Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

San Nicolás 1810 - Alexander Anderson

Ver en modo diapositivas

 

San Nicolás 1810 - Alexander Anderson

 

Fotos en el album: 42

 

Al terminar la Revolución Americana en 1783, los neoyorquinos cada vez más recodaban su pasado holandés como una manera de desvincularse de todo lo que tuviera que ver con el mundo británico. John Pintard, un anticuario y patriota de gran influencia en la sociedad neoyorquina de aquel entonces, fundó la Sociedad Histórica de Nueva York (New York Historicas Society) en el año 1804 y propuso a San Nicolás como santo patrono tanto de la sociedad histórica como de la ciudad de Nueva York. En enero de 1809, el escritor Washington Irving se convirtió en miembro de dicha sociedad y fue ese mismo año que publicó Una Historia de Nueva York por Knickerbocker donde se describe a San Nicolás como a un duende holandés, rechoncho y que fuma pipa. Ese libro sería además la fuente de leyendas que cuentan que el Día de San Nicolás era celebrado en la Nueva York (Nueva Amsterdam hasta 1664) colonial, que la primera iglesia de la ciudad fue dedicada a este santo, o que San Nicolás bajaba por las chimeneas para dejar los regalos. No es casualidad que el actual Santa Claus tuviera tanta relación con la ciudad de Nueva York, ya que Irving, tomando muchos elementos del pasado holandés de la ciudad (como Sinterklaas) logró adaptarlos a las costumbres del siglo XIX.

La Sociedad Histórica de Nueva York tuvo su primera cena de aniversario del día de San Nicolás el 6 de diciembre del año 1810. John Pintard contrató al artista Alexander Anderson para que creara la primera imagen de San Nicolás para dicha ocasión. En esta ilustración del año 1810 que se muestra arriba, se puede observar a San Nicolás a punto de repartir regalos de un lado y a niños sobre el hogar de una chimenea de donde cuelgan calcetines con ofrendas que dejaron para San Nicolás. A la ilustración la acompaña un poema que finaliza diciendo "¡San Nicolás, mi querido buen amigo! Servirte siempre fue mi finalidad, si quieres puedes obsequiarme algo, yo siempre te serviré mientras viva".

<< Volver a La verdadera historia de Santa Claus

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit