Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Diligencia a vapor de Julius Griffiths - Año 1821

Ver en modo diapositivas

 

Diligencia a vapor de Julius Griffiths - Año 1821

 

Fotos en el album: 299

 

En 1821, el ingeniero británico Julius Griffiths diseñó una diligencia a vapor, la cual fue construida por el mecánico Joseph Bramah. La diligencia contaba con una carrocería de doble cabina que se encontraba entre los dos ejes de ruedas, su motor a vapor estaba montado detrás del eje posterior. Esta diligencia requería la presencia de dos conductores, o sea un maquinista que debía viajar en la plataforma trasera, junto al motor, para controlar su funcionamiento y atender el nivel del fuego en la caldera, mientras que el otro debía estar sentado en la parte delantera para controlar el timón de dirección.

La caldera estaba compuesta por tubos horizontales de agua y vapor, estando estos últimos situados en una posición especial para aprovechar mejor el calor producido en el boiler. En realidad, la tracción era generada por dos motores a vapor que estaban ingeniosamente suspendidos sobre amortiguadores que los protegían de daños causados por las sacudidas, golpes por baches en el camino e incluso choques, toda una innovación para la época. Además contaba con un condensador de vapor, que consistía en un sistema de tubos finos que se enfriaban por contacto con el aire externo, condensando así al vapor en agua líquida, que luego era empujada a la fila inferior de tubos del boiler o caldera. No obstante, la caldera no era lo suficientemente grande como para funcionar durante mucho tiempo y empujar a un vehículo tan pesado, lo cual le daba una baja autonomía, por lo que solamente fue utilizado experimentalmente durante unos años sin llegar a brindar servicios comerciales regulares, hasta que el proyecto fue abandonado. A pesar de ello, la diligencia a vapor de Griffiths, serviría de ejemplo a otros ingenieros que durante los siguientes años desarrollarían carruajes, diligencias e incluso los primeros autobuses autopropulsados de la historia. 

<< Volver a Historia del automóvil

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit