Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Balanza de pagos con patrón oro

Ver en modo diapositivas

 

Balanza de pagos con patrón oro

 

Fotos en el album: 19

 

Dado que las monedas se podían convertir en oro, los países podían hacer intercambios comerciales entre ellos haciendo envíos de oro para ajustar sus balanzas de pago. En teoría todas las naciones tenían que tener una balanza de pagos óptima igual a cero, sin déficit ni superávit comercial (el déficit sucede cuando un país tiene más gastos por importaciones que ganancias por exportaciones, mientras que el superávit es el efecto contrario).

Por ejemplo, si Estados Unidos y Gran Bretaña tenían relaciones comerciales bilaterales, y Estados Unidos tenía un déficit comercial con Gran Bretaña (gastaba más dinero del que entraba), pagaba las importaciones británicas con parte de sus reservas de oro. Ahora Gran Bretaña tenía más oro en sus arcas nacionales, por lo que podía emitir más dinero en papel moneda (libras esterlinas), ya que tenía una mayor cantidad de oro para respaldar a esos nuevos billetes. Con mayor cantidad de billetes circulando en Gran Bretaña surgía la inflación en dicho país (luego se explicará cómo funciona la inflación, pero por ahora alcanza con saber que cuanto más dinero circulando hay en una país, aumenta su inflación y por ende los precios de los bienes; dado que al haber más dinero circulando en manos del pueblo hay mayor demanda que oferta de productos, lo que significa que la cantidad de bienes producidos es inferior a la cantidad de demanda por parte del pueblo que quiere comprar, por lo que los precios de los bienes deben subir para reducir la demanda por parte de los clientes). Con mayor inflación en Gran Bretaña, subían los precios de los productos de dicho país, por lo que a Estados Unidos no le convendría comprar productos británicos. Esto provocaba una reducción de exportaciones británicas y que la balanza comercial superavitaria de Gran Bretaña (más ingresos que egresos de dinero por mayor cantidad de exportaciones que importaciones) en el período anterior, se redujera a cero porque ahora era más conveniente comprarle a Estados Unidos, entrando a un período deficitario. Mientras tanto en Estados Unidos al reducirse la cantidad de oro en sus reservas por haberle pagado con ese oro a Gran Bretaña, por la importación de productos británicos, la circulación de dinero (dólares) respaldado en oro se reducía. Eso provocaba una consecuente reducción de la inflación y de los precios de productos estadounidenses, lo que hacía más conveniente para Gran Bretaña comprar productos a los norteamericanos por sus costos bajos. Entonces, Estados Unidos experimentaría un incremento de sus exportaciones, lo que daría mayores ingresos de oro a sus arcas por los pagos realizados por Gran Bretaña. De esta manera, la balanza comercial de Estados Unidos dejaría de ser deficitaria en las relaciones comerciales entre dicho país y Gran Bretaña, ya que a diferencia de antes, ahora habrían mayor cantidad de exportaciones que importaciones; con ese superávit la balanza comercial americana volvería a cero, compensando lo perdido en el período deficitario anterior. Por lo que teóricamente el patrón de oro creaba un efecto de equilibrio natural que balanceba y estabilizaba el suministro de dinero en las naciones participantes evitando así largos períodos inflacionarios o deflacionarios.

Lo explicado en el párrafo anterior es en teoría, pero en realidad el patrón oro también causaba varios problemas. Cuando un país perdía oro y sus precios y sueldos bajaban al entrar en una etapa deflacionaria (lo contrario a la inflación) por haber menor cantidad de dinero circulando en la sociedad de ese país, el efecto de equilibrar la balanza comercial y volverse superavitario (aumentar las exportaciones por tener menores precios en sus productos) no ocurría inmediatamente. En lugar de eso, muchas veces ocurrieron recesiones y altos niveles de desempleo. Esto ocurría porque las naciones con déficit en la balanza de pagos por lo general se negaban a tomar medidas apropiadas para estimular el desarrollo económico, sus gobiernos optaban por no intervenir en las economías de sus naciones, dejando todo en manos del sistema de equilibrio de balanzas comerciales. Por lo tanto las situaciones de déficit muchas veces persistían, desencadenando largos períodos de recesión y tasas altas de desempleo. Todo por haber menos reservas y por ende menos dinero circulando en el país afectado, consecuentemente menos consumo y menos trabajo.

<< Volver al artículo de Qué es el dinero

A 1 persona le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit