Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Sístole y diástole del corazón

Ver en modo diapositivas

 

Sístole y diástole del corazón

 

Fotos en el album: 72

 

Cada ciclo cardíaco está compuesto por un proceso de contracción y dilatación (o relajación) de las cámaras del corazón (aurículas y ventrículos). Estos procesos se llaman sístole (que proviene del término griego sistolí que significa contracción) y diástole (que proviene del término griego diastolí que significa dilatación).

La sístole auricular es la contracción del miocardio (músculo cardíaco) en la zona de las aurículas izquierda y derecha. Al momento de darse la sístole auricular, en otras palabras, de contraerse ambas aurículas; los ventrículos se encuentran en pleno proceso de diástole ventricular (relajación o dilatación de ambos ventrículos). Al ocurrir la diástole ventricular baja la presión intraventricular (del interior de los ventrículos) permitiendo que se abran las válvulas auriculoventriculares (las válvulas mitral y tricúspide); y con la sístole auricular (contracción de las aurículas) aumenta la presión en las aurículas. Gracias a la diferencia de presión entre las aurículas y ventrículos (mayor presión en las aurículas que en los ventrículos) la sangre fluye de las aurículas a los ventrículos; mientras las válvulas aórtica y pulmonar se mantienen cerradas.

A continuación comienza el proceso sistólico de los ventrículos, mediante el cual los ventrículos comienzan a contraerse y aumenta la presión intraventricular (del interior de los ventrículos) por encima de la presión auricular cerrándose así inmediatamente las válvulas mitral y tricúspide para impedir el regreso de la sangre a las aurículas; y poder así bombear la sangre oxigenada del ventrículo izquierdo al resto del cuerpo por la arteria aórtica y la sangre pobre en oxígeno del ventrículo derecho a los pulmones por la arteria pulmonar. Al momento de contraerse los ventrículos, la presión intraventricular también hace que se abran las válvulas aórtica y pulmonar para que la sangre pueda fluir hacia las arterias aorta y pulmonar respectivamente.

Mientras tanto comienza la diástole auricular (relajación o dilatación de las aurículas) que permite a la aurícula derecha llenarse de sangre pobre en oxígeno proveniente de todas las células del cuerpo y a la aurícula izquierda llenarse de sangre rica en oxígeno proveniente de los pulmones. En plena etapa diastólica de las aurículas comienza la diástole de los ventrículos que se relajan y comienzan a dilatarse. Para el momento en que las aurículas terminaron de llenarse con sangre, comienza a aumentar la presión intrauricular (presión interna de las aurículas); y al superar nuevamente a la presión intraventricular se abren las válvulas mitral y tricúspide, permitiendo el flujo de sangre de las aurículas a los ventrículos, comenzando así todo el ciclo de nuevo.

Cabe aclarar que las válvulas mitral y tricúspide se abren ni bien cae la presión intraventricular por debajo de la presión intraauricular. Además es necesario mencionar que dos tercios de la sangre pasa de las aurículas a los ventrículos sin necesidad de sístole auricular (contracción de las aurículas), esto sucede gracias a la ya mencionada diferencia de presión entre las aurículas y los ventrículos que provoca la apertura de las válvulas mitral y tricúspide y el consecuente flujo de la sangre; el restante tercio de la sangre es empujado de las aurículas a los ventrículos por contracción auricular (sístole auricular) que además causa una segunda fase de diástole ventricular en la que los ventrículos alcanzan su máximo volumen de dilatación.

<< Volver a tutorial de Qué es el corazón

A 5 personas les gusta
Compartir


Sigue a Youbioit