Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

La imprenta - Entre 1440 y 1450

Ver en modo diapositivas

 

La imprenta - Entre 1440 y 1450

 

Fotos en el album: 58

 

Antiguamente y hasta el siglo XI en China y un poco más tarde en Europa, todos los libros eran copiados de manera manuscrita en monasterios, en los llamados scriptorium monásticos, donde monjes escribas se dedicaban a la labor de copiar volúmenes completos de libros con su puño y letra. Por lo tanto, como ya se explicó en la parte que describe la invención de la tipografía móvil, los libros eran un bien escaso y por lo tanto muy caro. Por ejemplo, copiar toda la Biblia, podía llevar hasta un año de trabajo.

Pero esto comenzaría a cambiar a partir del año 1040, primero en China y luego de un tiempo en otras partes del mundo, tras la invención de la tipografía móvil. Sin embargo, esta técnica no aceleró demasiado el proceso de elaboración y copiado de libros; y no fue hasta los años 1440s que con la invención de la imprenta, por Johannes Gutenberg, nació la industria editorial.

En el siglo IX se desarrolló un primitivo método de impresión para acelerar el proceso de copiado de libros, llamado xilografía, el cual consiste en tallar en bloques de madera el texto que se quiere copiar, untarle tinta y presionarlos sobre hojas de papel. Se piensa que esta técnica fue originalmente desarrollada en China y el texto más antiguo que se conoce que fue impreso mediante xilografía fue el Sutra de Diamante, impreso en China en el año 868 de nuestra era. Este método se difundió al poco tiempo en Europa donde era utilizado principalmente para imprimir Biblias. Sin embargo, dadas las dificultades vinculadas al proceso de tallado de cientos de bloques de madera -uno por cada página de un libro a copiar-; además el problema de que si se cometía un error durante el tallado del texto en un bloque, éste debía ser descartado y tallado nuevamente; así como la cuestión del desgaste de los bloques y deformación del texto tallado tras varios usos, debido a la presión ejercida; hacían que esta técnica fuera muy incómoda, compleja y no acelerara demasiado el proceso de copiado de libros.

Un avance muy importante de la impresión llegó cuando un campesino chino llamado Bi Sheng, desarrolló la técnica de tipografía móvil en China, en el año 1040, consistente en utilizar fichas de barro cocido con una letra distinta por ficha. Se elaboraban centenares de estas fichas, que eran colocadas en planchas para armar los distintos textos de cada página de un libro, evitándose así el tedioso trabajo de tallar un bloque de madera para cada página del libro a copiar; además esta tipografía móvil servía para la impresión de distintos libros, por lo que era mucho más flexible. Pero como estas fichas eran de barro cocido, se rompían fácilmente al ser presionadas durante el proceso de impresión, por lo que en Corea, comenzaron a utilizarse a partir del siglo XIV (años 1300s) tipografías de metal.

No obstante, dado que el sistema de escritura del idioma chino está basado en miles de ideogramas (símbolos que representan palabras o conceptos completos de forma sintética), el sistema de tipografía móvil no otorgó los mismos beneficios que en países europeos, donde sus idiomas utilizan sistemas de escritura basados en alfabetos, por lo que con la combinación de estas tipografías se pueden armar fácilmente todo tipo de textos. 

Aún así, con esta técnica, la impresión de los textos sobre papel se hacía ejerciendo presión manualmente. Fue entonces que hacia los años 1440s, un orfebre alemán de la ciudad de Mainz, pero que vivía en Estrasburgo (actual Francia), llamado Johannes Gutenberg, inventó la herramienta que agilizó de manera definitiva los procesos de impresión y copiado de textos, la imprenta.

La imprenta de Gutenberg consiste en una prensa cuyo mecanismo está basado en la prensa tornillo. Cuenta con una plataforma o soporte donde se coloca la plancha con el texto de dos páginas distintas, formado con tipografía móvil de metal. A esta plataforma con tipografía móvil se la unta con una tinta especial, elaborada con aceites, que también inventó el propio Gutenberg. Además tiene un tímpano o plancha con dos aberturas que coinciden con el espacio del texto de cada una de las páginas a imprimir. El tímpano se abre y se le fija una hoja grande de papel, luego el tímpano se cierra y queda colocado por encima de la plataforma con la tipografía móvil. A continuación la plancha y el tímpano son emujados y deslizados hasta que una de las dos aberturas del tímpano quedan justo debajo de la prensa, la cual se baja mediante una palanca que activa el tornillo, ejerciendo presión sobre la hoja de papel y la plataforma, quedando así impresa una página. Luego se sube la prensa con la palanca, se deslizan un poco más el tímpano y la plataforma móvil, hasta quedar la otra abertura justo debajo de la prensa; esta última se baja nuevamente y así queda impresa la segunda página. Este proceso puede repetirse varias veces y en cuestión de minutos se pueden tener numerosas copias de dos páginas distintas de un libro.

Gracias a la imprenta, en cada taller de impresión se pasó de tener una copia manuscrita por año de un libro como la Biblia, a cientos de copias anuales. Pero al principio no fue tan bien recibida por todos, algunos círculos como el de la Corte Papal, insistían que se debería requerir una licencia de la Iglesia Católica que analizara y contemplara si esta técnica era beneficiosa o pejudicial para la gente. Además, algunos nobles conservadores del siglo XV (años 1400s), se resistieron a compartir en sus bibliotecas, sus valiosas colecciones de libros manuscritos junto a estos nuevos libros impresos y mucho más económicos. Sin dejar de mencionar a los escribas, que veían finalmente amenazada la continuidad de la existencia de su oficio, el cual con el paso de las décadas desaparecería por completo.

A pesar de estas resistencias iniciales, la imprenta de Gutenberg se difundió velozmente por toda Europa y a unos treinta años de su invención, se podían encontrar talleres con imprentas en numerosas ciudades del continente.
 
El uso de la imprenta para imprimir y copiar libros, al igual que sucedió con el desarrollo del lenguaje, la invención de las pinturas en cuevas y la escritura, generó un gran impacto en la sociedad y revolucionó las comunicaciones, ya que ahora la difusión de ideas y conocimientos, a través de libros y periódicos, quedaba a disposición de gran parte de la sociedad.

Por otra parte, la imprenta de Gutenberg permitió hacer llegar a una mayor audiencia la traducción al alemán de la Biblia (hasta entonces las Biblias estaban escritas en latín), efectuada por Martín Lutero, así como otros de sus escritos, agilizando esto el proceso de la Reforma Protestante, contraria a varios de los dogmas del Catolicismo.

También permitió el surgimiento de una comunidad de científicos que desde entonces podían comunicar sus descubrimientos a través de libros y compartirlos con otros estudiosos que no sólo los aprendían sino que perfeccionaban; provocando esto una revolución científica a partir del siglo XV. Si bien en un principio los libros eran impresos en latín, pronto serían publicados en los idiomas vernáculos europeos, conduciendo esto a un declive del idioma latín.

El primer libro en ser publicado fue la Bilbia y dada su popularidad, esto permitió generar grandes ganancias y tasas de retorno a las casas editoriales, por el gran capital invertido para conseguir una imprenta que les permitiera publicar libros. La falta de un libro de semejante popularidad en países como China, Corea y Japón, que generara cuantiosas ganancias hizo que el uso de la imprenta no se popularizara en oriente como sucedió en Europa, por lo que la impresión de textos cortos en esos países siguió realizándose mediante técnicas de xilografía y en menor medida tipografía móvil hasta el siglo XVIII (años 1700s).
 
Algunos sostienen que fue gracias a la imprenta que Europa logró superar a los países asiáticos en materia de progreso científico, tecnológico y de comunicaciones a partir del siglo XV.

El fin de la Edad Medieval está altamente vinculado a la invención de la imprenta entre los años 1440 y 1450, la fácil difusión del conocimiento y las artes, y el consecuente surgimiento del Renacimiento. Se trata de una época bastante cercana a la caída de Constantinopla, ocurrida en 1453 en manos de los turcos otomanos, un suceso que se considera como el marcador del principio de la Edad Moderna, que trajo consigo una revolución de ideas en todos los ámbitos del conocimiento y la cultura; así como de nuevas tecnologías. Si le sumamos a ello la vinculación y mezcla de sociedades muy distantes que hasta entonces se habían mantenido aisladas unas de otras, gracias a los grandes viajes, descubrimientos por parte de exploradores y movimientos migratorios; se lograría durante los siguientes cinco siglos un crecimiento exponencial, nunca visto hasta entonces en todo el espectro de actividades humanas.

La imprenta es una herramienta revolucionaria que acercó los libros a todo tipo de personas, ya que los libros impresos podían ser conseguidos a tan sólo una fracción del precio de los difíciles de elaborar libros manuscritos. Además que a partir de entonces hubo disponible muchas más copias de cada libro, permitiendo que las personas pudieran discutir acerca de ellos y sacar nuevas ideas. En medio siglo se consiguó compilar nuevamente en libros todo el conocimiento clásico de la antigüedad, que durante gran parte del Medioevo quedó oculto de los ojos de la mayor parte de la población mundial, además de estar proscripto por parte de la Iglesia. Ahora la información quedaba en manos de las personas, y a pesar de que durante los siguientes dos siglos muchos religiosos conservadores hicieron todo lo posible por evitarlo, no lo lograron y la revolución del conocimiento, la tecnología y la misma sociedad fue un hecho. Las nuevas ideas difundidas a través de libros y periódicos en los respectivos idiomas vernáculos de cada región, dieron lugar al surgimiento de nuevos movimientos políticos y sociales, así como al de nuevas naciones independientes.

A 2 personas les gusta
Compartir


Sigue a Youbioit