Principal

      Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Qué son las disoluciones y cómo se forman


A 1 persona le gusta
Por dream


1. Qué son las disoluciones 

Las disoluciones (también conocidas como soluciones químicas o sencillamente soluciones) son mezclas homogéneas de dos o más sustancias que no reaccionan entre sí.

Las mezclas son combinaciones de dos o más sustancias puras. Una característica de las mezclas es que las sustancias que las componen pueden ser separadas a través de medios físicos, dado que no reaccionan químicamente entre sí para formar otras sustancias, y cada una conserva su identitad química.

Las mezclas homogéneas son aquellas cuyas sustancias que las componen no se distinguen visualmente, ni siquiera utilizando un microscopio. Es decir, las partes que componen a la mezcla no se ven como si estuviesen separadas y la mezcla aparenta ser visualmente uniforme. Por ejemplo, cuando se disuelve sal en agua se forma una mezcla homogénea en la que la sal y el agua no parecen estar separadas y aparentan tener una composición uniforme, como si se tratara de una sola sustancia pura. Lo mismo ocurre al disolver azúcar en agua, lo que se ve es un líquido uniforme, y el azúcar no parece estar separada del agua.

Es necesario recordar que las sustancias que forman parte de las mezclas homogéneas no reaccionan químicamente entre sí. Sencillamente, estas mezclas aparentan tener una composición uniforme en la que las sustancias que las componen no se distinguen visualmente de forma individual o separadas entre sí. Una mezcla homogénea puede confundirse visualmente con una sustancia pura, aunque no lo es.


Por el contrario, las mezclas heterogéneas son aquellas cuyas sustancias que las componen se distinguen visualmente, o sea que las partes que componen a la mezcla pueden verse de forma separada. Por ejemplo, si se mezcla agua con aceite, las partes que componen a la mezcla -o sea el agua y el aceite- aparecen separadas a simple vista. Otro ejemplo de mezcla heterogénea es el de arena con agua, en la que la arena y el agua pueden distinguirse visualmente, ya que la arena se dirige hacia el fondo del recipiente, por lo que tanto el agua como la arena pueden verse de forma separada.

En las mezclas homogéneas, las sustancias que las componen están distribuidas de manera uniforme en toda la muestra. Por ejemplo, en un vaso de sal disuelta en agua, la proporción de sal en agua es la misma para todo el vaso. Por el contrario, en las mezclas heterogéneas, las sustancias que las componen no están distribuidas de manera uniforme en toda la muestra. Por ejemplo, en un vaso con una mezcla de arena y agua, la arena se dirige hacia el fondo del vaso.

Normalmente, al hablar de soluciones químicas se suele pensar en líquidos, pero también existen disoluciones en estado sólido y gaseoso. El aire es un ejemplo de mezcla homogénea de gases, ya que está compuesta por: Nitrógeno (78,08%), Oxígeno (20,95%), Argón (0,93%), Dióxido de Carbono (0,03%), y el 0,01% restante por otros gases, incluyendo vapor de agua.

Las soluciones entre sólidos también son posibles, las aleaciones de metales son disoluciones de sólidos en sólidos. Un ejemplo de este tipo de mezcla homogénea es el acero, que se trata de carbono disuelto en hierro.

Cada parte que se puede distinguir a simple vista en una mezcla se denomina fase. Tanto en el caso de una sustancia pura como en una mezcla homogénea se tiene una sola fase. Por el contrario, en una mezcla heterogénea pueden haber dos o mas fases. En una mezcla de agua con aceite (o sea una mezcla heterogénea) se forman dos capas separadas. Cada una de estas capas representa a una fase distinta. La fase de aceite, al ser menos densa que la fase de agua, se dirige hacia arriba y forma una capa que se encuentra por encima de la capa de agua.

Ejemplos de mezclas heterogeneas y homogeneas
Ejemplos de mezclas heterogéneas y homogéneas - Cliquear para ampliar la imagen

Las mezclas pueden ser separadas en las partes que las constituyen. En la Tierra, la mayoría de las cosas se encuentran en forma de mezclas.

Como ya se mencionó, una solución es una mezcla homogénea cuyas partes (cada una de las sustancias puras que la componen) no pueden distinguirse a simple vista y parece como si se tratara de una sustancia pura, aunque en realidad es una mezcla.
Por ejemplo, una solución de sal disuelta en agua tiene una apariencia similar al del agua, dado que los granos de sal no se distinguen a simple vista.

Las propiedades físicas de las mezclas pueden variar dependiendo de las proporciones de cada sustancia que la compone. Por ejemplo, si se disuelve sal en agua, el punto de ebullición del agua aumenta, o sea que el agua hierve por encima de los 100 ºC. Mientras mayor sea la concentración de sal disuelta en agua, su punto de ebullición se eleva, es decir que se requiere mayor temperatura para hervir al agua. Por el contrario, en las sustancias puras las propiedades físicas se mantienen invariables, es por eso que el agua pura siempre hierve a 100 ºC.

Otro ejemplo es el del hierro, que en forma pura tiene un punto de ebullición de 2861 ºC, mientras que si se mezcla con carbono para formar acero, su punto de ebullición variará según las proporciones de carbono y hierro que hay en la mezcla que forma al acero.

Es interesante destacar que etimológicamente la palabra homogéneo proviene de la conjunción de los términos griegos homos (que significa mismo) y genos (que significa tipo). En cuanto a la palabra heterogéneo, etimológicamente proviene de la conjunción de los términos héteros (que significa otro o diferente) y genos.

Antes de continuar, es necesario definir brevemente qué son la materia, las sustancias puras, los elementos químicos, los compuestos químicos, las mezclas, las propiedades físicas y las propiedades químicas.

Que son la materia, los elementos quimicos, los compuestos quimicos y las mezclas
Qué son la materia, los elementos químicos, los compuestos químicos y las mezclas - Cliquear para ampliar la imagen

  • Materia: cualquier cosa que tiene masa y ocupa espacio. Todo lo que se ve y toca en la naturaleza, desde las partículas más pequeñas hasta las estrellas más masivas es materia. Todo lo que se ve y toca en la naturaleza está compuesto por átomos, y cada átomo está constituido por partículas subatómicas (protones, neutrones, electrones). Los átomos se clasifican en distintos tipos de elementos químicos. Hasta el año 2019 se conocían 118 tipos de elementos químicos. Innumerables combinaciones de elementos químicos forman compuestos químicos (se conocen millones de compuestos químicos).
     
