Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Satélites de Bolivia


Sé el primero al que le gusta


Artículo actualizado por última vez el 25 de junio de 2019

En el año 2009, el Gobierno de Bolivia estableció una comisión interministerial para la creación de un plan de desarrollo de las telecomunicaciones en todo el país, especialmente en zonas rurales y aisladas, donde sus habitantes no tenían acceso a servicios básicos de comunicación. Este plan requería la aplicación de tecnologías satelitales, y para lograrlo era necesario adquirir un satélite propio. Para mayor asesoramiento técnico, fueron convocadas empresas extranjeras especializadas en el tema, entre ellas la empresa China Great Wall Industry Corporation (empresa filial de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China).
 
Luego del trabajo realizado por la comisión interministerial, el 10 de febrero de 2010, a través del Decreto N°: 0423, fue creada la Agencia Boliviana Espacial (ABE). El primer objetivo de la ABE fue la implementación de un programa satelital que incluía la adquisición de un satélite de telecomunicaciones. El programa fue bautizado con el nombre de Programa Satelital Túpac Katari, en honor al líder aimara, Túpac Katari (1750-1781).
 
El 13 de diciembre de 2010, la ABE y la China Great Wall Industry Corporation (CGWIC) firmaron en la ciudad de La Paz, Bolivia un contrato mediante el cual se encargaba a la CGWIC la construcción de un satélite de comunicaciones acorde a los requerimientos establecidos en el Programa Satelital Túpac Katari. Los encargados de la firma de este contrato fueron Iván Zambrana (Gerente Ejecutivo de la ABE) y Yin Liming (Presidente de CGWIC). Para financiar la adquisición de este satélite se solicitó al Banco de Desarrollo de China un préstamo por algo más de US$ 251 millones. El 25 de febrero de 2011, el Senado boliviano aprobó el convenio que encargaba la construcción de un satélite a CGWIC.
 
El satélite Túpac Katari 1 está basado en un bus de satélite modelo DFH-4 (el bus es la plataforma del satélite sin los componentes internos o carga útil, es decir, el satélite propiamente dicho vacío en su interior). Esta plataforma satelital modelo DFH-4 ha sido desarrollada por DFH Satellite Co.,Ltd., dependiente de la Academia China de Tecnología Espacial (China Academy of Space Technology - CAST). Este bus satelital incluye un módulo de propulsión, paneles solares y tiene capacidad de carga útil de más de 500 kg.
 
El satélite de comunicaciones Túpac Katari tiene un tamaño de 236 cm × 210 cm × 360 cm, masa de aproximadamente 5.100 kg y una vida útil de alrededor de 15 años. El costo final de este satélite fue de aproximadamente US$ 302 millones.

Finalmente, el Túpac Katari (TKSAT-1) fue lanzado el 20 de diciembre de 2013 desde el Centro Espacial de Xichang en China y colocado en órbita geoestacionaria a 35.786 kilómetros de altura.
A partir de abril de 2016, la operación del satélite quedó totalmente a cargo de personal de la ABE.
 
El principal objetivo del Túpac Katari es expandir la cobertura de redes móviles, acceso a Internet, televisión y radio a todo el país, principalmente a zonas rurales. Asimismo, sirve para el desarrollo de proyectos civiles como la educación a distancia y telemedicina.
 
El principal usuario del satélite es ENTEL (empresa estatal boliviana de telecomunicaciones). Por marzo de 2019 tenía el 70% de su capacidad ocupada, y en sus primeros cuatro años de operación le ahorró al país aproximadamente US$ 100 millones, ya que gracias a éste, no fue necesaria la contratación de satélites de comunicaciones extranjeros que podrían costarle al estado aproximadamente US$ 2,5 millones por mes.

Según el Gerente Ejecutivo de la ABE, Iván Zambrana, en el año 2017 se estimaba que más de 1 millón de personas en Bolivia se comunicaban utilizando los servicios del satélite Túpac Katari. Sin embargo, a pesar de que aproximadamente un tercio de la población rural boliviana había salido del aislamiento comunicacional, hacia junio de 2019 aún no se habían podido resolver los problemas de comunicación de toda la población del país, y se necesitaba un segundo satélite para que el acceso a Internet y telefonía llegara a todos los habitantes.
 
Hasta junio de 2019, Bolivia había tenido 1 satélite en toda su historia, el Túpac Katari, que hacia la fecha mencionada, se encontraba en pleno funcionamiento.

 
Fuentes de información:


Sé el primero al que le gusta

Compartir
Publicaciones recomendadas
Sigue a Youbioit