Home

      Comment post English
x

Select your language

EnglishEspañol

Qué es la sangre y cómo funciona


1 person likes this


Si alguna vez te has preguntado qué es la sangre, cómo está compuesta, para qué sirve y por qué cada vez que nos realizamos un chequeo médico nos extraen una pequeña muestra de este líquido vital para saber cómo andamos de salud, en este artículo se intentará dar respuesta a todas estas preguntas y otras más, en un lenguaje sencillo y fácil de entender para que al finalizarlo puedas conocer mucho más acerca de la sangre y su funcionamiento.

Normalmente, no solemos pensar mucho en la sangre, salvo cuando nos lastimamos, nos extraen una muestra o donamos una parte de ella. Sin embargo, la sangre es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, una de las más examinadas y literalmente se la considera el río de la vida, ya que cada una de las células que componen al cuerpo humano obtienen sus nutrientes y oxígeno de la sangre.

Entender el funcionamiento y la composición de la sangre te podrá ayudar a comprender mejor los resultados de tus exámenes médicos.

La sangre está compuesta por una mezcla de células y plasma. El corazón bombea la sangre a través de las arterias, capilares (la ramificación más fina de las arterias) y venas para proveerles a las células del cuerpo los nutrientes y oxígeno necesarios para que sigan viviendo. Recordemos que el cuerpo humano es en realidad una comunidad de aproximadamente 100 billones de seres vivos -las células- que funcionan como una orquesta de manera organizada y coordinada, por lo que cada una de estas células requiere todos los nutrientes y oxígeno para mantenerse viva. La sangre también es la encargada de transportar los productos de desecho del cuerpo humano hacia los órganos que los eliminan y expulsan del cuerpo, como el hígado y el sistema excretor.

El cuerpo humano contiene en promedio entre 4,5 y 6 litros de sangre que normalmente corresponden al 7% u 8% del peso del cuerpo. Aproximadamente entre 2,47 y 3,3 litros de la sangre es plasma (aproximadamente el 55% del volumen de la sangre) y el resto está compuesto por células sanguíneas especializadas.

El plasma es la porción líquida de la sangre y está compuesto aproximadamente en un 90% de agua. Las células sanguíneas (por ejemplo los glóbulos rojos) flotan en el plasma. El plasma también tiene disueltos electrolitos (los electrolitos son minerales como el calcio, cloro, magnesio, fósforo, potasio, sodio cuyas funciones se explicarán más adelante). Otras sustancias disueltas en la sangre incluyen a los nutrientes, hormonas, vitaminas (absorbidas por los intestinos o producidas por el cuerpo), factores de coagulación (que son las proteínas encargadas de formar los coágulos sanguíneos) y proteínas como las inmunoglobulinas producidas por el sistema inmunológico para comportarse como anticuerpos que combaten a antígenos (bacterias, virus y alergenos dañinos para el organismo).

Componentes principales de la sangre
Componentes principales de la sangre

El plasma (la parte líquida de la sangre) distribuye a todas estas sustancias que contiene y que fueron mencionadas en el párrafo anterior, mientras circula por el cuerpo.

Proceso de separacion de los componentes de la sangre
Cómo se separan las partes de una muestra de sangre extraída - Cliquear para ampliar imagen

Las células sanguíneas que circulan por el plasma (o sea la parte líquida de la sangre) son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Los glóbulos rojos transportan oxígeno desde los pulmones a cada una de las células que componen el cuerpo. Los glóbulos blancos ayudan a combatir infecciones. Las plaquetas son partes de células que el cuerpo utiliza para formar coágulos.

Todas las células sanguíneas son producidas en la médula ósea (la médula ósea es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de varios huesos del cuerpo). De niños, la mayoría de los huesos producen sangre, pero con el paso de los años termina siendo producida solamente por sectores de la parte superior de los huesos de los brazos y piernas, vértebras, esternón, costillas, huesos del cráneo y huesos de la cadera. La médula ósea que sigue produciendo células sanguíneas se denomina médula ósea roja y la que no produce más células sanguíneas se denomina médula ósea amarilla.

El proceso por el que el cuerpo produce sangre se llama hematopoyesis (del griego hema que significa sangre y poyesis que significa creación). Todas las células sanguíneas (góbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) provienen del mismo tipo de células llamadas células madre hematopoyéticas pluripotenciales, que tienen la capacidad de producir cualquiera de los tipos de células sanguíneas, así como reproducirse a sí mismas.

Medula osea
Médula ósea - Cliquear para ampliar imagen

A continuación analizaremos cada una de las partes que componen la sangre y para qué sirven.
 

Qué son los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos también son conocidos con los nombres de hematíe o eritrocito (Hematíe del griego hema que significa sangre. Eritrocito del griego eritró que significa rojo y citos que significa bolsa, celda o célula).

Los glóbulos rojos son por lejos las células más abundantes en la sangre. Son los glóbulos rojos los que le dan a la sangre su color rojo característico. Los hombres tienen en promedio aproximadamente 5.200.000 (5,2 millones) glóbulos rojos por milímetro cúbico (microlitro o millonésima de litro) de sangre y las mujeres aproximadamente 4.500.000 (4,5 millones) glóbulos rojos por milímetro cúbico de sangre. Los glóbulos rojos representan entre el 40% y 45% del volumen de la sangre. Este porcentaje de glóbulos rojos en relación al total de la sangre se denomina hematocrito y es un valor que se mide frecuentemente en los exámenes médicos. La proporción celular en sangre en una persona sana es de aproximadamente 600 glóbulos rojos por cada glóbulo blanco y de 40 plaquetas.

Como son los globulos rojos
Glóbulos rojos - Cliquear para ampliar imagen

Algunas de las características de los eritrocitos incluyen:

  • Su forma de disco bicóncavo, como si se tratara de un tazón de dos lados con poca profundidad.
     
  • Normalmente, los glóbulos rojos tienen un diámetro de entre 7 y 8 micrómetros (millonésimas de metro o milésimas de milímetro) y un grosor de 2,5 micrómetros.
     
  • A diferencia de otras células del cuerpo humano, no tiene núcleo. El núcleo abandona la célula durante su proceso de maduración al formarse el reticulocito (el reticulocito es la fase celular anterior de formación de un eritrocito y ya se describirá más abajo).
     
  • Tienen la capacidad de cambiar de forma extremadamente sin romperse, ya que pueden estrujarse para poder pasar por los capilares sanguíneos (los capilares son las partes más finas de los vasos sanguíneos por donde se intercambian nutrientes, oxígeno, dióxido de carbono y productos desechos entre células y el sistema circulatorio, así como entre los pulmones y el sistema circulatorio).
     
  • Los eritrocitos contienen hemoglobina, una molécula especialmente diseñada para poder capturar oxígeno tomado de los pulmones y transportarlo a las células que lo necesitan para seguir funcionando (o sea seguir viviendo). Cada glóbulo rojo contiene aproximadamente 270 millones de moléculas de hemoglobina.

La función principal de los eritrocitos (glóbulos rojos) es transportar oxígeno de los pulmones a las células del cuerpo. En realidad, la parte de los glóbulos rojos que transporta o sostiene a las moléculas de oxígeno (O2) es una proteína llamada hemoglobina que se mencionó en la lista anterior. Como ya se dijo, cada eritrocito contiene 270 millones de moléculas de hemoglobina.

En los capilares sanguíneos, los glóbulos rojos sueltan el oxígeno (O2) para que penetre a las células que lo utilizan para producir la energía que les permite seguir funcionando y a cambio toman el dióxido de carbono (CO2), producto de la combustión realizada a moléculas de glucosa en presencia de oxígeno en las mitocondrias de las células donde se genera la energía (las mitocondrias son los orgánulos donde la célula produce energía para seguir funcionando a través de una combustión de moléculas de glucosa realizada en presencia de oxígeno). Este proceso se denomina respiración interna. Aproximadamente, el 97% del oxígeno (O2) transportado por la sangre desde los pulmones a todas las células del cuerpo, es llevado por la hemoglobina de los glóbulos rojos. El otro 3% del oxígeno (O2) está disuelto en el plasma. La hemoglobina permite transportar a la sangre entre 30 y 100 veces más oxígeno de lo que puede llevar disuelto en el plasma. Por eso es muy importante mantener la cantidad de glóbulos rojos en valores saludables.

Intercambio de gases
Respiración interna y respiración externa - Cliquear para ampliar imagen

Al pasar los glóbulos rojos de la sangre por los capilares que rodean a los alvéolos pulmonares (lugar donde el oxígeno pasa de los pulmones a la sangre), las moléculas de hemoglobina se combinan con las moléculas de oxígeno (O2) que abundan en los pulmones y luego las sueltan en los capilares sanguíneos que pasan por células del cuerpo donde los niveles de oxígeno son bajos. Cada molécula de hemoglobina contiene cuatro átomos de hierro y cada uno de estos átomos de hierro pueden llevar una molécula de oxígeno (cada molécula de oxígeno tomada del aire contiene dos átomos de oxígeno, por eso se la simboliza O2). Por lo tanto, cada molécula de hemoglobina puede transportar cuatro moléculas de oxígeno (4 moléculas de O2 ó en otras palabras 8 átomos de oxígeno). Lo que le da a la sangre su característico color rojo es la hemoglobina y si hurgamos un poco más profundo, lo que en realidad le da ese color rojo a la sangre es el hierro de las moléculas de hemoglobina.

Entre el 33% y 35% del peso de un eritrocito corresponde a la molécula de hemoglobina. La concentración normal de hemoglobina en sangre es de 15,5 gramos por decilitro de sangre en los hombres y de 14 gramos de hemoglobina por decilitro de sangre en las mujeres (un decilitro es la décima parte de un litro o 100 mililitros).

Como es la hemoglobina
Cómo es la hemoglobina - Cliquear para ampliar imagen

Además de transportar el oxígeno (O2) de los pulmones a todas las células del cuerpo, los glóbulos rojos también sirven para llevar el dióxido de carbono (CO2) de las células a los pulmones, donde es exhalado fuera del cuerpo. El dióxido de carbono (CO2) se forma en las células luego de la combustión de glucosa en las mitocondrias celulares. Allí, cada molécula de glucosa (simbolizada químicamente C6H12O6 por contener 6 átomos de carbono, 12 de hidrógeno y 6 de oxígeno), mediante un proceso de oxidación (combustión lenta), reacciona con seis moléculas de oxígeno (O2) y da como resultado 6 moléculas de agua (H2O), 6 moléculas de dióxido de carbono (CO2) y energía que le permite seguir funcionando a la célula (este proceso de generación de energía se denomina respiración celular). Por eso, el oxígeno es fundamental para la vida, unos segundos de más sin oxígeno y las células mueren y en consecuencia la persona muere, ya que el cuerpo humano no es otra cosa más que una comunidad de alrededor de 100 billones de células (seres vivos) trabajando mancomunadamente, donde cada una de ellas tiene sus deberes y responsabilidades para que la comunidad (el cuerpo) siga funcionando bien y ordenadamente.

El dióxido de carbono (CO2) producido en las mitocondrias de las células, luego de la combustión pasa de las células a la sangre a través de la pared de los vasos capilares (la pared de los vasos capilares se denomina endotelio) donde es capturado por los glóbulos rojos que lo transportan a los pulmones, desde donde se lo exhala finalmente al exterior del cuerpo.

Respiracion interna y respiracion externa
Cliquear para ampliar imagen y verla en mejor calidad

El 70% del dióxido de carbono (CO2) producido en las células entra a los glóbulos rojos donde se combina con agua (H2O) y se forman moléculas de ácido carbónico (H2CO3), a través de la reacción CO2 +H2O ==> H2CO3 (el ácido carbónico está compuesto por dos átomos de hidrógeno provenientes del agua, un átomo de carbono proveniente del dióxido de carbono y tres átomos de oxígeno, dos de los cuales provienen del dióxido de carbono y uno del agua). Dentro de los glóbulos rojos existe una enzima llamada anhidrasa carbónica (las enzimas son proteínas producidas por las células para acelerar o favorecer reacciones químicas), que favorece la formación de ácido carbónico y al inmediato rompimiento del ácido carbónico recientemente formado en dos iones (un ión es un átomo o un grupo de átomos con una carga eléctrica neta positiva o negativa), quedando un ión de hidrógeno H+ (con carga positiva) y un ión bicarbonato HCO3- (con carga negativa). El ión de hidrógeno H+ se une a una de las moléculas de hemoglobina del glóbulo rojo, mientras que el ión bicarbonato HCO3- sale del glóbulo rojo y se disuelve en el plasma por donde va a viajar hasta los pulmones. Es bueno aclarar que para abreviar, en bioquímica (ciencia que estudia la composición química de los seres vivos), la hemoglobina se suele simbolizar como Hb.
 
Luego, al circular por los capilares sanguíneos que rodean a los alvéolos pulmonares, los iones bicarbonato HCO3- disueltos en el plasma vuelven a penetrar en los glóbulos rojos, donde las moléculas de hemoglobina sueltan a los iones hidrógeno H+ para tomar en su lugar moléculas de oxígeno capturadas de los alvéolos pulmonares. De esta manera, los iones de cargas eléctricas opuestas, hidrógeno H+ y bicarbonato HCO3- se atraen entre sí y forman nuevamente ácido carbónico (H2CO3) dentro del glóbulo rojo. No obstante, inmediatamente con la ayuda de la anhidrasa carbónica que contienen los glóbulos rojos, se revierte el proceso y el ácido carbónico (H2CO3) se separa en moléculas de dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). A continuación, las moléculas de dióxido de carbono (CO2) salen de los glóbulos rojos y traspasan las paredes de los capilares sanguíneos (endotelio) para penetrar a los alvéolos pulmonares y finalmente desde allí ser exhalados fuera del cuerpo al medio ambiente.

Ya dijimos que el 70% del dióxido de carbono (CO2) producido por las células es desechado del cuerpo mediante este proceso descrito en los dos párrafos anteriores. El 23% del dióxido de carbono (CO2) se combina directamente con moléculas de hemoglobina (Hb) de los glóbulos rojos que lo transportan hasta los pulmones y el 7% restante de dióxido de carbono (CO2)es transportado hasta los pulmones disuelto directamente en el plasma. Sin embargo, como se puede ver, la mayor parte es expulsado mediante el proceso de conversión a ácido carbónico (H2CO3) y bicarbonato HCO3-.

Por lo tanto, la principal función de los glóbulos rojos, hematíes o eritrocitos (cualquiera de los tres nombres puede ser utilizado, ya que definen exactamente lo mismo) es abastecer del oxígeno (O2) inhalado por el sistema respiratorio a las células del cuerpo, así como también llevar hasta los pulmones el dióxido de carbono (CO2) producido por las células tras la combustión de glucosa con el oxígeno, para ser expulsado del cuerpo.

Se denomina intercambio gaseoso al proceso en el que el oxígeno (O2) pasa de los alvéolos pulmonares a los glóbulos rojos y el dióxido de carbono (CO2) de los glóbulos rojos a los alvéolos pulmonares. También se llama intercambio gaseoso al proceso en el que el oxígeno (O2) pasa de los glóbulos rojos a las células y el dióxido de carbono (CO2) de las células a los glóbulos rojos.
 
La hemoglobina es una heteroproteína (las heteroproteínas están compuestas por una parte proteica y otra no proteica, de ahí el prefijo hetero que denota su heterogeneidad) formada por cuatro proteínas llamadas globinas, cada una de las cuales tiene unido un grupo no proteico llamado grupo hemo. A su vez, cada uno de estos cuatro grupos hemo cuenta con un átomo de hierro (Fe) que puede unirse a una molécula de oxígeno (O2). Por lo tanto, cada molécula de hemoglobina posee cuatro átomos de hierro (Fe), así que cada hemoglobina puede transportar hasta cuatro moléculas de oxígeno (O2) desde los pulmones a las células. Asimismo, los cuatro átomos de hierro (Fe) de la hemoglobina pueden unirse a moléculas de dióxido de carbono (CO2), por lo que cada hemoglobina también puede transportar hasta cuatro moléculas de dióxido de carbono (CO2) desde las células a los pulmones.

Molecula de hemoglobina
Molécula de hemoglobina y sus partes componentes - Cliquear para ampliar la imagen

Pero es muy importante aclarar que las moléculas de monóxido de carbono (simbolizado CO por estar formado por 1 átomo de carbono y 1 átomo de oxígeno), producto de combustiones incompletas ocurridas en lugares mal ventilados donde escasea el oxígeno, tienen mucha más afinidad con los átomos de hierro de la hemoglobina que las moléculas de oxígeno (O2) y dióxido de carbono (CO2). Las moléculas de monóxido de carbono (CO) tienen una afinidad aproximadamente 200 veces más fuerte con el hierro (Fe) de la hemoglobina que las moléculas de oxígeno (O2) y dióxido de carbono (CO2). Esto significa que si una persona se encuentra en un lugar con poca ventilación donde está ocurriendo algún tipo de combustión (por ejemplo una estufa encendida o la llama de una hornilla de cocina), al respirar dicha persona, las moléculas de monóxido de carbono (CO) del ambiente ingresarán a los pulmones y al pasar de los alvéolos al torrente sanguíneo, por tener mayor afinidad con el hierro de la hemoglobina que el oxígeno y el dióxido de carbono, tomarán ventaja y se unirán a las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos, de esta manera no permitirán que el oxígeno (O2) se una a los glóbulos rojos y por ende no podrá ser transportado hasta las células del cuerpo.

Las reacciones químicas de las moléculas de hemoglobina (Hb) con moléculas de oxígeno (O2) y dióxido de carbono (CO2) se denominan reacciones reversibles, ya que no son tan fuertes y pueden romperse fácilmente los vínculos (revertirse) y así el dióxido de carbono (CO2) puede soltarse de la hemoglobina en los pulmones para ser reemplazado por oxígeno, así como el oxígeno (O2) puede soltarse de la hemoglobina al llegar a las células para ser reemplazado por dióxido de carbono (CO2).

Por el contrario, las reacciones químicas del monóxido de carbono (CO) con la hemoglobina se denominan reacciones irreversibles, ya que es muy difícil romper su vínculo y una vez que las moléculas de monóxido de carbono (CO) se unen a los cuatro átomos de hierro (Fe) de cada molécula de hemoglobina, ni el oxígeno (O2) ni el dióxido de carbono (CO2) pueden quitarles el lugar, por lo que las moléculas de oxígeno (O2) no pueden ser transportadas por los glóbulos rojos hasta las células y la persona padecerá una hipoxia (del griego hipó que significa debajo o bajo y oxys que representa al oxígeno), es decir falta de oxígeno en la sangre y células del cuerpo.

 Por que el monoxido de carbono es peligroso
Por qué el monóxido de carbono el tóxico - Cliquear para ampliar imagen

Por lo tanto, si una persona se encuentra en un espacio mal ventilado donde ocurre una combustión (por ejemplo de una estufa), las moléculas de monóxido de carbono (CO) se unirán a las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos y evitarán que se unan al oxígeno (O2), así comenzará el proceso de asfixia, dado que la sangre no podrá transportar hasta las células al oxígeno (O2) que requieren para seguir funcionando (es decir viviendo). Es por esto que el monóxido de carbono (CO) se considera un gas altamente tóxico.

Con apenas una concentración de 0,02% de monóxido de carbono (CO) en el aire, la persona que respira dicho aire puede padecer dolores de cabeza y sentir náuseas como señal de alerta que produce el cuerpo en respuesta a la presencia de aire envenando. Si la concentración de monóxido de carbono en el aire aumenta a 0,1% la persona puede perder el conocimiento.

Una vez respirado, si la concentración de monóxido de carbono (CO) ocupa el 10% de las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos, la persona padecerá síntomas de carencia de oxígeno (confusión, debilidad, dolor de cabeza, dolor de pecho, mareos, náuseas, vómitos). Si la concentración de moléculas de monóxido de carbono (CO) unidas a las moléculas de hemoglobina del cuerpo alcanza el 30%, afecta al funcionamiento neurológico del cuerpo. Si la concentración de monóxido de carbono (CO) alcanza al 50% de las moléculas de hemoglobina, puede causar la muerte. El monóxido de carbono (CO) es un gas inodoro e incoloro, por lo que es difícil de detectar y los síntomas que genera son similares a los de otras enfermedades.

Es por ello que es fundamental tener siempre los ambientes bien ventilados y oxigenados, especialmente cuando ocurre algún tipo de combustión como la de una hornilla encendida, que va consumiento al oxígeno del ambiente y pasado determinado tiempo a causa de la escacez de oxígeno, la combustión comenzará a ser incompleta y en lugar de dar como resultado moléculas de dióxido de carbono (CO2) que tienen dos átomos de oxígeno, generará moléculas de monóxido de carbono (CO) que tienen un solo átomo de oxígeno. Por esta misma razón, también se recomienda no dormir con estufas encendidas ya que las personas intoxicadas pueden morir sin percatarse de los síntomas alertantes. Normalmente, el aire contiene una concentración de aproximadamente 20,9% de oxígeno. Si el nivel de oxígeno es inferior a 19,5% se considera que el ambiente tiene un aire pobre en oxígeno. Si la concentración de oxígeno en el aire es inferior a 16%, el ambiente no es seguro para los seres humanos.

Antes de continuar, es necesario mencionar que para abreviar, en bioquímica (ciencia que estudia la composición química de los seres vivos), la hemoglobina se suele simbolizar como Hb. El término oxihemoglobina define a la unión de las moléculas de oxígeno (O2) con la hemoglobina y en bioquímica se la simboliza como HbO2. El término carbaminohemoglobina define a la unión de moléculas de dióxido de carbono (CO2) con hemoglobina y en bioquímica se la simboliza como HbCO2. El término carboxihemoglobina representa a la unión tóxica entre las moléculas de monóxido de carbono (CO) con hemoglobina y en bioquímica se representa HbCO.
 

Cómo y dónde se crean los glóbulos rojos   

El proceso de creación de los glóbulos rojos se denomina eritropoyesis (del griego eritró que significa rojo y poyesis que significa creación). Los glóbulos se crean en la médula ósea (la médula ósea es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de varios huesos del cuerpo). De niños, la mayoría de los huesos producen sangre, pero con el paso de los años termina siendo producida solamente por sectores de la parte superior de los huesos de los brazos y piernas, vértebras, esternón, costillas, huesos del cráneo y huesos de la cadera. La médula ósea que sigue produciendo células sanguíneas se denomina médula ósea roja y la que no produce más células sanguíneas se denomina médula ósea amarilla.

En la médula ósea, la célula madre precursora que origina a los glóbulos rojos, así como a las demás células sanguíneas (glóbulos blancos, plaquetas), se denomina hemocitoblasto. El hemocitoblasto se convierte en un proeritroblasto, una célula de forma ovoide y un núcleo que tiene un diámetro de entre 14 y 19 μm (μm es el símbolo de micrómetro, lo que equivale a una millonésima de metro o una milésima de milímetro), o sea el doble del diámetro de un glóbulo rojo normal. El proeritroblasto capta el hierro que circula por el plasma sanguíneo y lo almacena para fabricar la hemoglobina que utilizará más adelante el eritrocito maduro.

Luego de 20 horas, el proeritroblasto se transforma en eritroblasto basófilo, una célula más pequeña que el proeritroblasto, con un diámetro de aproximadamente 12 μm (micrómetros). Los eritroblastos basófilos tienen una gran cantidad de ribosomas encargadas de fabricar hemoglobina (los ribosomas son los orgánulos donde la célula fabrica las proteínas o enzimas). Después de 20 horas, cuando la célula tiene un contenido alto de hemoglobina, pasa a denominarse eritroblasto policromatófilo. Pasadas otras 25 horas, la célula comienza a reducir la cantidad de ribosomas presentes ya que no necesita acumular mucha más hemoglobina, en esta etapa se la denomina eritroblasto ortocromatófilo (también se lo conoce como normoblasto). Luego de 30 horas, el normoblasto expulsa su núcleo y pasa a denominarse reticulocito. La etapa en la que la célula es un reticulocito dura aproximadamente 3 días (dos días en la médula ósea y un día circulando en sangre).

Antes de convertirse la célula en un eritrocito (o sea un glóbulo rojo maduro), durante su etapa de formación, al abandonar la médula ósea, se denomina reticulocito. El reticulocito es una célula roja a la que le falta madurar, que perdió su núcleo y aún conserva orgánulos (estructuras funcionales contenidas en el citoplasma de las células) como mitocondrias y ribosomas (recordemos que las mitocondrias son los orgánulos donde la célula produce energía para seguir funcionando a través de una combustión de moléculas de glucosa en presencia de oxígeno y que los ribosomas son los orgánulos donde la célula fabrica las proteínas o enzimas). Una vez que el reticulocito entró en el sistema circulatorio, sus orgánulos (ribosomas y mitocondrias) permanecen funcionando aproximadamente 24 horas más hasta abandonar la célula que termina madurando y convirtiéndose en un eritrocito.

Los reticulocitos permanecen en el sistema circulatorio durante aproximadamente 24 horas hasta convertirse finalmente en un eritrocito (glóbulo rojo) maduro y funcional. Los reticulocitos se distinguen por tener un mayor tamaño que los eritrocitos (aproximadamente 8% más grandes), ya que mientras los reticulocitos tienen un diámetro de entre 8-10 μm (micrómetros), los eritrocitos tienen un diámetro de entre 7-8 μm. Otra característica que distingue visualmente a los reticulocitos es que a diferencia de los eritrocitos, tienen una red interna muy fina de filamentos.

