Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Sacos alveolares, alvéolos y capilares sanguíneos

Ver en modo diapositivas

 

Sacos alveolares, alvéolos y capilares sanguíneos

 

Fotos en el album: 23

 

Los sacos pulmonares es donde termina el árbol bronquial de los bronquios y los bronquiolos ya descritos. Los sacos pulmonares están compuestos por una serie de alvéolos, los cuales están rodeados por finos capilares sanguíneos que se dirigen hacia las arterias y venas pulmonares (las primeras que traen sangre con dióxido de carbono y las segundas que llevan sangre con oxígeno hacia el corazón para que éste la bombee a todas las células del cuerpo). En los alvéolos ocurre el intercambio gaseoso (dióxido de carbono por oxígeno) entre la sangre y el aire inspirado. En cada pulmón de un adulto hay aproximadamente unos 150 millones de alvéolos (unos 300 millones entre ambos pulmones) y cada alvéolo puede medir hasta poco más de 1 milímetro de diámetro. En los alvéolos las moléculas de oxígeno del aire traspasan las finas paredes penetrando los capilares sanguíneos que los rodean, donde se unen a la molécula de hemoglobina de los glóbulos rojos sanguíneos mediante los cuales llegan a las venas pulmonares y de ahí al corazón; simultáneamente los glóbulos rojos con dióxido de carbono sueltan a este último de su molécula de hemoglobina para que traspasen las paredes de los alvéolos y de ahí sean exhaladas hacia los broquiolos, los bronquios, la tráquea, la laringe, las fosas nasales y la boca saliendo finalmente al exterior.

<< Volver a Cómo funcionan los pulmones

A 13 personas les gusta
Compartir


Sigue a Youbioit