Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Motor Barsanti Matteucci

Ver en modo diapositivas

 

Motor Barsanti Matteucci

 

Fotos en el album: 299

 

En 1841, el ingeniero italiano, Eugenio Barsanti, oriundo de la localidad toscana de Pietrasanta, comenzó su actividad docente en el Colegio San Michele de la localidad toscana de Volterra, donde concibió la idea de mover pistones aprovechando la fuerza generada por la explosión de una mezcla incendiaria de aire y gas hidrógeno, similar al diseño de 1807 del suizo François Isaac de Rivaz. En 1845, empezó a dar clases de física en el Observatorio Ximeniano de la ciudad de Florencia, dio inicio al desarrollo de su idea. Allí también conoció al ingeniero hidráulico e inventor, Felice Matteucci, con quien entabló una gran amistad y colaboró técnica y científicamente por el resto de su vida.

En 1851, Barsanti y Matteucci realizaron los primeros experimentos para el desarrollo de un motor de combustión interna. Al principio, utilizaron un cilindro de hierro fundido equipado con válvulas de pistón que les permitieron estudiar los efectos de la mezcla explosiva de aire con gas hidrógeno (o sea oxígeno e hidrógeno). También les sirvieron para entender el comportamiento del pistón y la necesidad de idear un método efectivo de expulsión de gases de escape producidos por la combustión. Como fuente de ignición consideraron utilizar una pequeña llama de gas o una chispa eléctrica, siendo esta última opción la que finalmente adoptaron, ya que llegaron a la conclusión de que una fuerza producida por una combustión rápida, a partir de un chispazo eléctrico, daba un mayor impulso al émbolo o pistón. Además, observaron que si el gas, luego de la explosión se enfría rápidamente, su condensación puede aprovecharse para generar la fuerza de retorno del pistón hacia arriba, lo que le daría mayor rendimiento al motor.

El 5 de junio de 1853, Barsanti y Matteucci presentaron en la Academia Georgofili de Florencia, los documentos con todos los detalles técnicos de su diseño de motor de combustión interna a gas. Para 1854, habían terminado el primer prototipo de su motor y el 12 de junio de ese mismo año, obtuvieron una patente en Gran Bretaña, que fue anunciada en el periódico London’s Morning Journal bajo el título de "Especificaciones de Eugenio Barsanti y Felice Matteucci para obtener fuerza motriz mediante la explosión de gases". Tiempo después lo patentaron en Francia, Bélgica, Prusia y Piamonte (en aquellos tiempos Italia aún no estaba unificada en un solo estado).
Durante esa década, siguieron perfeccionando su motor al construir nuevos modelos. Este motor obtuvo una medalla de plata del Instituto de Ciencia de Lombardía. El primer motor Barsanti-Matteucci entregado a un cliente, fue fabricado en 1856
en los Talleres Pedro Benini de Florencia, y utilizado para mover maquinaria de la estación ferroviaria María Antonia de esa misma ciudad. También en 1856, desarrollaron un motor de dos cilindros de 5 HP. En 1858, con la ayuda del mecánico oriundo de la ciudad italiana de Forli, Giovanni Battista Babacci, diseñaron un motor de dos pistones opuestos que fue construido por la compañía suiza de maquinaria industrial Escher-Wyss en Zurich, Suiza.

El objetivo principal de estos dos ingenieros, era proveer energía mecánica para propulsar buques navales y maquinaria industrial, por lo que el 14 de octubre de 1859, fundaron la compañía Società anonima del nuovo motore Barsanti e Matteucci. Luego de analizar varias opciones, seleccionaron a la Compañía John Cockerill en Seraing, Bélgica para producir un motor de 4 HP que habían diseñado. Pronto recibieron numerosas órdenes de varios países de Europa, pero la repentina muerte de Barsanti en 1864 a causa de una fiebre tifoidea, dejó solo a Matteucci, quien no pudo hacerse cargo del negocio, gestión de patentes y fabricación de los motores solo. De esta manera, Matteucci abandonó el proyecto para dedicarse de nuevo a su ocupación anterior, el desarrollo de maquinaria hidráulica.

En 1877, el ingeniero alemán Nikolaus Otto desarrolló el primer motor de cuatro tiempos de combustión interna a gasolina, como lo conocemos en la actualidad y en el que se basaron los futuros motores para automóviles. Este motor era bastante similar en algunos aspectos al diseño de Barsanti y Matteucci, por lo que Felice Matteucci sosteniéndose en sus patentes de Gran Bretaña, Francia, Piamonte y la Academia Georgofili de Florencia, presentó una demanda legal, alegando que el diseño Otto era muy similar al del motor Barsanti-Matteucci, pero no se le reconoció la demanda y sus motores quedaron en el olvido.

<< Volver a Historia del automóvil - Parte 11

Crédito de la fotografía:

 

Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit