Principal

           Comentar publicación Español
x

Elige tu idioma

EnglishEspañol

Las bebidas alcohólicas más costosas del mundo

 

1

Este tequila es pariente lejano del coñac Henri IV Dudognon Heritage, ya que la misma empresa participó en su producción (algo que se puede notar en la similaridad de sus botellas). El Ley .925 no es solamente el tequila más caro, sino que también es la bebida alcohólica más cara del mundo. Elaborado a partir de savia pura de agave azul seleccionado (la planta utilizada para producir tequila) y destilado totalmente en la Hacienda "La Capilla". Posteriormente se lo añeja durante siete años en barricas especiales que dan como resultado un tequila Premium con 42 grados de graduación alcohólica. Para acompañar la altísima calidad de este tequila, se lo envasa en una botella de 1,375 litros que es toda una obra de arte. En el año 2006, esta botella obtuvo un certificado de Récord Guinness a la más lujosa del planeta. El diseño del suntuoso envase estuvo a cargo del artista mexicano Fernando Altamirano y fue creado por el famoso diseñador de diamantes Ami Mesika. Entre las características de la botella se destaca que está hecha de platino puro adornado con 6.400 diamantes con un peso total de 415 quilates (un promedio de 0,06 quilates por diamante, aunque en realidad sus tamaños varían de entre 0,05 y 0,5 quilates). Todos estos elementos mencionados posicionan a este tequila en la cúspide de todas las bebidas alcohólicas del mundo en lo que respecta a su precio, que alcanza el valor astronómico de US$ 3.5 millones.

<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

2

El segundo puesto de la lista ha sido ocupado por el coñac más caro del mundo, el Henri IV Dudognon Heritage, una marca que se viene produciendo desde el año 1776 y cuyos ejemplares se añejan en barricas especiales por más de 100 años, para obtener este elixir para el paladar. Algunos especialistas aseguran que ciertos componentes de la mezcla provienen de tiempos del Rey Enrique IV de Francia -o sea desde el siglo XVI- y de sus descendientes, que a partir de finales del siglo XVIII fueron refinando la fórmula hasta lograr uno de los mejores o incluso el mejor coñac que se haya creado. Por todo esto, no es casualidad que se lo haya apodado como el "ADN de todos los cognac". Pero si todo eso no alcanza, este litro de coñac de 41% de graduación alcohólica y calidad inigualable fue envasado en una botella que se puede considerar toda una obra de arte, creada por el joyero mexicano José Dávalos. Se trata de un envase de metal, compuesto de una parte de platino macizo enchapado en oro de 24 quilates e incrustaciones de 6.500 diamantes que le otorgan un peso total de 8 kilogramos. Este coñac fue producido de manera conjunta con la empresa mexicana fabricante de los tequilas Ley .925. Esta botella fue vendida hace unos años en una subasta por la friolera de US$ 2 millones.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

3

El tercer puesto de la bebida alcohólica más cara del mundo corresponde al vodka más caro de todos, el Diva Vodka. De origen escocés, fue elaborado por la destilería Blackwood en el año 2002. Entre sus peculiaridades se encuentra su preparación, ya que consistió en una triple destilación de granos de trigo y posteriormente fue filtrado tres veces, pasando primero a través de hielo, luego a través de carbón de abedul nórdico y finalmente a través de arena de diamante y otras piedras preciosas. El resultado final es un magnífico vodka con alrededor de 40% de graduación alcoholica. Pero quizás no es tanto su contenido sino su envase lo que lo convierte en el vodka más caro del mundo, ya que en el interior de la botella se puede encontrar un cilindro angosto que se extiende desde la base hasta la parte superior y en cuyo interior se albergan apiladas diversas piedras preciosas de la marca austríaca Swarovski, elegidas al gusto del comprador entre cinco gamas. Esto último puede hacer variar el precio del producto final, hasta hacerlo llegar a un máximo de 1 millón de dólares. Las piedras preciosas Swarovski que contiene el cilindro del envase son aquellas con las que se ha filtrado a este vodka en su última etapa de elaboración.

<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

4

El puesto del whisky más caro del mundo se lo lleva el Macallan ‘M’ Seis Litros envasado en una botella Lalique de 6 litros. En la destilería Macallan de Escocia, pasaron dos años seleccionando siete barricas entre aproximadamente 200.000, para crear la mezcla perfecta que dio vida a esta magnífica bebida. Según el responsable de la marca, Charlie Whitfield, las barricas de jerez hechas en roble contenían fermentos añejados entre 25 y 75 años. Sin embargo, este whisky no declara edad de añejamiento, ya que las barricas que se utilizaron para crear la mezcla no fueron seleccionadas por su edad sino por su rareza. Por lo tanto, su comprador no paga por los años de añejamiento sino que por la oportunidad de poseer una mezcla única creada a partir de la colaboración de las mejores y más respetadas marcas del mundo. Para sumarle más valor a esta bebida de lujo, ha sido envasada en una botella elaborada artesanalmente por la casa Lalique. Hasta lograrse el decantador (botella) ideal, se produjeron aproximadamente otros cuarenta que fueron destruidos por pequeñísimas imperfecciones que los hacían inapropiados para contener a este whisky de lujo. Esta botella fue bautizada con el nombre de Constantine, en honor al emperador romano y requirió a 17 maestros artesanos del vidrio, que la elaboraron en algo más de 50 horas de trabajo. Este fantástico whisky fue vendido en enero de 2014 en una subasta de la Casa Sotheby de Hong Kong, a un precio de US$ 628.205, para ocupar así el puesto del whisky más caro del mundo y desbancar a otro whisky de la misma marca, el Macallan de 64 años descrito en el puesto anterior.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

5

Se trata de un whisky puro de malta con 64 años de añejamiento. El envejecimiento de esta bebida fue realizado en tres barricas de jerez hechas con roble español. La primera de estas barricas se llenó en 1942, la segunda en 1945 y la tercera en 1946, esta última en enero de 2010 cumplió los 64 años de añejamiento y le dio la edad al whisky. Pero si la altísima calidad de esta bebida única no era suficiente, en homenaje al 150 aniversario del nacimiento de uno de los más importantes maestros vidrieros, René Lalique, se decidió envasarlo en una botella de 1,5 litros que es mucho más que un simple decantador, es toda una obra de arte. La botella fue elaborada por la empresa Lalique -que sigue los mismos fundamentos establecidos por su creador-, aplicando la técnica de fundición a la cera perdida (que consiste en romper el molde tras haber sido elaborada una pieza única). Finalmente, en noviembre de 2010 este whisky se subastó en la Ciudad de Nueva York por un precio de US$ 460.000, convirtiéndose en aquel momento en el whisky más caro del mundo, hasta que en 2014 fue superado por otro Macallan que lo empujó al segundo puesto mundial.

<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

Crédito de la imagen: http://www.npr.org/sections/thetwo-way/2012/12/11/166942482/worlds-most-expensive-whisky-its-not-the-one-we-toasted

6

La champaña Armand de Brignac nunca fue barata, pero la versión Midas de esta exclusiva marca, va mucho más allá de lo que se considera normalmente una bebida alcohólica costosa. Envasada en una botella metálica de 30 litros y 45 kilogramos. Es tan grande, que la presión interna acumulada, al abrirla, puede que haga necesario utilizar las dos manos con la mayor fuerza posible, mientras otra persona la sostiene desde la parte de abajo. Una vez abierta, lo que se encuentra es una deliciosa champaña Brut, creada a partir de una mezcla casi pefectamente balanceada de uvas Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay. La botella fue diseñada por el rapero estadounidense Flavor Flav. La marca Armand de Brignac fue comprada en 2013 por el rapero y empresario Jay-Z.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

7

Se trata de un whisky puro de malta tan raro y difícil de conseguir, que solamente el factor de existir 12 ejemplares disponibles en todo el planeta, es suficiente para comprender su altísimo costo. Pero si a eso le sumamos el hecho de que su fenomenal sabor es producto de la combinación de varios whiskies puros de malta de los años 1868, 1876, 1926 y 1939, y que fue lanzado al mercado luego de un añejamiento de 62 años, la razón de su precio queda completamente justificada. No conformes con todos los detalles mencionados, los creadores de este valioso whisky decidieron envasarlo en una botella artesanal de cristal fino, decorada con una imagen hecha en platino de una cabeza de venado con astas de doce puntas. Todos estos detalles causaron un constante aumento de su precio desde que fue lanzado en 2001, hasta alcanzar un valor de venta de US$ 200.000 a US$ 215.000 (dependiendo de la cotización del momento).
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

8

Se trata de un whisky mezclado, elaborado por Royal Salute y que está compuesto por una combinación de distintos whiskies que deben tener al menos 45 años de añejamiento y que dan vida a una de las bebidas más raras y caras del mundo. De sabor único, textura sedosa y suave, este whisky ha sido creado en honor a las joyas más antiguas de la Corona Británica y las segundas más antiguas de Europa, los Honores de Escocia (también conocidas como Joyas de la Corona Escocesa). Pero si su sabor exquisito no es suficiente para dejar boquiabierto a su afortunado dueño, la botella se encarga de lograrlo, ya que tiene incrustados 413 diamantes blancos y negros, así como piedras preciosas de 22 quilates insertadas en oro o plata. En base a todo lo descrito, su precio ha llegado a alcanzar un valor aproximado de US$ 200.000.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

9

El Diamond Jubilee es un whisky elaborado por especialistas que trabajan para Johnnie Walker, en conmemoración del 60 aniversario de la coronación de la Reina Isabel II del Reino Unido en 1952. El año jugó un rol muy particular en la producción de esta bebida, ya que se tuvieron que buscar barriles con whisky que se había preservado desde aquel año y probar su nivel de calidad. Luego de un largo proceso, solamente tres barriles lograron pasar la prueba gracias a la manera en que estaban almacenados. La complejidad de sabores del Diamond Jubilee es tan grande que la convierten en una bebida para la cual escasean los calificativos de elogio, por lo que la única manera de poder describirla es probándola y esperando a que los gestos se expresen por sí mismos. Además, su decantador está hecho completamente a mano con cristal Baccarat, plata de Britania y está decorado con un diamante de medio quilate, lo que acrecenta aún más su valor. Por último, es necesario aclarar que si se quiere comprar una botella de este valioso whisky, hay que apurarse ya que solamente hay 60 ejemplares en existencia en todo el mundo.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

10

Si se quiere conocer al vino más caro del mundo, hay que buscar al Penfolds Ampoule, un vino tinto australiano Block 42 Cabernet Sauvignon 2004, de altísima calidad, que además está envasado en una botella que se puede considerar una verdadera obra de arte, elaborada por el diseñador Hendrik Forster, el artista en vidrio Nick Mount y el soplador de vidrio Ray Leake. La caja de madera donde se guarda la botella fue diseñada por el maestro artesano Andrew Bartlett. La particular forma artística de ampolla de 750 ml que tiene la botella, para algunos puede ser considerada una innecesaria manera de encarecer el producto, aunque en realidad, detrás de todo ese arte también hay un fin utilitario. La exótica botella y el estilo del vidrio, así como la caja de madera donde se guarda, sirven para conservar al valioso vino en una atmósfera ideal que impide su degradación, por lo que se lo puede guardar sin ser consumido casi indefinidamente. No obstante, si se decide tomarlo, es necesario aclarar que hay que contactar a la empresa productora para que envíen a un experto en vinos que lo pueda abrir con un instrumento especial. También es necesario estar al tanto, que una vez abierto no se lo puede volver a cerrar, ya que no tiene ni corcho ni tapa a rosca. El vino fue elaborado en la bodega Penfolds de Australia, a donde la cepa del Cabernet Sauvignon fue trasladada desde Francia en 1830. Solamente existen 12 ejemplares de este vino.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo

11

En el año 2011, el 1811 Château d’Yquem rompió el récord mundial de la botella de vino blanco más cara del mundo, cuando se vendió por el precio de US$ 123.000. Su nuevo propietario, Christian Vanneque, no pudo resistir agregarla a su colección de vinos privados. El valor de este vino comenzó a inflarse desde el momento que empezó a recibir elogios de los mejores críticos y conocedores de vino, así como la máxima calificación de 100 puntos. Además, para verificar su autenticidad fue expuesto a varias pruebas que incluyeron una cuidadosa inspección de la botella y de la etiqueta. También es uno de los pocos vinos blancos del mercado con alta capacidad de perduración. Esto ocurre gracias a su alta concentración de azúcar y a la acidez de las uvas con las que se elaboró. Esto significa, al menos en teoría, que si el 1811 Château D’Yquem es almacenado de manera correcta, nunca debería expirar.
 
<< Volver a Las bebidas alcohólicas más caras del mundo