fastigio- Reciben información de la zona intermedia y de conductos cerebelosos que transmiten información medular, somatosensorial, auditiva, y visual. Se proyectan al núcleo rojo contralateral (el origen del tracto rubroespinal).
     
  3. El núcleo dentado es el más grande de los núcleos cerebelosos, está localizada al lado de los núcleos interpuestos. Recibe señales del hemisferio lateral y de conductos cerebelosos que transmiten información desde la corteza cerebral (vía los núcleos pontinos). Se proyecta al núcleo rojo contralateral y al núcleo talámico ventral lateral.

  4. Los núcleos vestibulares están localizados fuera del cerebelo, en el bulbo raquídeo. Por lo tanto no son estrictamente núcleos cerebelosos, sin embargo son considerados funcionalmente equivalentes a estos porque sus patrones de conectividad son idénticos a los núcleos cerebelosos. Los núcleos vestibulares reciben información del lóbulo floculonodular y del sistema vestibular. Se proyectan a varios núcleos motores y aquí se originan los tractos vestibuloespinales.

Además de recibir información de las partes del cuerpo descritas anteriormente, todas las regiones y núcleos cerebelosos reciben información especial de la oliva del bulbo raquídeo (más abajo se explica bien qué es la oliva).

Es conveniente acordarse que las ubicaciones anatómicas de los núcleos cerebelosos se corresponden con las regiones de la corteza cerebelosa de la que reciben información. Así, el núcleo del fastigio ubicado en el plano medio del cerebelo, recibe señales provenientes del vermis, una región de la corteza cerebelosa ubicada en el medio; mientras que los núcleos interpuestos que se encuentran ubicados un poco más lateralmente, reciben información de la zona intermedia de la corteza cerebelosa que también se encuentran levemente lateralmente; finalmente el núcleo dentado ubicado más al costado recibe señales de los hemisferios laterales.
 
Pedúnculos cerebelosos:

Son tres pares de fibras que transmiten la entrada y salida de información del cerebelo.

  1. El pedúnculo cerebeloso inferior (también llamado cuerpo restiforme) principalmente contiene fibras aferentes (neuronas receptoras o sensoriales que transmiten información ingresante de los receptores hacia el sistema nervioso central) del bulbo raquídeo; así como nervios eferentes (neuronas que transmiten información del sistema nervioso central hacia órganos efectores como músculos, glándulas, y células del oído medio) hacia los núcleos vestibulares.
  2. El pedúnculo cerebelosos medio contiene nervios aferentes provenientes de los núcleos pontinos (ubicados en la base del puente de Varolio).
  3. El pedúnculo cerebeloso superior contiene principalmente fibras eferentes que salen de los núcleos cerebelosos, así como algunos nervios aferentes provenientes del tracto espinocerebeloso (proveniente de la médula espinal).

Por lo tanto la entrada o llegada de señales al cerebelo son transmitidas principalmente a través de los pedúnculos cerebelosos inferior y medio; mientras que la salida de señales son transmitidas principalmente a través del pedúnculo superior.

A diferencia de la corteza cerebral, en el cerebelo la información que se dirige a un lado del cerebelo proviene del mismo lado del cuerpo y la información que se envía de un lado del cerebelo también se dirige al mismo lado del cuerpo. Por lo tanto algún daño en uno de los lados del cerebelo causará impedimentos o incapacidades del mismo lado del cuerpo.

 

Subdivisiones funcionales del cerebelo

Las subdivisiones anatómicas descritas arriba se corresponden a tres subdivisiones funcionales del cerebelo.

Cerebelo vestibular: compuestopor el lóbulo floculonodular y sus conexiones con los núcleos laterales vestibulares. Filogenéticamente o evolutivamente, el cerebelo vestibular es la parte más primitiva o antigua del cerebelo. Como su mismo nombre lo indica, involucra a reflejos vestibulares (como el reflejo vestíbulo-ocular tratado más abajo) y al mantenimiento de la postura.

