Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Taxis eléctricos de Electric Vehicle Company en Nueva York

Ver en modo diapositivas

 

Taxis eléctricos de Electric Vehicle Company en Nueva York

 

Fotos en el album: 299

 

En 1896, mismo año que Salom y Morris fundaron la Electric Carriage and Wagon Company, se la vendieron a Isaac Rice, presidente de la Electric Storage Battery Company (fabricante de baterías fundada en 1888 y actualmente conocida con el nombre de Exide). En 1899, esta emprsa, junto a las de Albert Pope y Andrew Riker, se fusionaron para formar la Electric Vehicle Company, empresa que intentaría monopolizar la industria automotriz estadounidense, aunque no lo logró, ya que en 1907 fue a bancarrota y en 1912 comenzaría a consolidarse el liderazgo de la tecnología de los motores de combustión interna a gasolina como principal fuente de propulsión de los automóviles. 

Pero al principio no le fue tan mal, ya que hacia 1899 el 90% de los taxis automotores de la Ciudad de Nueva York eran eléctricos y como nota a color es interesante mencionar que la primera infracción por conducir a alta velocidad en Estados Unidos fue hecha a un taxista llamado Jacob German, quien conducía un taxi eléctrico de la Electric Vehicle Company por la Avenida Lexington de Manhattan, en la Ciudad de Nueva York, a una velocidad de 19 km/h, cuando en aquellos tiempos, en Nueva York, la velocidad máxima permitida en recorridos rectos era de 12 km/h y en curvas era de 6 km/h. En 1900, la Electric Vehicle Company tenía cientos de taxis eléctricos recorriendo las calles de Nueva York. Sin embargo, dado el mejor rendimiento que ya demostraban por aquel entonces los automóviles con motores de combustión interna, la Electric Vehicle Company incorporó a su producción también modelos propulsados a gasolina. En 1904, esta compañía ya había producido 2.000 taxis, camiones y autobuses y además abrió una empresa subsidiaria dedicada exclusivamente a brindar servicios de taxis, tanto en Nueva York como en Chicago.

<< Volver a Historia del automóvil - Parte 3

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit