Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Patines sobre ruedas - Año 1743

Ver en modo diapositivas

 

Patines sobre ruedas - Año 1743

 

Fotos en el album: 58

 

Aunque muchos piensan que los patines sobre ruedas son un pasatiempo nacido en el siglo XX, en realidad han estado entre nosotros desde el siglo XVIII, una centuria en la que los inventos mecánicos y la aparición de diversas máquinas que hacían la vida de las personas mucho más fáciles estaban a la orden del día. Eran muchas las cosas que se estaban mecanizando y los pies de las personas no serían la excepción, ya que por primera vez en la historia se les agregaron ruedas que permitieron a las personas no solo caminar y correr sino que también rodar, como lo habían hecho durante siglos los carruajes.

El primer par de patines sobre ruedas que se ha documentado históricamente fue utilizado para una obra teatral londinense del año 1743. Lamentablemente se desconoce el nombre de su inventor, por lo que ha quedado perdido en la historia. Sin embargo, la idea llamó la atención de las personas.
 
Los primeros patines sobre ruedas patentados fueron los del inventor belga John Joseph Merlin en 1760. Merlin vivía en Londres, Gran Bretaña, donde se desempeñaba como inventor y fabricante de instrumentos musicales. En una ocasión apareció en una fiesta de máscaras patinando sobre ruedas y tocando un violín, una imagen que llamó muchísimo la atención de los presentes, ya que ver a una persona llevando zapatos con ruedas, por aquel entonces era toda una novedad. Sin embargo la anécdota no terminó tan bien, ya que el patinador terminó chocando contra una pared cubierta por un espejo de salón. De esta manera se puede decir que los patines no solo se presentaron formalmente ante sociedad sino que también chocaron contra ella.

En 1790, otro belga llamado Maximiliaan Lodewijik Van Lede, fabricó un par de patines a los que bautizó con el nombre de patin a terre, que en francés significa patín de tierra. Mientras los patines de Merlin tenían ruedas de hierro, los de Van Lede estaban compuestos por una placa de hierro con ruedas de madera.
 
En 1818 en Berlín, Alemania se usaron patines con una sola fila de ruedas para una obra de ballet que simulaba un patinaje sobre hielo, ya que no se podía tener una pista de hielo en el escenario, las ruedas en una sola fila sirvieron para simular a los patines de hielo. Esta obra se llamaba Der Maler oder die Wintervergn Ugungen (El artista de los placeres del invierno). De esta manera, nacieron los patines en línea o rollers.

Los primeros patines en línea o rollers patentados, fueron diseñados por un francés de apellido Petitbled. Sus patines consistían en una plataforma de madera con una fila individual de dos o cuatro ruedas de madera, cobre o marfil.

Pero aunque estos patines en línea eran similares a los modernos, no eran muy maniobrables, por lo que era muy complicado para los patinadores realizar movimientos complejos, salvo moverse en línea recta o apenas llegar a girar en círculos muy grandes. Durante el resto del siglo XIX (años 1800s), los inventores continuaron perfeccionando los diseños de este tipo de patines y no sería recién hasta principios de los años 1980s que los patines en línea o rollers se volverían populares.

En 1823, el londinense Robert John Tyers patentó un patín que bautizó con el nombre de Rolito, el cual consistía en una fila de cinco ruedas, cuyas ruedas centrales eran más grandes que las de los extremos, para permitir mayor maniobrabilidad al cambiar el peso del patinador. Sin embargo los Rolito no podían efectuar curvas pronunciadas como los modenos patines en línea o rollers.

En 1828, un relojero austríaco oriundo de Viena, llamado August Lohner patentó un diseño de patines triciclos, con dos ruedas en la parte trasera y una al frente. Además tenían un trinquete o rueda dentada que evitaba que los patines rodaran hacia atrás.

En Francia, Jean Garcin obtuvo una patente para un tipo de patines llamados Cingar, un nombre creado a partir de permutar las sílabas de su apellido. El Cingar era un patín con una sola fila de tres ruedas. Garcin abrió una pista y daba clases de patinaje e incluso escribió un libro titulado Le Vrai Patineur (El vedadero patinador). No obstante, Garcin tuvo que cerrar su pista por la gran cantidad de accidentes que sus clientes tenían.

En la década de 1840, una taverna situada cerca de la ciudad de Berlín en Alemania, llamada Corse Halle, contrató a meseras que atendían a los clientes en patines sobre ruedas. Esto sirvió para dar una gran publicidad no solo a la taverna sino que también al uso de patines sobre ruedas, que cada vez se volvían más populares.

En 1852, un británico de apellido Gidman obtuvo una patente de patines con rodamientos o rulemanes, aunque tuvieron que pasar unos 30 años hasta que se normalizara su uso en patines sobre ruedas.
 
En 1859 los patines Woodward fueron inventados en Londres. Contaban con cuatro ruedas de goma vulcanizadas para lograr una mejor tracción en pisos de madera que la obtenida con ruedas de hierro. Al igual que los Rolito, estos patines tenían las ruedas del medio de mayor tamaño que las de los extremos, para facilitar las vueltas. Aunque esto no solucionó los problemas de maniobrabilidad. Este modelo de patines fue utilizado por Jackson Haines, el fundador del patinaje artístico moderno.

En 1860 Reuben Shaler, un inventor estadounidense oriundo de la ciudad de Madison, Connecticut, desarrolló un diseño de patines que resolvían los problemas de maniobrabilidad. Estos patines tenían cuatro ruedas sujetadas por barras de metal de unos ganchos, bastante similares a los actuales patines en línea. Sus ruedas tenían tiras de goma o cuero para permitir un mejor agarre a la superficie. Sin embargo este modelo de patines nunca prosperó.

En 1863, el inventor estadounidense oriundo de la Ciudad de Nueva York, James Leonard Plimpton, diseñó los patines de cuatro ruedas distribuidas en dos filas paralelas de dos ruedas en cada una. El patín tenía la capacidad de pivotar mediante almohadillas amortiguadoras que permitían al patinador realizar curvas pronunciadas al inclinar su cuerpo hacia un costado. Fue tan exitoso su diseño, que en 1866, bajo el auspicio de Plimpton, la primera pista pública de patinaje sobre ruedas abrió sus puertas en Newport, Rhode Island, Estados Unidos. El diseño del patín sobre cuadro ruedas aumentaba la maniobrabilidad y permitía realizar curvas pronunciadas fácilmente, por lo que pasó a dominar la industria y el mercado de los patines sobre ruedas por más de un siglo hasta los años 1980s, cuando los patines en línea se popularizaron.

En 1876, el británico oriundo de la ciudad de Birmingham, William Brown, patentó un nuevo diseño de ruedas para patines. Brown trabajó conjuntamente con Joseph Henry Hughes, quien había patentado un sistema de rodamientos o rulemanes para ruedas de bicicletas y carruajes en 1877. Estos dos hombres son los creadores de las ruedas modernas para patines, que ayudaron a convertirlos en un popular pasatiempo para todo el mundo. También en 1876 se patentó el freno delantero para patines, el cual pemite a los patinadores frenar repentinamente. Este sistema de frenos delanteros se sigue utilizando en la actualidad en la mayoría de los patines de cuatro ruedas y en algunos tipos de patines en línea o rollers.
 
Hacia finales del siglo XIX (años 1800s), los patines sobre ruedas ya se producían de manera masiva y eran un pasatiempo muy popular.

En la década de los años 1950s, muchos restaurantes de comidas rápidas y autocines tenían camareras que atendían a los clientes en patines sobre ruedas.

En 1979 dos estadounidenses oriundos de la ciudad de Minneapolis, Minnesota, llamados Scott y Brennan Olson se toparon con un par de patines en línea antiguos y viendo su potencial, rediseñaron algunos modelos viejos utilizando materiales modernos y adaptando la plataforma con ruedas en patines de hielo sin cuchillas. Unos años después, Scott Olson comenzó a promocionar sus patines en línea y fundó la empresa Rollerblade, cuyo nombre en la actualidad es casi sinónimo de patines en línea, incluso siendo utilizado por muchas personas para referirse a patines de cualquier marca.

Durante los años 1980s y 1990s, estos patines en línea o rollers se popularizaron como nunca antes y hoy en el siglo XXI se puede ver todos los días en parques de grandes urbes a miles de personas que salen a andar en rollers.

A 1 persona le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit