Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Satélites de Chile


Sé el primero al que le gusta


Artículo actualizado por última vez el 19 de mayo de 2019

 
Chile ha tenido experiencias en lo que respecta a satélites desde mediados de la década de los años '90, cuando se llevó a cabo el lanzamiento del primer proyecto satelital chileno, el FASat-Alfa. Construido en forma conjunta por ingenieros de la Fuerza Aérea de Chile y la empresa británica Surrey Satellite Technology Ltd, se trataba de un microsatélite de aproximadamente 50 kg destinado a observación terrestre. Sin embargo, el 31 de agosto de 1995, cuando se produjo el lanzamiento desde el Cosmódromo de Plesetsk en Rusia, con el objetivo de colocar al satélite en una órbita polar de aproximadamente 650 kilómetros de altura, ocurrió una falla y el satélite no pudo ser puesto en órbita.

 
El FASat-Alfa fue lanzado junto a un satélite ucraniano de gran porte, llamado Sich-1. El satélite chileno iba acoplado al ucraniano mediante unas abrazaderas ajustadas con pernos y una vez alcanzada la órbita deseada deberían separarse. El método de separación de los satélites consistía en el corte de los pernos mediante dos cargas explosivas de tipo guillotina, y un resorte que empujaría al satélite chileno. Las cargas fueron activadas por los controladores rusos en tierra, pero en lugar de cortar a los pernos, los aplastaron y el FaSat-Alfa no pudo separarse del Sich-1, provocando el fracaso de la misión.

El malogrado FaSat-Alfa tuvo un sucesor, el FaSat-Bravo. Construido por la compañía británica Surrey Satellite Technology Ltd (SSTL) y la Fuerza Aérea Chilena, se trataba de un satélite gemelo a su predecesor, aunque a partir de la experiencia anterior, se realizaron algunas modificaciones en el mecanismo de separación para evitar cualquier tipo de inconveniente al momento del desacoplamiento. El 10 de julio de 1998, se produjo su lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán, a bordo de un cohete Zenit II que lo colocó en una órbita casi circular de aproximadamente 820 kms de altura y un período de 101,3 minutos (14 vueltas diarias alrededor del planeta). Durante el lanzamiento -al igual que su predecesor- viajaba en dicho cohete como carga secundaria (junto a satélites pequeños de otros países), mientras que el satélite principal era el ruso RESURS-O1-4. Sin embargo, esta vez pudo ser colocado en órbita exitosamente, marcando el inicio de la era satelital de Chile.
 

El FaSat-Bravo es un microsatélite de aproximadamente 55 kg y un tamaño de 60 cm x 36 cm x 36 cm. Era un satélite de observación terrestre con el objetivo de realizar estudios geográficos y climáticos de todo el territorio chileno, así como la medición de la radiación ultravioleta en la capa de ozono. Se mantuvo operacional durante casi 3 años (dejó de operar en 2001) hasta que se agotaron las baterías.

El 16 de diciembre de 2011, fue lanzado desde Kourou, Guayana Francesa y colocado exitosamente en órbita el segundo satélite chileno, el SSOT (Sistema Satelital para la Observación de la Tierra), también conocido como FaSat-Charlie. Fue colocado en una órbita de entre 620 y 632 kms de altura. Construido por la europea EADS Astrium por encargo del Ministerio de Defensa de Chile, este satélite de 117 kg y un tamaño de 60 cm x 60 cm x 100 cm, costó aproximadamente US$ 72 millones. Su principal objetivo era la observación terrestre y la toma de fotografías para el monitoreo y mapeo de áreas agrícolas, zonas urbanas (para su planeamiento), recursos naturales, así como gestión de riesgos y desastres naturales, a través de cámaras que pueden tomar imágenes en blanco y negro con una resolución de 1,45 metros por pixel (esto significa que cada 1,45 m fotografiado ocupa 1 pixel de la imagen, entonces una zona de 5 km x 5 km estaría representada por una imagen de 3448 pixeles x 3448 pixeles). En el caso de imágenes a color, como requieren mayor procesamiento, tienen una menor resolución, aproximadamente de 5,8 metros por pixel.
 
Esta herramienta útil tanto para usos civiles como militares, tenía una expectativa de vida operacional de aproximadamente 5 años aunque hacia mayo de 2019 seguía operando, habiendo superado los 7 años.
 
El 23 de junio de 2017, se produjo el lanzamiento del tercer satélite exitoso de Chile, el Suchai 1 (Satellite of University of Chile for Aerospace Investigation - Satélite de la Universidad de Chile para Investigación Aeroespacial). Fue lanzado desde el Centro Espacial Satish Dhawan en la isla de Sriharikota, India y puesto en una órbita aproximada de 505 kilómetros de altura. Ha sido construido por estudiantes del Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Requirió un presupuesto de aproximadamente US$ 150 mil. Se trata de un nanosatélite cúbico (CubeSat) de aproximadamente 1 kg, y un tamaño de 10 cm x 10 cm x 10 cm. Con un período de 94,6 minutos (15 vueltas diarias alrededor del planeta), su objetivo principal consistía en hacer mediciones de la ionósfera que rodea a la Tierra (capa de gases ionizados debido a la radiación solar, ubicada aproximadamente entre los 80 y 1000 kilómetros de altura), tomar fotografías, y analizar el comportamiento de dispositivos electrónicos en las condiciones extremas del espacio exterior.

  

Hasta mayo de 2019, Chile ha tenido 3 satélites operativos en órbita, todos ellos de observación terrestre y fines científicos.

 
 
Fuentes de información:


Sé el primero al que le gusta

Compartir
Publicaciones recomendadas
Sigue a Youbioit