Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Arado - Aproximadamente 1000 AC

Ver en modo diapositivas

 

Arado - Aproximadamente 1000 AC

 

Fotos en el album: 58

 

Con el paso de los milenios, el aumento de la población y de los productos agrícolas, así como por el cultivo excesivo de los suelos, las tierras se fueron desgastando y perdiendo sus nutrientes, por lo que antes de labrar había que remover la tierra pobre de nutrientes de la superficie y cavar un poco y sacar a la superficie la tierra más profunda y más rica en nutrientes. Pero esta tarea manual era muy tediosa y requería mucho tiempo de trabajo previo a la labranza.

Hasta que aproximadamente por el 1000 AC, en Europa, en lugares donde la tierra ya estaba muy desgastada o donde no era muy fértil se desarrolló una herramienta que permitía acelerar este proceso, el arado, también conocido como arado romano.

Este aparato estaba compuesto por una pieza llamada timón, que lo enlazaba a un animal que tiraba del arado (por lo general bueyes), una reja que se hundía bajo la tierra y cavaba un surco y una vertedera que daba vuelta la tierra metiendo abajo la tierra desgastada de la superficie y levantando a superficie a la tierra profunda, rica en nutrientes.

El uso del arado propició el cultivo de suelos más duros, menos fértiles o desagastados; aumentando así notablemente la superficie cultivable, gracias a que esta herramienta agrícola permitía no sólo volver aptas para el cultivo a grandes extensiones de tierras que antes no lo eran tanto, sino que también hizo que este proceso se realizara de manera más rápida.

Esto puso a disposición de la gente, más terrenos cultivables, algo que se traducía en más alimentos y mayores montos de producción para comercializar. Además con mayor disponibilidad de alimentos, para una población en constante aumento, mejoraban las condiciones de vida de las personas que ahora estaban mejor nutridas y por otro lado produjo la demanda de más mano de obra agrícola.

La técnica de arado tirado por animales no cambió mucho a lo largo de los siglos y recién sería entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, con la aparición de máquinas autopropulsadas y la mecanización agrícola, que el arado a tracción de sangre sería reemplazado por modernas máquinas mucho más eficientes.

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit