Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Qué es Lupercalia

Ver en modo diapositivas

 

Qué es Lupercalia

 

Fotos en el album: 7

 

Durante el primer milenio antes de Cristo, en Roma, poco antes del comienzo del año en marzo, se solían celebrar una serie de festividades de purificación llamadas Februa o Februalia (de la palabra latina februum, que significa purgación o purificación). Los romanos consideraban que esta época era apropiada para la purificación personal, ya que al finalizar el año se podían quitar de encima todos los males que se habían acumulado durante el año, purificarse o limpiarse, para así comenzar el nuevo año de la mejor manera posible y sin cargas o culpas que los abrumaran. De hecho, el nuevo mes de febrero tomó su nombre en honor a estas festividades, aproximadamente hacia el siglo 8 AC y pasó a ser el último mes del año. Hacia el 15 de febrero se solía celebrar esta fiesta de purificación, durante la cual se realizaban ofrendas y sacrificios de animales en honor a los dioses y se podía pasar tiempo meditando para expiar todos los males realizados durante el año.

Más adelante, surgió otra festividad en Roma que se celebraba entre el 13 y el 15 de febrero de cada año, Lupercalia. Su nombre deriva de la palabra lupus (que en latín significa lobo). Esta festividad se realizaba en honor a Lupercus, el dios de los pastores que protegía a sus rebaños de ovejas ante la amenaza de los lobos que acechaban los alrededores de la ciudad de Roma. Como en la mayoría de las religiones, las tradiciones y leyendas se encuentran inspiradas en hechos de la realidad, pero que a través de los años van tomando formas más fantásticas y alejadas de la realidad. Es un hecho, que en la región donde se encuentra la ciudad de Roma, abundaban los lobos, que representaban un peligro para los rebaños de ovejas e incluso para la propia población, por lo que este animal obtuvo un rol principal en sus tradiciones, leyendas y religión. Es más, según la tradición romana, los fundadores de la ciudad de Roma, Rómulo y Remo, en el siglo 8 AC fueron amamantados por una loba de nombre Lupa o Luperca, en su cueva -llamada Lupercal- del Monte Palatino, en la ciudad de Roma.

Lupercalia también se celebraba en honor a la diosa Juno, reina de los dioses y diosa del matrimonio, además de representar en la mitología romana a la maternidad -y por lo tanto a la fertilidad-. Asimismo, hay que aclarar que el dios Lupercus también se identificaba con Faunus, dios de la fertilidad de los campos, bosques y de los ganados de animales. La fiesta de Lupercalia terminó absorbiendo a la anterior festividad de februa o februalia, como una más de sus actividades. Casi todo en Lupercalia estaba asociado con la fertilidad.

En Lupercalia, entre cada 13 y 15 de febrero, los sacerdotes llamados Luperci (hermanos del lobo) se juntaban cerca de la cueva Lupercal del Monte Palatino, donde según la leyenda romana, Rómulo y Remo fueron amamantados por la loba de nombre Lupa. Allí, sacrificaban a dos cabras machos para obtener fertilidad y a un perro para lograr la purificación. A continuación, dos jóvenes sacerdotes Luperci eran conducidos hasta un altar, donde sus frentes eran untadas con la sangre mezclada de los animales sacrificados y luego limpiadas con un trozo de lana mojado en leche. Al finalizar el ritual, era necesario que los dos jóvenes sacerdotes se rieran. Luego se cortaba la piel de los animales sacrificados en pequeños trozos que se enrollaban para hacer sogas o látigos que se mojaban en la sangre sacrificatoria y entregaban a cada uno de los hombres presentes. Los hombres salían con las sogas a correr por las calles alrededor del Monte Palatino, en dos bandos separados, imitando al dios Lupercus. Mientras corrían, golpeaban con sus sogas mojadas con sangre a los campos de cultivo y a toda mujer con la que se cruzaban en el camino, para repartir fertilidad. De hecho, muchas mujeres, lejos de querer evitar el golpe, se acercaban hasta la zona y se paraban en fila, esperando ser tocadas para supuestamente prevenir esterilidad, recibir fertilidad y no sufrir durante el momento del parto.
 
La celebración de Lupercalia terminaba usualmente con excesos como orgías o incluso gente corriendo desnuda por las calles. Por inscripciones que se encontraron, hoy se sabe que esta festividad se expandió por Italia y otras partes del Imperio Romano, como la Galia (actual Francia).

Las festividades de Lupercalia se siguieron celebrando en Roma durante siglos, incluso ya bien entrada la Era Cristiana en el siglo 5 de nuestra era (años 400s), cuando la mayoría de los ritos paganos habían quedado abolidos. El entonces Papa Gelasius I (492-496), quien se oponía totalmente a la celebración de Lupercalia, por considerarla salvaje e impura, tras una larga disputa con los defensores de la festividad, terminó por abolirla en el año 496.

<< Volver a La verdadera historia del Día de San Valentín

A 5 personas les gusta
Compartir


Sigue a Youbioit