  • Sustancia pura: una sustancia pura es una clase de materia que no puede ser subdividida en otras clases de materia a través de métodos físicos (filtración, decantación, sedimentación, sublimación, evaporación, extracción, centrifugación, cromatografía, tamizado, destilación). El agua, el oro, la sal, el azúcar, el dióxido de carbono, el silicio, etc, son ejemplos de sustancias puras que no pueden ser divididas en otras partes que las componen a tavés de métodos físicos. Las muestras de una sustancia pura, contienen solamente a esa sustancia pura y nada más. Ej: el agua es agua y nada más, el azúcar contiene a esa sustancia y nada más. Las sustancias puras pueden ser tanto elementos químicos como compuestos químicos (moléculas compuestas por átomos).
     
  • Elementos químicos: son las sustancias puras más elementales, ya que no solo no pueden ser subdivididos en sustancias puras más elementales a través de métodos físicos, sino que tampoco pueden ser subdivididos a través de técnicas químicas. Los elementos químicos son átomos, y por eso no pueden ser subdivididos ni por medios físicos ni por medios químicos. Para subdividir a los átomos hay que aplicar técnicas nucleares que no pertenecen al ámbito de la química. Por lo tanto, son químicamente indivisibles. El término de elemento químico se refiere a la clasificación de átomos. Se conocen 118 tipos de átomos, y varían según la cantidad de protones que poseen en su núcleo y de la cantidad de electrones que orbitan alrededor de dicho núcleo. Cada una de estas 118 clases de átomos es un elemento químico distinto.
     

    Por ejemplo: el Hidrógeno es un átomo con 1 protón en el núcleo y 1 electrón orbitando alrededor de dicho núcleo. El Helio es un átomo con 2 protones y 2 neutrones en su núcleo, y 2 electrones orbitando alrededor del núcleo. Entonces, el Hidrógeno y el Helio son dos clases de átomos distintos, en física y química a esto se le dice que se trata de dos elementos químicos distintos.

     
  • Compuestos químicos: son sustancias puras que no pueden subdividirse en dos o más sustancias puras que las componen mediante métodos físicos, aunque sí pueden subdividirse a través de técnicas químicas. Por ejemplo, el agua (compuesta por 2 átomos de Hidrógeno y 1 átomo de Oxígeno - H2O) no puede ser separada mediante métodos físicos, pero sí puede ser separada mediante técnicas químicas (reacciones químicas al interactuar con otras sustancias). La sal común (compuesta por 1 átomo de Sodio y un átomo de Cloro - NaCl) no puede ser subdividida a través de medios físicos, pero sí puede ser subdividida mediante técnicas químicas. Las técnicas químicas más utilizadas consisten en reacciones químicas en las que una sustancia interactúa químicamente con otra, sus partes se separan y forman otros compuestos químicos nuevos.

    Por ejemplo: cuando el Hidróxido de Sodio (NaOH) y el Ácido Clorhídrico (HCl) interactúan -o sea reaccionan químicamente-, sus partes se separan para formar sal común y agua (NaOH + HCl → NaCl + H2O). Como puede observarse en el ejemplo anterior, la cantidad de elementos químicos en los compuestos que reaccionan (Na, O, H, Cl) coincide con la cantidad de elementos en los compuestos nuevos que se forman.

  • Mezclas: son combinaciones de dos o más sustancias puras en las que cada sustancia conserva su identidad química dado que están combinadas físicamente y no químicamente. Por ejemplo, en una solución de sal disuelta en agua (NaCl y H2O), tanto la sal como el agua no reaccionan químicamente entre sí, y conservan su composición de NaCl y H2O, es decir, siguen siendo sal y agua.

    Las mezclas pueden separarse a través de métodos físicos. Como ejemplos pueden mencionarse los siguientes: en la disolución de sal en agua, la sal puede separarse del agua mediante evaporación de esta última. En la mezcla heterogénea de arena y agua, la arena puede ser filtrada o colada para quedar separada del agua.
     

  • Propiedades físicas: son las propiedades que pueden observarse en una sustancia o en una mezcla de sustancias, sin que se modifique la composición química de estas sustancias. Las propiedades físicas de una sustancia o de una mezcla de sustancias son: el color, la forma, estado de agregación (esto significa si la sustancia se encuentra en estado sólido, líquido o gaseoso), punto de ebullición, punto de fusión (esto significa a qué temperatura una sustancia pasa de estado sólido a líquido), densidad (masa por unidad de volumen de una sustancia), entre otras.

    Ej: El punto de fusión del agua es 0 ºC (esto significa que pasa a estado líquido a 0 ºC), es incolora, su punto de ebullición es 100 ºC, la densidad del agua es 0.9998395 gramos por cada mililitro a una temperatura de 4 ºC (su densidad varía de acuerdo a la temperatura). Cualquier variación en las propiedades físicas del agua no afecta a su composición química, por lo tanto, a pesar de los cambios de sus propiedades físicas, el agua sigue siendo agua.
     

  • Propiedades químicas: son las propiedades que pueden observarse en una sustancia pura y que indican la capacidad que tiene dicha sustancia de transformarse en una nueva sustancia química, o de resistirse a la transformación química al interactuar con otra sustancia. Esto significa que las propiedades químicas de un compuesto indican cómo, cuando y por qué se modifica su estructura molecular al interactuar con otra sustancia para formar un nuevo compuesto. Algunas de las propiedades químicas son: la inflamabilidad (capacidad de combustión de una sustancia, esto es su capacidad de reaccionar con oxígeno para generar un óxido y liberar energía en forma de luz o calor), descomposición por altas temperaturas o resistencia a la descomposición (ej: si se calientan ciertos compuestos, se rompen los enlaces químicos que mantienen unidos a los elementos que los componen), nivel de reactividad química de una sustancia con otra sustancia para formar nuevos compuestos.

    Ej: el nivel de reactividad del Hidróxido de Sodio (NaOH) con el Ácido Clorhídrico (HCl) es alto, por lo tanto, cuando interactúan, sus estructuras químicas se modifican para formar nuevos compuestos. Sus partes se separan para formar sal común y agua (NaOH + HCl → NaCl + H2O).

Las disoluciones (al igual que toda mezcla) están compuestas por dos o más sustancias puras que no reaccionan químicamente entre sí (las propiedades químicas de cada sustancia pura de la mezcla no se alteran). Sin embargo, las propiedades físicas (por ejemplo temperatura de ebullición) de la solución pueden ser diferentes a las propiedades físicas de cada sustancia que la compone (ej: si se disuelve sal en agua, la temperatura de ebullición del agua aumenta, esto significa que se requiere una mayor temperatura para que el agua hierva si contiene sal).