 

Cerebelo espinal: compuesto por el vermis y las zonas intermedias de la corteza cerebelosa, así como por los núcleos fastigios e interpuesto. Como su mismo nombre lo indica, recibe la mayoría de las señales del tracto espinocerebeloso. Sus nervios eferentes se proyectan hacia los tractos rubroespinal, vestibuloespinal, y reticuloespinal. Está involucrado en la integración de señales sensoriales recibidas con comandos motores para producir coordinación motora adaptable a las circunstancias de posición y movimiento en las que se encuentra el cuerpo.

Cerebrocerebelo: es la subdivisión funcional más grande del cerebelo humano, compuesto por los hemisferios laterales y los núcleos dentados. Su nombre es debido a sus vastas conexiones con la corteza cerebral, vía los núcleos pontinos (por nervios aferentes) y el núcleo ventral lateral del tálamo (por nervios eferentes). Está involucrado en el planeamiento y coordinación temporal de los movimientos. Además, el cerebrocerebelo realiza las funciones cognitivas del cerebelo.
 
 

Histología y conectividad de la corteza cerebelosa

La corteza cerebelosa está dividida en tres capas. La capa más interna, llamada capa granular, compuesta por unas 5 x 1010 (50.000 millones) de pequeñas células granulosas. La capa media, llamada capa Purkinje, tiene el espesor de una célula. La capa más externa, llamada capa molecular, está compuesta por los axones de las células granulares y las dendritas de las células Purkinje, así como algunos otros tipos de células. La capa de células Purkinje conforma el borde entre las capas granular y molecular.

Células granulares: son neuronas muy pequeñas, y densamente empaquetadas o amontonadas, las cuales contabilizan la mayoría de las neuronas del cerebelo. De hecho, las células granulares cerebelosas son más de la mitad de las neuronas de todo el enéfalo. Estas células reciben señales de las fibras musgosas y se proyectan a las células Purkinje.

Células Purkinje: La célula de Purkinje es uno de los tipos de célula más sorprendentes del cerebro de los mamíferos. Sus dendritas atípicas forman un gran abanico de finas ramificaciones. Notablemente, este árbol dendrítico es casi bidimensional; por lo que si se lo ve desde un costado, su árbol dendrítico es prácticamente plano. Además, todas las células Purkinje están orientadas paralelamente. Esta distribución tiene una importante razón funcional, como ya se explicará un poco más abajo.

Otros tipos de células: Además de los principales tipos de células (granulares y Purkinje), la corteza cerebelosa también contiene varios tipos de interneuronas, incluyendo células Golgi, células en cesta (o canasta), y células estelares.

Circuitos del cerebelo
Circuitos del cerebelo - Cliquear para ampliar


Conectividad: La corteza cerebelosa tiene una conectividad con un patrón relativamente simple y estereotipado que es relativamente idéntico en toda la estructura. La entrada de información al cerebelo se divide en dos clases distintas.

  1. Las fibras musgosas: se originan en los núcleos pontinos, la médula espinal, la formación reticular del tronco del encéfalo, y los núcleos vestibulares. Tiene proyecciones excitatorias en los núcleos cerebelosos y sobre células granulares de la corteza cerebelosa. Se llaman células musgosas por la apariencia copetuda o acolchada de sus contactos sinápticos con las células granulares. Hay una gran nivel de divegencia en las musgosas conexiones celulares fibrosas-granulares, ya que cada fibra musgosa inerva cientos de células granulares. Las células granulares envían axones hacia la superficie de la corteza. Cada axón se bifurca en la capa molecular, enviando un colateral en dirección opuesta. Estas fibras se denominan fibras paralelas, y son paralelas a los pliegues de la corteza cerebelosa, donde tienen sinapsis excitatorias con células Purkinje a lo largo de su camino. Los árboles bidimensionales de las dendritas de la célula Purkinje están orientadas perpendicularmmente a las fibras paralelas. Entonces la distribución de las células Purkinje y de las células paralelas se parecen a cables telefónicos ubicados entre postes telefónicos. Cada fibra paralela hace contacto con cientos de células Purkinje; dado el gran nivel de divergencia de las sinapsis de las células musgosas fibrosas-granulares.
     