Luego de aproximadamente un día de estar circulando, los reticulocitos expulsan los orgánulos y maduran convirtiéndose en eritrocitos. Los glóbulos rojos son células que tienen un promedio de vida de 120 días en la sangre. Luego de ese tiempo, envejecen y son removidos en el hígado y el bazo por células del sistema inmunológico llamadas macrófagos.

Que es la eritropoyesis 
Proceso de formación de los glóbulos rojos (eritropoyesis) - Cliquear para ampliar imagen

La producción de glóbulos rojos es regulada por niveles bajos de oxígeno y por una hormona llamada eritropoyetina. La eritropoyetina es una proteína segregada en un 90% por los riñones. Cuando algún factor disminuye los niveles de oxígeno en el cuerpo, por ejemplo alguna enfermedad pulmonar o anemia (baja cantidad de glóbulos rojos en la sangre), se incrementa el nivel de eritropoyetina en el cuerpo. La eritropoyetina estimula la producción de glóbulos rojos, impulsando a las células madre hematopoyéticas mencionadas anteriormente a que produzcan más glóbulos rojos y acelerando su proceso de maduración de reticulocito a eritrocito.

Como se mencionó antes, la eritropoyetina es segregada aproximadamente en un 90% por los riñones, por lo que si una persona padece de insuficiencia renal o ambos riñones le son extirpados, la persona se vuelve anémica por la falta de la eritropoyetina que estimula la producción de glóbulos rojos (en tal caso se necesitará con urgencia realizarle a la persona un transplante de riñones). Otros elementos que son totalmente esenciales para la producción de glóbulos rojos son el hierro (recordemos que es un elemento fundamental de la hemoglobina), la vitamina B-12 y el ácido fólico.

El color de la sangre

El tinte rojo de la sangre es debido a los cuatro átomos de hierro que tienen cada una de las aproximadamente 270 millones de moléculas de hemoglobina contenidas en cada glóbulo rojo. Un ejemplo es el planeta Marte, cuyo color es rojo precisamente por una fina capa de polvo compuesta por diferentes tipos de óxidos de hierro en partículas que cubren al planeta.

Al estar combinadas las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos con oxígeno, la sangre se torna a un color rojo brillante. Es por eso que la sangre que circula por las arterias tiene un color rojo brillante. Por su parte, la sangre que circula por las venas, al estar desoxigenada (sin moléculas de oxígeno), tiene un color rojo más oscuro.

Cuando la hemoglobina de los glóbulos rojos se une a las venenosas moléculas de monóxido de carbono (CO), adopta un color rojo cereza.

Color de la sangre oxigenada y desoxigenada
Izquierda: sangre con oxígeno (oxigenada). Derecha: sangre con dióxido de carbono (desoxigenada)

 
Los glóbulos rojos en números

  • En promedio, una persona con peso de 70 kilogramos tiene 5,5 litros de sangre.
     
  • En promedio, las mujeres tienen 4,5 millones de glóbulos rojos por microlitro de sangre (millonésima de litro de sangre) y los hombres 5,2 millones de glóbulos rojos por microlitro de sangre.
     
  • En promedio, las mujeres tienen 25 billones (25.000.000.000.000) de glóbulos rojos en sangre y los hombres 29 billones (29.000.000.000.000) de glóbulos rojos en sangre.
     
  • Cada glóbulo rojo tiene aproximadamente 270 millones (270.000.000) de moléculas de hemoglobina.
     
  • Cada glóbulo rojo puede transportar alrededor de 1000 millones de moléculas de oxígeno.
     
  • Los hombres tienen aproximadamente un total de 7830 trillones de moléculas de hemoglobina en sangre, mientras que las mujeres tienen aproximadamente 6750 trillones de moléculas de hemoglobina en sangre.
     
  • Por el átomo de hierro de cada uno de los cuatro grupos hemos que tienen las moléculas de hemoglobina, los hombres tienen aproximadamente 31.320 trillones de átomos de hierro (Fe) en sangre mientras que las mujeres tienen aproximadamente 27.000 trillones de átomos de hierro en sangre. Recordemos que estos átomos de hierro son los que le dan su característico color rojo a la sangre.
     
  • Aproximadamente el 25% de las células del cuerpo son glóbulos rojos.
     
  • Cada segundo se producen en médula ósea entre 2 y 3 millones de glóbulos rojos.
     
  • A cada glóbulo rojo le toma aproximadamente 20 segundos circular por el cuerpo. Cada ciclo de 20 segundos consiste en ser bombeado del corazón a los pulmones para buscar oxígeno, de los pulmones regresar al corazón, del corazón ser bombeado hacia las células del cuerpo para alimentarlas con oxígeno y regresar al corazón para finalizar el ciclo.
     
  • El tiempo de vida promedio de un glóbulo rojo es de aproximadamente 120 días (alrededor de cuatro meses).

 
Fuentes de información


1 person likes this

Share
Photo Gallery
Photoalbum: 

Cómo funciona la sangre


Suggested posts
Follow Youbioit






Comments

 Una compañera mía ha

 Una compañera mía ha desarrollado una terrible anemia debido a la anorexia nerviosa. Estaba muy delgada, pálida, ojerosa, le hiceron una analítica de sangre y tenía 3 millones de glóbulos rojos y 8 gramos de hemoglobina.
Olvidé decir que era modelo como yo
Saludos

 Me parece que has

 Me parece que has realizado una magnífica explicación de lo que es este magnífico fluido que circula por nuestras arterias y venas y sin el que no podríamos vivir. Bien explicado, fácil de entender y muy entretenido

 

 Como médico y psicólogo

 Como médico y psicólogo te doy un sobresaliente por tu excelente artículo sobre la sangre.
Si tienes ganas te animo a visitar mi página:

http://www.psicologo-de-madrid.es

Serás bienvenido


Hola! Muy buen articulo

Hola! Muy buen articulo explicativo sobre la sangre y su funcion. No hay que olvidar que la sangre debe ser cuidada al igual que otra parte del cuerpo y por lo tanto, la ingesta de suplementos es muy recomendada. Yo les recomiendo un suplemento que se llama Protandim, el cual ayuda a combatir los efectos de los radicales libres.

 

 

Gracias por el artículo.

Gracias por el artículo.

 Hola, la verdad es que no

 Hola, la verdad es que no se puede añadir ni más ni menos, ni se puede explicar mejor de lo que aquí habéis explicado.

Nosotros nos quitamos el sombrero con artículos como este, incluso lo hemos añadido a nuestra lista de artículos para casos de estudio.

Gracias por la información! Si lo deseas, puedes visitar nuestra web también.

Saludos desde CEPSIM Madrid!

Gracias, buen aporte.  

Gracias, buen aporte.

 

 

 Muy completo el artículo,

 Muy completo el artículo, la sangre es imprescindible para entender nuestro cuerpo y, por tanto, como cuidarlo, somos un equipo de psicólogas en Madrid y nos encanta leer este tipo de artículos, Un saludo

 Excelente articulo

 Excelente articulo explicativo sobre la sangre. Hay que recordar que la sangre tambien juega un gran papel en cuanto a la belleza. Yo estoy probando una crema llamada crema de goji que me ha servido mucho para combatir las arrugas y lineas de expresion. Lo mejor de todo es que no deja la cara grasa y funciona muy bien para todo tipo de pieles.

Buen articulo sobre la salud

Buen articulo sobre la salud y como interiene la sangre en el cuerpo humano

 Hola, muy buen articulo

 Hola, muy buen articulo .como decia una chica más arriba, la anemia suele empeorar en casos de anorexia nerviosa, asi que hay que estar muy vigilante con este tema . Gracias por el articulo Igual yo en mi web hablo del tema le dejo el link https://www.psicologiadiario.com/que-es-la-anorexia-o-anorexia-nerviosa/.... Saludos

 Bueno disculpen, corrijo

 Bueno disculpen, corrijo el link de arriba con el articulo de mi web sobre anorexia nerviosa https://www.psicologiadiario.com/que-es-la-anorexia-o-anorexia-nerviosa/  . Gracias

Magnífico artículo,

Magnífico artículo, realmente bien documentado y redactado. 

Volveré por aquí para buscar artículos similares. En mi blog de Psicología y Salud tienes también artículos sobre salud mental, por si te interesa. 

http://www.psicologiaysaludsevilla.com/blog-psicologia-y-salud/

Un saludo. 

 buena explicacion del tema

 buena explicacion del tema de la sangre tambien cada dia se reduce los donantes que pueden salvar muchas vidas y mas los tipos de sangre mas excasos como el A- Y EL O-, gracias
 

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.