Las sustancias que componen a una disolución -y a cualquier mezcla en general- pueden separarse por medios físicos como: filtración, colación, selección manual, decantación, centrifugación, destilación, entre otros. La técnica requerida para separar una mezcla varía dependiendo de la clase de mezcla y sus componentes. Los métodos físicos más utilizados para separar mezclas se describen más abajo.

 
2. Qué son el solvente y el soluto en una disolución

Una disolución (solución química) es una mezcla homogénea en la que las moléculas de una sustancia se distribuyen de manera uniforme a lo largo y lo ancho de un medio o sustancia que se encuentra en mayor cantidad. Las sustancias en menor cantidad -o sea que son minoría- en una solución, se conocen con el nombre de solutos. La sustancia en mayor cantidad -o sea que es mayoría- en una solución, se conoce con el nombre de solvente (también se lo denomina disolvente y significa exactamente lo mismo).

Si se disuelve una cucharada de sal en un litro de agua, la sal es el soluto de la disolución, mientras que el agua es el solvente, ya que se encuentra en mayor proporción que la sal.

Que son el solvente y el soluto
Qué son el solvente y el soluto - Cliquear para ampliar la imagen

En una disolución, las moléculas de soluto se distribuyen uniformemente en un solvente que se encuentra en mayor concentración (la concentración es la proporción de una sustancia sobre el total de la solución). En una solución de sal en agua, las moléculas de sal se distribuyen de forma uniforme por todo el recipiente con agua, por lo que si se toma una muestra de la solución de cualquier parte del recipiente y en cualquier cantidad, la concentración de sal disuelta en relación a la concentración de agua siempre es la misma, independientemente de la cantidad que se toma como muestra.

Ej: si se toma una muestra de 1 mililitro de cualquier parte de la solución, la concentración de soluto que se registra en cada mililitro de la solución es la misma.

El soluto puede ser sólido, líquido o gaseoso. Sal en agua, o azúcar en agua son ejemplos de solutos sólidos, mientras que oxígeno en aire es ejemplo de soluto gaseoso.

El soluto puede disolverse en un solvente cuando las fuerzas de atracción entre las moléculas de soluto y solvente son suficientemente fuertes como para que las moléculas de solvente rodeen a las moléculas de soluto (esto se explica detalladamente en el artículo titulado: Qué ocurre a nivel molecular en las soluciones y cómo se forman). Por lo tanto, la solubilidad de un determinado soluto en un tipo de solvente específico depende de las fuerzas de atracción entre las moléculas que forman al solvente y al soluto. Si las fuerzas de atracción entre las moléculas de soluto y solvente no son suficientemente fuertes o sencillamente no hay fuerzas de atracción, se dice que el soluto es insoluble en aquel solvente. Ej: la sal es soluble en agua, por ende se puede formar una disolución, mientras que el aceite es insoluble en agua, por lo tanto no se puede formar la disolución.

El solvente es la sustancia en la que uno o más compuestos químicos se disuelven para formar una solución. El solvente ocupa la mayor porción de la solución. Normalmente, los solventes son líquidos aunque también pueden ser sólidos o gaseosos, por ejemplo el aire es una solución gaseosa en la que el solvente es el nitrógeno (78,08% del aire está compuesto por nitrógeno) y en la que hay disueltos una variedad de gases (Oxígeno, Argón, Dióxido de Carbono, vapor de agua).

El agua puede disolver a una enorme variedad de sustancias, por lo que se la considera un excelente solvente. El agua suele ser definida como el solvente universal porque puede disolver más sustancias que cualquier otro líquido. Es por eso que el agua es tan importante para la vida, ya que al circular en el interior o a través de los cuerpos de seres vivos, lleva disueltas sustancias químicas (nutrientes, minerales, etc) que son indispensables para el funcionamiento de las células que componen a los organismos vivos.

Lo que convierte al agua en un excelente solvente es su composición química. Las moléculas de agua (H2O) presentan polaridad eléctrica, en la que los átomos de Hidrógeno tienen carga eléctrica positiva y el átomo de Oxígeno tiene carga eléctrica negativa. Esto causa la atracción de moléculas de compuestos químicos con polaridad o diferencia de carga eléctrica.


Por ejemplo, en la sal común (Cloruro de Sodio, NaCl), el Sodio (Na+) tiene carga positiva, mientras que el Cloro (Cl-) tiene carga negativa. Por otro lado, el Oxígeno del agua presenta carga negativa, mientras que los dos hidrógenos presentan carga positiva. Entonces, la atracción del Oxígeno (O) del agua hacia el Sodio (Na+), y de los átomos de Hidrógeno hacia el Cloro (Cl-) provoca que las moléculas de agua rodeen al Sodio y al Cloro de la sal, y así se produce la disolución de sal en agua.

 Fuerzas ion dipolo
Fuerzas ion-dipolo entre moléculas de agua (H2O) y los iones Na+ y Cl- que disuelven - Cliquear para ampliar la imagen

 

3. Clasificación de las mezclas según el tamaño de las partículas que las componen

Las mezclas se clasifican según el tamaño de las partículas de una sustancia que se dispersa en otra. Esta clasificación también sirve para distinguir a partir de qué punto puede considerarse que una mezcla es una solución:

Suspensiones:

Cuando en una mezcla heterogénea las partículas de una sustancia que se dispersan en otra sustancia tienen un tamaño superior a 100 nanómetros, se obtiene una suspensión (1 nanómetro equivale a una mil millonésima de metro, o una millonésima de milímetro. El nanómetro se simboliza nm).

Suspensiones en mezclas heterogeneas
Suspensiones en mezclas heterogéneas - Cliquear para ampliar la imagen
 

Las suspensiones son mezclas heterogéneas en las que partículas insolubles, al mezclarse con otra sustancia, debido a su tamaño mayor a 100 nanómetros no pueden mantenerse suspendidas permanentemente en la otra sustancia. En un principio, tras agitarse la mezcla, las partículas se dispersan y quedan suspendidas, pero luego del transcurso de cierto tiempo de reposo terminan depositadas en el fondo del recipiente y separadas del resto.

Debido a su gran tamaño, en las suspensiones las partículas no pueden resistir a la acción de la gravedad y acaban depositadas en el fondo de la mezcla. Además, pueden separarse de la otra sustancia de la mezcla por filtración.

Otra característica de las suspensiones es que a causa del gran tamaño de las partículas suspendidas, la luz se dispersa al intentar traspasar a la mezcla (debido al rebote de la luz contra la superficie de las partículas que tienen forma irregular). Por lo tanto, las suspensiones no son transparentes.

Ejemplos de suspensiones son: la mezcla de arena en agua, la mezcla de polvo de cacao en leche, el jugo de naranja exprimido, lodo en agua, entre otros.

Ej: luego de exprimirse una naranja, la pulpa se dispersa por toda la mezcla y se mantiene suspendida por un rato. Sin embargo, más tarde acaba depositada en el fondo, separada de la parte acuosa de la mezcla.

  
Coloides: cuando las partículas tienen un tamaño de entre 1 nanómetro y 100 nanómetros, se obtiene un coloide. Los coloides son un punto intermedio entre soluciones y mezclas heterogéneas. Se comportan como mezclas homogéneas, ya que las sustancias que componen a la mezcla no se separan en fases ni forman capas. Las partículas que se intentan disolver no se depositan en el fondo del recipiente, se mantienen suspendidas y dispersas.

Que son los coloides
Qué son los coloides - Cliquear para ampliar la imagen

Los coloides son mezclas que tienen propiedades similares a las de disoluciones, aunque en realidad no son disoluciones.

Un coloide es una mezcla en la que una sustancia insoluble no se disuelve en otra sustancia que se encuentra en mayoría, sino que sus partículas se dispersan en la mezcla sin disolverse.

En un coloide el tamaño de las partículas de la sustancia que se dispersa tienen un tamaño intermedio entre aquel de una mezcla heterogénea y el que debería tener un soluto para ser soluble. En una solución las moléculas de soluto tienen tamaños inferiores a 1 nm. Las partículas que se dispersan en un coloide tienen por lo general un tamaño de entre 1 nm y 100 nm (igualmente, pueden encontrarse algunos coloides con partículas dispersas algo mayores a los 100 nm).

A diferencia de lo que ocurre con las disoluciones, en el caso de los coloides no se utilizan los términos soluto y solvente para indicar a las partes que los componen. En los coloides las partículas que se dispersan se denominan fase dispersa, y la sustancia en la que se dispersan se denomina medio dispersante.

  • Las partículas que se dispersan en un coloide no pueden verse a simple vista, dado que son mucho más pequeñas que en una mezcla heterogénea. En este sentido, los coloides se parecen a las soluciones, ya que en estas últimas el soluto no puede detectarse a simple vista.
     
  • A diferencia de las partículas de una mezcla heterogénea común, las partículas que se dispersan en un coloide no se depositan en el fondo de la mezcla por acción de la gravedad porque son mucho más pequeñas que en las mezclas heterogéneas. Las partículas dispersas se mantienen suspendidas en el medio dispersante sin importar el tiempo transcurrido. Por el contrario, en las suspensiones, luego de un rato las partículas de la sustancia que se mezcla con otra terminan depositadas en el fondo de la mezcla por acción de la gravedad.
     
  • Las partículas dispersas en un coloide no pueden ser filtradas, dado que son más pequeñas que los poros del filtro. En este sentido, la fase dispersa de un coloide se comporta de la misma manera que lo haría el soluto de una solución.
     
  • Sin embargo, las partículas dispersas en un coloide no son suficientemente pequeñas como para no ser visibles cuando son iluminadas por un haz de luz. Entonces, a diferencia de las soluciones cuyos solutos son invisibles tanto a simple vista como al ser iluminados por un haz de luz, en el caso de los coloides su fase dispersa es invisible a simple vista, pero sí se puede distinguir si se la ilumina con un haz de luz.

Cuando un haz de luz pasa a través de una disolución, éste no puede ser visto o detectado, y la atraviesa. Sin embargo, cuando pasa a través de un coloide, la luz sí puede verse porque las partículas dispersas son más grandes que las de un soluto, y al ser iluminadas hacen que la luz se refleje. Lo que ocurre es que debido al gran tamaño y la forma irregular de las partículas, la luz rebota contra distintas partes de sus superficies y se refleja en varias direcciones, haciendo que dicha luz -así como las partículas en las que se refleja- sean detectadas a simple vista al iluminarse el coloide. Este fenómeno se denomina Efecto Tyndall, ya que el primero en describirlo fue el físico irlandés John Tyndall (1820-1893). Por lo tanto, una manera sencilla de definir al Efecto Tyndall es la siguiente:

El Efecto Tyndall es el fenómeno que permite ver a las partículas de un coloide cuando es atravesado por un haz de luz.

Ejemplos:

  1. Normalmente, el aire es transparente a simple vista. Sin embargo, cuando en una sala sin luces encendidas y únicamente iluminada por una ventana que da al exterior, penetra un haz de luz solar, se pueden ver a simple vista partículas dispersas en el aire que aparentemente se mueven de forma aleatoria. El aire es una solución gaseosa compuesta por Nitrógeno (78,08%), Oxígeno (20,95%), Argón (0,93%), Dióxido de Carbono (0,03%), y el 0,01% restante por otros gases, incluyendo vapor de agua. Pero el aire además tiene partículas sólidas dispersas que forman una mezcla coloidal y que pueden distinguirse a simple vista cuando son iluminadas por un haz de luz.
     
  2. La leche (un coloide) es blanca porque la luz se dispersa en varias direcciones al reflejarse en las partículas coloidales que contiene. 

 
En el cuerpo humano se encuentran diversos tipos de mezclas coloidales. El principal coloide del cuerpo humano es la
sangre, ya que contiene células y sustancias dispersas de tamaños mayores a 1 nanómetro.

Normalmente, no se encuentran coloides con partículas dispersas mayores a 100 nanómetros, ya que por acción de la gravedad, estas partículas se depositarían en el fondo de la mezcla (igualmente, hay algunas excepciones).

Ejemplos de coloides son: la leche (diminutas partículas líquidas de grasa animal y proteínas que no se disuelven, se encuentran suspendidas y dispersas en una solución líquida de agua con carbohidratos), sangre (mezcla heterogénea de células suspendidas y dispersas en plasma), pintura (partículas de pigmentos dispersas en un medio líquido).

Los coloides se subclasifican según el estado de agregación (esto se refiere a si la sustancia se encuentra en estado sólido, líquido o gaseoso) de la sustancia que se dispersa (fase dispersa) y del estado de agregación del medio en el que se dispersa (medio o fase dispersante):

  • Sol: un tipo de coloide en el que las partículas de la sustancia que se dispersa son sólidas, y el medio en el que se dispersa es líquido (Ej: pintura, fluidos celulares, sangre).
     
