Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Cómo funciona el cigarrillo electrónico


A 14 personas les gusta


<< Volver a Efectos de fumar

1 - Efectos del tabaco
2 - Efectos de fumar
3 - Cómo funciona el cigarrillo electrónico
4 - Estadísticas sobre el consumo de tabaco
5 - Historia del tabaco
 

Ya en nuestros días es bastante común ver a personas que están fumando unos cigarrillos de plástico que emiten una luz mientras sus fumadores largan un espeso vapor por la boca o la nariz en lugar del clásico humo del tabaco que es tan molesto para los no fumadores que comparten el mismo espacio.

Se trata de cigarrillos electrónicos o e-cigarettes. ¿Pero qué son y cómo funcionan estos aparatos que muchos fumadores que intentan dejar el hábito los toman como una opción para ayudarlos a abandonar el vicio?

Una respuesta simple sería, que son una manera aternativa de consumir nicotina (como ya se explicó en las secciones anteriores, la nicotina es la droga psicoactiva adictiva que hace que una persona no pueda dejar de fumar tan fácilmente). De hecho para crear un efecto psicológico favorable, los fabricantes de cigarrillos electrónicos por lo general los diseñan con una estética muy parecida a la de los cigarrillos comunes; sólo que no contienen tabaco, no requieren encenderse y por lo tanto no hay ningún tipo de combustión generadora de humo; en todo caso la combustión se simula con una luz que se emite cada vez que el fumador le da una pitada (calada) a estos cigarrillos electrónicos. En cuanto a la nicotina que contienen para poder suplir las necesidades de los fumadores adictos a esta droga, esta viene en estado líquido y se la introduce en un compartimento ubicado en lo que vendría a parecerse al filtro del cigarrillo.

Cigarrillo electronico y un cigarrillo de tabaco
Cigarrillo electrónico vs cigarrillo de tabaco

Utilizan una batería que les da la energía necesaria para funcionar y poder convertir la nicotina líquida en vapor de nicotina inhalable. Estos cigarrillos no producen fuego, ni combustión, ni cenizas y tampoco el molesto olor a humo de tabaco. Además carecen de todas las sustancias perjudiciales de los cigarrillos de tabaco que ya se mencionaron anteriormente como por ejemplo el alquitrán, el monóxido de carbono, el polonio-210 (radiactivo), o el cadmio entre otras miles.

Según los fabricantes y muchos de sus usuarios frecuentes, el cigarrillo electrónico es una alternativa más sana al cigarrillo de tabaco, ya que los ha ayudado a reducir la tos de fumador, a mejorar sus sentidos del gusto y el olfato e incluso a no fatigarse tanto al realizar ejercicios físicos de mayor intensidad. Sin embargo hay otras teorías que sostienen que este dispositivo no sería tan inocuo como lo promocionan algunos, ya que alegan que el vapor de nicotina contiene algunas sustancias químicas que son igualmente perjudiciales para la salud de la persona que los vapea (muchos le suelen decir vapear y no fumar al acto de consumir cigarrillos electrónicos ya que lo que largan no es humo sino vapor de nicotina).

El cigarrillo electrónico fue inventado por el farmacéutico chino Hon Lik, quien patentó su invento en 2003. Ya en el año 2004 lo introdujo al mercado chino y desde entonces no pararon de surgir empresas fabricantes de esta curiosa alternativa a los cigarrillos comunes que lo pusieron a disposición de los fumadores de todo el mundo.
 

Cómo se usa el cigarrillo electrónico

Al encenderse un cigarrillo, el tabaco que contiene en el interior entra en combustión liberando un humo con nicotina estimulante que las personas fumadoras inhalan para enviarlo a sus pulmones y de ahí ser absorbidos por el torrente sanguíneo. En el caso de los cigarrillos electrónicos no dependen de una combustión, en lugar de eso el proceso consiste en el calentamiento de la nicotina líquida que se encuentra almacenada en el compartimento ubicado en el filtro del cigarrillo para transformarla en vapor de nicotina que el fumador puede inhalar. Dependiendo del modelo, en algunos cigarrillos electrónicos la persona puede inhalar directamente del filtro la nicotina líquida que se vaporiza, mientras que en otros debe utilizar un interruptor manual para activar al vaporizador interno.

Un cigarrillo electrónico tiene tres partes fundamentales: una batería recargable de litio, un compartimento vaporizador y un cartucho lleno de nicotina líquida.

Partes del cigarrillo electronico
Partes del cigarrillo electrónico

La batería de litio le otorga al cigarrillo electrónico la energía necesaria para funcionar y poder así calentar la nicotina líquida (nicotina disuelta en propilenglicol) y transformarla en vapor. Esta batería es recargable y puede ser cargada con un cargador similar a aquellos utilizados para las baterías de celulares. La batería cargada está conectada al compartimento de vaporización, un tubo hueco que contiene controles electrónicos y un atomizador  o calentador que crea el vapor. Antes de activar el dispositivo el usuario debe colocar un cartucho de nicotina líquida en el compartimento de vaporización. La punta del cartucho se utiliza como boquilla del cigarrillo electrónico.

Los fumadores del cigarrillo electrónico pueden inhalar la nicotina de la misma manera que lo harían con un cigarrillo común. Esta inhalación activa al atomizador que calienta a la nicotina líquida que se encuentra dentro del cartucho y la convierte en nicotina gaseosa (vapor de nicotina). Al inhalar este vapor a través de la boquilla del cigarrillo electrónico se puede enviar nicotina a los pulmones como si se tratara de un cigarrillo común y luego el vapor puede ser exhalado por la boca o nariz de la misma manera que el humo del cigarrillo de tabaco, de hecho este vapor se parece mucho al humo del tabaco.

Funcionamiento de los cigarrillos electronicos
Cómo funciona el atomizador (calentador) que calienta y vaporiza al líquido con nicotina disuelta - Cliquear para ampliar imagen

 
Muchos usuarios de cigarrillos electrónicos sostienen que con estos dispositivos experimentan muchas de las mismas sensaciones que con un cigarrillo de tabaco; entre ellas sostener algo parecido a un cigarrillo común en la mano así como las acciones de inhalar y de exhalar. Muchos cigarrillos electrónicos incluso cuentan en el extremo con un LED que emite una luz cada vez que se inhala el vapor para simular el efecto de combustión que ocurre en los cigarros de tabaco. Hay que aclarar que utilizar una luz de LED es la única manera segura de emular la combustión ya que si se intentara encenderlo realmente con fuego esto podría hace que la batería de litio entrara en combustión y explotara.

El líquido que se utiliza por lo general dentro del cartucho es un alcohol denominado propilenglicol que se suele utilizar en productos cosméticos o aditivos alimentarios e incluso en máquinas que generan atmósferas de neblina artificial para cine, shows de música u obras de teatro. Estos cartuchos pueden contener distintas cantidades de nicotina o incluso algunos vienen sin nicotina. Muchos fabricantes además venden el líquido en versiones saborizadas, que incluyen entre las opciones los sabores de tabaco, menta, chocolate, café, manzana, cereza o caramelo.

Muchos de estos dispositivos tienen la forma de cigarrillos de tabaco, otros de habanos, pipas e incluso de bolígrafos. Cada cartucho tiene una capacidad de líquido similar a la de un paquete de 20 cigarrillos y cuestan más o menos lo mismo. Pero si se prefiere los consumidores pueden comprar botellas de líquido para cigarrillos electrónicos y rellenarlos ellos mismos reduciendo así los costos de uso, inclusive en muchos casos por debajo del precio de los cigarrillos de tabaco común.

Pero a pesar de parecer inocuos muchos especialistas de la salud están preocupados de cómo las empresas fabricantes de estos dispositivos los promocionan como una alternativa saludable al tabaco.

Tipos de cigarrillo electronico
Tipos de cigarrillo electrónico - Cliquear para ampliar

Riesgos del cigarrillo electrónico

Una de las mayores preocupaciones sobre el cigarrillo electrónico que tienen los especialistas de la salud es el control de calidad. Muchos de ellos sostienen que los fabricantes no dan a conocer todas las sustancias químicas que contienen estos productos; lo cual significa que los fumadores no tienen manera de conocer con exactitud que están consumiendo. Además, dado que es un invento nuevo y no se han efectuado suficientes estudios al respecto, no se saben aún los efectos a corto y largo plazo de estar expuesto al vapor de nicotina.

En el año 2009 se llevó a cabo una pequeña investigación en la que se analizaron los cartuchos de nicotina de dos fabricantes distintos. Los resultados demostraron que el monto de nicotina presente no siempre coincidía con el indicado en las etiquetas de los productos. Además reveló que algunos cartuchos que eran comercializados como sin nicotina en realidad sí contenían esta sustancia. Asimismo, el estudio dio a conocer que algunos componentes cancerígenos presentes en el tabaco también fueron hallados en algunos cartuchos de cigarrillos electrónicos junto a otras sustancias tóxicas, entre las que se encontró dietilenglicol, una sustancia tóxica cuya dosis letal oscila entre los 0,014 y 0,017 miligramos por kilogramo de la persona que lo ingiere; así por ejemplo si la persona tiene un peso de 80 kg con 1,12 miligramos de dietilenglicol podría morir.

A pesar de estos hallazgos, los fabricantes de cigarrillos electrónicos aseguran que sus productos tienen el potencial de mejorar la salud de las personas adictas a la nicotina. Por otro lado, muchos especialistas de la salud insisten que no se han realizado aún suficientes estudios que confirmen estas aseveraciones. Por su parte la OMS (Organización Mundial de la Salud) indica que todavía no hay suficientes evidencias que demuestren que los cigarrillos electrónicos son seguros.

Los expertos de la salud también reclaman que no es correcto promocionar a los cigarrillos electrónicos como un método para dejar de fumar ya que no han sido suficientemente testeados como otras terapias de reemplazo, entre las que se incluyen la goma de mascar (chicle) de nicotina o los parches de nicotina que han sido testeados y demostraron ser bastante efectivos.

Algunos expertos incluso expresan la preocupación de que muchos no fumadores pueden llegar a ser atraídos por las campañas publicitarias que alegan que este producto es una manera sana de consumir nicotina, y de esta manera se vuelvan adictos a esta sustancia a través de los cigarrillos electrónicos. La preocupación está más bien enfocada a los adolescentes que por curiosidad a conocer los efectos de este producto pueden volverse adictos a la nicotina. Dado que este producto es vendido por Internet y la mayoría de las empresas que lo comercializan no chequean la edad de sus compradores en línea, muchos menores de edad tendrían acceso al mismo.

Por lo tanto, mientras muchos de los riesgos de fumar tabaco se evitan con el cigarrillo electrónico, aún así contienen una buena dosis de la nicotina adictiva. En las agencias reguladoras estatales de muchos países del mundo hay controversias acerca de cómo deberían clasificarse los cigarrillos electrónicos; ya que su uso podría volverse algo común en lugares cerrados como teatros, cines, restaurantes, oficinas e incluso instituciones educativas si no se estipulan reglamentaciones al respecto; cuando aún no se han realizado estudios suficientes acerca de los efectos que pueden generar en fumadores pasivos.

Pero el cigarrillo electrónico es muy difícil de clasificar para las agencias reguladoras estatales ya que no se sabe si deben ser considerados similares a los cigarrillos de tabaco o son algo completamente distinto y más bien deberían catalogarse como un dispositivo terapéutico que libera nicotina al igual que los parches y gomas de mascar con nicotina. Quizás haya que crear todo un nuevo grupo con reglamentaciones especialmente estipuladas para este producto.

Muchos usuarios del cigarrillo electrónico no saben si pueden utilizarlos en lugares donde se prohibe fumar tabaco. Según los fabricantes de estos dispositivos, dado que el vapor que se produce no es nocivo para la salud ni genera olores molestos, el uso de cigarrillos electrónicos debería ser permitido en todos lados.

Por su parte los que se oponen al uso indiscriminado del cigarrillo electrónico, alegan que si se permitiera su consumo en lugares cerrados esto podría desalentar a muchos fumadores a dejar el vicio, ya que actualmente al verse obligados a salir a fumar afuera (especialmente en días fríos) es un punto que contribuye al deseo de muchos fumadores de querer dejar el cigarrillo; sin dejar de destacar que su consumo podría volver a popularizar entre la gente de a poco la costumbre y el acto social de fumar. Además insisten que como no hay pruebas suficientes acerca de la inocuidad del vapor que se genera y no se sabe si es totalmente seguro, esto podría exponer a los no fumadores a los mismos riesgos de salud que el humo pasivo del tabaco.

Cada país ha establecido normas diferentes sobre el consumo de los cigarrillos electrónicos; en algunos está permitida su comercialización, en otros se presentan determinados límites, mientras que en algunos está completamente prohibida su venta.

 
Situación legal de los cigarrillos electrónicos por país

 
A
lemania: Permitida su importación, venta y consumo.

Argentina: En ese país por la resolución 3226 del año 2011 está prohibida la importación, distribución, comercialización y promoción de los cigarrillos electrónicos y artículos secundarios asociados a ellos (por ejemplo cartuchos de nicotina). Aunque se puede ver en ocasiones a personas consumiendo este producto; inclusive en medios de comunicación como la televisión donde dos populares conductores de aquel país, Jorge Lanata y Beto Casella, hacia abril de 2014 se han mostrado fumando cigarrillos electrónicos públicamente delante de cámara; tras lo cual el Ministerio de Salud de Argentina manifestó su preocupación al respecto.

Australia: Se permite parcialmente solamente si no contienen nicotina. La legislación sobre toxinas por lo tanto se aplica a la venta y recarga de cartuchos de nicotina, sin embargo no existen leyes que prohiban la comercialización y promoción de los dispositivos propiamente dicho (sin los cartuchos) así como la recarga de estos con líquidos sin nicotina para uso recreacional. Por otro lado no hay leyes que prohiban la importación de estos productos para uso personal o familiar.

Austria: Prohibida su venta libre ya que se consideran dispositivos médicos mientras que los cartuchos de nicotina como productos medicinales, por lo que no pueden venderse sin una licencia.

Brasil: Prohibida su importación, venta y promoción.

Canadá: En este país norteamericano la legislación de los cigarrillos electrónicos se encuentra en una zona gris. A pesar de la gran popularidad que tiene este producto entre los fumadores canadienses, el Ministerio de Salud de Canadá recomienda evitar su uso ya que no hay pruebas suficiendes acerca de su efectividad como terapia para dejar de fumar y tampoco sobre su inocuidad. Sin embargo aún no hay una ley clara establecida al respecto.

Chile: Dada la falta de regulaciones está permitida su importación y venta al público.

China: Está permitida su venta y consumo, sin embargo las leyes pueden variar según la región del país.

Colombia: Prohibida su importación y venta.

Costa Rica: Permitida su importación, comercialización y consumo. Se le aplican las mismas regulaciones legales que a otros productos derivados del tabaco.

España: Se permite su venta y está regularizado con las mismas leyes que otros productos derivados del tabaco.

Estados Unidos de América: Si bien su comercialización y consumo están permitidos, la FDA (Food and Drug Administration - Administración Reguladora de Alimentos y Drogas) en marzo de 2014 propuso el establecimiento de regulaciones a nivel federal como por ejemplo la obligación de incluir una etiqueta indicando los ingredientes contenidos en los cartuchos de nicotina líquida, así como la realización de un control de calidad de los dispositivos funcionales con que cuenta cada cigarrillo electrónico (por ejemplo el vaporizador) y de cada uno de los ingredientes en los cartuchos de nicotina. Por otra parte en ciertos estados hay regulaciones especiales que prohiben la venta de cigarrillos electrónicos a menores de edad o su consumo en lugares cerrados públicos. En la actualidad tiene las mismas regulaciones que otros productos de tabaco y se lo comercializa en los mismos lugares donde se pueden conseguir cigarrillos comunes.

Francia: Los cigarrillos electrónicos tiene un permiso parcial, si bien son considerados un bien de consumo general; si el producto se comercializa como medicinal o como terapia para dejar de fumar y los contenidos de nicotina en los cartuchos son superiores a 10mg o la recarga de los mismos implica manipular líquidos con más de 20mg de nicotina se requiere una autorización médica especial.

Gran Bretaña: Permitida su importación, venta y consumo. A pesar que algunos proponen su prohibición; por el momento la Agencia Reguladora de Salud y Productos Medicinales ha optado por dejar la situación en su actual estado.

México: La importación, producción, venta y promoción no están pemitidas.

Uruguay: Prohibida su importación y venta.

Venezuela: Dada la falta de pruebas suficientes sobre la eficacia de los cigarrillos electrónicos como terapia para dejar de fumar; su importación, venta y promoción están prohibidas.
 

Continúa en Estadísticas sobre el consumo de tabaco por país >>


A 14 personas les gusta

Compartir
Artículos Relacionados

Galería de Fotos
Fotoálbum: 

Qué es la nicotina


Publicaciones recomendadas
Sigue a Youbioit






Comentarios

 Quiero saber el precio de

 Quiero saber el precio de este cigarrillo electrónico. Gracias

 Quiero saber a donde

 Quiero saber a donde comprar el producto y ver alguna imagen del mismo gracias

 Quiero saber dónde lo

 Quiero saber dónde lo puedo comprar y a qué precio está?