Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Satélites de Argentina


Sé el primero al que le gusta


 

Artículo actualizado por última vez el 19 de mayo de 2019
 

Argentina comenzó a participar en investigación espacial desde el año 1960 con la creación de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales CNIE, organismo dependiente de la Fuerza Aérea Argentina. A lo largo de las décadas de los '60 y '70 este país realizó numerosos lanzamientos de cohetes no tripulados por humanos que alcanzaban la alta atmósfera e incluso llegaban a órbitas bajas en el espacio exterior. En 1961, fue lanzado su primer cohete, llamado APEX A1-02 Alfa Centauro, que alcanzó una altura de 20 kilómetros (altura correspondiente a la estratósfera). Tras muchos lanzamientos durante los siguientes años, en 1966 la CNIE lanzó un cohete que alcanzó los 114 kms de altura (se suele considerar que el espacio exterior comienza por encima de la Línea de Kármán a 100 kilómetros por encima de la superficie). El 16 de diciembre de 1970, un cohete Castor de aproximadamente 280 kg, logró alcanzar una altura de 500 kilómetros.

El 11 de abril de 1967, fue lanzado el Cohete Yarará desde la Escuela de Tropas Aerotransportadas de la provincia de Córdoba, con un ratón como tripulante (llamado Belisario), que permaneció 30 minutos en ingravidez, volviendo con vida a la Tierra. Así, Argentina se convirtió en el cuarto país en poner a seres vivos en el espacio, luego de Rusia, Estados Unidos y Francia.

La CNIE llegó a su fin, pero el 28 de mayo de 1991 se creó la actual Comisión Nacional de Actividades Espaciales CONAE, que dio inicio al Plan Nacional Espacial de Argentina.
 
El primer satélite argentino no fue un proyecto gubernamental sino de origen civil, el LUSAT-1, construido en los laboratorios de AMSAT en Boulder, Colorado, Estados Unidos de América (aunque contiene algunas partes construidas en Argentina). Fue lanzado el 22 de enero de 1990 en un cohete Ariane 4 desde la Base Espacial de Kourou en Guayana Francesa. Pequeño en masa, con aproximadamente 10 kg y forma cúbica de 23 cm por arista (sin contar las antenas), fue colocado en una órbita de hasta 822 kilómetros de altura, y un período orbital (vuelta completa alrededor del planeta) de 100.56 minutos.

Satelite LUSAT 1
Satélite LUSAT-1 - Cliquear para ampliar la imagen


Satelite LUSAT 1
Satélite LUSAT-1 - Cliquear para ampliar la imagen

El 29 de agosto de 1996 se lanzó desde Rusia y puso en órbita al primer satélite de fabricación argentina, llamado Victor-1. Fue diseñado, desarrollado, testeado y construido totalmente por el Centro de Investigaciones Aplicadas del Instituto Universitario Aeronáutico de Córdoba. Tenía alrededor de 30 kilogramos, un tamaño de 34 cm x 34 cm x 43 cm, y una vida útil de 3 años. Con fines educativos y de investigación científica, llevaba a bordo dos cámaras para tomar fotografías de la Tierra. Tenía la capacidad de actualizar el software de su computadora en forma remota una vez colocado en órbita.

El 4 de noviembre de 1996 fue lanzado el SAC-B, el primer satélite del Plan Espacial de la CONAE, construido por la empresa estatal argentina INVAP junto a la NASA. De investigación astronómica, su principal objetivo era investigar las fuentes explosivas de alta energía provenientes de otras galaxias. Tenía una masa de 191 kg, de los cuales 50 kg eran de carga útil. Sin embargo, la misión falló, puesto que no pudo ser desacoplado del cohete que lo transportaba ni pudieron ser desplegados sus paneles solares para recargar las baterías. Como consecuencia de esto, luego de completar unas pocas órbitas alrededor de la Tierra, se quedó sin energía y la misión fracasó. A pesar de todo, fue capaz de poner en funcionamiento todos los sistemas de a bordo.

Satelite argentino SAC-B
Satélite SAC-B - Cliquear para ampliar la imagen

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), encargada de regular las telecomunicaciones en todo el mundo y de asignarle espacios en la órbita geoestacionaria a países que operan satélites geoestacionarios para este fin, en el año 1985 le reservó a Argentina los meridianos 72º Oeste y 81º Oeste. Entre 1991 y 1992 se realizó una licitación pública para ofrecer la operación de estos espacios a empresas. En 1993 se le adjudicó la operación de satélites de comunicaciones a una Unión Transitoria de Empresas compuesta por las francesas Aeroespatiale, Alcatel Space, la italiana Alenia Spazio, la alemana Deutsche Aerospace, y la brasileña Embratel, que formaron a la empresa Nahuelsat S.A. Pero como hay una alta demanda de espacios en la órbita geoestacionaria, una vez asignados a un país, no pueden permanecer vacíos. Para resolver ese faltante, y hasta que estuviese listo un satélite de comunicaciones especialmente fabricado para Argentina, la empresa canadiense Telesat ofreció a Nahuelsat dos satélites que estaba por dar de baja: el Anik C1 y el Anik C2. En 1993 se les cambió los nombres para que operaran como Nahuel I1 y Nahuel I2.

El 30 de enero 1997, fue lanzado desde Kourou, Guayana Francesa en un cohete Ariane 4 el satélite geoestacionario de telecomunicaciones Nahuel 1A para reemplazar a los otros dos. El Nahuel 1A fue construido por la empresa francesa Aerospatiale y fue colocado en órbita geoestacionaria en el meridiano 72º Oeste.

En 1998 la Comisión Nacional de Comunicaciones le adjudicó a la empresa Nahuelsat el espacio orbital del meridiano 81º Oeste para ser ocupado a partir del año 2003 por el segundo satélite de la serie Nahuel, aunque éste nunca fue construido. Debido a eso último, Argentina corría el riesgo de perder la órbita 81º Oeste, por lo tanto, en el año 2004 el gobierno le revocó esta posición a Nahuelsat. Para no perder la posición 81º Oeste, en 2006 Argentina creó la empresa pública Arsat con el objetivo de diseñar satélites por medios propios o a través de la contratación de terceros. Arsat encargó la construcción de un satélite geoestacionario de comunicaciones a la empresa argentina INVAP. Asimismo, se le transfirió a Arsat: los activos de la empresa Nahuelsat, la operación del satélite Nahuel 1A y la explotación de la posición del meridiano 72º Oeste. En el año 2010, el satélite Nahuel 1A dejó de operar y tuvo que ser reemplazado por un satélite arrendado para no perder la posición. El proyecto de Arsat proponía la construcción de tres satélites de telecomunicaciones, de los cuales se construyeron y pusieron en órbita dos: el Arsat 1 (lanzado el 16 de octubre de 2014) y el Arsat 2 (lanzado el 30 de septiembre de 2015).

El 14 de diciembre de 1998 fue lanzado en el Transbordador Endeavour desde el Centro Espacial Kennedy en Estados Unidos de América, otro pequeño satélite de fabricación argentina, el SAC-A. Tenía una masa de 68 kg, y fue puesto en órbita baja, aproximadamente a 398 kms de altura. Tenía fines más bien experimentales para probar sistemas de energía, de navegación, de guiado controlado, de elementos ópticos, así como la transmisión de datos e imágenes a estaciones terrenas de control. Estos experimentos sirvieron para poner a prueba la plataforma de futuros satélites de la línea SAC.

Tenía en su interior una cámara Kodak DC-40, con un sistema electromecánico incorporado que permitía apuntar la cámara y tomar fotografías desde tierra, y un sistema electrónico utilizado para enviar las imágenes a tierra. Esta cámara podía tomar fotografías con una resolución de 400 metros por pixel (esto significa que cada 400 metros de longitud fotografiados ocupan 1 pixel de la imagen, entonces un área de 50 km x 50 km estaría representada por una imagen de 125 x 125 pixeles). Las imágenes que tomaba representaban áreas de 307 x 198 kilómetros (60.786 km2).
 
El SAC-A fue construido en ocho meses por INVAP por encargo de la CONAE, y tuvo un costo aproximado de US$ 15 millones.No presentó problemas técnicos y finalizó su misión exitosamente, entrando nuevamente a la atmósfera en octubre de 1999. Durante los dos últimos meses de funcionamiento fue utilizado con fines educativos por la CONAE para instruir a estudiantes en cómo controlar satélites desde tierra.
 
El 21 de noviembre de 2000 fue lanzado el cuarto satélite de fabricación argentina (tercero en ser colocado en órbita exitosamente), el SAC-C, con una masa de 460 kg. Diseñado y construido por la empresa estatal argentina de innovaciones tecnológicas INVAP. Su principal misión era la de monitorear y fotografiar el medio ambiente terrestre para posteriores investigaciones y el estudio de catástrofes naturales. Se trataba de un satélite de observación terrestre para mediciones y estudios científicos. Dichas observaciones terrestres, principalmente del territorio argentino, se obtenían mediante imágenes ópticas destinadas al estudio de diversos ecosistemas. Otros usos que se le dieron incluyen el estudio de áreas socio-productivas para actividades como la agricultura, la geología, la salud (por ejemplo mediante las novedosas técnicas de epidemiologías panorámicas que sirven para investigar enfermedades animales y vegetales en distintas regiones mediante el uso de satélites), medición de costas, hidrología, emergencias, estudios atmosféricos como la temperatura y proporciones de vapor de agua, entre otras actividades. Finalmente, su señal se apagó en agosto de 2013 tras casi trece años de vida útil.

Satelite argentino SAC-C
Satélite SAC-C - Cliquear para ampliar la imagen

Otro satélite del país austral fue el PehuenSat, construido en Argentina por la Asociación Argentina de Tecnología Espacial (AATE), la Universidad Nacional del Comahue, y AMSAT Argentina. Lanzado el 1 de octubre de 2006 desde la base espacial Satish Dhawan en la India. Se trataba de un satélite para radioaficionados en el que participaron más de 50 estudiantes y profesores. Algunos alumnos que participaron en este proyecto, más adelante fueron a trabajar a la empresa INVAP para formar parte de los equipos de ingenieros encargados del diseño y construcción de satélites de gran porte.

El 10 de junio de 2011 fue lanzado desde la base Vandenberg en Estados Unidos de América, otro satélite construido por la empresa argentina INVAP, el SAC-D-Aquarius, destinado a la investigación científica. Con una masa de 1350 kilogramos, fue colocado en una órbita polar de hasta 657 kilómetros de altura, tardando alrededor de 97,8 minutos en dar una vuelta completa alrededor del planeta. Su principal misión era el estudio del medioambiente, la biosfera, la atmósfera terrestre y los océanos, con mayor orientación a la obtención de información climática a través de la medición de la salinidad de los océanos y del análisis de los procesos de circulación y mezcla de aguas. También estaba orientado a la detección de zonas de alta temperatura en la superficie terrestre para la posterior realización de mapas de riesgo para incendios. Además, servía para la medición de la humedad del suelo, lo cual es un excelente método para pronosticar posibles inundaciones. De órbita polar, el SAC-D estaba sincronizado para pasar dos veces al día por cada punto determinado del planeta, dichos momentos tienen una separación de 12 horas entre la primera y segunda pasada del día. Sus datos eran enviados diariamente a la Estación Terrena de Control y Recepción de Datos, Teófilo Tabanera, ubicada en la provincia de Córdoba. Estos datos pueden ser vistos a través del sitio Web de la CONAE. Finalmente, el 8 de junio de 2015, luego de haber cumplido los objetivos propuestos, finalizó el servicio operativo del SAC-D.

Satelite SAC-D
Satélite SAC-D - Cliquear para ampliar la imagen

Construccion del satelite argentino SAC-D
Construcción del satélite SAC-D en el INVAP - Cliquear para ampliar la imagen

Construccion del satelite SAC-D en el INVAp
Construcción del satélite SAC-D en el INVAP - Cliquear para ampliar la imagen

Al poco tiempo de hacerse cargo de la operación de los activos de la ex Nahuelsat, ARSAT se puso como objetivo desarrollar las comunicaciones satelitales del país. Para ello, le encargó a la empresa argentina de soluciones tecnológicas INVAP, la construcción de tres satélites geoestacionarios de comunicaciones.

De acuerdo al proyecto, los tres satélites, ARSAT-1, ARSAT-2 y ARSAT-3, servirían tanto para el desarrollo de las comunicaciones en Argentina, así como para la venta de servicios satelitales a empresas y países de la región.

El ARSAT-1 fue construido por la empresa estatal INVAP, tiene una masa de 2973 kg, y su desarrollo requirió una inversión de US$ 250 millones. Fue lanzado en un cohete Ariane 5, el 16 de octubre de 2014 desde la Base Espacial en Kourou, Guayana Francesa, y colocado en la posición de 72º de la órbita geoestacionaria (a 35.786 kilómetros de altura). Emite señales para telecomunicaciones, televisión satelital, servicios de Internet y telefonía IP, tanto en Argentina como en países limítrofes.

El ARSAT-2 también fue construido por la empresa INVAP. Tiene una masa de 2975 kg, y fue lanzado en un cohete Ariane 5, el 30 de septiembre de 2015 desde la Base Espacial en Kourou, Guayana Francesa. Ocupa la posición 81º de la órbita geoestacionaria a 35.786 kilómetros de altura. Inició sus operaciones con aproximadamente el 30% de su capacidad ocupada. Los servicios que presta le generan a ARSAT ganancias mayores a los US$ 30 millones anuales. Tiene capacidad para prestar sus servicios tanto a América del Sur como América del Norte.

Hacia mayo de 2019, la construcción del satélite ARSAT-3 estaba suspendida y no habían noticias claras al respecto.

Paralelamente, a partir del año 2010 la empresa privada argentina Satellogic llevó a cabo el desarrollo y la fabricación de nanosatélites (satélites de entre 1 kg y 10 kg) así como de microsatélites (satélites de entre 10 kg y 100 kg) de órbita baja. Se trata de satélites educativos y de observación. Hasta mayo de 2019, esta empresa construyó 8 satélites (3 de ellos en Argentina y 5 en su planta ubicada en Montevideo, Uruguay). Estos son los satélites construidos por Satellogic:

  • CubeBug-1 (apodado Capitán Beto): fue fabricado en Argentina y lanzado el 26 de abril de 2013 desde el Centro Espacial Jiuquan en China.
  • CubeBug-2 (apodado Manolito): fue fabricado en Argentina y lanzado el 21 de noviembre de 2013 desde Rusia.
  • Bugsat-1 (apodado Tita): fue fabricado en Argentina y lanzado el 19 de junio de 2014 desde Rusia.
  • Ñusat-1 (apodado Fresco): de 37 kg, fue fabricado en Uruguay y lanzado el 30 de mayo de 2016 desde el Centro Espacial Taiyaun en China.
  • Ñusat-2 (apodado Batata): de 37 kg, fue fabricado en Uruguay y lanzado el 30 de mayo de 2016 desde el Centro Espacial Taiyaun en China.
  • Ñusat-3 (apodado Milanesat): de 37 kg, fue fabricado en Uruguay y lanzado el 15 de junio de 2017 desde el Centro Espacial Jiuquan en China.
  • Ñusat-4 (apodado Ada): de 37 kg, fue fabricado en Uruguay y lanzado el 2 de febrero de 2018 desde el Centro Espacial Jiuquan en China.
  • Ñusat-5 (apodado Maryam): de 37 kg, fue fabricado en Uruguay y lanzado el 2 de febrero de 2018 desde el Centro Espacial Jiuquan en China.

El 7 de octubre de 2018 fue lanzado desde la Base Vandenberg en California, Estados Unidos de América, en un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, el satélite SAOCOM 1-A, construido por la empresa INVAP. Se trata de un satélite de observación terrestre con el objetivo de medir la humedad del suelo, la detección de derrames de hidrocarburos en el mar y el análisis de cobertura de agua durante inundaciones. Se trata de un proyecto desarrollado por la CONAE con la colaboración de la Agencia Espacial Italiana (ASI). Tiene una masa aproximada de 3000 kg y se encuentra en una órbita aproximada de 620 kilómetros de altura y un período de 97,2 minutos (o sea que cada vuelta alrededor de la Tierra la completa en 97,2 minutos). El satélite tiene un tamaño de 4,7 m x 1,5 m, aunque con las antenas de radar desplegadas tiene 10,5 metros de largo. Además, cuenta con 3 paneles solares de 1,61 m x 2,7 m cada uno, dando un total de 4,83 x 2,7 m.

Hasta mayo de 2019, Argentina tuvo 19 satélites. De estos satélites, 11 fueron construidos en Argentina.

Construccion del satelite ARSAT-1
Construcción del Satélite ARSAT-1 en el INVAP, provincia de Río Negro, Argentina
 

Satelite argentino de telecomunicaciones ARSAT-1
Satélite de telecomunicaciones ARSAT-1
 

Centro de Ensayos de Alta Tecnologia
Centro de Ensayos de Alta Tecnología del INVAP - Aquí se ponen a prueba los satélites bajo condiciones extremas que simulan
las vibraciones, temperaturas, niveles de presión, y radiación que deberá soportar el satélite durante el lanzamiento y luego en el espacio

Fuentes de información:


Sé el primero al que le gusta

Compartir
Publicaciones recomendadas
Sigue a Youbioit