  2. Las fibras trepadoras: se originan exclusivamente en la oliva inferior y tienen proyecciones excitatorias en los núcleos cerebelosos y en las células Purkinje de la corteza cerebelosa. Se las llama fibras trepadoras porque sus axones trepan y se envuelven alrededor de las dendritas de la célula Purkinje como una vid trepadora. Cada célula Purkinje reciben una señal simple y extremadamente potente proveniente de una fibra trepadora. Al contrario de las fibras musgosas y paralelas, cada fibra trepadora se contacta solamente a un promedio de 10 células Purkinje, haciendo aproximadamente una 300 sinapsis con cada célula Purkinje. Por lo tanto, la fibra trepadora es transmisora de señales de entrada excitatoria, restringida pero extremadamente potente, hacia células Purkinje.

La célula Purkinje es la única fuente de salida de información de la corteza cerebelosa. Es importante notar que las células Purkinje tienen conexiones inhibitorias con núcleos cerebelosos (notemos la diferencia entre las células Purkinje, que constituyen la única fuente de salida de información de la corteza cerebelosa y los núcleos cerebelosos que constituyen la única fuente de salida de información de todo el cerebelo).
 

Lesiones al cerebelo producen trastornos de movimiento

Mucho de lo que se sabe acerca de las funciones del cerebelo, proviene de estudios realizados a pacientes con daños en el cerebelo. En general, esos pacientes presentan movimientos voluntarios descoordinados y problemas en el mantenimiento del balance y la postura. Los siguientes son algunos de los síntomas de los daños al cerebelo.
 

  1. Descomposición de movimientos: La mayoría de nuestros movimientos involucran el uso coordinado de muchos grupos musculares y de diferentes articulaciones para producir una trayectoria suave de la parte o partes del cuerpo en movimiento a través del espacio. Las personas con disfunción cerebelosa no pueden producir movimientos suaves y coordinados. En lugar de eso, separan o dividen los movimientos en sus partes constitutivas para recorrer la trayectoria del movimiento deseado. Por ejemplo, para tocarse la nariz con la punta de un dedo, se requiere la actividad coordinada del hombro, codo y articulaciones de la muñeca. Las personas con este problema de descomposición de movimientos, primero deben realizar el movimiento del hombro, luego el del codo, y finalmente el de la muñeca de la mano que se dirige hacia la nariz, todos en secuencia uno después del otro en lugar de hacerse coordinadamente, simultáneamente de un solo movimiento uniforme.
     
  2. Temblor de intención: Cuando una persona con alguna lesión en el cerebelo, realiza un movimiento hacia un elemento objetivo, usualmente produce un temblor involuntario que aumenta según se acerca al objetivo. Por ejemplo, si se intenta alcanzar una copa, la mano comienza a moverse bien directo hacia la copa, sin embargo al acercarse comienza a moverse hacia atrás y adelante mientras intenta entrar en contacto con la copa.
     
  3. Disdiadocokinesia: Las personas con este problema tienen dificultades para realizar movimientos rápidos y alternados, como golpear una superficie rápida y repetidamente con la palma y parte de atrás de la mano.
     
  4. Déficits en el aprendizaje motriz: Estudios experimentales han demostrado que las lesiones cerebelosas causan déficits en el aprendizaje de nuevos movimientos tanto en humanos como animales experimentales. Un modelo experimental es el del reflejo vestíbulo-ocular. Este reflejo permite a la persona mantener la mirada sobre un objeto cuando la cabeza rota hacia un lado. Las receptores vestibulares detectan el movimiento de la cabeza y envían señales a través del cerebelo a los músculos oculares para contrarrestar con precisión la rotación de la cabeza y mantener la mirada centrada y estable sobre el objetivo. Los comandos motores para los ojos se van calibrando con el tiempo, el aprendizaje y la experiencia; esta calibración es trabajo del cerebelo. Se realizaron experimentos en los que los sujetos llevaban prismas binoculares en los ojos para agrandar la imagen visual. Cuando se movían las cabezas hacia los lados, el reflejo vestibulo-ocular hacía que la imagen visual se corriera en la retina hacia la dirección del movimiento de la cabeza en lugar de mantenerse estable. Luego de unos días, el reflejo vestibulo-ocular se ajustaba, haciendo que los movimientos compensatorios de los ojos se produzcan, manteniendo la imagen retinal estable cuando la cabeza rotaba; el cerebelo había aprendido a coordinar los movimientos oculares cuando el paciente examinado llevaba puestos los prismas binoculares. Si la persona o animal tenía alguna lesión en el cerebelo, este ajuste o aprendizaje del reflejo vestibulo-ocular con los prismas puestos no era posible.

