Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Reloj de péndulo - 1657

Ver en modo diapositivas

 

Reloj de péndulo - 1657

 

Fotos en el album: 58

 

En 1656 el científico holandés Christiaan Huygens construyó el primer reloj de péndulo, regulado por un mecanismo basado en un período de oscilación natural. Pero fue el italiano Galileo Galilei el responsable de desarrollar la idea del reloj de péndulo al estudiar los movimientos de péndulos desde 1582. Incluso diseñó un bosquejo de reloj de péndulo aunque nunca construyó ninguno.

El reloj de péndulo de Huygens (que se muestra en la esquina superior izquierda de la imagen) tenía un error de desajuste de menos de 1 minuto por día, por lo que era la primera vez que se alcanzaba semejante nivel de precisión con un reloj. Más adelante, Huygens fue perfeccionando sus diseños hasta construir relojes de péndulo con un error de desajuste de hasta menos de 10 segundos por día. Se trataba del instrumento de medición del tiempo más preciso que se había inventado hasta ese momento, muy superior a los relojes de bolsillo portátiles que existían desde hacía más de 150 años.

Huygens obtuvo una patente en 1657 y en unas pocas semanas, el fabricante de relojes británico Ahasuerus Fromanteel adquirió los derechos de producción, comenzando así la tradición británica de utilizar relojes de pie impulsados por movimientos pendulares.

Alrededor de 1675 Huygens desarrolló el volante regulador, un mecanismo que aún hoy se puede encontrar en relojes de pulsera. Se trata de una rueda con un giro de ida y vuelta que vuelve a su punto inicial gracias a un elástico espiral, haciéndolo funcionar de manera similar al péndulo. Este innovador mecanismo permitió la construcción de relojes mecánicos más pequeños, con un error de desajuste de hasta 10 minutos diarios (aún así eran menos precisos que los relojes de péndulo).

En 1721, el inventor y relojero británico, George Graham, mejoró el nivel de precisión del reloj de péndulo hasta 1 segundo de desajuste por día, al desarrollar un método de compensación de las variaciones en el movimiento del péndulo, provocadas por los cambios de temperatura que contraen o dilatan al material del péndulo.

El carpintero y relojero autodidacta británico, John Harrison, perfeccionó las técnicas de compensación de variaciones de temperatura desarrolladas por Graham, creando nuevos métodos para reducir la fricción del péndulo. Hacia 1714 construyó un reloj para ser utilizado en barcos, con un resorte y volante regulador que permitía compensar los movimientos de un buque en alta mar. En 1761 se hizo un experimento con uno de estos relojes al enviar a su hijo William en un viaje transatlántico, obteniéndose un desajuste de 24 segundos en nueve días (menos de 3 segundos por día).

Durante el siguiente siglo continuaron los procesos de perfeccionamiento, hasta que en 1889 el inventor y relojero alemán, Sigmund Riefler, desarrolló un reloj de péndulo que alcanzaba un nivel de desajuste de hasta una centésima de segundo por día, volviéndose muy popular en obsevatorios astronómicos.

En 1921 el ingeniero ferroviario William Hamilton Shortt desarrolló un reloj de dos péndulos (un péndulo maestro o principal y otro esclavo o secundario). El péndulo principal se encontraba dentro de un tanque de cobre con vacío, de 125 cm de altura por un diámetro de 26 cm. El péndulo secundario se encontraba a pocos metros y servía para compensar los desajustes. Según mediciones este reloj tenía un nivel de desajuste de hasta 1 segundo por año, pero mediciones posteriores con relojes atómicos establecieron que su nivel de error era de 200 microsegundos (millonésimas de segundo) por día, equivalente a 1 segundo de desajuste cada 12 años. Este reloj fue el primero en detectar las pequeñísimas variaciones periódicas en el movimiento terrestre. Pronto los relojes de Shortt sustituyeron al modelo de Riefler en la mayoría de los grandes obsevatorios astronómicos.

Los relojes de péndulo fueron los primeros instrumentos de medición del tiempo de altísima precisión hasta el desarrollo de nuevas tecnologías durante el siglo XX.

A 5 personas les gusta
Compartir


Sigue a Youbioit