Principal

           Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Fidel Castro montado sobre su caballo Careto en 1937

Ver en modo diapositivas

 

Fidel Castro montado sobre su caballo Careto en 1937

 

Fotos en el album: 127

 

Fotografía de Fidel Castro a los 11 años de edad, montado sobre su caballo Careto en las vacaciones escolares de diciembre de 1937. Detrás de él, sobre la grupa del caballo está su hermano mayor, Ramón.

Los hijos de Ángel Castro y Lina Ruz se criaron en un ambiente de total libertad en el campo y aprendieron a montar a caballo desde muy pequeños. En la casa cada cual tenía su propio caballo, el de Fidel se llamaba Careto y se lo regalaron cuando tenía 6 o 7 años de edad y lo tuvo por alrededor de una década. Era un caballo muy inteligente, arisco, inquieto, vigoroso, muy veloz y le gustaba escaparse. Parecía un Hereford y su nombre significa "el de la cara blanca". Antes de tenerlo, Fidel ya sabía montar a caballo.

Los hermanos Castro solían hacer competencias con sus caballos. El de Fidel era un poco más pequeño que el de Ramón. A Fidel le gustaba montar a caballo y lo hacía muy bien tanto con montura así como a pelo también.

Le gustaba irse bien lejos con el caballo, durante sus estadías fuera de Birán se lo cuidaban y no le gustaba que se lo montaran ya que no lo quería cansado a su regreso durante las vacaciones. Tenía total libertad para montarlo y no tenía que pedirle permiso a nadie para ir a buscarlo al potrero. Al principio lo ayudaban para capturarlo, ya que cuando lo veía y se daba cuenta que quería usarlo se escapaba para que no lo pudiera atrapar. Primero había que enlazarlo y luego soltarlo en un potrero más pequeño para que no estuviera amarrado. A veces iba a buscarlo Fidel y otras se lo llevaban. Al principio se lo tenían que ensillar pero con el paso del tiempo aprendió a hacerlo solo y no necesitaba más ayuda.

Fidel acostumbraba realizar desde pequeño viajes bien largos a caballo, de varios kilómetros a las montañas, en los Pinares de Mayarí. A veces lo hacía solo y otras acompañado. El caballo sudaba mucho y se agotaba al subir por la montaña, pero al llegar a la meseta a unos 700 metros de altura, donde la vista era extraordinaria el aire fresco le secaba el sudor.

Fuentes de información:

  • Fidel Castro Ruz GUERRILLERO DEL TIEMPO - Escrito por Katiuska Blanco Castiñeira
Sé el primero al que le gusta
Compartir


Sigue a Youbioit