Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Primer vehículo con motor de combustión interna

Ver en modo diapositivas

 

Primer vehículo con motor de combustión interna

 

Fotos en el album: 299

 

En los años 1780s, el físico y químico italiano, Alessandro Volta, construyó una pistola eléctrica, cuya chispa generaba una explosión al entrar en contacto con una mezcla de hidrógeno y aire. En 1807, el ingeniero suizo, François Isaac de Rivaz construyó un motor experimental de combustión interna, que utilizaba como combustible una mezcla de hidrógeno con oxígeno, que provocaba una explosión al entrar en contacto con un dispositivo generador de chispas, similar al de Volta. Ese mismo año, diseñó un carro experimental de cuatro ruedas propulsado por ese motor de combustión interna a hidrógeno. El hidrógeno se encontraba dentro de un globo. Se trataba del primer vehículo de la historia en ser propulsado por un motor de combustión interna (aunque no funcionaba a gasolina, sino como ya se ha mencionado, a hidrógeno).

En 1813, de Rivaz construyó un vehículo de mayor tamaño, al que bautizó con el nombre de Grand char Méchanique. Tenía una longitud de 6 metros y un peso de aproximadamente 1 tonelada. Su cilindro tenía una longitud de 1,5 metros y el gas explosivo estaba compuesto por aproximadamente 2 litros de gas y entre 10 y 12 litros de aire. Fue probado en la ciudad suiza de Vevey, con cuatro personas a bordo, una carga de 317 kg de madera y piedras, mientras ascendía por una pendiente de 26 metros a una velocidad de 3 km/h. Cada tiempo del motor hacía avanzar al vehículo entre 4 y 6 metros. Sin embargo, pocos consideraban aún al motor de combustión interna como una fuente de propulsión eficiente que pudiera competir con los motores a vapor.

<< Volver a Historia de los Automóviles - Parte 4

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit