Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

La metalurgia - Aproximadamente 5500 AC

Ver en modo diapositivas

 

La metalurgia - Aproximadamente 5500 AC

 

Fotos en el album: 58

 

El primer metal que se supone que fue utilizado por los humanos es el oro en su forma natural suelta. Se han hallado pequeñas cantidades de oro moldeado hace unos 40.000 años en cuevas, aunque se lo tallaba como a cualquier otra piedra y no era trabajado metalúrgicamente.

La aparición de la metalurgia es más bien un resultado de la casualidad y la prueba y error. Antes del 5500 AC, los únicos metales que la gente usaba provenían de pepitas de oro, plata y cobre sueltas. Nadie sabía que dentro de ciertas rocas habían metales escondidos. Nadie, hasta que alguien, quizás por casualidad, encendió una fogata sobre rocas verdosas de las que salía cobre derretido a raíz del fuego.

En la actualidad se sabe que esas rocas verdosas contenían cobre combinado con oxígeno y otros elementos. Al calentarse esta rocas en fuego producido por maderas ardientes a cientos de grados de temperatura, generaba una reacción química que convertía a la roca en óxido de cobre y luego el oxígeno del óxido soltaba al cobre, se unía al carbono de la madera escapando como dióxido de carbono y dejando cobr puro detrás.

Obviamente en esos tiempos no se sabía todo esto y simplemente se experimentaba por prueba y error; con cuestiones como qué cantidad de rocas hay que usar, qué rocas hay que usar, dónde se encuentran estas rocas, qué tan caliente debe estar el fuego, qué tipo de madera hay que utilizar para lograr mayores temperaturas, qué pasa si se le agrega tierra al fuego, etc. Luego de siglos de experimentación, aproximadamente hacia el 5500 AC, la gente aprendió a aislar cobre derretido y forjar objetos de distinta forma a partir de él; nacía así la metalurgia. Según hallazgos arqueológicos esto ocurrió en el actual territorio de Serbia.

Sin embargo, el cobre no era un metal demasiado duro, podían hacerse ollas, recipientes y joyas a partir de él; pero resultaba muy blando como para producción de herramientas y armas, por lo que se tuvo que seguir experimentando hasta encontrar un metal más duro.

Aproximadamente hacia el 3800 AC, alguien al mezclar cobre con estaño y calentarlos hasta fundirlos, descubrió que el resultado era la obtención de un nuevo metal distinto del estaño y del cobre; se trataba de una aleación que conocemos como bronce. El bronce era más claro que el cobre pero también mucho más duro. Desde entonces comenzó a ser usado para la producción de armaduras, cuchillos, hachas, lanzas y herramientas, entre otras cosas.

La aparición del bronce dio comienzo a lo que conocemos como Edad de Bronce; y el secreto de su producción se difundió por toda Eurasia. Ya para el 1500 AC los chinos descubrieron, por prueba y error, que el bronce más duro se obtiene si contiene exactamente un 85% de cobre y un 15% de estaño. Aunque, no tenían ninguna idea científica de cuál era la razón que hacía que esta mezcla fuera tan dura; experimentando, observando atentamente y recopilando datos de los resultados de los experimentos, encontraron la manera de obtener el mejor bronce.

La edad del bronce, sería un gran salto para la humanidad, ya que pondría a disposición de la gente una serie de nuevos artículos hechos de este metal, y además a las sociedades que conocían la técnica de su producción, les dio superioridad por sobre aquellas que no, ya que al ser sus armas más fuertes y sus armaduras más resistentes, lograban conquistar a las más débiles, dando origen a los primeros reinos e imperios. 

Hacia el 3000 AC, se consiguió obtener artificialmente hierro, dando origen a la Edad del Hierro. Su técnica de producción es mucho más complicada que la del bronce. Sin embargo su uso no se popularizó hasta aproximadamente el 1200 AC. Con el hierro sucedió lo mismo que con el bronce unos milenios antes, ya que las armas y armaduras de hierro eran mucho más duras y resistentes, las sociedades que conocían la técnica de su manufactura, lograban imponerse por sobre aquellas que no.

Algunos milenios más tarde, los metales además servirían como materia prima de herramientas fundamentales de la ingeniería y arquitectura, como los clavos o algunas de las que se consideran las seis máquinas simples de la mecánica, como la palanca, la rueda, la cuña, la polea y el tornillo.

Con el paso de los milenios, se fue desarrollando la producción de diversas aleaciones de metales y sin duda contribuyeron al avance de la sociedad humana, ya que se los puede encontrar en toda clase de artículos; por lo que los metales siguen formando parte de nuestras vidas hasta la actualidad, incluso con la gran popularidad que han adquirido en las últimas décadas, los materiales sintéticos de origen hidrocarburífero (plásticos). Hoy nuestros automóviles, aviones, trenes, rieles de ferrocarriles, herramientas mecánicas, electrodomésticos, entre otras tantas máquinas, están compuestas en gran parte por metales forjados por la industria metalúrgica.

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit