Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

La polea - 1er milenio AC

Ver en modo diapositivas

 

La polea - 1er milenio AC

 

Fotos en el album: 58

 

La polea es una de las seis máquinas simples de la mecánica clásica. Las máquinas simples son aquellas de las que están compuestas la gran mayoría de las máquinas mecánicas que se irían desarrollando a lo largo de los milenios. Vendrían a ser como las piezas elementales de todas las máquinas mecánicas compuestas o más complejas que se utilizan para la realización de distintas tareas. Las otras máquinas sencillas son la cuña, la rueda, el plano inclinado, la palanca y el tornillo (o tuerca husillo).

No se conoce con exactitud cuándo se inventó la polea, pero se calcula que fueron los griegos, durante el primer milenio AC, los primeros en aprovechar las ventajas mecánicas de esta máquina simple. Sin embargo, los primeros documentos escritos que se tienen de la polea, provienen del siglo 3 AC.

La polea es una máquina simple en forma de rueda (el cuerpo), cruzada por un eje, que tiene una canaleta (llanta) por donde pasa una cuerda al girar el cuerpo de la polea. La polea sirve de punto de apoyo para la cuerda que se arrolla sobre su llanta. La polea simple transforma el sentido de movimiento de la fuerza; ya que si se le aplica una fuerza descendente por un lado de la cuerda, se consigue una fuerza ascendente por el otro lado. Los valores de la fuerza descendente que se aplica y de la ascendente resultante son iguales pero de sentido contrario.

Pero otra de las ventajas de la polea, además de permitir elevar objetos a grandes alturas, es que si se la combina con otras poleas, formando un sistema compuesto por dos o más poleas (también llamado polipasto o aparejo), se puede reducir el esfuerzo físico o la fuerza aplicada necesaria para levantar objetos pesados. Estos sistemas compuestos, están formados por poleas fijas en un sitio y poleas móviles que por lo general realizan movimientos verticales. En estos sistemas, se distribuye el peso del objeto por los distintos segmentos de la cuerda que se forman entre cada polea, dando como resultado que con menos fuerza aplicada se puede levantar un mismo objeto que con una polea simple requeriría mucho más esfuerzo; a cambio de que la cuerda deberá recorrer una mayor distancia.

La polea fue un herramienta que facilitó la construcción de grandes edificaciones y obras de ingeniería de los griegos y los romanos. Con el paso de los siglos se fueron desarrollando una infinidad de máquinas mecánicas que hacían uso de poleas, e incluso en la actualidad, forman parte de máquinas modernas como los elevadores y los automóviles.

A 1 persona le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit