Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Qué son los fondos buitres


62 people like this


Los fondos buitres son grupos de inversionistas que se dedican a comprar deudas públicas de empresas o países que se encuentran en situación de riesgo de quiebra. En otras palabras, compran a un precio mucho más bajo que el nominal (monto de la deuda), en mercados financieros secundarios (como por ejemplo bolsas de valores), las deudas de países o empresas cuyas economías están muy dañadas, en crisis y cercanas a la quiebra, esperan unos años a que el país o empresa en crisis se recupere y los demandan judicialmente ante una corte mediadora y supuestamente imparcial para cobrar en lo posible el 100% del valor de la deuda más los intereses acumulados a lo largo de los años transcurridos, obteniendo así, con la diferencia, un rédito que supera varias veces el 100% del monto pagado al momento de haber comprado la deuda y que en ocasiones puede superar incluso el 1000% al cobrarla.

Para analizarlos con mayor profundidad, primero hay que saber que técnicamente en economía, a los fondos buitres se los denomina fondos de capital de riesgo, básicamente porque lo que hacen es invertir en capitales que están en alto riesgo económico, como empresas a punto de quebrar o que ya hayan quebrado o países con mucha deuda pública, crisis económica y en default (el default es la cesación o suspensión de pagos, o sea un país en default se considera no apto o imposibilitado para pagar sus deudas, vendría a ser como un estado moroso).

En casos en que un país o empresa deudora se haya declarado en default, los acreedores (aquellos que prestaron el dinero) que quieren cobrar su dinero ya, ofrecen en mercados financieros (como bolsas de valores) los títulos de la deuda a un precio más bajo, para cobrar por lo menos algo a corto plazo y no esperar años de litigio con el deudor incobrable. Los títulos de deuda son como contratos o documentos que certifican que el deudor debe devolverle el dinero al acreedor, con intereses, a partir de un momento pactado, en cuotas o todo junto. Aquel que posee ese contrato o título de deuda rubricado (firmado) por el deudor, es el acreedor y se lo puede denominar también tenedor de deuda o tenedor de título de deuda, simplemente porque tiene el título o documento que certifica su derecho a cobrar el dinero. Con ese título de deuda, el acreedor tiene un derecho contractual para recibir el dinero prestado con los intereses correspondientes y puede presentar una demanda judicial en caso de que el deudor sea moroso o se vea imposibilitado a pagar.

Que es un titulo de deuda
Título de deuda o pagaré (Cliquear para ampliar imagen)

Cuando se obtiene un determinado monto de dinero prestado, el deudor le firma al prestamista un papel comprobante en el que se garantiza que le devolverá, luego de un determinado tiempo establecido, el monto recibido más los intereses periódicos (mensuales, trimestrales, cuatrimestrales, semestrales o anuales). A este documento comprobante se lo denomina pagaré y solamente puede tenerlo la persona que prestó el dinero.

En el mercado financiero de gran escala, a diferencia del pagaré común existe otro tipo de comprobante llamado bono. Una de las diferencias principales entre los bonos y los pagarés comunes, es que los bonos pueden ser vendidos en mercados financieros secundarios (como bolsas de valores) a especuladores. Por ejemplo, un bono es emitido por un país a la hora de pedir un crédito y se lo entrega al prestamista; en dicho bono se garantiza que el país deudor amortizará su deuda (amortizar técnicamente significa pagar la deuda) luego de un plazo de tiempo establecido más los intereses periódicos. Pero el valor del bono puede variar de acuerdo a la situación económica del país. Si el país se encuentra en recesión o crisis económica, las probabilidades de poder cumplir con los pagos de su deuda bajan, por lo tanto es más difícil cobrarla para quien tiene ese bono en mano (bonista o tenedor de deuda). Se convierte así en un bono de riesgo (porque es una inversión más riesgosa al tratarse de una deuda con menores probabilidades de ser amortizada a corto plazo) y su precio en el mercado especulativo baja. Es entonces cuando vienen inversores y compran esos bonos a bajo costo. Los prestamistas que no quieren esperar tanto tiempo para cobrar, al menos sacan un rédito (aunque muy inferior al valor prestado o valor nominal de la deuda, como se denomina técnicamente en economía) mientras que los inversores se disponen a esperar a que el país se recupere económicamente y pueda volver a pagar sus deudas, lo cual hace que los precios de los bonos se eleven nuevamente. Entonces, aquellos que pagaron menos del valor nominal o real de la deuda por dichos bonos (títulos de deuda) cuando el país estaba en crisis, ahora podrán cobrar el monto total de la deuda (valor nominal) más los intereses.

Que son los bonos de deuda
Qué son los bonos de deuda pública - Cliquear para ampliar la explicación de cómo funcionan los bonos de deuda y los intereses

Una de las unidades de medida que establecen los valores de los bonos emitidos por un país y la probabilidad de poder cobrar las deudas que representan dichos bonos, es el riesgo país. Se considera que los bonos emitidos por un estado con alto riesgo país, representan deudas más difíciles de cobrar, por lo que el precio de estos bonos en los mercados financieros secundarios disminuye. Al bajar el riesgo país el valor de los bonos se recupera y las probabilidades de cobrar la deuda aumentan.

Entonces, cuando el deudor se ve imposibilitado a pagar la deuda, el tenedor del título de deuda (el acreedor), en lugar de esperar años para cobrar todo el dinero más los intereses, o incluso no cobrarlos nunca, ofrece o pone a la venta en mercados financieros especiales, los títulos de deuda o bonos -o sea la deuda propiamente dicha- a un valor mucho más bajo que el que debería cobrar si la deuda se amortizara normalmente. Esto lo hace el acreedor para al menos cobrar algo en el tiempo inmediato. Es ahí donde aparecen los fondos buitres o técnicamente llamados fondos de capitales de riesgo, que compran esos títulos de deuda a un bajo costo y esperan pacientemente años para que la empresa deudora en quiebra o el país en default se recupere. Una vez que los deudores están en proceso de recuperación y el país o empresa supuestamente tiene medios para solventarla, el nuevo tenedor de la deuda (en este caso el fondo buitre) realiza una demanda judicial a la empresa o país, para cobrar toda la deuda más los intereses acumulados durante los años de espera, así como punitorios por retrasos en los pagos, o sea cobrar el valor nominal de la deuda más todos los intereses y no el monto que pagó en el mercado financiero años antes, cuando los bonos estaban desvalorizados, obteniendo así con la diferencia un gran rédito.

Como se cotizan los bonos
Cómo se cotizan los bonos de deuda - Cliquear para ampliar

Los fondos buitres, por lo general no develan o no dan a conocer su información fiscal y están instalados en paraísos fiscales como las Islas Caimán. Incluso en algunos casos no hay información disponible acerca de quiénes son sus propietarios.

Como funcionan los fondos buitres
Los fondos buitres comprando bonos basura - Cliquear para ampliar

Sin embargo, los fondos buitres no compran las deudas de cualquier empresa o país. Por ejemplo, primero realizan una investigación exhaustiva, buscando títulos de deuda baratos de países que a pesar de estar en crisis tienen altas probabilidades de recuperarse a través del desarrollo de sus economías, así como de rescates económicos por parte de entidades internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial. Tambien les interesan los países que logran una reestructuración y condonación de un porcentaje de sus deudas por parte de algunos acreedores a cambio de que el país retome el proceso de pagos suspendido al declararse en default.

Esos créditos de rescate económico recibidos por los países en crisis o el monto condonado de parte de sus deudas (reestructuración de deuda), en teoría sirven para ayudar a los ciudadanos del país, ya que pueden ser invertidos en salud, educación, planes sociales y obras públicas. La idea de esto es que si la economía del país en crisis se reactiva y vuelve a procesos de crecimiento, dicho estado podrá pagar sus deudas anteriores, se volverán a abrir los mercados para invertir en el país deudor e incluso una vez recuperado, podrá realizar transacciones económicas con otras naciones y convertirse en cliente importador de productos extranjeros, así como apto y confiable para recibir nuevos créditos que se utilizarían en la construcción de obras públicas, impulsando aún más la economía del país, que de esta manera podrá amortizar (saldar) estas nuevas deudas, generando ganancias a los acreedores a través de los intereses de los créditos otorgados.

No obstante, es necesario también aclarar que en muchos casos, los rescates económicos por parte de organismos multilaterales como el FMI o Banco Internacional a países endeudados no se utilizan para ninguna de las cosas mencionadas en el párrafo anterior, sino que para pagarle a los acreedores cuotas de las deudas contraídas y/o sus intereses antes del vencimiento de un plazo de pago. Esto es para evitar el default (suspensión de pago de obligaciones de deuda), pero endeudándolo aún más, ya que estos nuevos créditos también incluyen tasas de interés que incrementan la deuda externa de un país.

Es en momentos de prosperidad del país recuperado, cuando los fondos buitres realizan la demanda judicial para cobrar el 100% del valor de la deuda (que compraron a menor costo que su valor nominal en el mercado financiero) más los intereses y punitorios por retrasos de pago.

Hacia finales del año 2011, 16 países pobres en grave crisis económica y endeudados, estaban enfrentando 78 casos judiciales planteados por parte de los fondos buitres. De estos casos, 36 finalizaron en veredictos favorables a los fondos buitres por un monto conjunto a pagar de 1000 millones de dólares (valor de las deudas más intereses), cuando el valor original de las deudas en total era de unos 500 millones de dólares; generando así grandes ganancias a los fondos de capitales de riesgo y terribles pérdidas a los países que podrían utilizar ese dinero para impulsar sus economías.

Cuando los países en grave crisis económica y recesión entran en default (suspensión de pagos), por lo general convienen una reestructuración de sus deudas con los bonistas acreedores (tenedores de deuda). Esto puede consistir en quita de deuda (condonación de un porcentaje de la deuda por parte de los acreedores), quita o condonación de los intereses (por lo que solamente se debería pagar el monto de la deuda sin intereses), otorgamiento de nuevos plazos para saldar la deuda (para darle tiempo de recuperación al país y que pueda pagar así su deuda) con o sin intereses (si es que no se los condonaron o quitaron de la deuda) y en muy pocas ocasiones algunos acreedores han llegado a perdonar la deuda de países que hayan pasado por alguna situación extrema como una catástrofe natural o una guerra, para darles así la oportunidad de recuperarse.

Que es reestructuracion de deuda publica
Cómo es una reestructuración de deuda pública - Cliquear para ampliar explicación e imagen

No obstante, ciertos bonistas se niegan a adherir a estos planes de reestructuración de deuda y no quieren llegar a ningún acuerdo, simplemente pretenden cobrar absolutamente el 100% del valor nominal de la deuda más los intereses. A estos acreedores que no quieren acordar, se los denomina holdouts (del inglés resistencia, resistentes o no colaboradores). Los holdouts están compuestos por distintos tipos de bonistas, entre los que se incluyen siempre los fondos buitres, ya que su negocio no es pactar sino intentar cobrar bajo todos los medios posibles (principalmente litigios judiciales, presión en los medios de comunicación, colaboraciones económicas en campañas de políticos y lobby en círculos judiciales), el total del valor nominal de la deuda más los intereses y los punitorios por retrasos de pagos que se hayan acumulado.

Otro elemento desfavorable y que arrincona aún más a los países endeudados que quieren pagar sus deudas mediante reestructuraciones, es el de la cláusula conocida como pari passu, que establece que el país emisor de los bonos de deuda, debe otorgar mismo tratamiento e iguales condiciones de pago a todos los acreedores, por lo que todos deben recibir sus pagos corrientes a fecha y en proporciones iguales. Por lo tanto, si un país logra reestructurar su deuda con bonistas que accedieron a participar del canje de deuda, mientras que por su parte, los fondos buitres pretenden cobrar el 100% del valor nominal de sus bonos (que adquirieron a un valor muy inferior) más intereses y punitorios, no se estaría cumpliendo con la cláusula pari passu, por lo que si un fallo de corte favorece a los fondos de capital de riesgo y el país les paga la deuda, automáticamente la reestructuración con los demás bonistas pierde vigencia y estos pueden exigir nuevamente el 100% del valor nominal de sus bonos más intereses, situación altamente perjudicial para la ecoomía del país endeudado. Por otro lado, según algunos magistrados de cortes favorables a los fondos buitres, muchas veces han fallado a favor de estos últimos alegando que al realizar los pagos a los bonistas que adhirieron al canje de deuda y no a los holdouts, también se estaría violando la cláusula pari passu por falta de tratamiento igualitario a todos los acreedores. Este último argumento puede llegar a poner en peligro muchos acuerdos de reestructuración de deudas que se han realizado y se realizarán a nivel internacional, por lo que genera gran preocupación en muchos organismos multilaterales.

Además de especular con los precios de los bonos de deuda, los fondos buitres tienen una herramienta de especulación adicional que puede otorgarles grandes ganancias extra, la permuta de incumplimiento crediticio (credit default swap en inglés), la cual se trata de una especie de contrato que les permite a los especuladores financieros apostar con una eventual cesación de pagos o default por parte de un país.

Estos contratos de swap o permuta tienen un funcionamiento similar al de una póliza de seguros de riesgo, solo que en este caso cubren el riesgo de que los bonos emitidos por un país se tornen incobrables, dada una situación de cesación de pagos o default. Los swap son comprados por un apostador financiero a un vendedor a quien le debe pagar periódicamente una cuota y en caso de que el país emisor de los bonos se declarase en default, automáticamente el vendedor de los swap le debe pagar la totalidad del valor nominal de los bonos por sobre los que se efectuó la apuesta. A diferencia de una póliza de seguro normal, no es necesario que el comprador del swap sea tenedor o dueño de los bonos asegurados, siendo esta operación algo más parecido a una apuesta financiera que a un seguro normal.

Que es un swap crediticio
Cliquear para ampliar imagen

Por lo tanto, en muchos casos a estos apostadores financieros les conviene que un país se declare en default, para poder cobrar la totalidad del valor nominal de los bonos asegurados por swaps. El negocio para el vendedor de los swaps se halla en que el comprador de estos le pague periódicamente una cuota mientras el país emisor de los bonos no se declare en default (gana el vendedor pierde el comprador), mientras que el negocio para el comprador se encuentra en la posibilidad de que el país endeudado entre en default y poder cobrar así el total del valor nominal de los bonos por parte del vendedor (gana el comprador de swaps pierde el vendedor). Si el país emisor de los bonos entra en default, el vendedor del swap hace el pago del 100% del valor nominal de los bonos al comprador.

En algunos casos los fondos buitres han llegado a presionar para que las economías de ciertos países endeudados entraran en default y poder cobrar los títulos de swap, ganando la apuesta. Un ejemplo es la presión ejercida por los fondos de capitales de riesgo en contra de Argentina en el año 2014.

Los fondos buitres por lo general no apuestan a permutas la totalidad del monto que tienen en bonos de deuda sino una parte, simplemente con fines especulativos. El resto de su negocio consiste en cobrar el valor de la deuda más los intereses y punitorios por parte del país endeudado emisor de los bonos, ya que ahí están las mayores ganancias. 
 

Continúa en Qué son los fondos buitres - Parte II (Qué pasa si un país entra en default) >>


62 people like this

Share
Related Articles

Photo Gallery
Photoalbum: 

Qué es un fondo buitre


Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.