Principal

           Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Sistema de satélites Iridium

Ver en modo diapositivas

 

Sistema de satélites Iridium

 

Fotos en el album: 45

 

En la imagen se describe de manera sencilla el diagrama de comunicaciones del sistema Iridium entre teléfonos satelitales de clientes de la empresa, así como entre dispositivos Iridium y teléfonos fijos o celulares comunes.

Las comunicaciones entre dos dispositivos móviles Iridium ubicados en dos puntos del planeta ocurre directamente entre satélites intermediarios que pasan la señal de uno al otro. El teléfono que envía la señal lo hace al satélite más cercano que esté pasando por encima de su zona de cobertura, el cual retransmite dicha señal a otro satélite, y así comienza el proceso del traspaso de la señal entre los distintos artefactos satelitales hasta llegar al satélite más cercano que esté pasando por la zona del teléfono receptor, y que finalmente envía la señal a dicho dispositivo destinatario.

En cambio, si se envía la señal a un teléfono fijo o celular común, dicha señal termina en una estación terrestre Iridium, desde donde se retransmite por tierra a una empresa telefónica o de servicios de telefonía móvil que luego la hace llegar hasta la ubicación del cliente mediante las tecnologías utilizadas por ese tipo de compañías. Para más información leer: Cómo funcionan los teléfonos celulares (teléfonos móviles).
  
La constelación satelital Iridium fue diseñada y apoyada financieramente por la empresa Motorola. Está compuesta por 66 satélites, ubicados en 6 órbitas bajas a una altura aproximada de 780 kilómetros. Cada órbita cuenta con 11 satélites equidistantes entre sí, y dichas órbitas de tipo polar (o sea que van de polo a polo, en dirección norte-sur-norte) a su vez se encuentran separadas por ángulos de 30° entre sí. Cada satélite completa una vuelta alrededor de la Tierra en aproximadamente 100 minutos. Las órbitas de satélites Iridium son casi circulares con una pequeña excentricidad de 0,0002939 (la excentricidad indica si una figura es más circular o elíptica, su valor se encuentra entre 0 y 1. El 0 indica un círculo perfecto y 1 indica una parábola, por ende cuanto más grande es el valor, más ovalada es la figura).
 
Dada esta configuración descrita en el párrafo anterior, el sistema Iridium tiene cobertura global en todo momento.

En la actualidad, la construcción de la nueva generación de satélites Iridium ya no está a cargo de la empresa Motorola, sino de la franco-italiana Thales Alenia Space.

El objetivo de la constelación de satélites Iridium es brindar servicios de telecomunicaciones a todas partes del planeta en todo momento (Servicios Satelitales Móviles o SSM). De esta forma, si un usuario cuenta con los servicios de la empresa administradora del sistema de satélites Iridium, puede comunicarse desde cualquier parte del planeta -ya sea zona urbana, rural o totalmente inhabitada- a cualquier otra parte.

A través de este sistema de satélites se pueden establecer comunicaciones de voz y datos con dispositivos portátiles especiales que se entregan a cada cliente. Su mayor utilidad se presenta en zonas donde no hay cobertura de telefonía fija o telefonía celular.

Los primeros satélites del sistema comenzaron a lanzarse a principios de los años '90 y recién en 1998 se completó la colocación del satélite número 66 logrando así el alcance global esperado.

Sin embargo, para solventar los grandes costos de inversión necesarios para concretar este proyecto, los precios del servicio fueron muy elevados en un principio, con 3.500 dólares por cada dispositivo móvil y 7 dólares por cada minuto de comunicación. Además, durante la década que llevó la construcción del sistema Iridium y la puesta en órbita de sus satélites, se desarrolló otro sistema de comunicaciones con alcance global en zonas urbanas, el Sistema Global de Comunicaciones Móviles (Global System for Mobile communications o GSM), o sea el sistema de telefonía móvil digital libre de regalías que ayudó a propagar el uso de teléfonos celulares en todo el planeta. Gracias al GSM, los clientes podían conectarse con sus teléfonos móviles -mucho más baratos que los del sistema Iridium- y enviar o recibir e-mails, fax, navegar por Internet, enviar y recibir mensajes de texto, SMS, entre otros servicios de comunicación.

Esto provocó que el 13 de agosto de 1999 la empresa Iridium SSC, quebrara financieramente, aunque luego fue comprada por otros inversores privados (a pesar de que todos los activos de la compañía tenían un valor de US$ 6000 millones, compraron la empresa por unos US$ 25 millones) lo que la mantuvo con vida, y utilizada principalmente por empresas o instituciones que realizan tareas en zonas de baja o nula densidad poblacional donde la señal de télefonos celulares es más tenue. Por ejemplo, empresas petroleras o mineras en yacimientos, militares o equipos de rescate para emergencias, organismos de seguridad, entre otros.

A partir de los sucesos del 11 de septiembre de 2001, las fuerzas de seguridad de Estados Unidos de América comenzaron a utilizar al sistema Iridium preferentemente para sus comunicaciones satelitales móviles de voz.

Otra carencia del sistema Iridium es su incapacidad de transmitir datos de alta velocidad. Su tasa de transferencia de datos es de 2.4 kilobits por segundo y su sistema de conexión a Internet de 10 kilobits por segundo (100 veces menor que un servicio de conexión a Internet de 1 Megabit por segundo -que en la actualidad es considerado muy lento- ó 1000 veces menor que un servicio de 10 Megabits por segundo). Uno de los motivos de estas bajas velocidades es que el sistema de comunicaciones Iridium fue diseñado principalmente para comunicaciones por voz, mientras que la conexión a Internet es solamente útil para envío y recepción de e-mails en formato texto.

La nueva generación de satélites Iridium Next ha sido diseñada para brindar velocidades de transferencia de datos de hasta 512 kilobits por segundo en el caso de terminales móviles marinas. En el caso de frecuencias de radio correspondientes a la banda L (1 GHz a 2 GHz), Iridium Next puede brindar velocidades de bajada de datos de hasta 1.5 Megabits por segundo, y velocidades de subida de hasta 512 kilobits por segundo.

Por el año 2019, el precio del teléfono satelital Iridium 9555 rondaba entre US$ 1050 y US$ 1300, y el minuto de la llamada oscilaba entre US$ 1,10 y US$ 1,60. Aunque existen tarjetas prepagas de 600 minutos con validez de 1 año, que cuestan entre US$ 800 y US$ 900, y permiten hacer llamadas a cualquier parte del planeta, otras tarjetas de 75 minutos (con validez de 1 mes) pueden costar alrededor de US$ 159, mientras que para los que lo necesiten, existen tarjetas de 5000 minutos de llamadas por un precio de aproximadamente US$ 4.800 a US$ 4.900. Estos valores corresponden a los precios de mayo de 2019.

En mayo de 2019, el costo para llamar desde un teléfono Iridium a cualquier teléfono fijo del planeta rondaba US$ 1,29 el minuto, mientras que para llamar a otros clientes con teléfonos satelitales del servicio Iridium el valor del minuto de llamada era de aproximadamente US$ 0,89 (89 centavos). El envío de SMS costaba aproximadamente US$ 0,25 (25 centavos).

En el año 2009, Iridium lanzó un servicio de comunicaciones de voz y datos llamado OpenPort, especial para buques marítimos. Se utilizaba principalmente para llamadas y envío de e-mails desde, hacia y entre barcos de flotas mercantes, del ejército, pesqueros y yates privados. Este servicio permitía el envío de datos hasta 128 kilobits por segundo con cobertura global. Este servicio fue reemplazado por la solución para comunicaciones marítimas de segunda generación Iridium Pilot. Este servicio permite el envío de datos a velocidades de hasta 134 kbps.

Según reportes, hacia el año 2018 la empresa tenía aproximadamente 969.000 usuarios en todo el planeta.

El 10 de febrero de 2009, el satélite Iridium 33 colisionó con el satélite ruso retirado de servicio, Kosmos 2251, a unos 780 kilómetros por encima de Siberia, Rusia, dando como resultado la destrucción de ambos artefactos y la generación de dos grandes nubes de basura espacial. Se calcula que esta colisión generó aproximadamente 2.000 fragmentos de basura espacial.

El nombre Iridium proviene del elemento químico Iridio cuyo número atómico en la tabla periódica de elementos químicos es 77. Es por eso que originalmente se planeaba que el proyecto tuviera una constelación de 77 satélites. Luego se llegó a la conclusión que con 66 satélites era suficiente para lograr la cobertura global requerida. Sin embargo, el elemento de número atómico 66 se llama disprosio y al parecer el nombre Dysprosium para estos satélites no se consideraba comercialmente apropiado.

A partir de 2017 comenzó el reemplazo de la constelación original de satélites Iridium por los de la nueva generación Iridium Next. El costo de Iridium Next rondó los US$ 3000 millones. Estos nuevos satélites fueron construidos por la empresa franco-italiana Thales Alenia. La empresa aeroespacial estadounidense Northrop Grumman se encargó de completar el ensamblaje, integración y testeo de los satélites. Por su parte, la encargada de lanzarlos y ponerlos en órbita fue la estadounidense SpaceX. Hacia abril de 2019 se lanzaron 75 satélites de la nueva generación Iridium Next y todas la órbitas de la nueva constelación estaban completas (la última tanda de 10 satélites fue lanzada el 11 de enero de 2019 en un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX). Otros 6 satélites Iridium Next permanecían en tierra como repuesto.

En total, en toda su historia (anterior a la nueva generación) se lanzaron 95 satélites de la línea original Iridium. De estos, 63 fueron retirados de servicio hacia abril de 2019 (para dicha fecha 56 de estos 63 reingresaron a la atmósfera y quedaron destruidos). Por su parte, 25 satélites de la vieja constelación Iridium no pueden ser controlados y pasarán varios años hasta que reingresen a la atmósfera y queden destruidos. Otros 3 reingresaron a la atmósfera entre los años 2000 y 2002. Otros 2 reingresaron entre los años 2002 y 2003.

<< Volver al artículo principal de Qué son los Satélites artificiales y cómo funcionan
  
 
Fuentes de información:

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit