Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Satélites de Costa Rica


Sé el primero al que le gusta


Artículo actualizado por última vez el 25 de junio de 2019
 
El primer satélite en la historia de Costa Rica, también es el primer satélite de Centroamérica. El proyecto de poner en órbita un satélite costarricense surgió de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE), y fue bautizado con el nombre de Proyecto Irazú, por el volcán más alto de Costa Rica. Sin embargo, el nombre alternativo del satélite fue escogido a través de un concurso en el que jóvenes de entre 13 y 24 años enviaron videos de 30 segundos en los que proponían nombres. Luego, la ACAE subió los videos a sus redes sociales y la gente votó la mejor propuesta. El nombre ganador fue Batsú, que en lengua bribri (perteneciente a un pueblo precolombino -los bribris- que habitaba en el actual territorio costarricense) significa colibrí, aunque Marco Araya, el joven de 16 años oriundo de Turrialba que sugirió este nombre, aclaró que también significa "buena noticia", ya que eso es lo que representaba el primer satélite de Costa Rica.

De acuerdo a Carlos Alvarado, presidente de ACAE, tomaron esta decisión de dejar en manos de la gente la elección del nombre porque querían que el primer satélite hecho en Costa Rica llevara un nombre que represente e identifique a los costarricenses.

La ACAE es una organización civil sin fines de lucro creada en el año 2010 por profesionales de áreas técnicas y de la ingeniería. Su objetivo es colocar a Costa Rica y a Centroamérica en la lista de países y regiones con presencia en el sector aeroespacial.

Durante la década de los años '80, los logros del científico y astronauta costarricense, Franklin Chang-Díaz (quien realizó varios viajes al espacio a bordo de transbordadores espaciales de la NASA), inspiraron a muchos jóvenes estudiantes de escuelas y universidades, así como a amantes de la ciencia y tecnología. A través de dichos logros, estas personas pudieron vislumbrar una posibilidad de desarrollo en materia aeroespacial y otras tecnologías en Costa Rica.

A partir de esto, el 16 de junio de 1988 fue creada la Asociación Costarricense de Investigación y Difusión Espacial (ACIDE). Durante cinco años, la ACIDE llevó a cabo actividades de todo tipo, desde cursos y seminarios sobre investigación espacial, hasta la organización de visitas de expertos de la NASA y congresos en los que participaban entidades académicas, científicas y tecnológicas. Sin embargo, a mediados de los años '90 la ACIDE dejó de existir. En el año 2010, estos objetivos renacieron con la ACAE y fueron ampliados al promover la participación de instituciones académicas y gubernamentales, así como de empresas públicas y privadas con el fin de desarrollar en un futuro a la industria aeroespacial en Costa Rica y Centroamérica en general. De hecho, en marzo de 2010, la ex Presidenta de la República, Laura Chinchilla, anunció el respaldo por parte del estado al desarrollo aeroespacial en Costa Rica.

En enero de 2014, la ACAE presentó oficialmente en la Casa Presidencial de Costa Rica el proyecto de desarrollo de un satélite, y en abril del mismo año fue declarado de interés público a través de un decreto del Poder Ejecutivo.

El diseño y desarrollo del satélite Batsú fueron realizados por la ACAE y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR). Los objetivos principales de este proyecto satelital consistía en poner en órbita exitosamente a un satélite y medir los efectos del cambio climático en la flora de Costa Rica. Es necesario destacar que Costa Rica está ejecutando un exitoso proceso de reforestación que ha logrado que más del 50% de la superficie del país esté cubierta por bosques. La Escuela de Ingeniería Forestal del ITCR, ubicada en la ciudad de Cartago, ha realizado tareas de monitoreo en las selvas para analizar niveles de agua, desarrollo de biomasa y variables meteorológicas. Los investigadores tenían dificultades con el monitoreo de selvas ubicadas en zonas remotas, y el satélite del Proyecto Irazú sería de gran utilidad para resolver este problema.

Los satélites tienen dos partes: por un lado el satélite propiamente dicho con sus subsistemas funcionales, y por otro lado la carga útil que llevan en su interior. Los subsistemas funcionales son los que hacen que el satélite funcione, mientras que la carga útil son elementos o componentes que llevan a cabo una o más tareas por las cuales el satélite fue puesto en órbita. Es decir, los elementos de la carga útil son los que llevan a cabo a los objetivos de la misión.
 
El Batsú es un nanosatélite (los nanosatélites son aquellos con masa de entre 1 y 10 kg) de formato CubeSat (forma cúbica), masa de aproximadamente 1 kg, y un tamaño de 10 cm x 10 cm x 10 cm. La mayoría de sus subsistemas fueron comprados a la empresa danesa fabricante de satélites pequeños, GOMspace. Estos subsistemas consisten en:

  • la estructura
  • sistema térmico
  • sistema eléctrico
  • dispositivos de comunicación
  • computadora de a bordo.

Además, los ingenieros costarricenses desarrollaron una computadora de a bordo secundaria que realiza mediciones inerciales. Dicha computadora forma parte de la carga útil que transporta el satélite en su interior.

  • La estructura del satélite fue construida en Costa Rica.
     
  • El sistema eléctrico fue provisto por la empresa GomSpace. Consiste en 5 paneles solares que pueden generar 2,3 Watts de energía en órbita baja. Además cuenta con una batería de 7,4 Volts.
     
  • La computadora de a bordo es la encargada de recibir órdenes desde tierra, procesarlas y ejecutarlas a través de los otros subsistemas del satélite. Tiene incorporado un microcontrolador AVR32, una memoria Flash de 512 KB y 32 KB de memoria FRAM (para configuración de parámetros, el reloj de tiempo real y sensores de temperatura). Esta computadora de a bordo también fue provista por GomSpace.
     
  • El sistema de comunicaciones es de radiofrecuencia UHF semidúplex (las conexiones semidúplex son aquellas que transmiten señales en dos direcciones, pero no ocurren al mismo tiempo). Es el encargado de recibir órdenes desde tierra y enviar las mediciones realizadas.

La integración del satélite Batsú fue realizada en Costa Rica por parte de la ACAE y el ITCR.

El 2 de abril de 2018, el nanosatélite Batsú fue lanzado desde el Cabo Kennedy en Estados Unidos de América, a bordo de un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, junto a satélites de otros países. Fue transportado hasta la Estación Espacial Internacional, ubicada en una órbita de aproximadamente 400 kilómetros. Finalmente, el 11 de mayo de 2018 fue soltado en órbita desde el módulo japonés Kibo perteneciente a la Agencia Espacial Japonesa en la Estación Espacial Internacional. A partir de ese momento, el Batsú comenzó a orbitar en una órbita casi circular, aproximadamente a 400 kilómetros de altura.


Uno de los objetivos científicos del nanosatélite Batsú era medir los niveles de absorción de carbono en los bosques de la zona de Los Chiles, al norte de Costa Rica.

Hasta junio de 2019, Costa Rica ha tenido 1 satélite en toda su historia: el Batsú, un nanosatélite de formato CubeSat.
 
     
Fuentes de información:


Sé el primero al que le gusta

Compartir
Publicaciones recomendadas

Sigue a Youbioit