 
Un segundo ejemplo del aprendizaje motriz dependiente del cerebelo involucra la ejecución de movimientos exactos y coordinados. En un experimiento, a unas personas que llevaban puestos prismas binoculares que corrían la imagen visual hacia la derecha, se les pedía que lanzaran balones a un objetivo en la pared. Gracias a los prismas, la puntería de las personas en un principio era muy baja, ya que los balones golpeaban consistentemente a la izquierda del objetivo. Sin embargo con práctica y muchas repeticiones, la puntería de las personas fue mejorando. Al quitarse los binoculares, las personas comenzaron a lanzar los balones a la derecha del objetivo porque su programa motriz había sido recalibrado para ser utilizado con la imagen visual corrida que daban los binoculares. Luego, nuevamente con práctica lograron recalibrar su puntería a lanzamientos sin binoculares a simple vista. Las personas con algún daño en el cerebelo, nunca aprendían a compensar la visión corrida por los binoculares, ya que sus balones siempre caían a la izquierda del objetivo cuando los llevaban puestos. Cuando se quitaban los binoculares, volvían a tener más precisión en su puntería, dado que su cerebelo nunca había recalibrado los movimientos compensatorios cuando llevaban puestos los prismas.
 

Un tercer ejemplo es el del reflejo condicionado Pavloviano del ojo parpadeando. En este experimento, un estímulo neutral como el timbre o tono de un sonido es acompañado de un estímulo molesto, como un soplido en el ojo, que causa el parpadeo de los ojos. Con el tiempo, los animales investigados aprenderán a cerrar los ojos cada vez que suene el timbre o tono de sonido anticipándose al soplido. Este parpadeo aprendido está bien calibrado para ocurrir en el momento exacto en que ocurra el soplido en el ojo. Los animales con daños en el cerebelo no aprenden a parpadear en el momento preciso en respuesta del timbre o tono del sonido.
 

Sistema de control prealimentado

En un controlador prealimentado, durante un movimiento el resultado deseado es comparado continuamente con el resultado real; por lo que se realizan ajustes durante la ejecución del movimiento hasta que el movimiento real coincide con el movimiento deseado. Un ejemplo muy común es el del sistema de control de temperatura del termostato de una casa.

El termostato se programa a la temperatura deseada de 20 C°, y mide la temperatura actual en la casa. Si el termostato (el comparador) detecta que la casa se encuentra a una temperatura inferior a la deseada, envía una señal de error que enciende el calentador de la calefacción. Por el contrario, si el termostato comparador detecta que la temperatura es superior a la deseada, envía una señal de error y enciende al aire acondicionado.

En sistemas de control de temperatura, los resultados de los ajustes se dan por lo general lentamente. Para realizar ajustes el dispositivo que realiza los cambios, primero debe esperar hasta que la información de temperatura actual sea transmitida del sensor al comparador (que obtiene la diferencia entre la temperatura actual y la deseada) y luego de ahí al dispositivo que efectúa los cambios. En ese momento se realiza otra comparación y el proceso continúa. Si por ejemplo la temperatura se encuentra 5 °C más abajo de lo deseado, el termostato puede indicarle a la calefacción que se encienda a un nivel moderado. Luego vuelve a leer la temperatura ambiente y si aún se encuentra por debajo de la temperatura deseada le indica a la calefacción que siga entregando más calor hasta lograr la temperatura deseada. Aunque esto causará que la temperatura ambiente se ubique al nivel deseado, le tomará un cierto número de procesos o ciclos de control y ajuste hasta llegar al punto deseado, y por lo tanto cierto tiempo. Una solución posible sería encender la calefacción a toda máquina, para que la temperatura aumente rápidamente. Sin embargo esta solución generaría otro problema. Hara que el sistemá oscile si el sistema de control es muy lento. Por ejemplo, supongamos que la calefacción aumenta la temperatura a 5 °C por segundo, pero al sistema de control le toma 2 segundos leer el termómetro con la nueva temperatura y apagar la calefacción. En esos dos segundos, la temperatura ambiente habrá aumentado 10 °C, por lo que ahora se encontraría 5 °C por encima de la temperatura deseada. Por lo que el controlador de temperatura deberá encender el aire acondicionado, el cual reduce la temperatura a un ritmo de 5 °C por segundo. Pero claro está que al sistema de control le toma 2 segundo obtener la información de temperatura y apagar el aire acondicionado; por lo que la temperatura habrá bajado 10 °C, o sea 5 °C menos de lo deseado. El resultado será una interminable oscilación de 5 °C por encima y por debajo de la temperatura deseada. Para que esto no ocurra, el tiempo de transmisión de información sensorial a través del comparador de temperaturas y hacia el dispositivo que enciende y apaga a la calefacción y al aire acondicionado debe ser más rápido que el ritmo de aumento o descenso de temperatura generados por estos dos últimos aparatos.