  • Emulsión: un tipo de coloide en el que tanto la sustancia dispersa como el medio dispersante son líquidos (Ej: leche, crema).
     
  • Espuma: un tipo de coloide en el que la sustancia que se dispersa se encuentra en estado gaseoso y el medio dispersante es líquido (Ej: crema batida, espuma de jabón).
     
  • Espuma sólida : un tipo de coloide en el que la sustancia que se dispersa se encuentra en estado gaseoso y el medio dispersante es sólido (Ej: malvaviscos, piedra pómez).
     
  • Aerosol: un tipo de coloide en el que la sustancia que se dispersa es un sólido o líquido y el medio dispersante es gaseoso (Ej: niebla, espray en aerosol, nubes).
     
  • Aerosol sólido: un tipo de coloide en el que la sustancia que se dispersa es un sólido y el medio dispersante es gaseoso (Ej: humo).
     
  • Gel: un tipo de coloide en el que la sustancia que se dispersa es un líquido y el medio dispersante es sólido (Ej: gelatina)

  
Disoluciones:
cuando las moléculas de las sustancias que componen a una mezcla tienen un tamaño inferior a 1 nanómetro, ese tipo de mezcla es una disolución. Cuando las moléculas de soluto tienen tamaños inferiores a 1 nanómetro y atraen por diferencia de carga eléctrica a las moléculas de solvente, las fuerzas de atracción entre las moléculas de la mezcla superan a la fuerza de atracción gravitatoria. Por lo tanto, el soluto no se deposita en el fondo de la mezcla y las partes de la mezcla no quedan separadas.


Las soluciones pueden ser mezclas que ocurren en solventes líquidos, sólidos o gaseosos. Sin embargo, en química así como en los seres vivos -y por lo tanto en bioquímica- la mayor parte de las soluciones ocurren en medios líquidos, es decir en solventes líquidos donde hay disueltas partículas de sustancias en estado sólido, líquido o gaseoso.

Las soluciones tienen una sola fase, ya que visualmente aparentan ser una sustancia pura, aunque no lo son. Se trata de mezclas de dos o más sustancias que no reaccionan químicamente entre sí. Las partículas de sustancias que forman parte de una solución son moléculas o átomos, con tamaños inferiores a un 1 nm. Es por eso que no pueden ser distinguidos a simple vista.

En las soluciones no ocurre el Efecto Tyndall, ya que si se las ilumina, la luz no se dispersa. Si se ilumina una solución, la luz la atraviesa sin reflejarse.

El soluto de una solución no puede ser separado de la mezcla por medio de filtración. Esto se debe a que las moléculas de soluto atraen a las moléculas de solvente, y por otro lado porque al ser más pequeñas que los poros de los filtros, no quedan atrapadas y los atraviesan. Más abajo se mencionan las técnicas utilizadas para separar a los solutos de los solventes.
 

4. Qué ocurre a nivel molecular en las soluciones y cómo se forman

Las soluciones son fenómenos de naturaleza electromagnética. Es justamente la carga eléctrica que se presenta en ciertos tipos de moléculas la que permite mantener juntas a las moléculas de una sustancia que actúa como soluto con las moléculas de una sustancia que actúa como solvente.

Para entender bien esto se recomienda leer el artículo: Qué ocurre a nivel molecular en las soluciones y cómo se forman.
 

5. Cómo medir la concentración de soluto en una disolución

Cuando en una solución la proporción de soluto disuelto es alta respecto al total de la solución, se dice que se tiene una solución concentrada, mientras que si la proporción del soluto es baja respecto al total de la solución, se dice que la solución es diluida.
 
Para conocer el número o cantidad de moléculas de soluto disueltas en una solución, se debe medir su concentración. El concepto de concentración de un tipo de soluto en una solución, se refiere a la cantidad de soluto sobre el total de solvente y solutos de la solución.

Para poder medir la concentración de soluto en una solución hay que saber qué son conceptos como la masa atómica, la masa molecular y los moles.

Debido a que las moléculas y los átomos que las componen son extremadamente pequeños y difíciles de pesar, fue necesario idear métodos alternativos para medir la masa individual de cada átomo y cada molécula.

Los átomos están compuestos por diminutas partículas llamadas protones y neutrones en su núcleo atómico, y electrones que orbitan alrededor del núcleo. Cada clase de átomo tiene un número distinto de protones (como ya se explicó, a las distintas clases de átomos se las denomina elementos). De hecho, los distintos elementos se catalogan u ordenan de acuerdo a su cantidad de protones, en la denominada tabla periódica de elementos. Cada átomo de Hidrógeno tiene un protón, cada átomo de Helio tiene dos protones, los de Litio tres, etc. A la cantidad de protones que tiene cada elemento se lo conoce como número atómico. Además existe un indicador llamado número de masa, que indica la cantidad de neutrones y protones que tiene el núcleo de cada elemento. Por ejemplo, el tipo de carbono que más abunda en la tierra es el de número de masa 12, ya que su núcleo está compuesto por 6 protones (6 es el número atómico del carbono) y 6 neutrones.

La masa atómica indica la masa de un átomo de un determinado tipo de elemento. Para medir la masa atómica de cualquier tipo de elemento químico, los científicos idearon arbitrariamente utilizar como patrón de referencia al elemento carbono (cuyo número de masa es 12) al descubrir que en 12 gramos de carbono hay 6.022 × 1023 átomos de carbono, es decir, ¡algo más de 602.000 trillones de átomos!
 
Tomando como referencia la doceava parte (1/12) de la masa atómica del carbono, se encontró que en 1 gramo de hidrógeno hay 6.022 × 1023 átomos de hidrógeno, en 4 gramos de helio hay  6.022 × 1023 átomos de helio, en 16 gramos de oxígeno hay 6.022 × 1023 átomos de oxígeno. Por lo tanto, la masa atómica es la cantidad de gramos de un determinado elemento en la que hay 6.022 × 1023 átomos de ese tipo de elemento. El valor de la masa atómica de cada elemento es casi igual al valor de su número de masa (la cantidad de protones y neutrones que tiene en su núcleo), en algunos elementos pueden diferir apenas por décimas, centésimas o incluso milésimas. Entonces, la unidad de masa atómica fue establecida arbitrariamente como la doceava parte (1/12) de la masa atómica del carbono.

Por su parte, la masa molecular de un determinado tipo de molécula, equivale a la suma de las masas atómicas de los elementos que componen a dicho tipo de molécula. Por ejemplo, cada molécula de agua está compuesta por 2 átomos de hidrógeno (H) y 1 de oxígeno (O), por lo que el agua se simboliza H2O, y como la masa atómica del hidrógeno es 1 y la de oxígeno es 16, la masa molecular del agua es 18. Por lo tanto, en 18 gramos de agua hay 6.022 × 1023 moléculas de agua. Otro ejemplo es el de la sal de cocina (NaCl), cuyas moléculas están compuestas por un átomo de sodio (Na) y uno de Cloro (Cl). La masa atómica del sodio es 22,9897 y la del cloro es 35,4527; por lo tanto en 58,4424 gramos de sal (22,9897 + 35,4527) hay 6.022 × 1023 moléculas de sal.

A este número de átomos o moléculas (6,022 x 1023) que se necesitan para obtener la masa atómica en gramos de un átomo o la masa molecular en gramos de una molécula, se lo denomina mol. El mol es la unidad de medida que permite conocer la cantidad que se posee de una determinada sustancia, y sirve para medir grandes cantidades de entidades extremadamente pequeñas como los átomos y moléculas. Así, 1 mol de agua equivale a 18 gramos y 1 mol de sal de cocina equivale a 58,4424 gramos. Gracias a los moles se puede saber cuántos átomos o moléculas hay en una determinada muestra. Por ejemplo, en 180 gramos de agua hay 10 moles de agua y por lo tanto 6.022 × 1024 moléculas de agua (¡esto es más de 6 cuatrillones de moléculas!). El cálculo para averiguar la cantidad de moléculas en 180 gramos de agua es el siguiente: 

(180 gramos de agua) / (18 gramos por cada mol de agua) = 10 moles de agua

(10 moles de agua) x (6.022 × 1023 moléculas por mol de agua) = 6.022 × 1024 moléculas de agua

 
En la tabla periódica de elementos químicos figura la masa atómica de cada elemento.

Ahora que se ha explicado qué son los moles, se puede proseguir con la explicación de cómo medir la concentración de solutos en una solución. Hay varias formas de expresar la concentración de solutos disueltos en una solución.

Porcentaje de masa del soluto sobre la masa total de la solución:

Por ejemplo, si una solución contiene 100 gramos de agua y 25 gramos de azúcar disuelta, esto significa que la concentración de azúcar en la solución es 20%, ya que el 80% del total de la solución está ocupado por moléculas de agua, mientras que el 20% del total de la solución está ocupado por moléculas de azúcar. El cálculo para obtener la concentración porcentual de soluto en la solución es la siguiente:

[(25 gramos de azúcar) / (100 gramos de agua + 25 gramos de azúcar)] x 100 = 20% de concentración porcentual de azúcar

 
Molaridad:


Esta es la forma más utilizada para medir la concentración de soluto en una solución cuando se necesita conocer la presión osmótica que se desarrolla en una solución durante el proceso de ósmosis. La molaridad indica la cantidad de moles de soluto disuelto por litro de solución. La molaridad se simboliza con la letra M. Por ejemplo, si se disuelven 0,250 moles de sal de cocina (NaCl) en una solución de 0,200 litros la molaridad es la siguiente:

M = 0,250 moles de NaCl / 0,200 L de solución = 1,25 mol/L de solución

Molalidad:

Otra forma de medir la concentración de soluto en una solución es la molalidad. La molalidad indica la cantidad de moles de soluto disuelto por kilogramo de solvente. La molalidad se simboliza con la letra m. Por ejemplo, si se disuelven 0,250 moles de glucosa en 0,100 kg de agua, la molalidad es la siguiente:

m = 0,250 moles de glucosa / 0,100 kg de solución = 2,5 mol/kg de agua

 
Cómo se separan las mezclas

Dado que las mezclas se forman combinando físicamente a distintas sustancias, pueden separarse a través de métodos físicos. Por ejemplo, una solución de sal en agua es separada al ser hervida, ya que el agua se evapora y la sal permanece en el recipiente.

Existen diversas técnicas de separación de mezclas. La técnica que se debe utilizar en cada caso depende de la clase de mezcla que se quiere separar, así como de las propiedades de cada uno de sus componentes. También depende de si se busca obtener todos sus componentes, algunos o tan solo uno de ellos. Siguiendo con el ejemplo de la solución de sal en agua, la técnica de separación más conveniente depende de si se quiere extraer tanto la sal como el agua o tan solo la sal.

Las técnicas de separación también dependen de las propiedades físicas de los componentes de una mezcla. Estas propiedades físicas se aprovechan según el resultado que se pretende obtener. Por ejemplo, si lo que se quiere recolectar es la sal común (cloruro de sodio) de una solución en agua, se aprovecha el hecho de que el punto de ebullición del agua es menor al de la sal común (el punto de ebullición del agua -H2O- es 100 ºC, mientras que el del cloruro de sodio -NaCl- es 1465 ºC). Sin embargo, en una solución de alcohol etílico en agua, el alcohol se evapora a una menor temperatura que el agua, puesto que su punto de ebullición es menor (punto de ebullición del alcohol etílico: 78,32 ºC). Por lo tanto, si lo que se quiere recolectar es el alcohol etílico, la técnica de evaporación simple no es la más adecuada.

Además del punto de fusión (temperatura a la que una sustancia pasa de estado sólido a líquido) y del punto de ebullición (temperatura a la que una sustancia pasa de estado líquido a gaseoso), existen otras propiedades físicas de los componentes de una mezcla que se pueden aprovechar para separarlos, entre ellas se pueden mencionar: el tamaño, el nivel de solubilidad, la densidad, atracción magnética, entre otras.

Por lo general, las técnicas de separación se agrupan entre las que se aplican para separar a mezclas heterogéneas y aquellas aplicadas para separar a mezclas homogéneas.
 

Técnicas para separar a mezclas heterogéneas:

  • Decantación
  • Tamizado
  • Filtración
  • El uso de un embudo de decantación (también llamado embudo de separación)
  • Centrifugación
  • Separación magnética 

 
Técnicas para separar a mezclas homogéneas:

  • Destilación
  • Evaporación
  • Cromatografía  

 
Decantación (utilizada para separar mezclas heterogéneas)

La técnica de decantación consiste en separar una sustancia densa e insoluble de una mezcla heterogénea. Por ejemplo, si en un recipiente se mezcla arena con agua, la arena no se disuelve, se deposita en el fondo y forma una capa sedimentaria. Si se vierte cuidadosamente el agua -menos densa-, la arena -más densa- depositada en el fondo queda separada.

La técnica de decantación es útil únicamente si las partículas sólidas quedan rápidamente depositadas en el fondo del recipiente al mezclarse con otra sustancia. Durante el proceso de decantación, en ocasiones, se suele utilizar una pipeta, cuchara u otro objeto alargado para evitar que alguna parte del sedimento (por ejemplo algunas pocas partículas suspendidas en el agua) sea vertida junto al líquido. Para nombrar un caso de esto último, si se vierte el agua de una cacerola con agua y arroz, algunos granos pueden ser arrastrados junto al agua debido al impulso generado por acción de la gravedad. Esto se puede evitar si se coloca una cuchara o algún objeto que bloquee a los granos de arroz.


La técnica de decantación suele utilizarse cuando se quiere separar al oro de la arena y limo. Los mineros que buscan oro utilizan un recipiente con forma de bandeja denominado batea, en el que colocan a la tierra que recogen. Si se mezcla la tierra con agua, como las partículas de oro son más pesadas y densas, se depositan en el fondo. Al vertir la mezcla, el agua arrastra a la arena y limo, mientras que el oro queda en el recipiente. En el siglo XIX (años 1800s), durante la fiebre del oro en Estados Unidos de América, era muy común la escena de mineros que buscaban oro a orillas de ríos o arroyos, separando por medio de decantación con bateas al oro que encontraban.

Separacion de mezclas por medio de decantacion
Separación de mezclas por medio de decantación - Cliquear para ampliar la imagen

 
Tamizado (utilizada para separar mezclas heterogéneas)

El tamizado (también conocido con el nombre de cribado) es una técnica de separación basada en los diferentes tamaños de los componentes de la mezcla. Para ello se utiliza una criba, un tamiz o un colador.

Por ejemplo, las rocas pequeñas o guijarros pueden ser separados de la arena si se pasa la mezcla por una criba o colador. Los granos de arena atraviesan a los orificios mientras que las piedras no.

La técnica de tamizado también se utiliza para separar a sólidos de líquidos, siempre suponiendo que las partes que corresponden al sólido sean más grandes que los orificios del colador, criba o tamiz. Por ejemplo, al colar los spaguettis recién cocinados se está aplicando la técnica de tamizado para separarlos del agua.

 Separacion de mezclas por medio de tamizado
Separación de mezclas por medio de tamizado - Cliquear para ampliar la imagen

 
Filtración (utilizada para separar mezclas heterogéneas)

La filtración es una forma de tamizado particular, en la que se separan de un líquido o gas partículas sólidas muy pequeñas o diminutas. Para ello se utiliza como "colador" un papel de filtro con poros extremadamente pequeños. Por ejemplo, los filtros de agua y aire son utilizados para mantener al agua y aire libres de polvo u otras partículas diminutas.

En los laboratorios químicos, la filtración se lleva a cabo colocando un papel de filtro en un embudo donde se vierte la mezcla. El líquido filtrado se recoge en un recipiente de vidrio llamado matraz. El líquido que pasa a través del filtro y que se recoge en el recipiente se denomina filtrado, mientras que el sólido que queda atrapado en el filtro de papel se llama residuo o material residual.

 Separacion de mezclas por medio de filtracion
Separación de mezclas por medio de filtración - Cliquear para ampliar la imagen

 
Separación por medio de un embudo de decantación (utilizada para separar mezclas heterogéneas)

Un embudo de decantación (también llamado embudo de separación) se usa para separar a una mezcla heterogénea ompuesta por dos líquidos inmiscibles. El término inmiscible significa que dos o más líquidos no se pueden mezclar para formar una mezcla homogénea, es decir una disolución.

Cuando se mezclan y dejan reposar por un tiempo dos líquidos inmiscibles o insolubles entre sí, el líquido menos denso forma una capa por encima del líquido más denso que se dirige a la parte inferior del recipiente. Por ejemplo, en una mezcla heterogénea de agua con aceite, el agua queda en la parte de abajo y el aceite forma una capa por encima del agua.

El embudo de decantación es un recipiente de vidrio con forma cónica y con una válvula o llave de paso en la parte estrecha inferior. Si se quiere separar al agua del aceite, se aprovecha el hecho de que el agua es más densa. Por lo tanto, se coloca la mezcla en el embudo de decantación en cuya parte inferior hay una válvula o llave de paso que si se abre permite el flujo de los líquidos. Dado que el líquido más denso se encuentra en la parte inferior, al abrir la llave de paso, primero sale el líquido más denso (en este caso el agua). Cuando se aproxima la interfase de los líquidos (la interfase es el límite entre dos líquidos inmiscibles) se cierra la válvula y se corta el flujo. De esta manera, el agua quedó separada del aceite, ya que el agua se recoge en un recipiente, mientras que el aceite queda dentro del embudo de decantación.

Separacion de mezclas por medio de un embudo de decantacion
Separación de mezclas por medio de un embudo de decantación - Cliquear para ampliar la imagen

 
Centrifugación (utilizada para separar mezclas heterogéneas)

La centrifugación es una técnica que consiste en la colocación de tubos de ensayo con mezclas heterogéneas en una máquina centrifugadora que rota a altas velocidades. Cuando la máquina rota, la fuerza centrífuga de rotación separa a las partes de la mezcla en capas, haciendo que los componentes más densos se depositen en la parte inferior de los tubos de ensayo y los menos densos en la parte superior. Se suele utilizar para separar a partículas sólidas de líquidos o separar a líquidos inmiscibles.

Luego del proceso de centrifugación, las distintas capas pueden ser recogidas por medio de alguna de las técnicas mencionadas anteriormente y que resulta más adecuada para cada caso. Por ejemplo, la centrifugación se utiliza para separar a la grasa de la leche o a las partes que componen a la sangre, es decir a los glóbulos rojos (también llamados eritrocitos), glóbulos blancos (también llamados leucocitos) y plasma.

Por ejemplo, la centrifugación se combina con la técnica de tamizado para retirar o separar al agua de los sólidos. Un caso en el que se combinan estas dos técnicas ocurre al secar la ropa en la lavadora, ya que al centrifugarse la ropa en el tambor giratorio, el agua se separa y tamiza a través de orificios que posee el tambor. Otro caso en el que se combinan estas dos técnicas de separación de mezclas es el de la secadora de ensaladas (también llamado centrifugador-escurridor de ensaladas). Se trata de un recipiente con orificios que se encuentra dentro de otro de mayor tamaño. La ensalada se coloca en el recipiente interno y al rotarlo a una alta velocidad, el agua se separa de la ensalada a causa del centrifugado y luego se escurre al salir a través de los orificios del recipiente.


Separación de mezclas por medio de centrifugación - Cliquear para ampliar la imagen

  
Separación magnética (utilizada para separar mezclas heterogéneas)

La separación magnética es una técnica utilizada para separar de una mezcla a sustancias magnéticas (sustancias que pueden ser atraídas por un imán o magneto). Por ejemplo, se puede utilizar un imán para separar al hierro de otras sustancias no magnéticas como la tierra o el plástico. Esta técnica se suele utilizar en minería o al separar chatarra metálica de otros objetos en centros de reciclado.

Separacion magnetica de mezclas
Separación magnética de mezclas heterogéneas - Cliquear para ampliar la imagen

 
Evaporación (utilizada para separar soluciones)

La evaporación es una técnica que se utiliza para separar solutos sólidos de las soluciones en las que están disueltos. Para ello, se hierve la solución, lo que provoca que la parte líquida se evapore y lo que queda en el recipiente son los cristales sólidos. Esta técnica se aprovecha de la gran diferencia que hay entre el punto de ebullición del solvente líquido y el punto de ebullición del soluto sólido.

Esta técnica se utiliza para recoger sal marina al dejar evaporar al agua de mar en estanques artificiales. El agua se evapora y lo que queda son los cristales de sal.

Separacion de soluciones por medio de evaporacion
Separación de soluciones por medio de evaporación - Cliquear para ampliar la imagen

 
Destilación (utilizada para separar soluciones) 

La destilación es similar a la evaporación, salvo que en este caso la sustancia que se evapora es recogida y se la conoce con el nombre de destilado. Luego de evaporarse, la sustancia es conducida hacia un tubo rodeado de agua fría que condensa a la sustancia, es decir, la transforma nuevamente de estado gaseoso a estado líquido. Este tubo se llama condensador. Una vez que la sustancia evaporada se enfría y vuelve a estado líquido, sus gotas descienden por un tubo por acción de la gravedad, y se recoge en otro recipiente.

La destilación es una técnica utilizada para separar a componentes de una solución con diferentes puntos de ebullición. Primero se evapora el componente con menor punto de ebullición y tras enfriarse en el condensador se recoge en otro recipiente. Luego se evapora el componente con el segundo menor punto de ebullición y tras enfriarse en el condensador se recoge en otro recipiente. Este proceso se repite con los demás componentes de la solución hasta llegar al que tiene el mayor punto de ebullición.


Esta técnica suele utilizarse para separar a las partes que componen al petróleo crudo. Lo primero en evaporarse y separarse del resto son los gases livianos más volátiles como el propano (punto de ebullición -42 ºC) y butano (punto de ebullición -0,5 ºC), luego le siguen las distintas clases de gasolinas, el queroseno, el combustible diesel, el fueloil, los lubricantes, la parafina y por último la brea (utilizada en la producción de asfalto). Como se puede notar, el petróleo es una solución compuesta por sustancias que varían en densidad.

 
También se aplica destilación en la purificación del agua, cuyo resultado es el agua destilada, o sea agua pura. Al destilarse el agua se separa de los solutos disueltos. El agua que consumen los seres vivos no es pura y contiene minerales disueltos necesarios para el normal funcionamiento de los órganos, tejidos y células.

Separacion de disoluciones por medio de destilacion
Separación de disoluciones por medio de destilación - Cliquear para ampliar la imagen y leer los textos con más detalle

 
Cromatografía (utilizada para separar soluciones)

La cromatografía es una técnica utilizada para separar soluciones líquidas o gaseosas. Sin embargo, se aplica para separar pequeñas cantidades ya que su uso principal es para identificar a las sustancias que componen a una mezcla y no para recolectar grandes cantidades de componentes de una mezcla.

Usualmente se la utiliza en exámenes para detectar drogas en orina y sangre. Además es útil en los análisis para la detección de sustancias tóxicas disueltas en el agua. Los especialistas forenses también se aprovechan de esta técnica en escenas de crímenes para comparar sustancias que puedan servir de evidencia vinculada a sospechosos.

La cromatografía se basa en la diferencia de atracción que tienen las sustancias de una mezcla hacia dos sustancias encargadas de separarlas. Cada una de estas dos sustancias encargadas de separar a las soluciones se denominan fase móvil y fase estacionaria.

Por ejemplo, si lo que se busca es conocer qué pigmentos forman parte de un determinado tipo de tinta soluble en agua, se puede utilizar un tipo de técnica cromatográfica llamada cromatografía en papel (existen varias clases de técnicas cromatográficas que se utilizan según las sustancias que se quieren analizar). Primero se dibuja en un papel absorbente un punto circular grande con la tinta que se va a analizar. Luego el papel absorbente se coloca en un recipiente con agua y se deja al punto circular ligeramente por encima del agua. El agua es absorbida por el papel y comienza a ascender a través de éste. Mientras asciende el agua y atraviesa al punto dibujado, disuelve a los distintos pigmentos que componen a la tinta y los arrastra consigo a lo largo del papel. Cada pìgmento se mueve a una velocidad distinta porque es atraído por el agua con un intensidad distinta, esto significa que el nivel de solubilidad en agua de cada pigmento es distinto. De esta manera, los pigmentos que componen a la tinta del punto dibujado quedan separados.

En este ejemplo, el papel es la fase estacionaria, dado que no se mueve, mientras que el agua es la fase móvil, ya que asciende a través del papel y disuelve a los pigmentos que componen a la tinta. Los pigmentos son atraídos tanto por el papel como por el agua, pero con distinta intensidad. Los pigmentos que son atraídos con más fuerza por el agua se mueven más rápido, mientras que los que son atraídos con más fuerza por el papel, son más difíciles de arrastrar por el agua.

Cada pigmento deja una línea, mancha o rastro de distinto tamaño y color. Cada uno de estos rastros o manchas es característico de cada sustancia, por lo que de esta forma se puede conocer de qué clase de sustancia se trata.
 
Etimológicamente, el origen de la palabra cromatografía proviene del griego chroma (se pronuncia jróma) que signica color, y de gráfein que en griego significa escribir o registrar. Por lo tanto, el término cromatografía vendría a significar registro de color de cada sustancia analizada.

Separacion por cromatografia
Separación por cromatografía - Cliquear para ampliar la imagen

 
    
Fuentes de información:


A 1 persona le gusta

Compartir
Artículos Relacionados

Galería de Fotos
Fotoálbum: 

Cómo funcionan las soluciones químicas


Publicaciones recomendadas

Sigue a Youbioit