Teniendo en cuenta la analogía anterior se puede entender mejor algunas de las tareas de ajuste de movimientos realizadas por el cerebelo. Cuando una persona mueve la cabeza, se realiza un movimiento ocular compensatorio hacia el lado contrario de la rotación de la cabeza para mantener la vista clavada en el objetivo. El cerebelo recibe información sensorial proveniente del sistema vestibular ubicado en el oído, y que le informa que la cabeza se está moviendo. También recibe información de los receptores de los músculos oculares así como de otra información relevante de otras fuentes de información acerca de las condiciones actuales del movimiento de la cabeza, para poder así hacer ajustes compensatorios en el movimiento de los ojos. Lo que hace el cerebelo es evaluar toda esta información sensorial y calcular el movimiento ocular apropiado para contrabalancear el movimiento de la cabeza.

Pero qué ocurre si el movimiento ocular no coincide con el movimiento de la cabeza, y la imagen visual se mueve a lo largo de la retina del ojo (como cuando ocurría en el experimiento en el que los individuos llevaban puestos prismas binoculares) El corrimiento retinal constituye una señal errónea enviada al cerebelo, por lo que si se repite la acción varias veces, el cerebelo aprenderá a hacer los ajustes, en un proceso de prueba y error hasta calibrar el movimiento que contrabalancea al movimiento de la cabeza.

En otro ejemplo, la coordinación de los movimientos requiere que los grupos musculares se actiben en una secuencia temporal precisa. No solamente las distintas articulaciones deben estar coordinadas temporalmente, pero incluso los músculos antagonistas que controlan una misma articulación necesitan una coordinación temporal precisa. Por ejemplo, un músculo extensor necesita ser activado para comenzar un movimiento para alcanzar algo con la mano y el correspondiente músculo flexor necesita ser activado al final del movimiento para detener el brazo apropiadamente en el punto deseado. La coordinación de tiempo precisa de las contracciones musculares y de la fuerza necesaria para cada contracción varía con la cantidad de carga colocada en el músculo, así como de las propiedades inherentes del propio músculo (por ejemplo la elasticidad). Estas variables cambian constantemente a lo largo de la vida, al ir creciendo, al ganar o perder peso, y con el paso de los años. Además, un mismo movimiento requerirá distintos patrones de actividad motora dependiendo del peso que deberá soportar el músculo (por ejemplo si la mano extendida está vacía o sosteniendo un objeto pesado). El cerebelo es el órgano encargado de calibrar y coordinar temporal y espacialmente a los distintos grupos musculares que participan en un movimiento, muy probablemente a través de un mecanismo de aprendizaje de prueba y error ya explicado anteriormente.

Como se puede ver, el cerebelo es una herramienta del cuerpo de alta precisión, un filtro de señales sensoriales, las cuales son ajustadas en tiempo real y corregidas para realizar los movimientos resultantes acorde a la posición y postura del cuerpo en un determinado momento; y todos estos ajustes se dan en fracciones de segundo. Por lo tanto el cerebelo no solamente es una herramienta de altísima precisión, depuradora de señales sensoriales, sino que también altamente veloz.

Continúa en Cómo funciona el cerebro - Quinta parte >>


4 people like this

Share
Related Articles

Photo Gallery
Photoalbum: 

Cómo funciona el cerebro


Suggested posts
Follow Youbioit